PUBLICIDAD
 
lunes, 11 de diciembre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    Zlatan

    El escritor no puede ser, él mismo, su editor. 

    EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 23 DE ABRIL DE 2017 20:40 h
    Ibrahimovic. / Wikimedia

    S. Acusé el golpe. Pude haberme quedado callado y dejar que las hojas del calendario —o del otoño— siguieran cayendo sobre el lapsus hasta que quedara sepultado en el olvido; olvido para algunos pero no para Zlatan ni para el Escribidor. Hay cosas que no se olvidan por simples e intrascendentes que parezcan. Y que, a veces, lejos de molestarnos, nos causan risa.



    Por ejemplo, por allá por 1947; es decir, unos 70 años atrás, se reconstruyó el edificio donde funcionaba nuestra iglesia en la ciudad de Concepción, en Chile.  Como quien le pone la guinda al pastel, se decisión implantar, sobre la acera a la entrada del templo, la palabra bienvenido, para lo cual se compraron baldosas con las letras correspondientes. Se buscó a un especialista en este tipo de trabajos para que las instalara. El hombre las instaló, recibió su paga, y se fue. Nadie, salvo una persona, se fijó cómo había quedado el trabajo. Al leer la palabra bienvenido, la persona salió corriendo en busca del autor de aquel letricidio.  El hombre, si bien era experto en albañilería, no lo era mucho en asuntos de gramática. Y había ordenado las baldosas para que se leyera Vienbenido. Cuando se le pidió que volviera a reparar el daño, reaccionó diciendo: «¿No dice lo mismo vienbenido que bienvenido? ¿Cuál es el problema?»



    Escribí hace algunos días un artículo que titulé «El traductor o el chip sine qua non». Debería escribir otro que se titule: «El editor sine qua non». 



    Porque el profesional editor es una pieza no solo importante en la maquinaria que produce libros, sino que es una pieza sine qua non (sin la cual no). Ninguna editorial que se precie de seria va a publicar un libro con su sello sin que antes el manuscrito haya pasado por las manos de un editor. (Hasta donde tengo entendido Amazon, si bien publica, no edita. Y no edita como debería hacerlo si fuese una casa publicadora, pero como no lo es… el autor tiene que ocuparse de «ese detalle».)  



    El escritor no puede ser, él mismo, su editor. Y no puede serlo porque de tanto trabajar su escrito, trátese de un libro, un artículo o incluso una carta, pierde la perspectiva para descubrir errores. O para depurar el estilo.



    Entiendo que Protestante Digital no edita, en el sentido estricto del término; por eso, no los culpo por los errores aparecidos en mi artículo «Slatan». El único culpable soy yo.  



    ¿Cuánto me toma escribir un simple artículo como son los que escribe el Escribidor? Dos o tres semanas. Primero, para madurar la idea en la cabeza; luego, para determinar el enfoque, la moraleja, el énfasis educativo que quiero darle al artículo. El trabajo ante la computadora puede tomar, fácilmente un día, o más. Pero de tanto leer, releer, corregir, quitar, añadir, se va perdiendo la perspectiva para descubrir, por ejemplo, que la cita bíblica no corresponde a 2 Corintios 15 sino a 2 Corintios 14 y que sino se escribe sino, y no si no. 



    El editor, en cambio, tiene la mente fresca cuando debe leer, revisar y corregir; en una palabra, mejorar el material que se le ha encomendado. Él está en condiciones óptimas para descubrir errores que se le deslizaron al autor.



    Hay, sin embargo, un problema en esto de editar: 



    A nadie —o a casi nadie— le gusta que le corrijan lo que ha escrito. «¡Ni lo toquen!» dicen. «Así como está, está perfecto». Cuando he funcionado como editor para alguna editorial, he contado con el respaldo de esa editorial, respaldo que impide que el autor llegue a visitarme con la escopeta cargada. Pero cuando he funcionado ministerialmente como editor, he recibido balazos de todos los calibres.



