PUBLICIDAD
 
domingo, 23 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    La pesca milagosa, ¿cuál fue el milagro?

    Es lamentable que no estemos quedando con los peces, cuando el Señor no está dando más.

    PARA VIVIR LA FE AUTOR Tomás Gómez Bueno 21 DE OCTUBRE DE 2017 23:35 h
    Foto: Unsplash.

    Jesús vivió como un hombre común. Lo diferente eran sus palabras y sus hechos. Nunca recurrió al artificio populachero ni hizo aspavientos para hacerse notar. Apelando a gestos y a poses sencillas logró ser una persona sin igual.



    El punto clave de Jesús fue que no hizo su ministerio aparte de la vida cotidiana. No trazó una línea divisoria entre Él y los otros.



    Todo lo contrario, se acercó a la gente, se confundió con el pueblo llano, palpó sus temores y se identificó con sus expectativas. Fue desde el pueblo llano que construyó con su vida y su mensaje la esperanza del Reino.



    Jesús les estaba hablando a la multitud en las proximidades del lago. Allí, atestado ente la muchedumbre y las aguas de la ribera, observa dos pequeñas embarcaciones y a unos pescadores que lavaban sus redes, tras retirarse cansados después de una infructuosa noche de pesca.



    El Señor le solicitan a uno de estos pescadores que le presten la barca y se sienta en ella para desde allí continuar platicando con la multitud que se mantiene atenta. Al concluir, invita a los pecadores a que naveguen mar adentro y a que echen sus redes para pescar.



    Lucas narra que: “Cuando Jesús terminó de hablar le dijo a Simón: navega mar adentro, y echad vuestras redes a pescar”. Respondiendo Simón le dijo: “Maestro toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la redes. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces.” (Lucas 5, 5-6)



    El discurso de Jesús parece que había tenido algún efecto sobre estos hombres anónimos que vivían de la pesca. Hay en ellos una actitud de obediencia y de reconocimiento a Jesús.



    Primero, le prestaron la barca, luego atendieron sus instrucciones de navegar mar adentro, y por último, acogieron el mandato del Maestro de tirar las redes al mar nuevamente, a pesar del de la falla reciente.



    Fue una pesca sin mucha fatiga ni espera. En breve tiempo las redes se estaban reventando de peces. La abundancia era tan grande que llamaron a los hombres que estaban en la otra barca para que le ayudasen.



    Lucas continúa relatando que: “Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen ayudarles; y vinieron y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían”. (Lucas 5:7)



    El milagro pudo cerrarse aquí. Por lo menos, ya esto era suficiente para ganarle liderazgo y simpatía a Jesús entre la gente. Pero aún hay mas: Simón, el más expresivo y espontáneo de los pecadores, se mostró conmocionado y perplejo.



    El discurso cautivante del Maestro viene acompañado de demostraciones portentosas que despiertan el asombro de los más escépticos y descreídos. Simón es impactado por la fuerza sobrenatural que emana del Maestro y se percibe indigno, impuro, desestimable y dice: “Apártate de mí, Señor, porque soy pecador.” (Lucas 5:8)



    Aquí viene el milagro que completa el propósito de Jesús. Él está interesado en los seres humanos. Los peces fueron un medio, las personas son el fin. Es aquí donde El Maestro separa la religión, o más bien los artificios religiosos, del verdadero propósito que es restaurar la comunión entre Dios y el hombre.



    La respuesta de Jesús a la perplejidad y temor de Simón fue: “No temas: desde ahora serás pescador de hombres.” Que manera más práctica y sencilla tiene Jesús de cambiar nuestras expectativas y propósitos.



    Todo comenzó con una frustrante noche de pesca y concluyó con el llamado de Jesús para la construcción de un hombre nuevo llamado a ser ciudadano de un mundo mejor.



    El milagro no fue la pesca abundante de peces, ese fue el medio, el milagro fue la transformación de los pescadores. Es lamentable que no estemos quedando con los peces, cuando el Señor no está dando más.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Eddy Muskus
    22/10/2017
    20:00 h
    1
     
    Una sugerencia humilde. Este artículo necesita una revisión editorial por la cantidad numerosa de errores ortográficos, y ya ni hablar del contenido, el cual tiene afirmaciones dudosas acerca de la persona de Jesús. Igualmente, el lenguaje ambiguo habla de "un hombre nuevo llamado a ser ciudadano de un mundo mejor". El proyecto de Dios es hacernos "conforme a la imagen de su hijo." (Rom 8:29) El impacto de la Santidad de Jesús fue lo que quebrantó a Pedro, llevándolo a confesar su pecado. Salut
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La pesca milagosa, ¿cuál fue el milagro?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.