PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Leonardo de Chirico
12
 

¿Qué ha ocurrido con la Justificación por la Fe?

Los Padres de la Iglesia siempre respaldaron la justificación por la fe. La Reforma no la inventó. Simplemente, la volvieron a exponer en términos más coherentes y bíblicos, en una época en que había sido oscurecida por la opacidad medieval.

DESDE ROMA AUTOR Leonardo de Chirico 11 DE JUNIO DE 2016 22:25 h

Charla dada en Resolved: Conference of Acts 29 Europe [Resueltos: Iglesias de la Siembra en Europa] Hechos 29 / Europa (Roma 4 Abril 2016). Puede verse el vídeo en: https://vimeo.com/164251636



 



El entendimiento evangélico del Evangelio se apoya en dos pilares: la autoridad de la Escritura como la Palabra escrita de Dios (el principio formal) y la justificación por la sola gracia mediante la sola fe (el principio material). La Escritura es el modelo de la vida cristiana; la justificación es el fundamento de la misma. Sin las normas de la Escritura, nuestras vidas están conformadas por estándares falsos y defraudadas por aparentes descripciones. Sin el fundamento de la justificación, nuestras vidas están construidas en arenas movedizas y finalmente se colapsarán bajo el justo juicio de Dios.



En la manera tan lúcida de condensar la enseñanza bíblica que tiene J.I. Packer, la justificación es “la acción de Dios de perdonar los pecados, calcular la justicia, liberar a los pecadores impíos por su gracia mediante la fe en Cristo, no sobre la base de sus propias obras, sino por la justicia representativa y el derramamiento de sangre sustitutivo de Jesucristo a su favor”.[i]



Históricamente, la justificación ha sido el punto de referencia de la fe evangélica desde los tiempos de los Apóstoles. Los Padres de la Iglesia lo afirmaron y, si bien no fue su principal preocupación, siempre la respaldaron. La Reforma no la inventó. Simplemente, la volvieron a exponer en términos más coherentes y bíblicos, en una época en que había sido oscurecida por la opacidad medieval. Las ortodoxias luterana y reformada se adhirieron a ella con entusiasmo.



Grandes hombres como Jonathan Edwards y los puritanos británicos la predicaron con plena convicción. El pietismo alemán formó su espiritualidad a su alrededor. Grandes predicadores como C.H. Spurgeon hicieron de la justificación por la fe el tema central de su predicación y este modelo continuó hasta los tiempos de John Stott y Martyn Lloyd-Jones. Incluso en los mensajes de Billy Graham destacan íntegramente los parámetros fijados por la justificación por la fe. El pecador es salvo por la sola gracia mediante la sola fe, aparte de las buenas obras, sin ningún mérito por su parte. Esta ha sido una señal fundamental de la fe bíblica a lo largo de los siglos porque se encuentra en el corazón del Evangelio bíblico.



 



Reacciones contra la Justificación



Sin embargo, ha habido dos fuertes reacciones contra la justificación. Por una parte, la Iglesia Católico Romana la rechazó violentamente en el Concilio de Trento (1545-1562). Trento continuó utilizando la palabra justificación pero la llenó de un significado completamente diferente. Para Trento, la justificación era un proceso más que un acto de Dios; un proceso que se iniciaba en el sacramento del bautismo donde se creía que la justicia de Dios se infundía; un proceso alimentado por las obras religiosas de los fieles y sostenido por el sistema sacramental de la iglesia; un proceso que necesita pasar por un tiempo de purificación en el purgatorio, antes quizás de ser promulgado en el día del juicio. Roma replanteó y reconstruyó la justificación en términos de una combinación de la iniciativa de Dios y los esfuerzos del hombre, la gracia y las obras unidas, dando como resultado un viaje continuo de la justificación, dependiendo en última instancia de “la arcilla y el hierro” de las obras humanas y de los sacramentos eclesiásticos. Lo que se perdió fue el acto forense y declarativo de la justificación, la base exclusiva en la divina gracia, la completa seguridad de ser justificado debido a lo que Dios el Padre ha declarado, Dios el Hijo ha alcanzado y Dios el Espíritu ha elaborado. Trento surgió con una enseñanza sobre la justificación confusa y desconcertante que ha engañado a la gente desde entonces. 



La otra objeción a la doctrina evangélica de la justificación por la sola fe apareció con el liberalismo teológico en el siglo XIX. En este caso, también, la palabra justificación se conservó pero el significado de la misma fue totalmente socavado y finalmente redefinido. Al rechazar la doctrina bíblica del pecado como una trágica separación de Dios y una rebelión contra Dios, el liberalismo se opuso a la necesidad de la justificación. Según el liberalismo, nuestro problema no es tanto ser pecador en las manos de un Dios justo, sino nuestro llamado a ser un pueblo justo como seres humanos. Cristo es el hombre justo perfecto a quien tenemos que imitar si queremos llegar a ser justos. No necesitamos ninguna expiación, ningún pecado tiene que ser perdonado, no hay ningún juicio previsto. La visión liberal es crear un mundo donde las personas autodefinidas justas intentan construir una sociedad de aspirantes a justos marcada por una fraternidad humana universal. Esta cultura de la auto justificación ha sido perjudicial para las iglesias y las sociedades occidentales hasta el punto de hacerlas implosionar bajo el peso de unas ilusiones irreales y falsas. 



