PUBLICIDAD
 
domingo, 17 de diciembre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    El pecado de ser inmigrante

    No debemos ignorar leyes nacionales, pero también tenemos que cuestionar las que son injustas.

    CAMINANDO CON EL PUEBLO AUTOR Juan Francisco Martínez 11 DE MARZO DE 2017 21:26 h

    Al luchar con la complejidad de la migración y un argumento en contra de los indocumentados es que están infringiendo la ley. Las leyes del país limitan o prohiben su ingreso o estadía. Así que, quien está en un país sin la documentación indicada ha cometido un delito. Visto en perspectiva cristiana esta persona está pecando. Y si una persona está infringiendo la ley debe pagar las consecuencias. Si es cristiano debe arrepentirse de su pecado y dejar su mal camino (arreglar su estado migratorio o regresar a su país de origen).



    Este tipo de lógica parece muy sencilla y obvia, apenas que uno comience a ver la situación con más cuidado. En primer lugar, las leyes sobre migración no son normas divinas sino dictámenes que cambian según los intereses del país. Por ejemplo, en EEUU las leyes, normas y reglas sobre los inmigrantes han cambiado muchas veces. En ocasiones han sido claramente racistas. En otros momentos han buscado la mano de obra de otros países y luego han deportado a esas mismas personas cuando ha cambiado la situación económica. También es claro que la economía del país se beneficia de la mano de obra barata y “desechable” de los indocumentados. Las leyes del país reflejan los intereses económicos internos y los cambiantes temores hacia el inmigrante en el país. No reflejan la justicia divina y la importancia bíblica de cuidar del necesitado. Se puede argumentar que todo país tiene el derecho de establecer sus propias leyes, pero cuando esas leyes hacen “pecador” al pobre y al que huye de la necesidad, entonces hay que preguntarse sobre la justicia de dichas leyes.



    Lo que tampoco se toma en cuenta es que la migración y el movimiento es lujo de ricos y necesidad de pobres. Si uno tiene educación y dinero es fácil conseguir pasaportes y visas. En muchos países prácticamente se puede comprar el derecho de vivir legalmente como inmigrante. El inversionista rico y el obrero educado son deseados. Pero si es pobre tiene que viajar sin visa. Tiene que estar a la merced de quienes trafican seres humanos y vivir y trabajar sin adecuada protección legal. El país receptor se beneficia de la mano de obra de los dos, pero muchas veces sólo le hace espacio al que llega con “el pan bajo el brazo”. El pecado del inmigrante pobre es que entra al país a hacer trabajo honrado y que beneficia al mismo país. Pero los intereses encontrados dentro del país, hacen imposible que hayan leyes que regulen justamente el movimiento de personas. El pobre sigue trabajando, proveyendo para su familia y beneficiando al país receptor, pero sigue siendo pecador porque difícilmente van a cambiar las leyes. El hecho que las leyes sean injustas no cambia el hecho de que existen y que el inmigrante va a infringir estas leyes para cumplir su trabajo.



    Otro factor que no se toma en cuenta es que la globalización ha creado un ambiente en que hay “libre” movimiento de bienes y capital, pero que se busca limitar el movimiento de la mano de obra. Los que vivimos en países ricos nos beneficiamos de productos baratos y muchos beneficios más. Pero también nos damos cuenta que a muchas compañías transnacionales les conviene que hayan países con mano de obra barata y que los países pobres produzcan para exportación y no para el beneficio interno. También hay gran corrupción en muchos países pobres que hace más difícil que pueda haber justicia para el pobre. El pobre que rechaza dejarse atar por esas situaciones es “ilegal” y pecador.



    Por supuesto, que hay gente que migra sin documentos por aventura, para tratar de hacer daño o para participar en crimen. Pero ese grupo es muy pequeño en comparasión a la gran cantidad que están buscando una mejor oportunidad y que están dispuestos a trabajar arduamente.



    El indocumentado ha cometido un crimen menor (estar en el país sin la documentación que no puede conseguir). Pero ese mismo “criminal” se queda en la casa a la que entró sin autorización para limpiar los baños, cuidar los niños, arreglar el techo y el jardín y pintar la casa. Después de esto trabaja en el campo recogiendo la fruta y las verduras y cuidando de los animales que serán nuestra cena. Y hace todo eso por un salario bajo, sin prestaciones y sin protección legal. Han infringido la ley, pero también han beneficiado al país. Han pecado y han beneficiado al país.



    No hay una solución fácil al asunto de la migración mundial. Se podría hacer muchos argumentos muy lógicos que explicaran porque se debe limitar el movimiento de personas. Pero el hecho es que estamos en tiempo de una migración mundial fenomenal. Y las leyes de muchos países no están al día con esa realidad o están tratando de controlar el movimiento a beneficio propio.



    Todo el proceso suscita serios retos éticos. No debemos ignorar leyes nacionales, pero también tenemos que cuestionar las que son injustas. Cualquier análisis ético también nos obliga a reconocer que algunos de los intereses que quieren limitar el movimiento de personas lo hacen por razones poco éticas. También nos confrontamos con el hecho de que nuestros compromisos como cristianos nos llaman a ver la situación en perspectiva global, no sólo desde los intereses de nuestro país. Si vamos a declarar pecador/a al indocumentado, entonces también reconozcamos que hay mucho pecado entre las personas que se benefician de mantener las cosas como están. Y en la humildad cristiana de reconocer que todos somos pecadores y que todos nos “beneficiamos” de los sistemas injustos, tal vez podamos encontrar camino para que haya más justicia para los inmigrantes pobres que son obligados a migrar sin documentos por el solo hecho de ser pobres.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    EZEQUIEL JOB
    12/03/2017
    23:10 h
    1
     
    Éxo 12:49 La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros. Lev_19:34 Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios. Deu 10:19 Amaréis, pues, al extranjero; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Deu 27:19 Maldito el que pervirtiere el derecho del extranjero, del huérfano y de la viuda. Y dirá todo el pue
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El pecado de ser inmigrante
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Un año de Trump visto por César Vidal Un año de Trump visto por César Vidal

    Análisis del primer año del mandato de Donald Trump. Luces y sombras en su política nacional e internacional, con los temas que tocan de cerca la iglesia evangélica.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal

    Viaje de César Vidal a México, Argentina, R. Dominicana y Perú: encuentros, conferencias y presencia en medios evangélicos y "seculares" logra impacto relevante en la sociedad.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    El camino de la Reforma protestante: César Vidal

    Análisis del inicio histórico de la Reforma protestante y su significado, ante los 500 años de aquel 31 de octubre en que Lutero clavó sus 95 tesis. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Deuteronomio Toda la Biblia: Deuteronomio

    A veces creemos que conocer lo que Dios dice es suficiente, pero lo trascendental es aplicarlo.

     
    La Liga de la Justicia La Liga de la Justicia

    Así como los superhéroes se unen para salvar el planeta, los cristianos también tenemos una misión en la que unirnos.

     
    La Reforma en Argentina (documental) La Reforma en Argentina (documental)

    La TV pública emitió un documental con motivo del 500 Aniversario de la Reforma Protestante repasando su doctrina, historia y vivencia de los evangélicos en la actualidad.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.