PUBLICIDAD
 
miercoles, 29 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    11
     

    La singular cosmovisión del Génesis

    La cosmogonía contemporánea debería volver a la singularidad de aquella que reveló Dios en las páginas de la Biblia.

    CONCIENCIA AUTOR Antonio Cruz 18 DE MARZO DE 2017 23:40 h

    Todos los sabios de los diversos pueblos se han planteado el gran interrogante de los orígenes del mundo y del ser humano. Es ésta una cuestión que va inevitablemente ligada a las grandes preguntas filosóficas de siempre.



    ¿De dónde venimos, quiénes somos y adónde vamos? Hasta mediados del siglo XIX, Occidente aceptaba generalmente las respuestas de la Biblia. Un Dios trascendente único y eterno, que preexistía antes, fuera y sobre todas las cosas, creó el cosmos, la vida y a nosotros de la nada.



    No somos, por tanto, una emanación de la divinidad, como pensaban otros pueblos ajenos a las Escrituras, sino la expresión de su voluntad manifestada mediante la Palabra.



    Seres distintos al Creador aunque hechos a su imagen. Venimos de él y también hacia él nos dirigimos. Un relato original para la humanidad inspirado por la inteligencia divina que hizo bien todas las cosas. La autoridad de la Biblia en tales cuestiones era ampliamente reconocida.



    No obstante, desde que se descubrieron -mediado el siglo XIX- en la biblioteca de Asurbanipal las grandes epopeyas mitológicas de Mesopotamia (Poema de la creación, epopeya de Gilgamesh, mito de Adapa y de Etana), surgieron dudas acerca de la posible influencia que hubieran podido tener estas tradiciones mitológicas en el relato del Génesis. Muchos creyeron que la literatura bíblica sólo era una copia, más o menos elaborada, de esta literatura mesopotámica.



    Otros, más moderados, no tuvieron inconveniente en suponer que quizás algún genio religioso posexílico del mundo hebreo, conocedor de tales tradiciones míticas de sumerios, acadios y asirios, realizó una síntesis con las creencias monoteístas propias de su pueblo y elaboró los relatos bíblicos. Tales creencias se mantienen hasta la actualidad.



    A pesar de todo, entre las leyendas politeístas sobre el origen del mundo -propias de los pueblos del antiguo Oriente, de los egipcios u otras culturas- y el relato monoteísta de la Biblia, existen unas diferencias tan obvias y fundamentales que los hacen absolutamente incomparables. Veamos en qué consisten tales desigualdades básicas.



    El politeísmo del antiguo Oriente



    En la mentalidad politeísta del antiguo Oriente, los dioses suelen considerarse como formando parte del mundo real. Tanto los seres humanos como el resto de los organismos que pertenecen a la naturaleza (sean objetos, plantas o animales) comparten el cosmos con las divinidades.



    Ellas también forman parte de éste. De manera que los límites entre dioses o espíritus, seres humanos y naturaleza son inexistentes o, como mínimo, pueden traspasarse con facilidad.



    Semejante identificación de lo humano con lo divino lleva a creer que los dioses son semejantes a los hombres en muchos aspectos y que también el mundo natural posee matices tanto de la divinidad como de la humanidad.



    Por tanto, se supone que aquellas cosas que parecen iguales es porque, en realidad, son iguales. Por ejemplo, la escultura que representa al dios Baal es realmente Baal y todo aquello que se le haga a dicha estatua material, se le está haciendo al dios.



    Si se considera que Baal es responsable de la lluvia o la tormenta, -en ocasiones impetuosa pero siempre necesaria- entonces se supone que lo que se le haga al ídolo de piedra tendrá influencia directa sobre la climatología porque ésta depende del estado de ánimo divino.



    De la misma manera, aquello que le acontezca a cualquier sacerdote de Baal, repercutirá también en el mismísimo dios. Es la idea de que manipulando seres físicos resulta posible influir en las divinidades. Esto permite entender aspectos concretos del enfrentamiento histórico entre los hebreos y los profetas de Baal (1 R. 18:20-46; 2 R. 10:18-28).



    Y por ende, si en la naturaleza existen los sexos, se concibe que los dioses también serán sexuados. Si las semillas no germinan por falta de agua o los ganados abortan a sus crías, la prostitución ritual entre sacerdotes y sacerdotisas motivará a las divinidades para que sean generosas y fecundas.



    No hay límites reales entre naturaleza, humanidad y divinidad. Los pueblos primitivos politeístas dedujeron tales cosmovisiones de lo que observaban cada día. Estaciones cíclicas, inundaciones, tormentas, terremotos, eclipses, etc., todo les producía temor y les llevaba a hacer algo para que los dioses estuvieran satisfechos y no les provocaran demasiados desastres.