Mientras los protestantes evangélicos siempre han defendido la justificación, haciendo de ella el tema central de sus predicaciones, prácticas pastorales y empeños misioneros durante siglos, ha habido consideraciones contrarias a la justificación que han ofrecido puntos de vista alternativos de la misma. A pesar de sus diferencias, tanto la versión de la justificación católica como la liberal significativamente convergen en presentar una visión exagerada del talento del hombre para hacer algo para su propia salvación (independientemente de lo que entiendan por salvación), una defectuosa opinión del pecado, un rechazo a la expiación sustitutiva de Cristo y una desazón hacia todo lo relacionado con la justicia y el juicio de Dios



No es sorprendente que en 1999 estas posiciones sobre la justificación, católicas y liberales protestantes, se fusionaran en la Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación. Ya estaban lo suficientemente cerca para finalmente llegar al punto de redactar una declaración conjunta. La visión no trágica del pecado es compartida tanto por las opiniones de los católicos como por las de los liberales; la necesidad del sistema sacramental de la iglesia es en lo que insiste la parte católica, mientras que el énfasis liberal está en el alcance universalista de la justificación. Todos están y estarán justificados porque al final Dios tendrá misericordia de todos. Esta es la comprensión actual común de la justificación compartida tanto por la Iglesia C.R. como por las iglesias liberales.



El próximo año (2017), estos dos organismos celebrarán el hecho de que ¡la Reforma ha terminado! Y si la justificación es lo que ellos dicen que es, ¡están en lo cierto! Verdaderamente ha terminado.



 



La Plantación de Iglesias y la Justificación por la Fe



¿Cómo vamos entonces a plantar las iglesias en este contexto? La iglesia tiene que continuar fundamentada sobre la autoridad de la Escritura y la justificación por la fe. No hay ninguna otra receta disponible para una iglesia del Evangelio sana. No hay ningún otro Evangelio que el mensaje bíblicamente atestiguado de Jesucristo que salva a pecadores indignos como nosotros sobre la base de su obra “una vez por todas” en la cruz.



Podemos y debemos ser creativos para encontrar nuevas y mejores formas de transmitir la justificación, predicarla, aplicarla y testificar su realidad viva, pero la Biblia es muy clara al decir que, o somos justificados por la gracia de Dios o caemos en una especie de autojustificación que es un trágico engaño. Esto es un falso evangelio. Cualquier adaptación a la idea de que a la larga somos capaces de salvarnos por nosotros mismos, cualquier acomodo al hecho de que la salvación no es un don de Dios desde el principio al fin es una pendiente resbaladiza hacia un falso evangelio. No creamos que la justificación es un vestigio teológico de un pasado lejano. De hecho es la clave para una buena comprensión de las buenas nuevas de Cristo. Ojalá todos los fundadores de iglesias puedan abrazar de todo corazón lo que escribió el apóstol Pablo: “Y ciertamente, aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe”. (Filipenses 3:8-9). ¡Plantemos iglesias en Europa que fiel y apasionadamente reflejen y encarnen este Evangelio!







[i] J.I.Packer, God’s Words, Studies in Key Bible Themes  [Las Palabras de Dios: Estudios de la Biblia, Temas Clave], Grand Rapids, MI: Baker, 1988, p.139.




 

 


12
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

flash
17/07/2016
01:14 h
12
 
La fe, es absolutamente necesaria para la justificación y salvación; mas no la SOLA fe FIDUCIAL que inventó el doctor. La fe acompañada de la caridad y la esperanza, que actúa en la vida de aquellos que mueren al pecado para vivir en Cristo y caminan EN NOVEDAD DE VIDA ( Rom 6,4), crucificando al hombre viejo, destruyendo el cuerpo del pecado y no obedeciendo a sus concupiscencias ( Rom. 6,1-12). Saludos
 

flash
17/07/2016
00:57 h
11
 
Lutero no entendió ( y de ahí todos sus seguidores hasta la actualidad) el gran misterio que hablaba Pablo: el eterno designio de Dios de salvar a TODOS los hombres, si ellos no ponían obstáculos. Para Pablo la ley no justifica, sino Cristo, pero tampoco la condena como mala y aborrecible. Pablo se pregunta ¿Qué diremos, ¿pues? ¿La ley es pecado? ¡Eso no! ( Rom. 7,7). La ley mosaica para los judíos y la ley natural para los gentiles fue como un pedagogo que los orientó hacia Cristo.
 

flash
17/07/2016
00:26 h
10
 
Nadie mejor que el mismo Lutero, nos ha relatado sus inquietudes espirituales y sus angustias, cuando empezó a leer la carta a los Romanos ( cap. 9). Una preparación científica no la tenía, ni dominaba el griego. De los santos padres, poco le eran conocidos, y los despreciaba siempre que no le servían para apuntalar sus propias ideas preconcebidas. Y para defender sus escritos, acude a San Agustín. Para Lutero toda la Biblia, pende de la carta de San Pablo a los Romanos.
 

