PUBLICIDAD
 
martes, 22 de agosto de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    12
     

    Yo quiero una iglesia que sane al herido, que rompa cadenas... y que hable verdad

    Hace poco tiempo leí una historia que conmovió profundamente mi corazón.

    FOLLAS NOVAS AUTOR Beatriz Garrido 07 DE ENERO DE 2017 23:57 h

    Hace poco tiempo leí una historia que conmovió profundamente mi corazón; se trataba de una historia real, en la que en tiempos especiales en los que nos solidarizamos con el prójimo, unos cuantos voluntarios de una iglesia fueron a barrios humildes de la ciudad a repartir alimentos.



    En un momento de aquella buena acción, llegaron a unos apartamentos humildes que carecían de ascensor o de cualquier tipo de lujo. Y en unos de los apartamentos que visitaron, se encontraron con una mujer mayor; cuando los vio y supo lo que les traía allí, su corazón se llenó del gozo y el agradecimiento más profundo. Estaba, absolutamente exultante y no podía de dejar de dar las gracias. En un momento de la visita, les mostró todas sus alacenas, estaban absolutamente vacías de alimentos y de todo.



    Cuando bajaron, una mujer rompió a llorar y dijo, esta anciana fue mi maestra de Escuela Dominical, va cada Domingo a la Iglesia y jamás pude pensar que esta fuera su realidad; me siento terriblemente triste y culpable.



    ¡Sí! Llevaba pensando de modo muy fuerte sobre estas cuestiones, cuando el Señor puso frente a mi esta historia real. Así trabaja mi Señor conmigo.



    Sé demasiado bien que nuestro Dios es un Dios de orden, y que son más que necesarios los organigramas, los DAFO, las estructuras, las formas, las reuniones de encargados de ministerio, una buena organización y miles de cosas más. Pero, en ocasiones, todo eso me sobra frente a unas rodillas dobladas y desgastadas, un ayuno del modo que sea, un amor al que no le haga falta que lo hagan parte del comité de consejería o restauración, visitación de enfermos, oración….  No me entendáis mal, Sé qué es necesario ir con orden y concierto en todo; pero cuando alguien pretende ser un instrumento de bendición en medio de una iglesia, ¡Lo siento, me sobran demasiadas cosas!



    Cuando un alma quiere servir con fidelidad al Señor en cada don que Él le ha regalado por Su gracia, simplemente escuchará en la noche… ¡Samuel, Samuel! Señor ¿Qué quieres que yo haga? Y allí, tal vez en medio de la noche, vendrá un nombre, una necesidad, unas ganas irremediables de levantarse a medianoche y encerrarse a orar por alguien, o ir a la mañana siguiente a llevar lo que sea. Eso es escuchar y decir… “… Habla, porque tu siervo oye….” 1ª Sam 1: 5.



    En ocasiones presumimos de ser iglesias muy aferradas a la Palabra, nosotros somos la “crème” y nuestro DNA es perfectamente correcto. ¿Seguro?......



    Hace poco escuché durante días a un hombre de Dios que durante muchos años mantuvo posturas demasiado desconcertantes para mi. Hoy, y a una edad avanzada, no tiene miedo de reconocer que el Señor le ha hablado, se le ha revelado y le ha hecho renunciar a planteamientos y doctrinas que defendió a capa y espada durante toda una dilatada vida. ¡¡Un Olé por él!!



    La persona de Dios auténtica, es aquella que no tiene miedo a que el Señor se le revele un día de nuevo, y lo escuche con tal claridad, que no tenga miedo a pedir perdón por, tal vez un legalismo o incorrecciones delante de Dios, que Él mismo le ha revelado en el secreto de su cuarto.



