PUBLICIDAD
 
miercoles, 23 de agosto de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    13
     

    La musiquita de fondo

    Los evangélicos también tenemos tradiciones sagradas.

    BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 12 DE AGOSTO DE 2017 23:20 h

    Las tradiciones eclesiásticas pueden llegar a ser ídolos, becerros de oro.



    Cuando Jesús cuestionó las tradiciones de los fariseos, querían acabar con él.



    Quince siglos más tarde, la Iglesia Católica Romana quería enterrar a nuestros padres espirituales, los reformadores, por hacer exactamente lo mismo.



    Desafortunadamente, en muchas ocasiones las tradiciones religiosas se hacen más importantes que la enseñanza de la Palabra de Dios. Y aunque no lo creas, los mismos evangélicos hemos creado toda una serie de tradiciones eclesiásticas que nadie jamás se atreve a criticar.



    Una de las tradiciones más destacadas en el campo evangélico es la musiquita de fondo.



    ¿A qué me refiero?



    Es el domingo. Están todos en el culto y el predicador va acabando su mensaje. Y en cualquier momento hay una pequeña frase que todos saben que el ministro va a soltar sí o sí de manera religiosa, algo como: “Si los hermanos del equipo de alabanza pueden ir pasando”.



    Invariablemente, el pastor en cuestión pasará la última parte de su sermón con una musiquita de fondo –siempre lenta, por cierto- para crear un ambiente “más espiritual”.



    Luego, viene el llamado al altar que simplemente no puede faltar. Después, hay oración por los que van saliendo. Y es allí donde de verdad se desata la “presencia”.



    “Si quieres experimentar la presencia, nos dicen, sal ahora”.



    “Hay una unción fresca aquí para todos los que se acercan al altar”.



    Y cosas así por el estilo.



    Para muchos evangélicos, esta tradición eclesiástica está tan arraigada que nadie soñaría con cuestionarla. De hecho, si no salen los músicos a tocar algo, es como si la “presencia” o la “unción” o la “gloria” de Dios no estuvieran presentes en la reunión.



    ¿Por qué, entonces, tanto énfasis en la musiquita de fondo?



    Un par de razones.



    En primer lugar, una parte significativa de los predicadores contemporáneos han sido instruidos en iglesias donde se aceptaba esta forma de acabar el sermón. Por lo tanto, forma parte de su ADN eclesiástico y no pueden concebir otra manera de celebrar un culto al Señor.



    Segundo, muchos habrán sido impactados por grandes predicadores que han salido en la tele y su fuerte énfasis en la musiquita de fondo. Si los “grandes” dependen tanto de la música y tienen tanto éxito, ¿quiénes somos nosotros para dudar de su eficacia?



    Un par de críticas a este becerro de oro.



    1.- Es una falta de fe en la Palabra.



    No quiero decir que esté siempre mal acabar un culto con musiquita. Pero hemos llegado a un punto cuando la música se está haciendo más importante que la Palabra predicada.



    He conocido a gente que no tenía ningún interés en el mensaje; simplemente estaban esperando a que el predicador hiciera “el llamado” para que recibiesen un “toque fresco” de Dios. Esta actitud es una clara negación de la Palabra de Dios, el elemento central del culto protestante.



    Hablando como pastor, he llegado a la conclusión que muchos predicadores ya no creen en la suficiencia de la Palabra para convertir las almas ni santificarlas, por consiguiente, hace falta música para crear un ambiente místico con el fin de que el Espíritu haga su obra.



    En realidad, esos predicadores lo hacen con el fin de hacer bien, con un verdadero celo evangelístico, pero cuando la Palabra de Dios se va convirtiendo en “un medio” y no “el fin” del culto cristiano, predomina la carnalidad.



    Y ya sabemos que cuando Abraham procuró echarle una mano a Dios, salió Ismael (el hijo de la carne), no Isaac (el hijo de la promesa).



