PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Niños para el verano

Ellos son capaces de llegar a reflexiones tan brillantes sin esfuerzo, sin asesores, mientras a nosotros nos cuesta tanto decir algo ingenioso. 

DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 19 DE AGOSTO DE 2017 22:25 h

Ya creo haber explicado que me he tomado un mes de Agosto tranquilo y sin profundizar demasiado para mis artículos semanales. Es decir, un no preocuparme de hacer Anábasis alguno, concepto griego que puede significar: “subida, expedición hacia el interior” y que Jenofonte usa en su Literatura. Ni tampoco aventurarme a una Catabais, como un descenso de algún tipo, como bajar una ladera, el sol al atardecer o una expedición hacia el interior; nada en estas líneas.



Por mucho que haya leído estos días, que el Verano está para darle un respiro a la mente, algunos prefieren aprovechar el tiempo para despachar los clásico más densos, y yo mismo en uno de los programas de Radio haya recomendado “Libros para el Verano”, en este corto espacio de tiempo voy a elegir lecturas muchísimo más fáciles que las ochocientas páginas y pico de "Guerra y Paz” y es que voy a tratar como “libros cortos”, algunos de los pensamientos que en años de dirigir Campamentos, y tener que hablar horas y horas a niños y adolescentes, aprendí y sigo recordando.



Ruego que mis lectores, se acerquen a este Artículo de dos maneras. La primera, dejarse llevar por la frescura ¡qué bien nos viene para tiempo de calores! y las ocurrencias que dicen los niños, sin más y disfrutar. Y la segunda es preguntarse por qué ellos son capaces de llegar a reflexiones tan brillantes sin esfuerzo, sin asesores, mientras a nosotros nos cuesta tanto decir algo ingenioso. 



Una tarde de Verano, Campamentos “Monteluz”, en la hora del baño, se me acercó un niño y me dijo: “Pastor, yo nunca bebo agua de la piscina por las cosas desagradables que otros niños hacen en ella” y me quedé pensando ¿a qué se referirá?



Los niños son seres libres, que piensan bastante libremente y que llegan más allá en sencillas formas de ocurrencias y reflexiones. A uno de mis nietos le dije: “eres muy listo…” y sin apenas mirarme me contestó: “ya lo sabía”. En otra noche campamentista, cuando aún se podía hacer fuego nocturno, y hablar de las estrellas y la hermosura de la Creación de Dios, un niño me preguntó: “Pastor, ¿y por qué hay un solo Dios?”; mientras yo pensaba una respuesta convincente, otro niño de los del corro dijo: “porque es tan grande que no hay sitio para otro… ¡tonto!” y me quedé sorprendido, en ocasiones sus argumentos son difíciles de contestar y usan su sentido del humor sin darse cuenta, como una forma para decir con precisión lo que sienten.



Tuve una clase para niños en la que empleé casi una hora hablándoles. Eran tiempos en que no se conocían ni los móviles, ni Internet, ni “cara libro” ni “Instagram”, así que se les podía hablar algo más largo que en la brevedad de hoy. No obstante, cuando terminé la clase, uno de los niños me preguntó: “Pastor cuando mi mamá me pregunte qué he aprendido ¿qué le digo?”; vamos, sin comentarios. 



“Dios me perdonará, es su oficio”, así zanjó un niño el tema de la culpabilidad. No hay duda que con la edad hemos perdido algo muy valioso, ese “volverse como niños” del consejo de Jesús. Y tenemos que recurrir a libros e importantes lecturas para construir nuestros temas y conversaciones. Y cuando vas a opinar de la forma espontánea como lo haría un niño, nos callamos, porque nos da vergüenza. 



Otra de piscina campamentista. Un niño se acercó a una de las monitorias y le preguntó: “monitora, si me pongo muy moreno ¿seguiré hablando español?” y en otra de las clases de campamentos, y tratando el Monitor de explicar la bienaventuranza: “Bienaventurados los que lloran porque ellos recibirán consolación”, preguntó ¿por qué lloran las personas? y raudo, uno de los alumnos respondió: “los mayores son fuertes y no lloran de dolor… lloran de tristeza, de amor, de cebolla…”. Una pregunta que he hecho cientos de veces a los niños y adolescentes, para crear diálogo es: “¿qué quieres ser cuando seas mayor?” y tengo grabadas respuestas interesantes, pero en estos momentos recuerdo la de un niño que nos dijo: “yo quiero ser trastero, para poder llevar trastores”. Hubo que explicarles a los niños qué quería decir. Otro dijo muy serio: “yo, cuando sea mayor quiero ser como mi padre, pero con pelo”. El tema de otro Campamento fue sobre José: “el Príncipe de Egipto” y en plena clase, uno de los niños preguntó: “Pastor ¿la leche desnatada de dónde sale?”, no tuve tiempo, otro se adelantó y exclamó: “de las vacas flacas”. Y será difícil que olvide la tarde que me encaré con uno de los adolescentes más rebeldes, y le reclamé: “¿así que eres tú quien dice palabrotas a tus compañeros?” y el muchacho con cara de medio matón me contestó “¿quién se lo ha chivado?” y cuando raudo le respondí, “un pajarito” tuve que oírme de otro niño: “no diga mentiras Pastor, los pajaritos no hablan”. Sí, mi dietario de los “libros de niños para el Verano” es extenso, pero lo dejamos para otro momento.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Niños para el verano
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.