PUBLICIDAD
 
sábado, 7 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    ¡Ay! Don Roberto ¡Ay!

    Me fui pensando en cómo, a veces, nos enseñan los que sufren.

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 18 DE NOVIEMBRE DE 2017 23:15 h
    Foto: Unsplash.

    “No trate de levantarse”, le dije al entrar, y me incliné para besarla para impedir que lo hiciera. Estaba sentada en una silla que desaparecía bajo de ella. Vestía de una manera sencilla, una bata negra con estampado menudo.



    Sus manos, cruzadas en el regazo sobre un bolsito casi infantil, estaban gastadas. Su cara había sido la de una hermosa mujer, ahora, sus arrugas le daban un rostro de noble envejecimiento.



    Ella, sin embargo, era una mujer que sobrevivía, cansada, sin saber dónde poner los ojos y que no resultase una tristeza o una complicación. Me llamó por teléfono, pues tenía necesidad de hablar conmigo, y me sentí mal porque hacía demasiado tiempo que no la había visitado como Pastor, así que traté de dedicarle algo de tiempo.



    Al acomodarme en un sillón frente a ella (“estoy mejor aquí, don Roberto –sólo en Canarias me han llamado así , en los sillones me hundo”), vi sus piernas hinchadas y sus pies calzados en unas zapatillas abiertas. Ella siguió mi mirada y su sonrisa traslució algo de su tristeza.



    Estamos atravesando una mala racha, don Roberto”, dijo como si se excusara. “Este Octubre hará cuatro años que me pusieron en la lista de espera de la Seguridad Social, para operarme de las varices, y ya ve usted. Yo llamo, claro que llamo, pero deben haber otros pacientes más importantes o más graves. Se les habrá olvidado, pero no le he llamado para hablarle de esto, quien me preocupa es mi marido.



    Un hombre bueno, usted lo sabe. Un caballero. Pero ha perdido las ganas de vivir. Empezó a no ver bien, a restregarse los ojos. Con esfuerzo cambiamos de gafas, pero nada, y por fin le dijeron que tenía cataratas, y me eché a temblar. Los ojos son más delicados. Con los coches, con las obras, con las calles levantadas no puede salir solo.



    Ya no puede leer bien, no se distrae ni con su colección de sellos, ni ve la televisión… así que ha perdido las ganas de vivir, y a cada dos por tres dice que comprende a Pablo cuando dice: “… para mí el morir es ganancia…” parece otro, está malhumorado, don Roberto, amargadito, y metido en sí. Casi no me habla, siempre mirando a la lejanía, como si estuviese fuera de este mundo ya.



    Yo lo comprendo, pero me oscurece el alma, él, un hombre tan alegre, tan dispuesto, y ahora ciego, bueno, como si lo estuviese… la Seguridad Social nos dice que espere para operarse, que tenga paciencia, pero que si quiere, el médico lo puede operar en su clínica privada por un módico precio de 2.550 euros, pero no estamos para eso don Roberto, no estamos, y él se muerde la lengua para no despotricar. ¿A que no hay derecho? y las lágrimas salieron de sus bellos ojos.



    Alcanzándole mi pañuelo, me dijo “no se preocupe don Roberto, ya tengo mis pañuelos, pero gracias, sé que usted siempre lleva un par especial”, y volvió a guardar el suyo sin usarlo.



    “Dicen que hay medio millón de personas en las listas de espera. No sé si la espera es para operarnos o para que muramos: así se resolvería todo. Y lo que pienso es que hay mucho despilfarro, mucho sinvergüenza y muchas injusticias.



    ¿Tendremos que llegar mi marido y yo en una patera a Urgencias, para que nos acojan, reciban, rodeen con mantas y nos traten médicamente enseguida?; claro que a lo mejor, como son unas simples varices y unas cataratas, y no somos de la inmigración ilegal, nos devuelven a casa.



    Ya ve, don Roberto, mi casa es un Hospital, y a veces pienso que los que lean vuestro Boletín, en donde se dice que se ora por los enfermos, pienso que la Iglesia podría noblemente llamarse ‘Hospital Piedra de Ayuda’.



    No es la planta terminal, pero casi preferiría que las molestias fueran algo muy grave para ver si así nos hicieran caso o que se nos tuviera que trasplantar algo, o cambiar de sexo  ¡Inaudito a nuestra edad!  pues así, aunque nada más fuera para el lucimiento televisivo, claro que se nos atendería.



    A veces pienso –pese a los años de tal señora- que razona genialmente, que es bien culta e, irónicamente, denuncia injusticias; “adónde van los más de dos billones de euros al año que se gasta el Estado en Sanidad, y que en algunas Autonomías no se sabe dónde están varias centenas de millones, que sería mejor privatizar la Sanidad, pues así sabríamos en qué manos se embolsan los dineros, y de este modo, al menos les podríamos dar la enhorabuena.



    No se enfade conmigo don Roberto, no nos ha desengañado Dios, nos están desengañando los hombres, y en estos días de aflicción, mucho más. Sabemos mi esposo y yo que tenemos un hogar celestial, y cuando usted predica sobre el Cielo, da gusto, pero algo aquí quisiéramos experimentar en este tiempo”…



    Estuve con ellos un poco más, oré con ellos, no hice disertación teológica alguna y al marcharme me dijo la hermana: “gracias don Roberto, por no señalarnos los comentarios teológicos, al igual que los amigos de Job, que fueron buenos técnicos, pero nulos consoladores; con escucharnos, ya nos ha hecho bien… y me fui pensando en cómo, a veces, nos enseñan los que sufren, y recordé también a mi madre, cuando ya delicada de salud, y yo en plan broma le decía: mamá, ya que dices que el Señor te ama mucho ¿por qué no hace un milagro contigo? y me contestaba: “ya lo hace hijo, ya lo hace, cada vez que te interesas por mí, me es milagro”.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¡Ay! Don Roberto ¡Ay!
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.