    Hay un precioso libro del que ni recuerdo el autor, ni la época. Sólo sé que lo heredé de mi madre, se lo regalaron cuando era una chiquita en la Escuela Dominical,  “LA PRIMERA ORACIÓN DE CARLOTA”



    Se trataba de la historia de una niña que vivía en un suburbio de Londres, estaba llena de harapos, suciedad y hambre. Yo, lectora empedernida desde mi niñez, sólo recuerdo aquellas hojas amarillentas y añejas, mucha letra y algunos dibujos a plumilla; supongo que mitad verdad y mitad distorsionados por mi mente infantil. Recuerdo uno de un modo tremendo, jamás lo he podido olvidar. Era una Iglesia muy grande del gran Londres, pero sólo un hombre, uno de los pastores de la Iglesia, tuvo la revelación y la compasión de dirigirse hacía aquella niñita y hablarle del Señor.



     Un día la invitó a venir a su Iglesia. La música del órgano de tubos era “celestial” Las maravillosas damas, “monísimas ellas” Con sus gorritos estilosísimos al más puro gusto victoriano, sus capelinas de visón y todo lo demás. Los caballeros con sus sombreros en la mano, y una especie de nube cubriendo el templo.



    ¡De repente, entra aquel bellísimo siervo de Dios! Iba igualmente elegante que el resto de la congregación, quitó su bombín al entrar en el templo, y comenzó a caminar por todo el inmenso medio de la Capilla, tomando a la niña por la mano. La pobrecita de Carlota no olía a Chanel nº 5 precisamente, su rostro y todo su cuerpecito estaban sucios y sus andrajosos vestidos hicieron voltear y cotillear a toda la congregación.



    Aquel bendito hombre de Dios tuvo todo el arrojo y el aplomo del mundo, y la pobrecita de Carlota se quería morir ante todas aquellas miradas inquisitorias: pero él la llevó consigo y la sentó a su lado en el primer banco. Después de muchas cosas, Carlota hizo su primera oración, algo que cambiaría su vida por competo.



    Al día de hoy y después de tantos años, recuerdo esa historia y me parece que fue escrita ayer mismo. 



    Ya sé que no hay gorritos maravillosos, ni ropaje victoriano. Pero la actitud es absolutamente la misma.



    ¿Tenemos el valor de invitar a nuestra casa y compartir nuestro alimento con la persona más humilde, el pobre, la viuda, el huérfano o el extranjero? Lo siento, pero tengo que decir que ¡NO!



    Abrimos nuestra casa a quien consideramos, tenemos sitio para quien queremos, hacemos acepción de personas, los amiguismos están a la orden del día…. ¡Eso sí! nuestros organigramas, DAFO  y demás, están perfectamente coordinamos.



    Y hay algo que olvidamos una y otra vez, En la Ley había Gracia, y en la Gracia hay Ley.



    Somos tan maravillosos al decir que somos justificados por fe y salvos por gracia, que Pablo tiene que recordarnos.. ¿Qué pues, pecaremos para que la Gracia abunde…? Rom 6: 1.



    Me encanta la Epístola de Santiago, es genial. Se nos llena la boca con que nadie nos puede arrebatar la salvación, cosa cierta, pero al lado de eso, Santiago nos dice…. “Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo, sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa esplendida… ¿De qué aprovechará si alguno dice qué tiene fe y no tiene obras?... Muéstrame tu fe sin tus obras tus obras,  y yo te mostraré mi fe por mis obras…” Santiago cp. 1 y 2.



    En ocasiones será la viuda, el huérfano, el extranjero, la maestra de Escuela dominical venida a menos. En otras lo más perdido que nos podamos imaginar, una prostituta, una pequeña y harapienta Carlota… O tal vez aquella mujer que luce fantástica, a la que el rouge labial le favorece inmensamente, y lo lleva en el número exacto de color; además deja tras de sí un aroma delicioso y sutil de un maravilloso perfume de  Ives  Saint Laurent… ¿En alguna ocasión nos hemos preguntado como están las “alacenas de su vida”?....... Juzgamos, hablamos, decimos, ignoramos, etiquetamos hacemos la más cruel acepción de personas y nos equivocamos de medio a medio.



    Tal vez sea la que más errores tenga en esta vida; aunque sé demasiado bien que la Sangre de Jesús me limpia una y otra vez de todo pecado. Pero no quisiera jamás llorar entre mi dolor bajando las escaleras de alguien, que por mi negligencia tiene las “alacenas vacías” por la causa que sea.



