PUBLICIDAD
 
miercoles, 18 de julio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    2
     

    Pantalones deshilachados

    Con el tejano roto se quiere comprar apariencia, la ficción de una experiencia intensa.

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 16 DE ABRIL DE 2017 18:30 h

    Cuando cada mañana salimos (y uso el plural, pensando en los muchos que salen de casa, mientras que yo simplemente bajo del 2º piso al despacho de la primera planta) de casa rumbo a nuestras obligaciones diarias, la ciudad se abre como un abanico inmenso, se despliega ante nosotros como un ejército que nos ataca. Por momentos, parece como una feria de vanidades que nos asalta a cada paso. Queremos vivir ese día, este día, como personas justas, equilibradas, tendiendo a las buenas ideas y obras, pero por los oídos, por los ojos, por los sentidos emocionales, la multiforme vida de la ciudad nos presenta continuas incitaciones al mal, al sinsentido, al menosprecio o a juicios irreflexivos. Una provocativa mujer despierta en no pocos ideas de lujuria, un póster llamativo y procaz de un teatro de revistas; unos chismes soeces de deslenguados que no se arredran a ser oídos, unos compañeros de oficina que comparten los líos que hay en la misma entre jefes y empleados trepas, los variopintos titulares de prensa que añaden corruptelas sin fin.



    ¿Qué son, sino las tentaciones de la vida ciudadana? y ahí siguen las publicidades de bebidas que te harán la vida más alegre; las agencias de lotería con su engañosa esperanza, las rebajas continuas para motivar las compras, de manera que descubramos que “compramos, luego existimos”.



    Y de pronto me fijo, sí, me fijo, que este vivir contemporáneo está lleno de fascinantes contradicción. Por un lado nos apasiona comprar, como se demuestra con la profusión de campañas de “rebajas”, de novedades, y por otro lado, que las adquisiciones parezcan viejas, tengan historia, en la forma “snob: vintage” en la forma moderna, vejez sin pasar por el enojoso trámite de vivir. Y “desde la visión”, pues no he ocupado el “corazón” en tales frívolas banalidades, observo que ha nacido el gusto por los pantalones deshilachados que empezaron vendiéndose desgastados, con falsas zonas blanquecinas (que ahora ya Internet enseña cómo se pueden hacer) que nuestro trasero, rodillas o nuestros muslos supuestamente habrían generado a lo largo de muchos años de roce, para cavar en el actual: pantalones hechos jirones, con enormes boquetes en las rodillas y bajos deshilachados.



    Aun a riesgo de delatar mi provecta edad (que en lenguaje velertniano significa mucha juventud acumulada), “Desde el Corazón”, ahora sí, declaro que me deja perplejo esa moda. No sólo porque me resulte casi como un insulto a los que no tienen otra alternativa que vestir ropa de desecho, sino por su significado.



    Entiendo perfectamente que alguien compre una antigüedad, que coleccione prendas confeccionadas décadas atrás en un taller de costura, una pieza irrepetible; bien que considero un pecado que se paguen millones en subastas increíbles, pero que paguemos a personas en fábricas de países lejanos por destrozar pantalones perfectamente nuevos para que parezcan que hemos vivido con ellos, me resulta de una tontez apabullante.



    Con el tejano roto se quiere comprar apariencia (bueno, muchos ni siquiera piensan en ello, sólo pagar por ir a la moda), la ficción de una experiencia intensa, la posibilidad de falsear una memoria que no es la propia, de parecer pobre, cuando se necesita casi tarjeta de oro para adquirirlo. Ni se ha usado previamente esa prenda, ni perteneció a nadie querido, ni hemos adquirido el más nimio conocimiento vital con tal prenda. Tienen desgarros (que también por Internet se puede aprender a hacerlos) para que parezca que hemos trabajado, viajado, corrido, saltado, escalado, pero sin hacer el mínimo esfuerzo. Por eso, cuando en el recorrido de las mañanas los veo puestos en ciertas personas, o colgados en las perchas de las tiendas, me asalta la tentación de pensar: “ahí están los atavíos de los estafadores”, los falseadores de la memoria.



    Y como casi siempre le pasa a este “aprendiz de escribidor”, con introducción tan larga, ahora me falta espacio para escribir acerca de lo hermoso que sería para este mundo, vestirnos como recomendaba el Senador de Tarso, a la ciudadanía romana, que vestía túnicas para los pobres y togas para los ciudadanos, y él, animaba a la mejor vestimenta: “vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne”, teniendo bien claro que para vestir de esta calidad, había que tener primeramente la calidad en el interior. Que lo externo sea iluminado por lo interno.



    Vayamos un poco a la guardarropía que el Senador de Tarso, que por otra parte era costurero de tiendas, nos propone en sus tiendas de Roma, Éfeso, Colosas: vestirse de mansedumbre, de paciencia, de humildad, de alegría, de templanza, de sobriedad, de y para el trabajo, con los vivos colores del gozo, virtud, confianza, fe, y sobre todo no descuidar el amor, que es la prenda que con todo no sólo se complementa, sino que embellece en el más alto grado de belleza. Y estas prendas, nunca deberían deshilacharse, sí cuidarse, mantenerlas frescas, limpias, constantes y como especiales galas para todos los días y en todas las ocasiones.


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    bnsalvador
    09/05/2017
    07:53 h
    2
     
    Que bueno lo de vestirse del Señor Jesucristo. Y yo que creí que en mis tiempos jóvenes tenía "la cabeza pa ya", pues vestía un pantalón blanqueado a trozos, y eso que en aquellos tiempos no existía internet y nadie daba instrucciones, me lo tuve que "inventar sólo", y también una camiseta con un tornillo gigante rodeado de un rótulo que decía "facultad de ciencias",el tornillo, yo decía que era el que me faltaba. Al lado de unos pantalones rotos y deshilachados, aquello parecería un "smoking".
     

    Henry
    17/04/2017
    09:55 h
    1
     
    Rotundo su artículo. Muchos hemos barruntado todo eso, pero ha sido usted quien certeramente lo ha plasmado. La gente, los jóvenes son del mundo y para el mundo. Con su avidez por captar las miradas de los otros, engreídos porque visten como el resto de presumidos y vanidosos ... La sociedad anda por unos derroteros de consumo y consiguiente exhibición imparables. En medio de todo ello, hay también el negocio, el poderoso don dinero que se aprovecha de la tontería y la simpleza...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Pantalones deshilachados
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Oseas Toda la Biblia: Oseas

    El profeta habla de las bendiciones de la obediencia y las consecuencias de la desobediencia.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.