PUBLICIDAD
 
martes, 30 de mayo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    4
     

    Carta a mis hermano(a)s que no votaron por D. Trump

    "En estos momentos de triunfalismo trumpista, ustedes sabrán reforzar la resistencia personal y colectiva mediante iniciativas creativas y eficaces."

    KAIRóS Y CRONOS AUTOR Carlos Martínez García 20 DE NOVIEMBRE DE 2016 00:20 h

    Se han cumplido los peores pronósticos en la elección presidencial de Estados Unidos. Debido al bizarro sistema electoral del país, resultó victorioso quien menos votos ciudadanos tuvo.



    Al momento de escribir esto, Hillary Clinton tenía un millón de sufragios más que Donald Trump, pero éste resultó electo presidente debido a la forma indirecta en que se dirimen las elecciones.



    Ustedes se opusieron de variadas formas al fraudulento empresario que con slogans facilones prometía “Make America Great Again”. Advirtieron bien de su peligrosidad para una sociedad diversa. Hicieron llamados a la cordura y tolerancia, con la esperanza de abrir oídos cerrados por discursos esquemáticos y reduccionistas.



    Conforme el precandidato republicano iba ganando terreno en el proceso de obtener la candidatura del partido, conservaban la esperanza en que la pesadilla terminara y el aventurero concluyese con sus delirios políticos. No fue así, por desgracia se impuso el voto del odio.



    Hermanas y hermanas, ustedes son cristianos, algunos se identifican, además, como evangélicos y por ello considero que debe ser muy doloroso saber que la mayoría de quienes se reconocen como pertenecientes al “american evangelicalism” dieron su voto a Trump. Lo hicieron sobre todo hombres y mujeres blancos que hicieron suyas las posturas persecutorias de un personaje de ideas y discursos rústicos.



    A Trump le bastaron algunas palabras piadosas y pseudo bíblicas para ganarse el apoyo incondicional de liderazgos evangélicos, los que cabildearon en sus redes a favor de la mercadotecnia política del candidato del Partido Republicano. Ustedes fueron testigos y comprobaron cada día el crecimiento del racismo, hicieron denodados esfuerzos por enfrentarlo con argumentos y acciones semejantes a las del movimiento del pastor bautista Martin Luther King. Al igual que a él, los enfebrecidos fanáticos de Trump les estigmatizaron como enemigos del renacimiento americano.



    El de Donald Trump es el resurgimiento del tribalismo supremacista. Es un supremacismo que ve a los otros como amenaza, chivos expiatorios en quienes depositar todas las culpas para ocultar las propias faltas y convertirlas en virtudes.



    Desde esta perspectiva tribalista, todo se resolverá instantáneamente cuando los indeseables sean extirpados del paraíso que degradaron con su presencia. El programa de Trump consiste en recuperar el paraíso, la utopía que, según él, han saboteado los inmigrantes ilegales que no se asimilan al “american way of life”.



    La de Donald Trump es la marcha de la locura, una marcha en la que tiene, y esto es lo preocupante, millones de seguidores. Es evidente que las propuestas de Trump tocaron fibras sensibles en el electorado que le fue favorable. Muchos se movilizaron por añoranza de recuperar la supremacía de la sociedad norteamericana blanca, supremacía perdida en el mundo globalizado y diversificación creciente.



    La insurrección de Trump busca golpear de tajo la inter culturalidad que paulatinamente se estaba asentando en la sociedad estadounidense. Anhela “emblanquecer”, no físicamente pero sí simbólicamente, el entramado social y cultural que supuestamente ha sido el “melting pot” norteamericano.



    Ustedes han creado muchos espacios y redes compasivas, es decir lugares en los que hacen suyas las tragedias de otros y otras, para acompañarles, ofrecerles hospitalidad, colaborar para construir oportunidades, llevar servicios negados por el sistema que se beneficia del trabajo ilegal y han defendido derechos humanos que les son regateados a los sin papeles.



    Han denunciado la hipocresía que permite la inmigración ilegal cuando la economía requiere mano de obra barata, y endurece cruelmente las medidas de vigilancia y expulsión en los momentos que la bestia del mercado ya no requiere más trabajadores y trabajadoras.



    No se han dejado cautivar por la sociedad del confort y el consumismo galopante, tampoco por la fábula de que Estados Unidos es una nación cristiana, o mayormente cristiana. Se oponen decididamente a la domesticación del Evangelio, a la caricaturización espiritualista que lo despoja de su poder subversivo.



    Son firmes opositores a la “neo cautividad babilónica de la Iglesia”, a la que han sucumbido millones y cantan alegremente su encadenamiento, sin percatarse que son esclavos del hedonismo desaforado y en cuyos altares son sacrificados mujeres, hombres y niños.



    En estos momentos de triunfalismo trumpista ustedes sabrán reforzar la resistencia personal y colectiva mediante iniciativas creativas y eficaces. Trump tendrá en su favor a la mayoría en las cámaras de representantes y senadores.



    Además ya posee la ceguera del exacerbado patriotismo que le dio los suficientes votos electorales para llegar a la Casa Blanca, que está ávido de que su ungido comience a tomar medidas como las prometidas en campaña. Habrá que anunciar incansablemente que el nuevo ídolo, Baal y Mamón redivivo, tiene pies de barro.



