PUBLICIDAD
 
lunes, 9 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    El hombre maduro

    No somos maduros, santos, porque no tendemos a serlo. No digo que no queremos, porque algunos lo quieren.

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 15 DE OCTUBRE DE 2016 19:55 h

    ¿Quién es el aparente protagonista de nuestra sociedad, de la que tan ufanos nos sentimos?, un hombre que, como cantaba Julio IGLESIAS, es “un truhan y un señor”, más de lo primero y menos de lo segundo, un ser a punto de ser descerebrado, y llenada su cabeza de prefabricados pensamientos; un hombre henchido, para que no ose mantener ideas ni originales, ni rebeldes y mucho menos espirituales, con datos que en lugar de acercarlo lo alejan del sabio conocimiento; un hombre asaltado por miles de informaciones que lo deforman, y que le relativizan cualquier verdad; un hombre confundido por los mismos que debieran transmitirle la cultura; un hombre que oscila entre el escepticismo y el cinismo, o se conforma con aceptar lo que cualquier poder, sin darle explicaciones, le asegure; un hombre a cuyos ojos se ha destruido la estructura y realidad de un mundo espiritual, y se han extirpado a la vida sus más altos fines: para el que los conceptos de propósito, destino, de soledad, de serenidad, de amor, de vida y muerte no se acompasan al fingido progreso ni a su emaciada inteligencia. 



    De ahí que deban considerarse algunas de las grandes palabras de nuestro idioma que suelen ser brevísimas: yo y no. Yo como una afirmación de individualidad, de saber que no somos un accidente, de reconocer para qué estoy aquí en la tierra, pues un hombre sin propósito además de inmaduro es como un barco sin timón, un soplo, nada; no como un refugio contra lo que quiera invadírnosla y arrebatárnosla. Ese hombre que desconoce su yo real, así como el propósito de su vida, pierde el sentido de la misma, y no madura en investigarlo. Un ser despersonalizado, similar a los otros, que teme ser distinto, y hace del hombre un autómata camaleonizado con su entorno y receptor de las consignas ante las que se doblega. Y “Desde el Corazón” percibo que cuando trata de ser social, es en el papel repartido por los mundanos poderes simultáneamente. Estados, sentido común u opinión pública, manipulación mediática y referéndum para todo, modas, religión a la carta, debilidad de la justicia, relativismo ético como instrumento de conformismo, papeles representados por actores que olvidaron sus propios valores, deberes y sentimientos o que jamás los conocieron, robots que se hacen ilusiones de libertad… si no soy lo que los otros son y esperan ¿qué seré?; nadie, nada. Y así, el hombre se desvare, pierde su voluntad y galopa hacia la frustración, la inmadurez, aunque se ponga la máscara de euforia. Tiene en sus manos una vida, que al no ser vivida interiormente, le conduce a la inseguridad, y lo empuja a admitir cualquier ideología, religión ilusoria o cualquier líder con tal de aparecer diferente sin serlo; con tal de ser considerado como individuo sin que le obliguen a recorrer el proceso largo, serio, profundo y eficaz del pensamiento de individualidad espiritual.



    Si no somos más maduros, se debe en mucho a que no queremos serlo. Entre el hombre inmaduro y cabal, pecador o santo, sólo le separan ciertas resoluciones que uno y otro han tomado en su corazón. Y aunque opuestas, se hallan cercanas en el reino del espíritu. Un abismo separa a los ricos de los pobres, abismo que sólo puede cruzarse con ayuda de fuerzas exteriores y buena fortuna. La línea divisoria entre la cultura y la ignorancia siendo ancha y profunda, puede transformarse disponiéndose al esfuerzo del estudio y sacrificio, permitiendo al ignorante convertirse en un hombre ilustrado. Mas el paso de la inmadurez a la cabalidad, del pecado a la santidad, no requiere “suerte” ni ayuda externa. Basta un eficaz acto de obediencia de nuestra voluntad, que es decir “Sí” al Creador como respuesta a la gracia de Dios. 



    “Desde el Corazón” puedo decir que no somos maduros, santos, porque no tendemos a serlo. No digo que no queremos, porque algunos lo quieren. Pero el mero deseo es un pensamiento pasajero, una nube de verano, sin consecuencias, si la voluntad no se somete al Creador y se pone en marcha para lograrlo. La clave de la madurez y por ende, el avance espiritual, se encuentra en la eliminación de la distancia entre el Creador y la creatura, siendo y acogiéndose al camino que es Jesús. La renovación del hombre en su relación con la fuente de vida. Clave que pasa por aplicar a nuestras vidas, la enseñanza implícita que describió el Maestro: “de cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. La semilla para crecer y madurar necesita morir. Todos debemos descender a las tierras de nuestro subconsciente y escarbar en sus hierbajos sombríos, donde se encuentran nuestros hábitos pecaminosos: soberbia, avaricia, envidia, egotismo, egolatría, insensibilidad, cosas todas que dificultan nuestro juicio. Desvirtuamos entonces la verdad para ajustarla a nuestras imperfecciones, y nos mentimos a nosotros mismos para no tener que cambiar ni renunciar a los vicios que tanto apreciamos. Morir a esto para vivir a la madurez. Sí, morir a la vida inerme de nuestras faltas inconfesables para renacer a fructuosa vida. Esto exige que hagamos un completísimo análisis de nosotros mismos a la luz de las inmutables leyes de Dios.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    bnsalvador
    16/10/2016
    08:20 h
    1
     
    MI querido profesor. Con tus boletines periódicos y tus publicaciones regulares en esta revista de Protestante digital, tengo la bendición del Señor en tus manos de que sigamos en contacto y seguir recibiendo tus enseñanzas para seguir el camino de madurar en el Señor. Camino que aquí nunca se termina, pero como una de las claves para que las claves para que la semilla de la egolatría muera y deje lugar al fruto del agradecimiento es ser agradecido "de bien nacidos...", aquí está el mio.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El hombre maduro
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.