PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Antonio Cruz
6
 

Genoma humano y la coherencia de Lennox (II)

¿Cuánto ADN compartimos, en realidad, con los chimpancés? El baile de cifras extraídas de las publicaciones científicas ha sido continuo y confuso.

CONCIENCIA AUTOR Antonio Cruz 25 DE DICIEMBRE DE 2016 18:00 h
Foto: Ricardo Gómez Ángel (Unsplash, CC)

¿Cuánto ADN compartimos, en realidad, con los chimpancés? El baile de cifras extraídas de las publicaciones científicas, y redondeadas por la divulgación de los diversos medios de comunicación, ha sido continuo y confuso, en función de los intereses y concepciones evolucionistas. Cuando en 2005 se realizó la secuenciación del ADN del chimpancé (Pan troglodytes), se aseguró en la revista científica Nature que la similitud con el genoma humano era de algo más del 98%.[1] Algunas publicaciones, poco después, elevaron esta cantidad por encima del 99%. De manera que, al parecer y por lo que respectaba a los genes, prácticamente éramos idénticos.



Cuatro años más tarde, en la misma revista Nature aparecía otro artículo en el que se rebajaban algo tales pretensiones[2] y se aseguraba que la cifra anterior era incorrecta. Si antes se creía que sólo diferíamos en un 1.24% de los chimpancés, ahora se aseguraba que tal cifra podría ser “hasta diez veces superior”. Semejante modificación se debía al estudio de las duplicaciones segmentarias, fragmentos grandes de ADN repetidos muchas veces a lo largo del genoma, que antes eran difíciles de distinguir con las técnicas empleadas. Tal cambio les permitía a los autores reconocer que quizás hombres y primates somos cualitativamente diferentes, desde el punto de vista genético.



Dos años después, en el 2011, la bióloga evolucionista Nessa Carey -profesora de Biología Molecular en el Imperial College de Londres- reconocía que “no hay una cifra media sencilla y significativa que podamos dar para expresar lo semejantes que son los genomas del hombre y del chimpancé. Las estadísticas son, en realidad, muy complicadas, porque hay que tener en cuenta que diferentes regiones genómicas (por ejemplo, secciones repetitivas versus regiones de genes codificadores de una sola copia codificadora de proteínas) afectan a las estadísticas de modo diferente.”[3] Y se refería a una diferencia que podía ser determinante. Es decir, a la distinta forma en que es tratado el ácido ribonucleico no codificante (ARNnc) -antes considerado como producto del ADN basura- en las células de las dos especies. ¿Qué significa todo esto?



El primer artículo de Nature del 2005, en el que se publicitaba el famoso parecido del 98%, ya incluía en su conclusión una pista que podría aclarar todo este baile de cifras. Contenía estas sospechosas palabras: “el borrador de la secuencia del chimpancé estudiada es suficiente para los análisis iniciales, pero todavía es imperfecto e incompleto. Los estudios definitivos sobre la evolución del gen y del genoma -incluyendo la formación de pseudogenes, la expansión de la familia de genes y la duplicación segmentaria (es decir, el ADN basura)- requerirán una secuencia terminada de alta calidad.”[4] Estas palabras parecían reconocer que lo que realmente se había secuenciado era el ADN codificante (sólo el 2% que formaba proteínas) pero no el llamado ADN basura que en el chimpancé, lo mismo que en el hombre, supone alrededor del 98% del ADN restante. ¿Significaba esto que el famoso parecido inicial del 98% entre humanos y simios se refería solamente al 2% codificante de ambos genomas, ya que no se había secuenciado todavía el ADN basura? Esto es precisamente lo que entendieron y denunciaron en su momento algunos científicos críticos partidarios del Diseño inteligente.



El Dr. Jonathan Wells, biólogo del Discovery Institute, publicó una nota en el 2011, en la que hacía hincapié en que las pretendidas similitudes del 98% o el 87% o lo que fuera, se referían en realidad únicamente al 2% de los genomas del hombre y el chimpancé, puesto que el resto del ADN, el no codificante, no se había comparado.[5] Y además, este ADNnc que no formaba proteínas, difería notablemente entre los simios y las personas. Wells se formulaba la siguiente cuestión. Si las llamativas semejanzas en el ADN codificante de proteínas (2% del genoma) apuntan a una descendencia común de chimpancés y hombres, ¿por qué las diferencias en el ADN no codificante de proteínas, muchísimo más abundantes (98% del genoma), no apuntan a sus orígenes separados? Él respondía que esto era un asunto tabú ya que cuestionaba las tesis del darwinismo y que, en el fondo, se trataba del típico razonamiento circular. ¡Si el ADN codificante de ambas especies es similar, esto se debe a que comparten un antecesor común. Pero si el ADN no codificante NO es similar, esto se debe también a que comparten un antecesor común! Tal sería la lógica darwinista.