    Seguramente el día de su ascensión al poder, el 20 de enero próximo, Donad Trump jurará sobre una Biblia y encomendará a Dios su gobierno. Lo hará más como un rito propagandístico que consciente de lo que la Palabra manda sobre hacer justicia. Es mi oración que el espíritu profético de Isaías (capítulo 58) emerja entre ustedes:



    ¡Grita con toda tu fuerza, no te reprimas! Alza tu voz como trompeta.Denúnciale a mi pueblo sus rebeldías;   sus pecados, a los descendientes de Jacob. Porque día tras día me buscan,  y desean conocer mis caminos, como si fueran una nación que practicara la justicia,como si no hubieran abandonado mis mandamientos.Me piden decisiones justas, y desean acercarse a mí, y hasta me reclaman:   “¿Para qué ayunamos, si no lo tomas en cuenta?  ¿Para qué nos afligimos, si tú no lo notas?” Pero el día en que ustedes ayunan, hacen negocios y explotan a sus obreros. Ustedes sólo ayunan para pelear y reñir, y darse puñetazos a mansalva.Si quieren que el cielo atienda sus ruegos, ¡ayunen, pero no como ahora lo hacen! ¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día para que el hombre se mortifique? ¿Y sólo para que incline la cabeza como un junco, haga duelo y se cubra de ceniza? ¿A eso llaman ustedes día de ayuno y el día aceptable al Señor? El ayuno que he escogido, ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo,poner en libertad a los oprimidos y romper toda atadura? ¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento  y dar refugio a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes?  Si así procedes, tu luz despuntará como la aurora,  y al instante llegará tu sanidad;

    tu justicia te abrirá el camino,  y la gloria del Señor te seguirá.Llamarás, y el Señor responderá; pedirás ayuda, y él dirá: “¡Aquí estoy!” Si desechas el yugo de opresión,  el dedo acusador y la lengua maliciosa, si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido,ntonces brillará tu luz en las tinieblas,    y como el mediodía será tu noche.


     

     


    4
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Bruno
    23/11/2016
    12:51 h
    4
     
    Es interesante, como se permite escribir en esta publicación, a alguien que no está nada informado. A veces, nos quejamos que los medios de comunicación solo dicen lo que les interesa, y es cierto. Pero, incluso como cristianos, nos dejamos llevar por la euforia desmedida, sin tener ni idea de lo que ha detrás. Ya que no me parece si serio ni razonable, hacer ningún comentario sobre un escrito tan poco elaborado, simplemente, quisiera agradecer a Miguel Ángel por su comentario. ¡Felicidades!
     

    Miguel Angel
    23/11/2016
    02:19 h
    3
     
    Jamas hubiese votado por un candidato corrupto, mentiroso y amoral como la sra. Clinton. Vote por conviccion a la Plataforma del Partido Republicano. Investigue la plataforma de cada partido y encontrara la razon por la que Dios decidio poner a Trump y no a la sra Clinton. Sea cuidadoso al cuestionar nuestro cristianismo. Como pastor conozco el corazon de muchos "llamados cristianos" que apoyaban a la sra. Clinton. Son el reflejo de lo que es ella.
     

    Galo Nómez
    22/11/2016
    03:43 h
    2
     
    Qué sentido tiene hablar con unos tarados congénitos que sólo porque alguien les dijo lo que deseaban escuchar-como esos reyes del Israel del AT que se llenaban de profetas que hablaban lo que a ellos les interesaba y convenía- lo votaron, sin pensar en sus hermanos de origen afro o latino. Para qué gastar saliva en una humanidad que sólo es experta en darle la espalda al Señor
     

    sam
    20/11/2016
    16:45 h
    1
     
    Dios pone y saca reyes......creo que trump no tiene sentido etico y algunas veces moral...pero lo que se puede resaltar de el es que primeramente es amigo de Israel....esta contra el aborto, el matrimonio gay, la adopcion de niños por parte de estas personas...etc,etc,etc...Por otro lado esta aquella mujer pro-aborto, matrimonio gay, adopcion de niños por gay....etc.etc.etc... TRUMP NO ES UN SANTO DE MI DEVOCION PERO ESTA MAS CERCA DEL CORAZON DE DIOS....
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Carta a mis hermano(a)s que no votaron por D. Trump
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

    Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

     
    La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal) La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal)

    Análisis de César Vidal de la visita de Donald Trump a Arabia Saudí, Israel, Estado Vaticano y Unión Europea. Una visita en que "Trump ha traicionado una de sus principales promesas electorales".

     
    Nagai, blues-rock del Génesis a los evangelios

    Conversamos con el compositor gallego sobre su nuevo disco, diez nuevas canciones presentadas bajo el título de "II".

     
    ¿99?: Dios tiene la última palabra

    Jaime Fernández recoge en este libro las razones más habituales por las que las personas abandonan la iglesia y nos invita a reflexionar y actuar.

     
    Solución en Venezuela vía Luther King (C. Vidal)

    "Ni el chavismo es el castrismo, ni la salida a la crisis actual es la violencia" dice César Vidal, que analiza el laberinto social actual y las posibles vías de salida.

     
    Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

    El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    FOTOS Fotos
     
    Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

    Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #60: palabras de vida eterna 3MJ #60: palabras de vida eterna

    Lo que la Biblia dice es más importante que lo que ciertas personas tengan que decir, sin importar su éxito o supuesta relevancia.

     

     
    8ª causa: la dignidad del ser humano 8ª causa: la dignidad del ser humano

    Una de las consecuencias de la Reforma protestante fue recuperar la dignidad intrínseca del ser humano, desde su concepción hasta su muerte, más allá de cualquier circunstancia o apariencia.

     
    ¡No me gusta mi cuerpo! ¡No me gusta mi cuerpo!

    El verano ya casi está aquí y empieza el agobio con nuestra apariencia. ¿No será que nos dejamos llevar por lo que otros dicen que es bonito?

     

     
    Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura

    "Mi agradecimiento por la aportación de la Reforma protestante en estos 500 años" expresa Ángel Gabilondo, portavoz del Partido Socialista en la Comunidad de Madrid y exMinistro de Cultura. Añade una reflexión sobre la importancia del protestantismo en la sociedad y la Historia.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.