PUBLICIDAD
 
miercoles, 17 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Qué pedir cuando no sabemos qué pedir

La gracia que Dios pone en nuestras manos cada día es, no solo sobreabundante, sino infinita en cuanto a sus recursos.

EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 12 DE MARZO DE 2017 08:20 h
Foto: Unsplash.

El camino de la vida cristiana es largo y complicado.



No es una carrera de velocidad hacia el estrellato, tal como algunos parecen entenderla, sino sin duda una carrera de fondo, en el que sabemos que la victoria está ganada por Aquel a cuyos méritos nos acogemos, pero que nos advirtió de que el camino sería tremendo, duro, cuesta arriba tantas veces, contracorriente la mayor parte del tiempo, y en que todos los elementos de gracia que nos son dados para enfrentar la batalla se harán absolutamente necesarios.



No podemos prescindir de ninguno de ellos, hemos de llevarlos puestos a cada momento de nuestro recorrido, y buscar reposición de aquello que flaquea o que se deteriora en cada enfrentamiento una y otra vez.



Porque, de otra manera, decaeremos, no solo por nuestra falta de fuerzas, sino por la presión, asedio y maldad del enemigo de nuestras almas.



De cara al recorrido extenso que tenemos por delante, se nos han entregado elementos que, sin embargo, tantas veces despreciamos, no quizás abiertamente, porque eso sería muy políticamente incorrecto, pero sí de forma sutil, por abandono o negligencia, ya que o bien no terminamos de ver la utilidad de ellos, o simplemente no sabemos cómo usarlos.



La fe, la Palabra, la oración… son solo algunos de ellos, pero hemos de reconocernos que tantas veces no somos capaces de sacarles todo el provecho que obtendríamos de ellos si los empleáramos como se nos entregaron, siguiendo su propio manual de instrucciones, abiertos a lo que Dios puede hacer a través de ellos, aunque nosotros no sepamos verlo en el momento inicial.



Añadido a nuestra incapacidad para sacar el mejor provecho de lo que se nos da, está la realidad de un enemigo que nos rodea constantemente para aprovechar cada situación de flaqueza, de debilidad, de despiste… y no solemos ser conscientes, no solo de su presencia, sino de su poder.




  • No tiene todo el poder, pero tiene mucho poder.

  • No puede actuar por su cuenta, sino que ha de pedirle a Dios permiso. Pero Dios a veces le otorga ese permiso y eso nos lleva a ser zarandeados.

  • Su naturaleza nos sigue pareciendo menos malvada de lo que realmente es, le subestimamos (aunque haya quien también le sobrestima) y se nos olvida con facilidad que, de la misma forma que el agua no puede escoger, por su naturaleza, si se colará o no por una fisura, él no dudará en “colarse” por cualquier fisura de nuestra armadura, por cualquier despiste en cuanto a dónde hemos de depositar la vista, porque esa es justamente su esencia: no escatimar en hacer mal.



Somos incautos, en general, y por más avisos que recibimos, por más insistente que se haya sido respecto a la necesidad de una armadura completa en la que el despliegue de medios es absoluta (lo cual nos da la medida del enemigo que enfrentamos), seguimos pensando que, en el fondo, “no es para tanto”.



Ni siquiera parecemos conocer la forma en la que el enemigo se acerca a nosotros y nos ataca. Es como si no hubiéramos aprendido nada de las experiencias de otros en nuestros mismo lugar.



Y esto se muestra en la forma en la que hablamos, en cómo nos conducimos, en el tipo de situaciones a las que nos exponemos, considerándonos muy fuertes cuando no lo somos en realidad, porque nunca lo fuimos, ni en el mejor y más fuerte de nuestros momentos de fe.



Nuestra autosuficiencia se muestra cuando salimos de casa, por ejemplo, sin poner el día en manos de Dios, cuando hacemos planes dando por hecho que podremos abarcarlos sin que Él los bendiga, cuando decidimos ir nosotros delante y que Él nos siga, en vez de hacerlo al revés. Hablamos tantas veces desde la ausencia de temor… y no tardamos mucho en estrellarnos.



La gracia que Dios pone en nuestras manos cada día es, no solo sobreabundante, sino infinita en cuanto a sus recursos. Sin embargo, vemos a Dios como un Dios escaso, que quizá, suponemos, nos dirá que no si venimos demasiadas veces a pedirle ayuda, o si somos demasiado pesados, o si le pedimos demasiada fe…



Él, sin embargo, no anda haciendo presupuesto con Sus recursos. Los pone al alcance de una oración, de un gesto de dependencia sincero de nuestra parte.



En tantas ocasiones, sin embargo, y justo en ese punto, no sabemos qué pedir. Cuando entendemos que no puede ser sino sujetos al Señor que recuperemos fuerzas, que veamos un cambio en las circunstancias, o que nuestra visión de las cosas cambie, no sabemos en qué términos pedirle Dios.



Tememos equivocarnos. Tememos que Dios no nos lo dé, pero también muchas veces tememos no estar pidiendo aquello que realmente sea lo mejor. Porque en el momento que entendemos que Dios es Dios, omnisciente, omnipotente, y que solo Él conoce los tiempos y las formas para un resultado verdaderamente bueno, conforme a Su voluntad, nos damos cuenta también de que si Él hace las cosas como Él quiere, verdaderamente saldrán como deben.



Observar cómo oraban los grandes personajes que en nuestras Biblias encontramos es una fuente de inspiración para mí. Ahí descubrimos a hombres normales sometidos a circunstancias increíbles y observamos también a Dios obrando en ellos de manera absolutamente sobrenatural, por medio de la oración y la sujeción a Él y a Sus fuerzas.



Desde la perspectiva completa de sus vidas comprobamos cómo, cuando sometieron su vida al Señor, cuando entendieron el enemigo que enfrentaban, Él trajo bendición a sus existencias, reinos, familias… y cómo la provisión de Dios para ellos nunca fue pobre o mediocre. Donde nosotros no vemos nada, Él lo sabe todo.



Donde creemos que estamos solos, Él nos acompaña. Donde nos vemos sin salida, podemos acudir a que sea el propio Espíritu el que pida por nosotros lo que no sabemos escoger.



Ver a grandes hombres de Dios, reyes, apóstoles, visionarios, profetas, sometiendo su voluntad a la de Aquel a quien apelaban, no pidiendo siempre un cambio en las circunstancias, sino un cambio en su corazón, buscando la aprobación de Dios en el examen de sus intenciones, de los pecados que incluso les eran ocultos, nos pone sobre algunas de las pistas que debiéramos seguir, para encontrarnos en el mejor lugar posible cuando no sabemos qué pedir: siguiendo Sus pisadas, apelando a Su gracia, descansados en Sus promesas, anhelando Su visión de las cosas, para hacerla nuestra.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Qué pedir cuando no sabemos qué pedir
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.