En fin, desde planteamientos evolucionistas, se ha intentado hacer creer que el pequeño porcentaje de similitudes genéticas en el ADN, que fabrica proteínas en las dos especies, justifica su origen común y es más relevante que el elevado porcentaje de diferencias en el ADN, que no fabrica proteínas, pero hace otras tareas fundamentales. ¿Es suficiente este pequeño tanto por ciento para afirmar que descendemos del mismo antepasado? Aunque es verdad que no sólo los evolucionistas sino también algunos partidarios del Diseño inteligente creen que sí, como el propio Michael J. Behe, -y desde luego no les faltan razones para ello, como se verá en sucesivos trabajos- cada vez son más los genetistas que piensan que la singularidad biológica humana, aparte de la cultural, reside precisamente en nuestro peculiar ADN no codificante. Después de todo, es el hombre quien estudia el genoma del chimpancé y no al revés. Alguna diferencia importante debe haber ¿no?



En realidad, según se desprende de los últimos descubrimientos en el ADNnc, pueden ser cientos de millones las divergencias genéticas que nos separan de los grandes simios. Unas diferencias que la evolución ciega por selección natural nunca hubiera podido desarrollar. La próxima semana se analizarán las similitudes existentes que plantea la homología darwinista entre los genomas del chimpancé y humanos. Particularmente los errores o mutaciones comunes que parecen corroborar un origen común. Veremos también las explicaciones ofrecidas por los críticos del evolucionismo.



 



[1] Chimpanze Sequencing and Analysis Consortium, 2005, Inicial sequence of the chimpanzee genome and comparison with the human genome, Nature, 437: 69-87.





[2] Marquès-Bonet y otros, 2009, “A burst of segmental duplications in the genome of the African great ape ancestor”, Nature (12 de febrero de 2009).





[3] Carey, N., 2013, La revolución epigenética, Buridán, Barcelona, p. 209.





[4] Chimpanze Sequencing and Analysis Consortium, 2005, Inicial sequence of the chimpanzee genome and comparison with the human genome, Nature, 437: 69-87 (El paréntesis en itálicas es añadido por el autor).





[5] Wells, J., 2011, “Darwinian Logic: The Lates on Chimp and Human DNA”, Evolution News.




 

 


6
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Antoine
31/12/2016
17:00 h
5
 
Noto que el autor menciona como si fueran iguales, artículos publicados en “Nature” o en “Evolution News”. La primera revista es híper exigente sobre la cualidad y el rigor, mientras la segunda solo requiere que el trabajo cumpla con el ID.
 

Antonio Cruz
30/12/2016
12:55 h
3
 
En la conclusión de dicho artículo puede leerse: “Aunque los análisis presentados aquí se centran en las secuencias de codificación de proteínas, la secuencia del genoma del chimpancé permite también, por primera vez, el análisis sistemático de la evolución reciente de los elementos reguladores de genes.” ¿En qué se centra el trabajo? ¿En los genes codificantes o en los no codificantes?
 
Respondiendo a Antonio Cruz

danielofs
30/12/2016
22:38 h
4
 
Que un estudio se centre (focus) en lo codificante no quiere decir que se restrinja (restrict) a ello. Hay que leer el artículo entero para entender las conclusiones: en la primera parte presenta datos de todo el genoma y después se centra en el análisis de los genes codificantes. Es fácil comprobarlo. En tu propio entrecomillado se lee que también analizaron las secuencias reguladoras, de hecho.
 

YOMISMO
28/12/2016
20:45 h
2
 
Porque no responde el señor cruz a la acusación de falsedad del dato en el que basa su tesis? Como cristiano amante de la verdad estoy especialmente interesado en conocerla gracias de antemano
 

danielofs
26/12/2016
01:11 h
1
 
El artículo se basa en un dato falso. No es cierto que el análisis de homología que se realizó se hiciese usando solo el 2% codificante. Es simplemente falso, y solo hace falta echarle un vistazo a la primera referencia (introducción o materiales y métodos) para comprobarlo. (moderado)
 

danielofs
24/04/2017
22:36 h
6
 
Actualización para lectores: El autor, en su artículo del 8 de abril, confirma que efectivamente la comparación del genoma a la que hace referencia aquí es de la totalidad del genoma y no de la región codificante como sugería. Por tanto, el punto de partida del artículo es incorrecto. Pensé que estaría bien que quien lea este artículo esté al tanto de la rectificación.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Genoma humano y la coherencia de Lennox (II)
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.