    La falta de límites entre el mundo natural y el espiritual tenía también implicaciones morales y conductas que escandalizaban a los hebreos. Al no haber fronteras entre lo humano y lo animal, la bestialidad era habitual.



    Si no existían límites en la relaciones conyugales, la prostitución o la poligamia eran bien vistas. El incesto era aceptable porque tampoco las relaciones entre padres e hijos debían limitarse. Y así, un largo etcétera. Todo se fundamentaba en unas afirmaciones teológicas politeístas que -insistimos- no conocían limitaciones definidas entre los dioses, las personas y la naturaleza.



    En síntesis, las cosmovisiones politeístas periféricas a Israel se caracterizan por la tendencia a crear imágenes ideales de los dioses que no son sólo estatuillas o esculturas materiales sino que además se consideran como divinidades auténticas. No solamente representan al dios sino que son el dios.



    Generalmente asumen la eternidad del mundo ya que, al no saber cómo explicar el origen de la materia prima que constituye el cosmos, tienden a pensar que los dioses simplemente manipularon los materiales preexistentes.



    No pudieron crear el mundo de la nada, como sugiere la Biblia, precisamente porque ellos mismos son parte fundamental del mundo.



    De la misma manera, el individuo carece de importancia en los esquemas politeístas. Es como una gota de agua en medio del océano. Lo importante será siempre el universo o la totalidad de lo que existe.



    Tampoco a las divinidades se las consideran como moralmente superiores a los mortales sino exactamente igual que ellos. Son dioses que en ocasiones se comportan bien pero en otras se muestran egoístas, caprichosos, inmorales y violentos. Por tanto, hay que hacer continuamente todo lo posible por mantenerlos satisfechos.



    La realidad se concibe como una dualidad ontológica. Es decir, las fuerzas contrarias del orden y el caos, el bien y el mal, la construcción y la destrucción, etc., están permanentemente en conflicto.



    No existe ninguna esperanza de que pueda alcanzarse alguna vez el equilibrio o el triunfo de la una sobre la otra. Los dioses suelen intentar poner orden sobre las fuerzas del caos pero no siempre lo consiguen.



    En cuanto al ser humano, al ser concebido por la cosmovisión pagana como esclavo de los dioses, malvive continuamente humillado. Las personas no cuentan para nada, ni como individuos, ni tampoco como colectividades o razas.



    Todo el mundo debe comportarse según se espera de él. Si alguno pretende sobresalir de la normalidad institucional constituye una amenaza para el resto de la sociedad.



    La diversidad de dioses con valores y preferencias diferentes imposibilita la existencia de una ética normativa y coherente en las sociedades politeístas. De ahí que las leyes de tales sociedades antiguas se basaran más en cuestiones pragmáticas que en la naturaleza de las distintas divinidades.



    La historia se concibe de forma cíclica como las estaciones de la naturaleza. La existencia del ser humano y de las sociedades forma parte de una gran rueda que gira eternamente. El progreso no tiene sentido porque el acontecer diario carece de meta o de propósito. El destino está escrito y no hay manera de cambiarlo.



    Tal como se mencionó, los dioses de las cosmovisiones paganas también poseen sexualidad y esto les lleva a comportarse como los mortales. Procrean, fornican incluso con los seres humanos, comenten adulterio y frecuentemente padecen ataques de envidia y celos. De ahí, la importancia de la magia, los amuletos y sortilegios con el fin de manipular a las diversas divinidades para obtener sus favores y beneficios.



    El monoteísmo bíblico



    Frente a todas estas características generales del mundo pagano que rodeaba al pueblo de Israel, la cosmovisión de la Biblia -centrada en un único Dios trascendente que interactúa voluntariamente con el ser humano- se eleva con un marcado contraste y una oposición casi absoluta.



    La sobriedad, justicia y lógica del monoteísmo bíblico permiten pensar que tales creencias no pudieron surgir de una humanidad sumergida en el politeísmo sino que tuvo que ser el mismo Dios Creador quien se revelara al ser humano.



    Desde luego, este milagro de la revelación escapará siempre, como todos los acontecimientos sobrenaturales, a cualquier metodología científica humana. Sin embargo, a muchas personas, a lo largo de la historia y hasta hoy, sólo les ha bastado leer la Escritura para darse cuenta de dicha realidad trascendente que se intuye detrás de cada renglón bíblico.



    La Biblia rechaza categóricamente que Dios sea representado mediante imágenes materiales porque al tratarse de un ser trascendente no puede ser identificado o manipulado mediante objetos físicos de este mundo.



    Él es totalmente distinto al universo material que ha creado. Y aquí reside la gran diferencia entre el politeísmo y el monoteísmo bíblico. El hombre de la Biblia acepta que Dios creó el mundo y puede penetrar o intervenir en él cuando lo desee.



