PUBLICIDAD
 
miercoles, 29 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    El poder transformador de la palabra LXIX
    1
     

    El Mackay misiólogo

    En varias de sus obras se nota que era un investigador, 'indagando el por qué de la misión y cómo llevarla a cabo'.

    MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 19 DE MARZO DE 2017 00:10 h

    Mackay nunca dijo que era un misiólogo, pero quienes le conocieron comentan que sí lo era, ya que en varias de sus obras se nota que era un investigador, 'indagando el por qué de la misión y cómo llevarla a cabo'.



    Antes de señalar algunos de sus afirmaciones, digo que este libro Prefacio a la teología cristiana, del cual he extraído algunos fragmentos, salió a la luz en 1943, y, por lo tanto, me parece que en muchas de las páginas del mismo se retrata una época, un tanto tumultuosa que, a mi modesto entender, se parece mucho a la que vivimos actualmente.



    Como él mismo escribió en su libro El ecumenismo: Ciencia de la Iglesia Universal, "Ser comunidad, aun la mejor, nunca puede ser un fin en sí; sea una koinonia neotestamentaria, sea de aquella mística que los ortodoxos orientales han glorificado, o en la forma de unidad ecuménica buscada entre las iglesias. La Iglesia, concebida como una comunidad mundial de Cristo, tiene que anhelar una meta en la historia más allá de ser un compañerismo santo.



    La Iglesia no puede existir como una colectividad que conserva meramente las verdades 'venerables' o los principios morales exaltados, como decía Karl Barth. Por su lealtad a la Biblia y a las tradiciones y doctrinas eclesiales, la Comunidad de Cristo tiene que evitar el peligro de glorificar a éstas como tesoros literarios que solamente contienen las fuentes de la ortodoxia y ofrecer temas para reuniones sobre Fe y Constitución. La Iglesia para ser iglesia de veras tiene que ser misionera por convicción y compromiso y ha de afirmar esta identidad con claridad en la política y programa que ella sigue...".



    Y más: "Los líderes y los miembros de la Iglesia son llamados por Cristo a seguirle sobre el camino a la Ciudad que tiene fundamento... tienen que ser peregrinos, cruzados, pioneros sobre el camino del Reino... La misión de la Iglesia esencialmente es ser una comunidad misionera para vivir así en las fronteras de la vida en todas las sociedades y en todas las épocas de la historia. La meta de la Iglesia es llevar a cabo el propósito de Dios en Cristo para la humanidad. Los cristianos son llamados para hacer conocer el Evangelio a todas las naciones y para vivir el Evangelio en cada esfera y en cada aspecto de la vida terrenal.



    La Iglesia debe ser una comunidad que está al servicio de Dios para cumplir su Plan en la historia. "Como comunidad es también un compañerismo del Camino porque solamente como comunidad móvil y dinámica -un compañerismo en marcha a todas las tierras y a todas las culturas- puede la Iglesia cumplir su destino y lograr la misión que Dios le ha encomendado".



    "La vitalidad espiritual de la Iglesia de Cristo no puede ser comprendida solamente por la cantidad de personas que llenan los templos para la adoración... La Iglesia tiene que estar dispuesta a escuchar lo que Dios está diciéndole como ciudadana de una nación particular. En una palabra, la Iglesia ha de ser profética. Ella tiene que estar dispuesta a responder a la Palabra de Dios, sensible a la voz de Dios y obediente para cumplir la voluntad de Dios. Es decir, exponer la vida entera del hombre a la luz de Dios".



    "Cuando la Iglesia se identifica con Dios como su instrumento, como su mayordomo, es decir, un administrador de su amor redentor, entonces la adoración y la profecía llegan a su expresión culminante. Es entonces cuando la Iglesia verdaderamente glorifica a Dios, descubre su esplendor y cumple su propósito para la redención del mundo. Cuando la Iglesia declara abiertamente y sin reserva que es 'el Cuerpo de Cristo', obediente a Aquél que es la Cabeza y a la vez su vida, es que la Iglesia cumple su función redentora como 'co-obrero' con Dios".



    Se dice que, para Mackay, "la misiología empezó a formularse temprano en su vida por medio de una comprensión sensible de la relación entre la cultura y la fe, es decir, un diálogo abierto y una conversación con amor con la cultura.



    Se preocupaba por entender las preguntas que la cultura hace a la religión, en vez de empezar con la declaración de las respuestas que la fe ofrece a la sociedad.... Por eso la misiología de Mackay se basaba en un diálogo constante mayormente con las élites de la sociedad". Luego también consideró la importancia de este diálogo con las masas.



    Dice Sinclair que "Mackay aprendió de Unamuno la importancia de identificar los rasgos culturales esenciales de una cultura antes de proponer modificaciones en su forma de pensar y actuar. Una evidencia brillante de este método es el capítulo 'El alma ibérica', en su obra El otro Cristo español. Por ser sensible a la cultura iberoamericana, Mackay logró penetrar a fondo con el pensamiento cristiano evangélico de aquella cultura. O sea, con su método encarnacional, pues estaba dispuesto a acercarse con espíritu abierto para convivir con las realidades hispanoamericanas".