    Yo sé que jamás habrá Iglesia perfecta, sin mancha ni arruga hasta que estemos en la Presencia del Señor. Pero deseo formar parte de una Iglesia que sane al herido, que rompa cadenas… Que hable verdad… Empezando por mi misma y todos y cada uno de mis errores. Fue comprada a precio de Sangre por el Salvador. No se merece nada menos.





     


     

     


    12
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    14/01/2017
    19:45 h
    12
     
    El gran misterio del sufrimiento que hoy nadie quiere aceptarlo, y sin embargo, una humilde mujer dijo: "Hágase tu voluntad". Y la acepto: Calladamente. ¿Quién hoy quiere sufrir (no hablo del sufrimiento por nuestros pecados)? Evidentemente: NADIE. ¿Por qué los primeros cristianos tuvieron que ser decapitados, mutilados, echados a las fieras etc., si ellos eran “más” cristianos que nosotros?
     

    Félix de Alcalá
    13/01/2017
    11:46 h
    10
     
    Hola Beatriz. Hoy, más que darte la enhorabuena por tu buen artículo, lo que quiero es pedirle al Señor que permita que por mucho tiempo sigas deleitándonos con tus reflexiones. Me alegra saber que alguien como tú también tenga claro la necesidad de decirle ¡SÍ! al Señor para salvarnos. También decirte que mi mayor felicidad en este mundo ha sido cuando mis hermanos en la fe llenaron mi alacena de la vida vacía. Gracias Beatriz.
     
    Respondiendo a Félix de Alcalá

    Beatriz Garrido
    14/01/2017
    00:13 h
    11
     
    Qué preciosas palabras Felix!!! Miles de gracias y toda la bendición del Señor sobre ti!!!! Un abrazo en Él!!! Beatriz.
     

    Hector de Cristo
    12/01/2017
    03:20 h
    7
     
    Es un gusto leer esta tema a modo de reflexión y denuncia hacia nuestra actitud pasiva, una falta de la "praxis" de nuestra fe. No somos de una iglesia endeble por su ligeros compromisos sociales, sino todo lo contrario, una iglesia con poder de Dios para transformar en el servicio... en lo personal me empuja seriamente a cambiar de actitud. Que el Señor continúe bendiciendo sus vidas
     
    Respondiendo a Hector de Cristo

    Beatriz Garrido
    12/01/2017
    19:46 h
    9
     
    Muchísimas gracias por estas palabras hermano!! También por comprender a la perfección. Miles de bendiciones venidas del Eterno!! Beatriz.
     

    EZEQUIEL JOB
    10/01/2017
    22:08 h
    5
     
    Todos llegamos a la Iglesia con algún pecado a los ojos de Dios, y no hay pecado que Dios no perdone (Mat12:31), si podemos confesarlo (1Jn1:9) y arrepentirnos , porque el arrepentimiento es un don divino para salvación (2Tim2:25). No cualquiera puede arrepentirse, sino aquellos que estan ordenados por Dios para vida eterna (Hech13:48).
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Beatriz Garrido
    11/01/2017
    11:07 h
    6
     
    Hermano, de acuerdo contigo en todo menos en algo espinoso para muchos, pero muy claro para mi frente a la Palabra de Dios. Todos somos escogidos desde antes de la fundación del mundo para buenas obras, dones, ministerios, plan predeterminado.. S. 139. Pero la elección para salvación, Predestinación, me choca frontalmente con la esencia del Evangelio. "... De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él crea no se pierda, más tenga vida eterna" Bend
     
    Respondiendo a Beatriz Garrido

    EZEQUIEL JOB
    12/01/2017
    04:25 h
    8
     
    Estimada Hna, entiendo que la predeterminación y la elección Bíblicamente no es a favor de unos en desmedro de otros, eso sería acepción de personas cosa que Dios no hace (Rom2:11), sino que somos predeterminados y elegidos en CRISTO (Ef1:4-5), solo se pueden arrepentir para salvación, aquellas personas a las que ha llegado el evangelio, y Dios ordena que todos se arrepientan (Hech17:30).De ahí adelante cuidar nuestra salvación es tarea nuestra (Fil2:12), mediante la obediencia a Cristo(Heb5:8-9
     

