PUBLICIDAD
 
jueves, 30 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    3
     

    El presidente Trump y el rey Saúl

    Uno rey y otro presidente, dos posiciones de poder que tienen altura y alcance similares.

    PARA VIVIR LA FE AUTOR Tomás Gómez Bueno 11 DE MARZO DE 2017 22:02 h

    “Las comparaciones no son agradables”, es una frase repetida, aunque no del todo sincera, que empleamos cuando somos sorprendidos por algunos fenómenos que tienen un desconcertante parecido. Las comparaciones son inevitables. Fascinan. Así en la política, como en otras actividades de la vida, están vigentes las comparaciones, dadas por el parecido obvio y resaltable que guardan algunos personajes en más de un aspecto.



    Cuando vemos el estrambótico proceder del presidente Donald Trump, encontramos en los desatinos y las locuras de Saúl un comportamiento paralelo que sugiere un análisis comparado de estos dos personajes. Sin dudas que entre estos dos dirigentes hay similitudes que pueden resultar muy atrayentes e ilustrativas.



    Uno rey y otro presidente, dos posiciones de poder que tienen altura y alcance similares; precisamente, de dos naciones de acentuado trasfondo religioso y marcadas por el designio de una grandeza histórica sin igual. Ambos, Saúl y Trump, de presencia soberbia e impresionante, de personalidades inestables y perturbadas, propensas a generar incertidumbre y hasta espanto. Ambos, religiosos y devotos, pero con efectos prácticos poco convincentes. Un análisis bíblico de la personalidad de Saúl, lo revela como una persona desconfiada, atacada por celos enfermizos, con gran afán de dominio, muy sensible a las críticas, con impulsos agresivos recurrentes y poco dominio sobre sí mismo.



    Analistas de la rama de la conducta y del psicoanálisis, además de historiadores, han dedicado una cantidad considerable de estudios buscando diagnosticar el malestar interior que marcó a Saúl durante su vida como un personaje desquiciado, de humor inestable y de ánimo difícil y desconfiado. 



    Se ha señalado que Trump revela una conducta agresiva y un estado de ánimo beligerante. Los choques de Trump con la prensa resultan atropellantes y traumáticos. Algunos analistas sostienen que este tipo de rasgos en el individuo distorsionan la realidad, para que se adapte a su estado psicológico, y atacan los hechos y a quienes los transmiten, como periodistas y científicos. Con iras enardecidas y desbordadas, Saúl reaccionó   directa y personalmente contra David porque un coro de mujeres gritaba en las calles: Saúl mató a mil y David a diez mil (1 Sam 18:8). El texto agrega que “estas palabras le disgustaron” y desde aquel día, “Saúl miró a David con malos ojos” (I Sam 18:9).



    El ascenso de Trump es el resultado de una generación insatisfecha con el sistema, de una crisis de la época. Igual, el ascenso de Saúl al trono fue el resultado de una coyuntura histórica muy particular, acentuada por una especie de populismo político religioso, que se puede inferir   de la lectura de I Samuel 8:4-5: “Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones”.



    Como Saúl, Trump reacciona sin reflexionar y es muy sensible a lo que dicen de él, al extremo que con frecuencia les responde directamente a las personas  que le dirigen críticas. Un grupo de 35 psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales de Estados Unidos han tratado de pintarlo psicológicamente, observando que sufre de un trastorno narcisista de la personalidad, lo que le lleva a comportarse con falta de empatía, grandiosidad, autoritarismo y necesidad de admiración constante, rasgos particulares que no difieren mucho de los del rey Saúl.



    Dicen estos expertos que Trump tiene problemas en su estabilidad emocional, los cuales muestra en su incapacidad para tolerar opiniones diferentes de las suyas, algo que, según ellos, implicaría un carácter con “una profunda incapacidad para empatizar”.



    Ambos, hombres de ostensible devoción religiosa. Saúl en ocasiones llegó a hacer juramentos o votos, tan temerarios y hasta imprudentes, como llamar al pueblo a no comer nada y se empeñaba en cumplirlos aun a costa de la vida de su hijo (I Sam 14:44). En otro momento apareció ministrando  en medio  de una banda de profetas. De ahí surgió una frase picada de la curiosidad popular: “Está también Saúl entre los profetas” (I Sam 10:11).



    Trump, lo mismo que Saúl, lleva su ritual al compás de la cinta danzante con la que ameniza sus confusos amagos religiosos, y para mantener en la escena pública  estos sectores  que lo respaldan, nombra unos que otros funcionarios de vida evangélica reconocida, se deja ver orando con grupos de pastores y líderes creyentes, toma algunas medidas esperadas por la comunidad religiosa más conservadora, pero él personalmente se mantiene terco y obstinado, como si en la grandeza de su yo se concibiera así mismo por encima del bien y el mal. 



