PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Segundo domingo de Adviento
1
 

La entrañable misericordia de Dios

La entrañable misericordia de Dios nos invita a enderezar nuestros torcidos caminos y así colaborar en su proyecto de construir una nueva humanidad.

KAIRóS Y CRONOS AUTOR Carlos Martínez García 03 DE DICIEMBRE DE 2016 21:19 h

La encarnación de Jesús es un amoroso acto de misericordia. La identificación plena con la condición de los seres humanos hizo necesario, e imprescindible, que Jesús el Cristo se acuerpara en la fragilidad de un bebé nacido en circunstancias de marginación y desamparo.



El Evangelio de Lucas capítulo 1, versículos 67 al 79, contiene el canto de Zacarías sobre el ministerio de su hijo Juan, el Bautista, quien anunciará a su pueblo la salvación mediante el perdón de los pecados. Este acto salvífico es motivado por la iniciativa de Dios a favor de la humanidad. Lucas lo resume así: “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará desde lo alto un amanecer que ilumina a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte, que endereza nuestros pasos por un camino de paz” (vv. 78-79, Biblia del Peregrino América Latina).



En la historia de la salvación que narra el Antiguo Testamento, Dios había mostrado continua misericordia, lo que implicaba identificarse profundamente (de corazón) con la miseria del género humano representado por Israel. Por lo tanto la respuesta por parte de los favorecidos tendría que ser en los mismos términos, y no con el legalismo inmisericorde que se fue imponiendo en las relaciones personales y sociales. Bien lo dejó plasmado el profeta Oseas, “porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos” (6:6, Reina-Valera 1960). Fue esta misma porción veterotestamentaria la que Jesús citó a los fariseos que le criticaban por sentarse a compartir la mesa con personas consideradas por ellos impuras (Mateo 9:10-13).



Los términos griegos que se traducen como misericordia o compasión en distintos pasajes del Nuevo Testamento son “éleos [que] designa más bien el hecho de enternecerse o conmoverse en cuanto sentimiento, oiktirmós (sobre todo el vocablo primitivo oîktos), la exteriorización de la compasión ante el infortunio del otro, y splánchna ante todo el lugar en que se experimenta este sentimiento, como quien dice, el corazón” (Lothar Coenen, Erich Beyreuther y Hans Bietenhard, Diccionario teológico del Nuevo Testamento, vol. III, Ediciones Sígueme, Salamanca, 1983, p. 99). La rica gama de significados de los términos anteriores se concentra en los sentimientos/acciones de Jesús frente a diversas situaciones que laceraban a personas y colectivos, por lo que se identificaba con los dolientes y actuaba para sanar sus heridas existenciales y físicas.



El sufrimiento humano conmovía a Cristo Jesús, lo cimbraba en todo su ser, de tal manera que solamente a él y a Dios se les describe como capaces de externar una emoción que en griego es un verbo “que aparece doce veces en el Evangelio […] Dicha expresión es: ‘sentir compasión’. El verbo griego esplanjnizomai nos revela el profundo e intenso significado de esta expresión. El esplanjna son las entrañas o, como suele decirse, las tripas. Es decir, el lugar donde se localizan nuestras más íntimas e intensas emociones, porque son el centro del que parecen brotar tanto el amor como el odio apasionados. Cuando el Evangelio habla de la [misericordia o] compasión de Jesús, en el sentido de que se le conmovían las entrañas, está expresando algo muy profundo y misterioso” (Donald P. McNeill, Douglas A. Morrison y Henri J. M. Nouwen, Compasión: reflexión sobre la vida cristiana, Editorial Sal Terrae, Santander, 1985, p. 31).



En Mateo 9:35-36 se describe el recorrido de Jesús por pueblos y aldeas, donde enseñaba el Evangelio del Reino, a la vez que “curaba toda clase de enfermedades y dolencias” (versículo 35, La Palabra). El desamparo de la gente, su castigante vida cotidiana provocó que Jesús “al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor” (versículo 36, NVI). La imagen de ovejas sin pastor es desgarradora, ya que sin quién las guiara, proveyera de cuidados y alimento ellas eran presas fáciles de los depredadores siempre listos para el festín.



Fue la entrañable y de corazón misericordia/compasión de Dios lo que objetivó el milagro de la encarnación que se anuncia en el tiempo de Adviento. Se acabó la prolongada noche, canta Zacarías, y se abre paso el amanecer que “ilumina a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte”. Estas palabras, me parece, son una evocación del Salmo 23, particularmente donde David confiesa la seguridad que le infunde el espíritu de Dios en las más terribles circunstancias: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (versículo 4, Reina-Valera 1960). A semejanza de la visión del profeta Ezequiel en el valle de los huesos secos en los que reinaba la desolación y se enseñoreaba la muerte, pero que por la acción de Dios se inundaron de vida, así también por el Verbo máximo que es Jesucristo, desde la ternura del pesebre se nos da esperanza de vida: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor! Así dice el Señor omnipotente a estos huesos: ‘Yo les daré aliento de vida, y ustedes volverán a vivir. Les pondré tendones, haré que les salga carne, y los cubriré de piel; les daré aliento de vida, y así revivirán. Entonces sabrán que yo soy el Señor’” (Ezequiel 37:4-6, NVI)



La modélica misericordia/compasión de Jesús como Verbo humanado, leemos en Lucas 1:79, es para “endereza[r] nuestros pasos por un camino de paz”. La encarnación desde la vulnerabilidad del niño yacido en el pesebre nos hace un llamado para dejar los caminos violentos y construir veredas de paz. Es una convocatoria insólita en un mundo que idolatra la violencia. Igual de insólita, inaudita y sorprendente fue la proclama mesiánica de Isaías, cuando con ternura anunció al pueblo el final de su opresión, lo hizo mediante imágenes transformadoras del orden “natural” de las cosas: “Preparen en el desierto un camino para el Señor; enderecen en la estepa un sendero para nuestro Dios. Que se levanten todos los valles, y se allanen todos los montes y colinas; que el terreno escabroso se nivele y se alisen las quebradas. Entonces se revelará la gloria del Señor, y la verá toda la humanidad. El Señor mismo lo ha dicho” (Isaías 40:3-5, NVI). Así también Jesús, en la encarnación, trastocó la normalidad de las tinieblas con la luz que comenzó a irradiar en el establo de una aldea en los confines del Imperio romano.



La conspiración de la entrañable misericordia de Dios nos invita para enderezar nuestros torcidos caminos y así colaborar en su proyecto de construir una nueva humanidad.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

charly
09/12/2016
02:00 h
1
 
Debemos reconocer que la única fuente del verdadero amor es Dios. El tomó la iniciativa para salvarnos y mientras no reconozcamos esa actitud difícilmente podremos amarle. Siempre El nos espera para volvernos de nuestras miserias y perdonarnos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - La entrañable misericordia de Dios
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.