    Algo también interesante para mí es cuando dice que la Iglesia debe ser profética: "Pero si la Iglesia, en el ejercicio de su don profético, ha de escapar al estigma de exasperar los males del presente por medio de un puro moralismo, y de ofrecer meros ideales y panaceas a un mundo que está interesado solamente en realidades, es necesario que escuche de nuevo la voz de Dios, y que proclame en toda su sencillez el evangelio de la redención aplicándolo plenamente a la situación humana en todas partes.



    La Iglesia afirma que el silencio eterno se ha roto, que Dios mismo ha hablado en tal forma que en Jesucristo, el Crucificado-Resucitado, hay remedio para los males que destruyen la personalidad y la sociedad humanas.



    El Evangelio encomendado a la Iglesia no es un gran imperativo, sino una gran indicativo; no consiste, primeramente, en un llamado a realizar ciertos ideales humanos, sino a aceptar ciertas realidades divinas; no invita a los hombres a conquistar algo, sino a recibir algo; pone a su alcance la nueva vida que Dios mismo les ofrece y que puede servir de base para la construcción de un nuevo mundo. (Prefacio...)



    "En estos últimos tiempos un aspecto muy especial de la función profética de la Iglesia ha consistido en resistir todo intento de parte de los poderes seculares de hacer callar su testimonio y convertirla en esclava de una ideología o sistema político. Hay partes en el mundo en que es difícil que la Iglesia ejercite ser la luz de Dios, sea proclamando, con todas sus implicaciones el Evangelio de Dios". (Prefacio...)



    "Todo lo que puede hacer en esos casos, es dar testimonio de que ella pertenece a Dios, de que es leal a Él y de que se niega a aceptar cualquiera otra lealtad. Haciéndolo así, la Iglesia ofrece un centro espiritual de resistencia a las arrogantes pretensiones de las nuevas iglesias seculares, o sean los regímenes totalitarios que exigen absoluta adhesión de parte de los ciudadanos, y les suministran en doctrina, compañerismo y culto aquello que toca a la Iglesia suministrar a sus miembros.



    Fue la noble resistencia de la Iglesia Confesional de Alemania a las exigencias del Estado, en momentos en que las grandes universidades y las sociedades de sabios sucumbían bajo la férula del Fuehrer, lo que llenó a Alberto Einstein y a otros de inmensa admiración por la Iglesia.



    Y es bastante extraño que la firme posición asumida por la Iglesia en Alemania y otros países, en aquellos horribles días, haya ejercido mayor y más extendida influencia en la mente secular, que muchas generaciones de predicaciones y lucubraciones teológicas". (Prefacio...)



    "Hoy, como en tiempos de los profetas hebreos Amos, Isaías y Jeremías, la Iglesia Cristiana, en sus asambleas, señala a hombres y naciones el hecho de que el orden divino del universo ha sido violado por el pecado y el error humanos. Sin alinearse con ningún partido o facción políticos, sin desplegar la bandera de ningún grupo o teoría sociales, la Iglesia pone en el más vigoroso relieve su diagnóstico de las infortunadas situaciones en que el bienestar humano es objeto de transacciones y en que se violan los principios de la justicia.



    Se hace hincapié en el hecho de que el universo tiene también, como la madera, una "fibra", y que ¡ay de los artífices de la vida humana que forjan planes que van contra la "fibra" del universo! Las naciones deben saber también —y la Iglesia en nuestros tiempos se vale de diversos medios para informar de ello a sus ciudadanos— que la única posibilidad de obtener un orden político estable y digno es por medio de Dios". (Prefacio)



    "... la Iglesia tiene una función comunal; es decir, pertenece inherentemente a su naturaleza y misión el establecer la realidad de la verdadera comunidad, y esto debe hacerlo en las relaciones entre los miembros de cada grupo cristiano local, así como en las relaciones colectivas entre todos los grupos cristianos. Hasta donde sea posible, la Iglesia debe desempeñar un ministerio de reconciliación en la sociedad en general. Hoy día, es en esta esfera donde la Iglesia Cristiana ha de aportar su contribución suprema. Porque la Iglesia, según el lema de Oxford, debe ser "verdaderamente la Iglesia.



    Hombres y mujeres deben hallar dentro de la comunidad cristiana una calidad y fuerza de compañerismo que no pueden hallar en ninguna asociación secular. Ahora más que nunca, en medio del derrumbamiento actual de las relaciones humanas, la Iglesia, como en los siglos cristianos primitivos, mantiene unido al mundo".



    "A medida que este pleno testimonio, que de Dios y de su redentora voluntad de comunión, da la Iglesia, se manifieste cada vez más potente, se presenciará entre todos los cristianos del mundo una unidad todavía mayor y más efectiva. La comunidad cristiana ha demostrado ser, al presente, la comunidad más unida, así como la más universal del mundo.