    Saúl tenía una personalidad religiosa dependiente, encontraba alivio espiritual en las profecías y las oraciones de Samuel, su mentor y guía; incluso, buscaba sosiego interior con la música de David, a quien luego persiguió con odio despiadado y enceguecedor. Como el rey judío, la religión para Trump funciona como un oráculo para consultas o un sucedáneo ocasional para calmar las ansiedades y temores que le generan su agitado accionar político.



    A pesar de su activa vida religiosa, Saúl tuvo serias dificultades para poner de manifiesto un corazón doblegado y entregado a Dios de manera plena y sincera. Su yo era más grande que su fe y que su religión, y así se lo declaró el profeta Samuel cuando le sentenció que: “Como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey” (I Sam 15:23)   



    La grandeza de una nación como Estados Unidos que se construyó sobre la base moral y espiritual de los valores del cristianismo protestante, y que en las últimas décadas se ha ido alejando de estos fundamentos, es utilizada por un ilusionista, posesivo, engreído, irascible e intolerante para, con apelaciones superficiales, personalistas y distorsionadas,   evocar el pasado imperial, casi omnímodo de Estados Unidos, en busca de hacer resurgir esa majestad menguada,  esta vez,  con la impronta de su ego desbordado, impetuoso y hasta irreverente. 



    De la comparación de estos dos personajes se puede deducir que la religión nominal y vacía proclamada por el presidente Trump no contribuye ni anuncia resultados alentadores ni para Estados Unidos ni para el mundo.



    Trump, a quien el exalcalde de Nueva York, Ed Koch, llegó a calificar como “desagradable, avaricioso y arrogante,” ha mostrado en medio de una agitada turbulencia que él mismo ha levantado, un carácter impredecible  y errático.  Saúl vivió su reinado en medio de recurrentes ataques de furias, de falta de control personal y de una actitud desconsiderada y arrogante que lo llevó al final del drama, a un trágico cierre que acabó con su gloria regia y atribulada vida.



    Ante una similitud tan aterradora y admonitoria entre estos dos personajes, lo más recomendable es poner atención a las rectificaciones sabias surgidas de consejos predictivos y reparadores, capaces de evitar en lo inmediato errores que pudieran resultar irremediables.



    Saúl terminó aplastado trágicamente por sus insolencias y desatinos. Nuestro deseo y oración deberá ir en dirección de que esta desafortunada y riesgosa similitud, entre Saúl y Trump, no se prolongue mucho. Que estas coincidencias, no tan gratas, encuentren un punto de inflexión para que en tiempo no muy distante puedan ir perdiendo efecto.



    Nuestras plegarias deben ser para que este enturbiado y denso nubarrón de la historia presente, que permite trazar este paralelismo de augurios trágicos y nefastos, comience a palidecer, y que, de algún modo, Trump se pueda ver en ese espejo retrospectivo y funesto de Saúl, para que tome una iniciativa capaz de hacerlo   encontrarse con un Samuel, en este su caso particular, para escucharlo y seguir sus consejos, ahora que todavía hay tiempo.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Manolo
    14/03/2017
    13:43 h
    3
     
    Aparte de simpatías políticas/sociales emanadas de la emigración, me parece demasiado aventurado el discernimiento que presenta Gómez Bueno. Al día de hoy(el futuro solo está en manos del Señor) las características de Saúl y Trump son distintas; Saúl fue elegido y ungido por Dios a través de Samuel, unción que traicionó; Trump ha sido elegido por sufragio dentro de un marco democrático y hasta la fecha no hay noticias de que haya traicionado la unción de Dios hecha en invocación pública; mora.
     

    marco
    13/03/2017
    06:26 h
    2
     
    la historia bíblica nos ha mostrado varios de estos lideres insoportables cierto Saúl, ,podemos incluir a Nabucodonosor, a Moab, a los cesares del siglo uno, a Pilatos, a los lideres del sanedrín. ahora no bíblico pero actual Trump, otro Hitler, es numerosa la lista de estos, nustra reflexión es orar por ellos y que Dios no les permita tanto daño como otros han hecho y su fin del liderazgo y de su vida siempre es desagradable
     

    Óscar Margenet Nadal
    12/03/2017
    11:47 h
    1
     
    Gracias por esta comparación y sus salvedades. Daniel declaró a Nabucodonosor que de Dios 'son el poder y la sabiduría. Él muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes (...) Él revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz' (2:20-22). Autoridades y gobernantes están sujetos a Jesucristo; sujetémonos a ellos y dispongámonos a toda buena obra (Romanos 13:1; Tito 3:1; 1ª Pedro 3:22). Padre, hágase tu voluntad en EE.UU. y en la tierra, Amén.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El presidente Trump y el rey Saúl
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #54: cuatro buenos amigos 3MJ #54: cuatro buenos amigos

    Debemos ser constantes al hablares a otros de Jesús, y desechar el miedo al ridículo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.