PUBLICIDAD
 
viernes, 20 de abril de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Apocalipsis: Éfeso (IV)
     

    ¿Se arrepintió la iglesia de Éfeso?

    El mensaje de Cristo plantea a los efesios una opción radical: seguir como están y perder su candelabro, o arrepentirse, ser fiel hasta la muerte, y ganar el árbol de la vida en el paraíso.

    BENE STUDERE AUTOR Juan Stam 25 DE DICIEMBRE DE 2016 22:00 h
    señales, cambio direccion

    Vimos la semana pasada que de odiar al pecado es un paso sutil y fácil pasar a odiar a la persona del pecador.  Y de hecho, al perder esa caridad fraterna, están faltando en su amor al Señor mismo (Mt 22.37-38; 1Jn 2.9-11; 3.10,14s; 4.17s; 4.20s; 5.1).



    Dejar de amar al prójimo, aun cuando esté en errores graves, es ya en sí dejar de amar a Cristo.



    Tres verbos imperativos constituyen la exhortación a los efesios: "Acuérdate de dónde has caído; arrepiéntete;  vuelve a tu conducta inicial".  En vez de seguir gloriándose en sus laureles, debe reconocer que ha caído y volver a la práctica de amor que antes le era típica.  Más que un cambio emocional, para volver a sus primeros sentimientos, el Señor les exige cambiar su conducta y realizar de nuevo las obras de antes.  Si no lo hace, no tiene ningún futuro: "vendré a ti y removeré tu candelabro de su lugar, si no te arrepientes".[3]



    San Ignacio, dos décadas después, la llama "la bendecida en grandeza de Dios con plenitud... para gloria duradera e inconmovible" (Ign Ef intr) y elogia sin reserva alguna "vuestro nombre amabilísimo, que con justo título lleváis conforme a la fe y caridad en Cristo Jesús" (1.1); "ninguna cosa amáis sino a solo Dios" (9.2).  Onésimo, el obispo de Éfeso, es "varón de caridad inenarrable" (1.3), y su colegio de ancianos "está armoniosamente concertado con su obispo como las cuerdas con la lira" (4.1). Los efesios mantienen su celo doctrinal: "entre vosotros no anida herejía alguna...Puesto que Jesucristo os habla en verdad, a nadie más tenéis interés en escuchar" (6.2; cf 8.1; 9.1; 11.2).  En un salto de entusiasmo, Ignacio les saluda con "¡oh efesios! Iglesia celebrada por los siglos" (8.1).  Evidentemente la congregación de Éfeso supo responder al llamado de su Señor.



    La ciudad de Éfeso, a pesar del problema de la sedimentación del río, tuvo varios siglos más de gloria y fue sede de un obispado.  Un importante concilio cristológico, que condenó al nestorianismo, se realizó en Éfeso en 431 d.C.  Poco después la ciudad comenzó a declinar, y en el siglo XIV los turcos deportaron a sus últimos habitantes.



    "Quien tiene oído, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias" (2.7).  Estas palabras son una ampliación de la frase más repetida en labios de Jesús según los evangelios (Mr 4.9 y siete pasajes más).  El haber recibido la Palabra profética trae, para todas las iglesias, una muy solemne responsabilidad.  Sólo los sordos espirituales no entenderían su palabra.  Es Dios quien nos ha dado la facultad del oído, y nos ha hablado su palabra.  Al hablar Jesús, y al escribirlo Juan, es el mismo Espíritu quien habla a la iglesia universal.  Ahora a cada uno nos toca escuchar y obedecer la palabra profética.



    Los rabinos daban gran importancia al oído humano.  R. Jehoshua b. Qarcha, al iniciar una exposición bíblica, ora "que el oído del oyente se rompa" (se abra).  Otro maestro exhortó al oyente, "Haz tu oído como un embudo", para no perder nada de la enseñanza.  El cuerpo humano tiene 248 miembros, correspondiendo a los 248 mandamientos de la Tora (juntos con 365 prohibiciones, una para cada día).  De los 248 miembros, tres son los que Dios mismo no puede controlar: el ojo, la nariz y el oído, el de más grave responsabilidad. Por eso, en Gehena el oído será el primer miembro del cuerpo en quemarse.[5]



    Los que oyen la palabra profética y la cumplen serán vencedores.[6]  A menudo la iglesia primitiva veía la vida cristiana como militancia y el creyente fiel como un luchador valiente por la fe y la verdad.  Pero mucho más en tiempos de amenaza de persecución, el vencedor es el testigo fiel, sin claudicar, hasta la muerte (12.11).  A diferencia de todo concepto mundano de combate y victoria, esta victoria se consigue en su máximo término precisamente por morir.  Humanamente hablando, estos creyentes lucían débiles y hasta fracasados, pero su resistencia aparentemente impotente ante el masivo poder romano de hecho era la victoria conquistada.  Su "desobediencia civil" en el nombre del Señor, y su resistencia no-violenta, constituiría su victoria.



