PUBLICIDAD
 
lunes, 16 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Debate bioético contemporáneo y binomio persona-dignidad: una aproximación desde la fe cristiana (II)

El auténtico valor de los avances científicos siempre deberá estar al servicio de la persona sin atentar ni cuestionar su dignidad intrínseca.

TUBO DE ENSAYO AUTOR Germán López-Cortacans 20 DE AGOSTO DE 2017 09:30 h

En el artículo anterior, afirmábamos que en las últimas décadas el gran progreso de la biotecnología ha generado nuevos escenarios que plantean numerosos dilemas e interrogantes referentes a la vida y a la muerte, y que cuestionan el significado de ser persona. La posibilidad de manipulación de la naturaleza humana genera un intenso debate acerca de los límites y las consecuencias de este desarrollo científico. Pero caeríamos en una simplificación si creyéramos que el debate sólo se centra en las cuestiones relacionadas con el principio y final de la vida, además, y este es un dato a considerar con mucha atención, también se focaliza en aquellas personas que no pueden ser “útiles” y “capaces” para la sociedad. De este modo, bajo el prisma de la ética utilitarista, se ha extendido la idea de que los enfermos terminales y los discapacitados físicos y/o psíquicos son una carga para la sociedad, ya que no le aportan nada útil y viven una vida sin dignidad.(1)



De lo expuesto se desprende que el significado y el valor que se le atribuye a la persona, se constituye en el tema central de cualquier planteamiento bioético, y su respuesta vendrá determinada por la concepción que se tenga de la persona humana; o, dicho de otro modo, por la fundamentación antropológica que sustenta tal planteamiento bioético. Es por este motivo, que la necesidad de formular una definición de persona humana se deja sentir hoy de manera particularmente aguda, en especial cuando la antropología de tradición judeocristiana es cuestionado y puesta en duda; al respecto afirma Engelhardt:(2)




“Los argumentos tradicionales cristianos ya no son capaces de guiar una reflexión moral ni un análisis sobre la bioética, de modo que argumentos tradicionales como la dignidad humana o la santidad de la vida en realidad apelan a conceptos que deben ser interpretados dentro de contextos diversos que arrastran más a la confusión que a un análisis coherente”.




En la misma línea argumental, Macklin(3), en un editorial en el British Medical Journal, cuestiona como un uso tan vago e impreciso del término dignidad puede incidir en las discusiones bioéticas. De este modo, se introduce en el debate bioético la posibilidad de prescindir de la dignidad como factor constituyente de todo ser humano.



En contra de esta posición reduccionista, el personalismo de carácter cristiano proporciona una estructura argumental para entender al ser humano como un sujeto irrepetible dotado de dignidad y valor por sí mismo.(4) Es por este motivo, que con el término “persona" se alude al carácter único del hombre y la mujer que lo hace radicalmente distinto de todos los seres que le rodean y que le confiere una dignidad y un valor intrínseco. Desde esta premisa, el interés por devolver a la persona su lugar primordial, ha sido un esfuerzo emprendido hace décadas por la filosofía personalista.(5) Por tanto, la idea de dignidad está íntimamente unida con el valor propio de la persona, de lo que se desprende que no puede haber persona sin dignidad ni de dignidad fuera del ámbito de la persona. La dignidad constituye, por consiguiente, un rasgo asociado directamente con el ser de la persona: ser persona es tanto como ser digno, esto es, como ser valioso. De este modo, decir que la persona es digna es decir que es valiosa, que tiene un valor por el mero hecho de ser persona; y este valor se da en toda persona independientemente de su estado físico y/o cognitivo, si posee autonomía o no.



La antropología de raíz cristiana, se fundamenta en la noción veterotestamentaria del hombre, varón y mujer, creados “a imagen de Dios” (cf. Gn 1, 26-28) y llamados a desarrollar su existencia en comunión con Dios mismo y entre sí (Gn 2, 18-25). De tal modo, que al binomio indivisible de dignidad-persona se le une la dimensión de la imago Dei; por tanto, se concluye que todo ser humano es persona digna creada a imagen del Creador.



De esta breve reflexión, se puede concluir que la ciencia y la técnica permiten una vida más digna de las personas aumentando su calidad de vida y disminuyendo el dolor y sufrimiento. Pero cuando la ciencia deviene ideología, tal como Habermas(6) la define, entonces se convierte en un instrumento de dominación y poder que regula y condiciona nuestro entendimiento de la naturaleza, del hombre y la sociedad; y, consecuentemente, nuestro modo de relacionarnos con estos. De ese modo, el auténtico valor de los avances científicos, en cualquiera de sus especialidades, siempre deberá estar al servicio de la persona sin atentar ni cuestionar su dignidad intrínseca. Esta premisa fundamental, según la antropología cristiana, es el eje imprescindible donde debe girar todo progreso científico y tecnológico; de lo contario, se produciría una deshumanización que llevaría a la ciencia en contra de la propia persona que la crea.



 



Notas



1 G. LÓPEZ-CORTACANS, “Yo tampoco se tocar la guitarra: Una respuesta a Peter Singer”, Cuadernos de Bioética, 26 (2015) 173-175.



2 H.T. ENGELHARDT, Los fundamentos de la bioética, Paidós Básica, Barcelona, 1995, 60-88.



3 R. MACKLIN, “Dignity is a useless concept”, British Medical Journal, 327 (2003)1419-1420.



4 A los lectores interesados en profundizar en las aportaciones del personalismo en la comprensión del significado del término persona, les recomiendo de forma especial la obra de J.M. BURGOS, Reconstruir la persona. Ensayos personalistas, Palabra, Madrid, 2009.



5 “La diferencia esencial que Schotsmans establece entre el principismo americano y la bioética europea reside en la interpretación del concepto de persona. Sostiene que en la bioética europea la persona no sólo es vista desde la óptica minimalista de la autonomía, sino también desde la integridad, la dignidad y la vulnerabilidad. El mismo autor señala las corrientes filosófico-antropológicas que sirven de fundamento para establecer los principios éticos básicos relativos a la persona humana. Así menciona con nombres propios a Edmund Husserl por la Fenomenología, a Martin Heidegger, Max Scheler, Henri Bergson, Jean-Paul Sartre, Maurice Merleau-Ponty, Albert Camus y muchos otros existencialistas; a Martin Buber y a E. Levinas por la Filosofía Relacional; la Escuela de Frankfurt por la Ética Comunicativa, todos ellos ligados al Personalismo” (M.L. LUKAC, Fundamentos filosóficos de la bioética contemporánea, Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, Buenos Aires, 2007, 20,21. Cf. P., SCHOTSMANS, “Integration of bio-ethical principles and requirements into European Union statutes, regulation and policies”, Acta Bioethica, 11 (2005): 37-46).



6 J. HABERMAS, Ciencia y técnica como ideología, Tecnos, Madrid, 1986.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Debate bioético contemporáneo y binomio persona-dignidad: una aproximación desde la fe cristiana (II)
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: El origen de la realidad Intervalos: El origen de la realidad

Hoy vamos a indagar en el sentido de realidad que hay tras la Palabra, según la carta de Pablo a los Colosenses, capítulo 2, versículo 17. También comentamos un relato de Chéjov y una pregunta de Pilato sobre este asunto que aparece en Juan 18:38.

 
7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker 7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker

La Cumbre del Clima en Madrid y su impacto informativo en redes y las muestras de fe de los deportistas de élite son los temas de la tertulia semanal.

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.