    La Palabra por sí sola es suficiente. Si nos dedicáramos más a la exposición fiel del texto con lenguaje claro y directo, no haría tanta falta música. ¿Acaso pidió el apóstol Pedro que saliera algún pianista o guitarrista a tocar algo bonito en el día de Pentecostés? ¡Desde luego que no! Pedro creyó en la autoridad de la Palabra.



    2.- Es una falta de fe en el Espíritu Santo.



    Irónicamente, las personas que usan estos mecanismos suelen hacerlo en el nombre del Espíritu Santo. Pero se olvidan de que la gran herramienta que usa el Espíritu para regenerar y santificar es la Palabra.



    Cuando la predicación de la Palabra es tan pobre y egocéntrica, no resulta sorprendente ver la falta de conversiones genuinas. El Espíritu no honrará el ministerio de alguien que no defiende la verdad de las Escrituras.



    Si de verdad tuviéramos fe en el Espíritu de Dios, no haría falta tanta manipulación emocional a la hora de acabar nuestros mensajes. Fijaros en los siguientes dos ejemplos:



    Charles Spurgeon no hizo un solo llamado al altar a lo largo de su ministerio. Sin embargo, 14.000 personas fueron añadidas a la iglesia a través de su ministerio de predicación. ¿Por qué? Porque Spurgeon predicó la Palabra. Y el inglés decía a la gente que si realmente estaban preocupados por el estado de sus almas, que podrían ir a hablar con él el día siguiente en su despacho.



    Esto se llama integridad, hermanos. No quiso aprovechar de las emociones del momento para luego torcerle el abrazo a alguien con el fin de que tomara su decisión por Jesús. Spurgeon confió en la Palabra y el Espíritu.



    Martyn Lloyd-Jones no hizo un solo llamado al altar a lo largo de su distinguido ministerio. Una tarde, después de predicar, se puso a la puerta de la capilla para despedir a los hermanos que iban saliendo de la reunión.



    De repente, se topó con un incrédulo que parecía estar bajo una fuerte convicción de pecado. Lloyd-Jones le miró y se despidió de él. El hombre se fue. Pasaron algunos días cuando Lloyd-Jones volvió a encontrarse con aquel mismo varón por la calle. El hombre le dijo: “Si me hubieras invitado a convertirme al Señor el domingo, lo habría hecho”.



    Lloyd-Jones le preguntó algo como “¿Sigues bajo la misma convicción que el domingo?”



    El hombre le respondió que no.



    Lloyd-Jones dijo: “Me alegro, pues, de no haberte dicho nada el domingo. Porque si de verdad fuese la obra del Espíritu Santo en ti, seguiría obrando en ti hasta hoy”.



    ¡Gloria a Dios! Lloyd-Jones, de la misma forma que Spurgeon, confió plenamente en la soberanía del Espíritu Santo y por lo tanto no tenía ganas de manipular a nadie según el emocionalismo del momento.



    Conclusión



    Quiero animar a todos mis lectores –y sobre todo a los predicadores- a volver a las sendas antiguas. Volvamos a depender del poder de la Palabra y del Espíritu, las fuentes del verdadero poder pentecostal, para convertir los corazones.



    No hace falta depender del brazo de la carne para llevar a cabo la obra del Señor. La musiquita de fondo – si se usa con el fin de crear un ambiente emocionalista- es un becerro de oro, un Ismael, una negación de la suficiencia de la Palabra del Señor. ¡Velemos por el bienestar espiritual de nuestras iglesias! ¡Levantemos al pueblo del Señor en base a la Palabra, la Palabra, la Palabra!


     

     


    13
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Protestantólogo
    21/08/2017
    21:19 h
    12
     
    Dios va a actuar con “musiquita de fondo” o sin ella. Prefiero con ella. Will: el nuestro es un mundo de sensaciones, el de Spurgeon quizás no tanto. El del Rey David indudablemente lo era. Cuando llegamos a los pies de la cruz, inconscientemente acudimos con intelecto, voluntad y emociones. Las emociones son importantes siempre y cuando no se hagan principio y fin del acto cúltico. Quite Ud. la sensación en un culto evangélico gitano. Los prefiero cantando. Música y letra transmiten fe.
     