Rupi Fabro
03/07/2016
01:55 h
9
 
Creo que lo que debe revisarse, es si la justificación por la fe es solo una cuestión forense, o incluye la infusión de una gracia interior, es decir, si cuando Dios declara justo, a la vez HACE justo al pecador. Sería digno de estudio determinar si la Justificación es más inclusiva que lo que supone el criterio protestante. Como evangélico, separamos "los tantos", y decimos que una cosa es la justificación, otra la regeneración, otra la santificación, etc., pero, ¿es esto realmente así?
 

domingo
14/06/2016
17:29 h
4
 
Miren que no es lo mismo decir "Justificación por la Fe" que "Justificación por la sóla Fe", ultima frase que conlleva una condición restrictiva, además de que Pablo nunca a acompañado con la "sóla" a la palabra fe. A pesar de ciertas inexactitudes, especialmente sobre la visión católica de la justificación, es un buen analisis protestante del tema.
 
Respondiendo a domingo

Esclavo
17/06/2016
23:10 h
7
 
Recuerde al malechor en la cruz, al hijo pródigo, al fariseo y el publicano... Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe
 
Respondiendo a Esclavo

Mariano
15/06/2016
16:37 h
5
 
Romanos 3:28 "Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley". Cierto que no dice "sola fe", pero justamente, en el universo de medio posibles para la justificación que Pablo considera (el conjunto formado por fe y obras), habla no sólo de fe, sino de fe SIN las obras de la ley. Saludos
 
Respondiendo a Mariano

Mayorgase
02/07/2016
23:43 h
8
 
estraño comentario el de Ikari, primero dice: estamos de acuerdo, y despues lleva la contraria. obiamente sabemos lo que el o ella o lo que sea cree. yo pregunto: desde cuando las obras de la ley judia fueron para salvación? En Santiago no veo que el contexto haga referencia al tema de la salvación, eso es sacar un texto de su contexto, y el buen samaritano, no responida esa parabola a la pregunta del projimo y no a la salvación? cuanta confución.
 
Respondiendo a Mayorgase

ikari
16/06/2016
21:13 h
6
 
Estamos de acuerdo Mariano, gracias. Las obras de la ley judía ya no seran consideradas necesarias para la salvación. El apóstol Pablo dice que "la fe se hace eficaz por el amor", Santiago nos dice que la fe sin las obras de amor está muerta y para coronar nuestra reflexión, a la pregunta de que debemos hacer para salvarnos, Jesús responde con la parábola del buen samaritano, todos al hilo y en una sóla dirección. Nunca deben faltar en el cristiano el amor, la fe y la esperanza. Bendiciones.
 

Óscar Margenet Nadal
13/06/2016
20:59 h
3
 
La doctrina de la justificación tiene matriz divina y por tanto trinitaria. Dios es quien justifica porque 'no hay justo, ni aún uno' (Romanos 3:10, 30). Primero Cristo fue 'justificado en el Espíritu' (1ª Timoteo 3:16) luego somos justificados en Él por la obra del Espíritu (Gálatas 2:16) no las de la Ley. Él es el autor y consumador de la fe (Hebreos 12:2) que justifica y es visible en los justificados 'creados en Cristo Jesús para abundar en buenas obras' (Efesios 2:10). ¡Saludos hermano!
 

Mariano
13/06/2016
15:33 h
2
 
Excelente análisis. Creo que hay una tercer postura q también ataca la justificación por fe. Es la postura semi-pelagiana que se ve -a veces- en el mundo evangélico, donde no se insiste mucho con la justificación por fe, se la ignora convenientemente, o se la mira con sospecha. Hablar de justificación por fe, en el mundo hiperactivo y orientado a obras de algunos círculos evangélicos, es visto como un llamado a la pereza. Bendiciones y adelante.
 

Franklb
12/06/2016
06:47 h
1
 
Muy buen tema. Siempre importante resaltar y dejar en claro. Pero le falto algo muy importante a este tema de la justificación por la fe, y es el hecho de que dicha fe sin arrepentimiento y renuncia a la carne y el mundo, no es un mensaje integro del evangelio. Muchos cristianos solo quieren la fe para justificarse más no el arrepentimiento. Cualquiera cree, más no cualquiera renuncia a las obras de la carne. Gálatas 5: 19 al 21 quien no renuncia a la carne no hereda el reino d los cielos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Qué ha ocurrido con la Justificación por la Fe?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.