    Escudero
    10/01/2017
    14:01 h
    3
     
    Yo llegué a la iglesia cristiana luego de 38 años en la homosexualidad. Y aunque no faltó quien me mirara de reojo, la gran mayoría de los hermanos me aceptó con amor; confiados en el poder de Jesucristo para hacer nuevas las cosas. Mis pastores no hicieron acepción de personas y los demás siguieron su ejemplo. Yo bendigo a Cristo por su iglesia, pues ha sido instrumento del Señor para darme todo el amor que infructuosamente pretendí hallar en el mundo gay. Q Dios bendiga a la iglesia de Jesús.
     
    Respondiendo a Escudero

    Beatriz Garrido
    10/01/2017
    19:15 h
    4
     
    Me alegro mucho de tu testimonio querido hermano!! Bendigo a tus pastores, a ti, a todos los que te aceptaron con amor, incluso a los que no lo hicieron así o te miraron de reojo. Podría contarte de muchos casos como el tuyo que no han vivido lo mismo. Y también bendigo a la Iglesia de Jesucristo de la cual formo parte y en la que sirvo. Mi abrazo en Él!! Beatriz.
     

    EZEQUIEL JOB
    09/01/2017
    00:06 h
    1
     
    Amada Hna. en Cristo. Esto es real. Hace muchos años yo oraba en la Iglesia diciendo: ¡Quiero una Iglesia llena de amor¡. En mi conciencia una voz me dijo:"Si, Hijo, Yo también lo quiero", Yo oré mas fuerte diciendo: ¡Que se dance en el Espíritu¡, ¡Que haya Palabra¡¡Y ..esto¡¡Y ...aquello¡, y mientras hacía mis "peticiones", Esa Voz me dijo: "¡Hazlo Tú primero¡". Lloré, pedí perdón al Señor, desde entonces no me quejo y lo que quiero ver en los demás, trato de hacerlo primero (Mat7:12)(Stg5:9).
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Beatriz Garrido
    09/01/2017
    15:30 h
    2
     
    Muchas gracias mi querido hermano por tu comentario, siempre delicioso y lleno del Señor.. Este artículo fue escrito con temor, temblor, y lágrimas. Puede que yo sea la mas llena de faltas; pero esto no es una queja, es un gemido de dolor. Si te fijas, las palabras del título, son tomadas de la canción. Una canción cantada metafóricamente por el propio Jesús. Yo también llevo muchos años orando, muchos!! Qué el Señor me perdone por cada error, y haga lo que quiera de mi. Un fuerte abrazo Beatriz
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Yo quiero una iglesia que sane al herido, que rompa cadenas... y que hable verdad
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes” “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes”

    Hablamos con Noa Alarcón sobre su próxima novela ‘Ernestina y los espíritus’, ambientada en el Madrid de la Primera República, un tiempo de convulsión social y política en el que el protestantismo llegó a España.

     
    El reo: Bonhoeffer contra Hitler El reo: Bonhoeffer contra Hitler

    Daniel Jándula nos presenta la tercera edición de la novela El reo, una ficción basada en la experiencia de Dietrich Bonhoeffer, el pastor protestante alemán que se opuso al nazismo.

     
    Análisis del crecimiento evangélico en España Análisis del crecimiento evangélico en España

    Durante el 8º Congreso Evangélico Dámaris Playá presentó un informe con las cifras de lugares de culto evangélicos en España y la evolución de la presencia protestante en nuestro país.

     

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

    El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

     
    Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

    Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

     
    J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

    Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Andar Andar

    Un vídeo de 2 minutos sobre el significado de Judas 24.

     
    3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme 3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme

    Frikrist nos habla sobre relaciones y por qué es importante seguir el plan de Dios.

     
    La historia de Lutero, animación Playmobil La historia de Lutero, animación Playmobil

    Animación "stop-motion" hecha con más de 4.000 fotos explica la esencia de la Reforma. Producción: Dan Rackham. Narración: Luis Panduro.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.