    TeoGraduado
    19/08/2017
    12:09 h
    11
     
    Fíjate en esto estoy de acuerdo contigo. No soporto la musiquita de este tipo de iglesias al final de las predicaciones para manipular los sentimientos
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    Protestantólogo
    21/08/2017
    21:31 h
    13
     
    No es norma de fe la praxis eclesial de los grandes predicadores de siglos pasados. Ellos y su tiempo. Hoy es 21/08/2007, y esta tarde millones de personas escucharán la palabra de Dios, y miles de ellos necesitan ser enfrentados, y urgentemente, al “Ven y sígueme” de Jesús. La iglesia necesita conocer la disposición de quienes en su interior han dado cabida a Cristo como Señor de sus vidas. Ese es el sentido del bautismo: celebrar públicamente el pacto. Hay concordancia y continuidad.
     

    AMLTNY
    18/08/2017
    17:07 h
    10
     
    crear un ambiente, emotivo, y luego hacer el llamado, y la persona que acude al frente como un lorito repite la oración de recibir al Señor..PUEDE QUE HA VECES FUNCIONE, porque el que sale ya esta convencido por el Espíritu Santo , por semanas, meses, pero la mayoría sale, motivada por el momento, y su conversión no es real, luego abandona . acordaos de la parábola del sembrador. ALLÍ SE DICE COMO ES EL PROCESO DE CONVERSIÓN. LA FE VIENE POR EL OÍR LA PALABRA DE DIOS...como una semilla
     

    EZEQUIEL JOB
    17/08/2017
    03:39 h
    9
     
    Will, actualmente vivimos restos de liturgia del templo del viejo pacto, con sacerdotes, levitas, la ley, profetas, etc. y todo gira alrededor del “púlpito”. El Señor Jesús y los apóstoles no enseñaron liturgia, ni instrucción para hacer culto, ni mandaron construir “iglesias”. En el nuevo pacto, el cristiano es templo donde Dios vive, ahí busca Dios se le adore en “espíritu y en verdad”, con limpia conciencia, honestidad, vida personal en OBEDIENCIA a los mandatos (doctrina) de Cristo (2Jn1:9).
     

    Manolo
    16/08/2017
    13:45 h
    8
     
    Will, lo que usted expone es correcto según la Biblia; puede uno taparse los oídos con gran esfuerzo en algunas predicaciones excepto en aquellas que admiten la enseñanza por la que se puede aceptar o rechazar a Dios. ¿Acaso estos indoctos igualan la Soberanía del Eterno con la "soberanía humana"?, ¿acaso cambian la Elección incondicional por una condicionada por el pecado humano?, o ¿cambian la Libertad que solo Cristo puede dar por el "libre albedrio" procedente de la muerte del pecado?, mora.
     

    Earendil
    16/08/2017
    03:34 h
    7
     
    Por un lado me ha divertido su artículo y no le falta razón en su exposición. El emocionalismo domina ahora el mundo religioso evangélico, como la falta total del mismo dominó anteriormente Por otro lado de sus escritos emana siempre un gran "tufillo", si me permite la palabra, a su propio becerro de oro...el que para usted es la "palabra de dios" en minúscula (la Biblia). Porque sin respaldo del Espíritu la letra está bastante muertecita, y efecto permanente ninguno tiene sobre nada ni nadie.
     

    Andrés
    14/08/2017
    21:04 h
    5
     
    Estar en contra de la musiquita de fondo tambien puede ser un becerro de oro, o de algun metal más precioso si lo hay. Cantar himnos de hace 500 años para no ser como los pentecostales tambien. Spurgeon mismo es para muchos un becerro de oro. Pero no importa, entre evangélicos todo es competencia y acusación.
     