    Un día, leyendo una novela escrita y publicada por una persona conocida, me pareció que la novela, en su estado de manuscrito, no había pasado por las manos de un editor. De un buen editor.  Le escribí al autor y le recordé que no se puede publicar algo sin que primero lo revise un editor.  No hubo respuesta. Fue la última vez que nos comunicamos, lo que antes de ese incidente ocurría con cierta frecuencia.



    Hay genios, sin embargo, que no necesitan que se les edite lo que producen. Wolfgang Amadeus Mozart, por ejemplo, en la película «Amadeus» se irrita cuando alguien hace el comentario de que una composición suya era buena pero que «tenía demasiadas notas». «¿Demasiadas notas?» reaccionó molesto Mozart. «Tiene exactamente las notas que debe tener, ni una más, ni una menos» (estoy citando de memoria: quizás no fueron ésas las palabras exactas, pero el sentido lo es).



    Editar no es fácil, cuando se trata de hacer un trabajo entre amigos. 



    Pues, volviendo al joven Zlatan, si es que es él quien me corrigió llamándose «Yo mismo», le pido disculpas. Y si «Yo mismo» no es él, igual se las pido. Pero siendo un excelente futbolista, me gustaría verlo «chuteando la bola» (uso la forma popular entrecomillada que se usa en la cancha de tierra donde juega el otro Zlatan, el chileno) en el reino venidero. Porque, según el libro de John Eldredge, «Todas las cosas nuevas», de próxima aparición por la editorial HarperCollins, en el reino venidero, donde Dios ejecutará lo que Eldredge llama la Gran Restauración, habrá todo lo que tenemos actualmente en la tierra solo que seres humanos, animales, tierra, mar y cielo —y, por supuesto, balones— habrán sido renovados por completo, para darle al reino de Dios el nivel de pureza que tendrá el hábitat en el cual seguiremos viviendo por toda la eternidad. Y allí habrá, también, partidos de fútbol. Y para que puedas ser parte del equipo, Zlatan, tendrás que firmar contrato, aquí en la tierra, con el dueño del equipo, Cristo Jesús. «Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia, serán salvos» (Hechos 16.31).


     

    VALORA EL ARTÍCULO (3)










    NOTICIAS RELACIONADAS


     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    AMLTNY
    27/04/2017
    13:18 h
    1
     
    Eso esta bien, hace años yo lleve mis cómic a las editoriales, los editores los leyeron, y dijeron ha esta bien, pero no es nuestra linea, LA GENTE QUIERE SEXO Y VIOLENCIA, así que me cogí la frase y me fui y pase copias a diferentes personas, todos manifestaron que le gustaba, que era extraordinario, la gente común no quería lo que los editores le daban, el cómic a muerto, ya en los kioskos no hay,. la gente quieren cosas buenas, quieren valores no basura. los editores se equivocaron
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Zlatan
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Un año de Trump visto por César Vidal Un año de Trump visto por César Vidal

    Análisis del primer año del mandato de Donald Trump. Luces y sombras en su política nacional e internacional, con los temas que tocan de cerca la iglesia evangélica.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal

    Viaje de César Vidal a México, Argentina, R. Dominicana y Perú: encuentros, conferencias y presencia en medios evangélicos y "seculares" logra impacto relevante en la sociedad.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    El camino de la Reforma protestante: César Vidal

    Análisis del inicio histórico de la Reforma protestante y su significado, ante los 500 años de aquel 31 de octubre en que Lutero clavó sus 95 tesis. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Números Toda la Biblia: Números

    El cuarto libro nos muestra a un Dios activo y presente, pero a un pueblo de Israel que no confiaba en Él.

     
    Videojuegos y Dios: mi historia Videojuegos y Dios: mi historia

    Gamer y cristiano, ¿es posible? Jairo Lugilde (Ceres Golden Cross) nos cuenta como vive su pasión.

     
    La Reforma en Argentina (documental) La Reforma en Argentina (documental)

    La TV pública emitió un documental con motivo del 500 Aniversario de la Reforma Protestante repasando su doctrina, historia y vivencia de los evangélicos en la actualidad.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.