    Sin embargo, hay una frontera infranqueable entre la creación y el Creador, en el sentido de que ni la naturaleza, ni la humanidad pueden por propia iniciativa traspasar dicha frontera y penetrar o manipular el ámbito divino. No existe tampoco ningún tipo de interpenetración entre la humanidad y el mundo natural.



    Cada entidad permanece siempre en su propio ámbito y sólo Dios -el “otro” completamente distinto a todo lo creado- es capaz de intervenir cuando lo crea adecuado. La materia no es eterna, como pensaba el politeísmo, sino finita y creada, igual que la energía, el espacio y el tiempo. Lo único que no tiene principio ni fin es el propio Dios.



    El relato de Génesis revaloriza la importancia que cada persona tiene para el Creador, al mostrarle dialogando con Adán y con otras seres humanos. La dignificación del ser humano llega a su máxima expresión con el Señor Jesucristo, quién se entregó por nosotros hasta su muerte cruenta.



    La Escritura ratifica la fidelidad de Dios y menciona en varias ocasiones que no cambia ni es voluble como el hombre. Por tanto, se puede confiar en todas sus promesas.



    La cosmovisión bíblica tampoco acepta la dualidad ontológica pagana del bien y el mal sino que reafirma la unidad o existencia de un único principio, el del bien. Sólo existe un Dios que es bueno.



    El origen de la maldad estuvo en la rebeldía humana pero, al final de la historia, el bien volverá a triunfar sobre el mal. Si en los mitos paganos se aseguraba que el ser humano fue creado para servir a los dioses, la Biblia afirma que la humanidad fue hecha a imagen y semejanza de Dios con el propósito de administrar la creación. Hay aquí un elevado concepto del hombre y la mujer.



    Y, a pesar de que se opusieron a la voluntad divina, el Creador tomó la iniciativa para redimirlos y hacerlos reyes y sacerdotes.



    Las normas éticas de la Biblia son estables porque están basadas en la misma naturaleza inmutable de Dios. La historia tiene sentido, el mundo se dirige a una meta concreta porque la divinidad posee el control del desarrollo de todos los acontecimientos según sus planes predeterminados.



    El Dios de la Biblia no es un ser sexuado. No procrea ni es masculino o femenino. La sexualidad no forma parte de su realidad definitiva sino sólo de las criaturas creadas. De ahí que sea absurdo usar el sexo en el culto con la intención de manipularle, como en el paganismo.



    Y tampoco, Dios discrimina al ser humano por razón del sexo. La magia no tienen ningún poder sobre él, ni sirve para manejarlo en beneficio propio. Por tanto, la actitud sabia del creyente consiste en servirle, obedecerle y confiar en que su voluntad es siempre lo mejor.



    Paganismo contemporáneo



    Curiosamente hoy, en la cosmovisión posmoderna que domina nuestra sociedad occidental, pueden detectarse algunos de los aspectos de las antiguas visiones paganas. El humanismo secular ha rechazado la perspectiva bíblica y en su lugar ha entronizado al individuo como medida de todas las cosas.



    Pero, si el ser humano se idolatra y convierte en el centro del mundo, resulta que estamos ante un politeísmo moderno de millones de ídolos.



    Las imágenes veneradas actualmente, a las que se les dedica todo el tiempo que haga falta, son esas pequeñas estatuillas digitales, como teléfonos móviles, iPhone, iPad, iPot, Tablet y toda la subsiguiente saga de fetiches, que reflejan ese afán por adquirir cada vez más bienes materiales que dulcifiquen el tedio del sinsentido existencial y de no sentirse solos.



    Porque, en realidad, cada criatura está sola ante su propia existencia y ante la respuesta personal que tenga para ella. Sin embargo, la soledad y el silencio -que se rechazan hoy- pueden abrirnos la puerta a la trascendencia.



    Algunos científicos contemporáneos, obviamente huyendo del terreno que les es propio, vuelven a postular la eternidad de la materia y de los mundos, -aparentemente contra la de Dios- igual como en los días de las antiguas religiones politeístas.



    De la misma manera, el relativismo actual fusiona el bien con el mal, o intenta acabar con éste, declarando que la medida de lo que es bueno es únicamente un criterio individual.



    El ser humano se degrada y pasa a ser de nuevo casi como una parte indistinguible de la naturaleza. Una especie más del hipotético árbol de la evolución cuyo valor, en ocasiones, puede considerarse inferior al de una ballena, un gorila o un oso polar.



    El trato que reciben los fetos humanos, en comparación con el que se les otorga a otras especies, así lo pone de manifiesto. Y todo esto se relaciona con unas normas éticas subjetivas y personales. En fin, a nosotros nos parece que la cosmogonía contemporánea debería volver a la singularidad de aquella que reveló Dios en las páginas de la Biblia.