    En años en que la situación internacional seguía un trágico proceso de desintegración, la situación ecuménica se consolidaba más y más. Y mientras el problema internacional consiste hoy en hallar una base común de entendimiento, para que las naciones puedan ponerse de acuerdo y cooperar, el problema ecuménico consiste en aplicar el entendimiento fundamental que ya existe entre los cristianos, a todos los problemas de la humanidad.



    Es notable y providencial que la Iglesia ecuménica haya aparecido en el momento preciso en que el mundo, como un todo, se convierte en un organismo ecuménico. Cuando, por primera vez en los asuntos humanos, la unidad física y la desunión espiritual pueden considerarse, en el sentido más absoluto, como atributos del orden secular, es consolador hallar que, desde que la Iglesia Oriental se separó de la Occidental, y las Iglesias Protestantes abandonaron la Iglesia de Roma, la unidad jamás había sido tan real como ahora dentro de los contérminos de la comunidad cristiana. Esta Iglesia ecuménica tiene una inmensa significación comunal. Felizmente hemos llegado al momento en que está teniendo lugar no sólo la cooperación entre diferentes iglesias, sino la unión orgánica de muchas de ellas". (Prefacio)



    "La unidad es un deber cristiano, pero el cultivo de la unidad espiritual y la práctica de una efectiva cooperación por parte de los cristianos que pertenecen a diversas denominaciones, no significa que deba entrarse en la unión orgánica con precipitación. Debe tenerse cuidado de que la unión no se efectúe por simples razones de expediente, o por haberse perdido entre quienes la buscan la conciencia de la verdad.



    Donde tal cosa sucede, los grupos que se unen no aportan a la vida nada de valor. A la Iglesia Cristiana se le presenta en estos días un problema sumamente trágico. La guerra, en gigantescas proporciones, y con más profundos intereses jugándose en ella que en cualquiera otra época de la era cristiana, ha dividido a la familia humana.



    Tal parecía que la escena se estuviera preparando para un choque entre continente y continente, y no, como antes, entre nación y nación. Razón tenemos para dar gracias a Dios de que, como dijimos, se plantaron ramas de la Iglesia Cristiana en todas las áreas representativas del mundo, antes de que surgiera esta trágica situación.



    En estos momentos hay cristianos, de uno y otro lado del conflicto titánico, que empeñaron entre sí votos de fidelidad, de que, pasare lo que pasare en la arena política para dividir las naciones a que individualmente deben cada quien adhesión, no permitirían que surgiera situación alguna que viniera a separar unos de otros sus corazones. La esperanza de la civilización depende en gran parte de la lealtad con que esos cristianos sean capaces y estén dispuestos a cumplir su promesa". (Prefacio)



    "Si la Iglesia se mantiene unida, como creemos que lo hará, un nuevo ethos, de que hoy carece por completo el mundo, hallará fértil suelo en que desarrollarse. Y de ese nuevo ethos surgirá un nuevo espíritu y un nuevo concepto del mundo. Hay grupos de cristianos que han estado muy preocupados por el problema de la paz que seguirá a la presente guerra.



    Surge esta cuestión: ¿Hasta qué punto será la Iglesia Cristiana una fuerza efectiva para la paz y el restablecimiento de las buenas relaciones entre los pueblos vencedores y los vencidos? La situación es tal que uno "levanta los ojos a los montes" y, en simple desesperación, invoca a Dios pidiéndole misericordia para nuestro mundo. Sin embargo, esto es, al menos, cierto: lo supranacional sólo puede lograrse por medio de lo sobrenatural.



    Aun en el peor de los casos, aun cuando en nuestros tiempos la fuerza llegara a imponerse y a hacernos retroceder a nuevas edades oscuras, siempre habrá nuevos campos misioneros preparados para la comunidad cristiana. Porque la Iglesia sabe que en el mundo de Dios la fuerza no prevalecerá para siempre.



    Sabe que Jesucristo es Señor y que finalmente prevalecerá la voluntad de comunión y no la voluntad de poder. La vida y pensamiento de la Iglesia están dedicados a hacer que la voluntad de comunión prevalezca". (Prefacio)



    "Tiempo es éste en que se vive por la esperanza. Todos nuestros planes minuciosos para un mundo mejor han sido hechos trizas o quedado tan plagados de borrones que difícilmente podemos reconocerlos. De nuevo exclamamos en nuestra aflicción: "Mas nosotros esperábamos que Él era el que había de redimir a Israel''.



    Y la misma Voz que antes habló, responde: "¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?". Entonces, se ilumina nuestra mente y arde de nuevo nuestro corazón. Porque si el Camino a Emmaús es todavía nuestro camino, el Gran Compañero que transitó entonces por él, transita en él todavía, para guiar a los peregrinos de esta hora crepuscular a la gloria de un nuevo amanecer".



    Sin prisas, continuaré hablando de Mackay, puesto que continúa invitándome a transitar más por el Camino. Aun en medio de luces y sombras...


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    TeoGraduado
    23/03/2017
    20:42 h
    1
     
    Muy interesante gracias
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El Mackay misiólogo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.