    Respondiendo a Andrés

    Norberto Amoroso
    15/08/2017
    23:17 h
    6
     
    Quisiera añadir a lo que el hermano Andres comenta, que si la ortodoxia fuera la solución, entonces la Iglesia Luterana y la Anglicana no hubiera caído en apostaría casando homosexuales. Además, los estilos musicales y los métodos de adoracion varían de siglo a siglo, pero el mensaje es el mismo. Pr. Will, pierde credibilidad cuando cae en este tipo de observaciones, sobre aspectos demasiado ínfimos como estos, aprecio su celo por la Biblia. Pero por fa sea más objetivo y más justo en su juicio.
     

    josuedejuan
    14/08/2017
    12:29 h
    4
     
    La música es el dios de este siglo. Si tuvieramos una perspectiva mas amplia desde afuera hacia tiempo que hubieramos limitado la musica en las iglesias
     

    jorgevaron
    14/08/2017
    03:16 h
    3
     
    La teología del entretenimiento hermano WG. Y los chistes, a veces tan de pésimo gusto, como el de aquel popular predicador hispanoamericano que se los dedica a su pobre suegra, han pasado a reemplazar la Palabra del Señor. Cuando se ha ido la palabra de Dios, hay que echar mano de lo que sea, lo que importa es salvar el espectáculo. Que tristeza.
     

    Norberto Amoroso
    13/08/2017
    18:22 h
    2
     
    Vengo siguiendo sus artículos hasta hoy, y casi todo lo que encuentro es crítica. Tendría que hacer una investigación sobre lo que pasa en cada iglesia para juzgar, pero no lo hace. Cristo juzgo las iglesias en el libro de Apocalípsis, y en casi todas halló defecto. ¿Usted es Cristo?, ¿es ud. omnisciente?. Veo que sabe más sobre Calvino, Edwards y otros que sobre la Biblia. Y adoctrina a otros para lo mismo. A los discípulos de Jesús nos une la Palabra de Dios, ¿somos de Cristo? o ¿fanáticos?
     

    bnsalvador
    13/08/2017
    09:08 h
    1
     
    Efectivamente así es. Tiene que ser el Espíritu Santo el que dirige, no los hombres para gloria propia. Cuando ese tipo de llamados al frente ocurre en cada culto, lo más seguro es que sea lo segundo. El Señor sólo comparte su Gloria, (Llenura de su Espíritu y su Palabra), con los sometidos en obediencia a su Hijo, abundan en su Palabra, le alaban en armonía con los hermanos y son agradecidos a Él (Jn 5:44; Isa 42:8; 48:11; Eze 39:21; Heb 1:3; 2Co 3:18; 4:4; Efe 5:17-20 Col 3:15-17).
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La musiquita de fondo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes” “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes”

    Hablamos con Noa Alarcón sobre su próxima novela ‘Ernestina y los espíritus’, ambientada en el Madrid de la Primera República, un tiempo de convulsión social y política en el que el protestantismo llegó a España.

     
    El reo: Bonhoeffer contra Hitler El reo: Bonhoeffer contra Hitler

    Daniel Jándula nos presenta la tercera edición de la novela El reo, una ficción basada en la experiencia de Dietrich Bonhoeffer, el pastor protestante alemán que se opuso al nazismo.

     
    Análisis del crecimiento evangélico en España Análisis del crecimiento evangélico en España

    Durante el 8º Congreso Evangélico Dámaris Playá presentó un informe con las cifras de lugares de culto evangélicos en España y la evolución de la presencia protestante en nuestro país.

     

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

    El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

     
    Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

    Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

     
    J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

    Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #68: las manos de Dios 3MJ #68: las manos de Dios

    En la cruz sus manos fueron traspasadas. Esa es la muestra de su amor inquebrantable.

     
    Andar Andar

    Un vídeo de 2 minutos sobre el significado de Judas 24.

     
    3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme 3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme

    Frikrist nos habla sobre relaciones y por qué es importante seguir el plan de Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.