     

     


    11
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    JuanCarlos-Sánchez
    25/03/2017
    21:00 h
    11
     
    "Los deseos de los ojos, de la carne y la vanagloria de la vida ", el "summum" de la seducción secular: las 'pequeñas estatuillas digitales', pues no veas, a mí hasta me hablan y todo. ¡Cómo que puedo vivir sin la Biblia en mi móvil!. La leo incomparablemente mejor y sin peso. Jajaja.
     

    Ferniel
    25/03/2017
    10:39 h
    10
     
    Gracias por estas reflexiones, Antonio. Por supuesto, hay un retorno posmoderno a concepciones paganas. Por otra parte, el naturalismo filosófico nunca estuvo demasiado lejos del paganismo. Lo notable es que durante el siglo XX la ciencia reconoció que el espacio, el tiempo, la materia y la energía comenzaron a existir simultáneamente; es decir que el universo no es eterno. La ciencia corrobora la cosmología bíblica y refuta las cosmologías politeístas.
     

    Otoño
    19/03/2017
    21:42 h
    3
     
    Gracias, Antonio, por los artículos de cada semana y por el corazón pastoral que impregna cada uno de ellos.
     

    Noemí
    19/03/2017
    20:27 h
    2
     
    Muchas gracias por sus artículos Sr. Cruz. Son muy enriquecedores. ¡Bendiciones!
     

    Manuel5
    19/03/2017
    14:02 h
    1
     
    Pero, pero esa COSMOLOGÍA dice que Dios hizo una LUZ distinta a la proporcionada por el Sol, si bien esa LUZ ahora no sabemos dónde está .(Génesis 1:3) Igualmente Dios colocó AGUA sobre la expansión de los Cielos (Génesis 1:7) y colocó ESTRELLAS dentro de la EXPANSIÓN , por lo tanto SOBRE esas ESTRELLAS hay AGUA (Génesis 1:16-17) ..¿Ustedes opinan que esa , la de Genesis 1, es una descripción de la realidad de nuestra Tierra? Yo lo dudo.
     
    Respondiendo a Manuel5

    Erik Ramos
    22/03/2017
    00:49 h
    7
     
    Sobre la luz creada puede referirse a la luz emanada por el Hijo (2 Co. 4:4-6) quien dijo "yo soy la luz del mundo". Observa el paralelo en Juan donde hace referencia a la creación por el Hijo y nos dice que su luz trajo vida (Jn. 1:1-9) y vuelve a traerla a los hombres. Por otro lado la luz desde el punto de vista físico está formada por fotones y abarca lo visible del espectro electromagnético, necesariamente requiere de una fuente celeste? el big bang generó luz?
     
    Respondiendo a Erik Ramos

    Manuel5
    22/03/2017
    19:42 h
    8
     
    " y dijo Dios: Sea la luz y fue la luz .Y vió Dios que la luz era buena y separó Dios la luz de las tinieblas .Y llamó Dios a la luz Día y a las tinieblas llamó Noche." (Génesis 1:3-5) ... ¿Díganme dónde está AHORA esa luz?
     
    Respondiendo a Manuel5

    JRRiudoms
    21/03/2017
    08:30 h
    5
     
    La realidad de "nuestra" Tierra es la misma que la realidad de los seres creados: somos caídos por causa del pecado (Génesis 3). Por lo que hace a intentar saber hasta el último detalle de la Creación, creo que estamos en la misma situación que los ciegos que describían la "realidad" de un elefante (es un cuento hindú, pero que sirve para todas las culturas). Algunos creemos "literalmente" la Palabra de Dios por fe (¿qué padre amante mentiría a su prole?). Atentamente
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    Pablo de Felipe
    20/03/2017
    23:23 h
    4
     
    Hola Manuel5: tienes razón, pero esa es la diferencia entre una cosmovisión desmitificadora muy interesante del Génesis y una cosmología antigua que el Génesis asume sin intentar criticar, porque el objetivo del Génesis no es científico, sino teológico. Tal vez le interese leer sobre ello este breve artículo: http://www.fliedner.es/media/modules/editor/cienciayfe/docs/documentos/de_Felipe_1998_Sobre_el_debate_de_los_origenes.pdf
     
    Respondiendo a Pablo de Felipe

    TeoGraduado
    23/03/2017
    12:43 h
    9
     
    Erik por lo general los especialistas determinan que Gen 1-11 tiene caracter teológico y no histórico. Por otra parte hay que distinguir entre histórico e historiográfico.
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    Erik Ramos
    22/03/2017
    00:28 h
    6
     
    Sólo Génesis del 1 al 3 tiene valor únicamente teológico y no histórico o todo Génesis?
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La singular cosmovisión del Génesis
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.