    Caird (1966:32) señala que en Apocalipsis el término "vencedor" lleva una fuerza "misteriosa, casi numinosa".  Es el ideal y la esperanza que debe inspirar al cristiano en su lucha.  El primer vencedor, por excelencia, es "el Cordero que ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos" (5.5).  Ahora el vencedor es el discípulo que lucha fielmente en Cristo y con Cristo para compartir la victoria de su Señor (2.26-27; 3.21).  Así "ellos han vencido por la sangre del Cordero y por la palabra de testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (12.11).  De la victoria de él podemos aprender lo que es verdadera victoria: ¡morir para vencer!  La meta más profunda de Apoc es llamar a todo cristiano a ser fiel a la manera del Cordero.



    La promesa de Cristo al vencedor es que "le daré el derecho de comer del árbol de la vida que está en el paraíso de Dios" (2.7).  Esta promesa quizá puede ser una alusión indirecta al primitivo recinto sagrado en Éfeso, alrededor de un árbol de dátiles, consagrado a Artemis.[7]  Este árbol sagrado, en el sitio donde después se edificarían el famosos templo de Diana, figura en las monedas de la ciudad.  Jenofontes se refiere a este santuario como un paraíso; dentro de sus muros había un refugio para los acusados y "un sitio de salvación para todo suplicante".[8]  Evidencias históricas indican que Marco Antonio y después Domiciano ampliaron los limites del santuario de Artemis, creando así serios problemas de criminalidad.[9]



    Esta posible referencia a la cultura local de Éfeso no disminuye el significado decisivo del relato bíblico del paraíso y el árbol de vida.[10]  Cristo, el segundo Adán, ha restablecido el orden primigenio de la creación y, si somos fieles, nos invita a comer del árbol de la vida, antes prohibido.  Viviremos en un paraíso que no será refugio de criminales sino santuario de los redimidos, y nunca seremos removidos.  El sustantivo xulon para la frase "el madero de la vida" hace pensar también en una comparación con la cruz: nuestro sufrir y hasta morir con Cristo convertirá "el madero (xulon) de la cruz" en árbol de vida.  Otros, desde una perspectiva sacramental, sugieren que el "árbol de vida" puede señalar en última instancia a Cristo mismo, de quien "comemos" para participar en la vida eterna (cf Jn 6.32-58).  Participar en él es vida verdadera y vida eterna.



    Esta es la primera promesa en darse y la última en cumplirse (22.2)



    El mensaje de Cristo plantea a los efesios una opción radical: seguir como están y perder su candelabro, o arrepentirse, ser fiel hasta la muerte, y ganar el árbol de la vida en el paraíso.



     



    NOTAS AL PIE



    [1] Aune (1997:119,126-9,141s) clasifica las cartas bajo el género de "edicto imperial", conforme a modelos persas y romanos.



    [2] González Ruiz (1987:90).



    [3] La "venida" de Cristo aquí, como en otros pasajes de Apocalipsis, no se refiere a la parousia escatologíca sino a visitaciones históricas en juicio o bendición. Cf Caird (1966:32).



    [4] Ramsay (1904:245s).



    [5] Kittel (1968 1:551; cf 1:559), con la correspondiente documentación rabínica según Strack-Billerbeck.



    [6] Cf 1,3; 2.26; 1 Jn 2.13; 4,4; 5.4-5; Jn 16.33; 2 Esd 7.57s.



    [7] Cf Tácito Ann 5.3.6ss; Court (1979:25).



    [8] D.G. Hogarth (1908), citado en Court (1979:25).



    [9] ver M.P. Charlesworth (1954:39).


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Se arrepintió la iglesia de Éfeso?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores? ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores?

    Para los cristianos la Biblia es Palabra de Dios. Pero ¿tenemos el texto original? Muchos creen que contiene errores ¿Es así, o podemos fiarnos de lo que dice? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia! Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia!

    Entrevista al matrimonio Aguayo, impulsores del movimiento #ConMisHijosNoTeMetas que ha impactado Perú y todo Latinoamérica.

     
    La resurrección de Jesús ¿realidad o fantasía?

    ¿Hay alguna razón para creer en la resurrección de Jesús en pleno s. XXI? ¿Y qué más da si ocurrió o no? Reflexión de Andy Wickham.

     
    “Me preocupa más que los cristianos se callen a que los callen”

    Ser influenciadores en una sociedad secular es el tema central del próximo Fórum de Apologética (4-6 mayo). Jaume Llenas introduce el tema.

     
    ¿Enterró la ciencia a Dios?

    El avance científico borra la superstición ¿Elimina también a Dios? Andy Wickham debate la relación fe cristiana-ciencia ¿Incompatibles y opuestas?

     
    Héctor Pardo, el evangélico que negoció con las FARC

    'La Colombia evangélica lucha por el Evangelio, la paz y la justicia social', dice el líder evangélico Héctor Pardo, hijo de uno de los fundadores de la guerrilla en Colombia.

     
    “Es muy poco progresista querer destruir a la familia”

    Xesús Manuel Suárez cuenta el trabajo que se está llevando a cabo en Latinoamérica para que los evangélicos sean agentes de transformación.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Salmos Toda la Biblia: Salmos

    El deseo que tenemos de ser queridos, aceptados, amados y escuchados se hace realidad en este libro.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
    ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide

    “La realeza que se obstina, Tu cabeza que se inclina, Mi pobreza que termina en la cruz”.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.