PUBLICIDAD
 
miercoles, 26 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    El humor es una vacación de la seriedad
     

    Los falsos impuestos de Lenin

    "Nos llevamos las manos a la cabeza cuando leemos las cifras que se regalan a los partidos..."

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 03 DE SEPTIEMBRE DE 2017 10:00 h

    Érase una vez, unos compañeros oficinistas no muy doctos en política que coincidían cada día a la hora del desayuno en la barra de la cafetería, y cuya tendencia o militancia política el “escribidor de este cuento” la ignora.



    Uno de ellos, enfadadísimo, decía: “tengo yo que madrugar todos los días, desayunar a prisa y corriendo, trabajar siete horas de duro trabajo y mal pagado, y encima aguantar que el Gobierno se lleve una parte de mi sueldo y se la entregue a un partido político para que se la gaste en sucias fachadas, en pagar a cantantes y convencer a los demás sobre algo de lo que yo no estoy de acuerdo”.



    “Pero lo mismo le ocurre a los de ideas contrarias a las tuyas”; en tono más calmado dijo el que mojaba la ensaimada en el café con leche. “También a ellos les quitan el dinero y se lo dan a sus enemigos”.



    “Pues más a mi favor”.



    “Hombre”, el de la ensaimada: “todo va a un fondo común”.



    Sí, sí, a un fondo común de los que quieren jugar a la política, como a la lotería. 



    Intervino otro de los presentes, que tiene fama de que se lleva bien con su mujer: “se hace así, porque es la forma que se hace en el extranjero. Mi mujer y yo pensamos que hay que pagar los impuestos para que se puedan hacer carreteras, y limpiar las calles, y barracones para las Escuelas y pluriembajadas en el extranjero…”.



    “Hombre, esto lo saben hasta los niños”, murmura el de la ensaimada, “y nos parece muy bien que se subvencione la Sanidad, la Educación, la cultura, el cine, la Iglesia y muchas cosas más…” el enfadado persiste: “pero nos llevamos las manos a la cabeza cuando leemos las cifras que se regalan a los partidos para que las derrochen en oficinas públicas sin sentido, en propaganda panfletaria; y pienso en cómo se están forrando con el rollo de las comisiones”. “Por eso mi mujer y yo creemos que los partidos deben financiarse a sí mismos; no con nuestro dinero, el tuyo, el mío, el de mi mujer, sino con el que saquen de las cuotas de sus afiliados” y tanto el enfadado contable, como el que ya se había terminado la ensaimada, como el que se llevaba bien con su esposa, corearon al unísono: “así debería ser, sí señor”.



    De pronto, un cliente también de la barra, que parecía un viejo profesor, que había estado observando y escuchando, interrumpió al grupo diciendo: “entonces siempre ganarían los partidos de los ricos, porque de sus afiliados podrían sacar más dinero que los partidos de los pobres. Y hoy día, más fuerza que la razón, la ética y la bondad tiene la organización, la promoción, la propaganda, los medios visuales y las redes sociales…”.



    Iba a tomar la palabra el enfadado cuando, el que parecía “viejo profesor” siguió hablando: “ustedes no ignoran que el mismo Lenin, antes de la Revolución de Octubre, que nada tiene que ver con nuestro 1-0 se vio obligado, en contra de sus principios morales de panfleto –como ocurre hoy, unas son las ofertas programáticas y otras las realizaciones cumplidas a autorizar los atracos, como medio de sufragar los gastos del Partido. Era un partido obrero y los campesinos estaban en la miseria, y esa misma miseria era la razón de ser del partido…” 



    Ensimismados por la charla, el que ya había consumido su café con leche, el que estaba muy bien con su mujer y el enfadado del principio, seguían escuchando con interés. “Como sabrán ustedes, no se atracaba más que a los burgueses, a los industriales, a los propietarios de fábricas –lo que modernamente puede llamarse impuesto revolucionario Si ellos explotaban a la masa obrera, apoyándose en la violencia de Estado, en las trampas jurídicas, en la policía mercenaria, en el Ejército, pagándoles menos de lo que en justicia les correspondía ¿por qué no recuperar, valiéndose de otra violencia, una parte de sus beneficios y entregarla al Partido que tenía entre sus fines liberar de la miseria a los obreros y a los campesinos? de ese modo los dirigentes de tales partidos podrían editar periódicos, celebrar congresos, pagar viajes a los agitadores, hacer propaganda, equipar a los comisarios políticos, y así lograr tener algunos representantes en la Cámara”. 



    “¿Quiere usted decir, preguntó el que ya no tenía ensaimada con la que distraerse, que si el Gobierno no subvencionase a los Partidos políticos habría que volver a los atracos?”.



        “Algo así, más o menos”.



        “Bueno, al fin y al cabo –dijo el que ya no estaba enfadado esto de ahora se parece a lo de los atracos”; “si no pagas los impuestos te denuncian, si te niegas, te embargan, si no entregas lo embargado, te mandan a la policía. Y en el supuesto de que quien haga esto como comarca, ciudad, país, seguro que el Gobierno saca las tropas a la calle” y, como movidos por un resorte, los tres de la barra del bar, preguntaron:



        “Usted Profesor, ¿no cree que esto se parece bastante a eso que nos ha contado de los atracos, a una tiranía administrativa?”. El profesor, de complicada vida que nadie conoce muy bien, mirando hacia su taza de café con leche.



        “Huy, huy… dijo para tomarse tiempo. Ustedes han elevado mucho la pregunta. Por ese camino llegaríamos a la metafísica. Y aquí estamos sólo desayunando”.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Los falsos impuestos de Lenin
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Malaquías Toda la Biblia: Malaquías

    El Antiguo Testamento se cierra con las preguntas de Dios a un pueblo que ha caído en una religiosidad vacía.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.