PUBLICIDAD
 
jueves, 17 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
17
 

¿Cómo reconocer a un falso profeta?

Martyn Lloyd-Jones nos da ocho pautas para reconocer a los falsos profetas.

BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 16 DE ENERO DE 2016 23:40 h

En sus exposiciones sobre el Sermón del monte, el querido predicador evangélico Dr. Martyn Lloyd-Jones (1899-1981) tomó tiempo para instruir a su congregación en Londres sobre el peligro de los falsos profetas.



Basándose en Mateo 7:15 –“Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”- Lloyd-Jones ofreció las siguientes observaciones perspicaces.



1.- Un falso profeta no tiene ‘puerta estrecha’ en él



¿Cómo se puede describir a los falsos profetas? Según el pastor galés, “La forma más adecuada de contestar es decir que no hay puerta estrecha en ellos, que no hay ‘camino angosto’. Lo que dicen está bien, pero no incluye esto. Es una enseñanza cuya falsedad hay que detectarla por lo que no dice más bien por lo que dice”.



No hay nada en el falso profeta que ofenda al hombre natural. Es el tipo de predicador que agrada a todos por lo tanto todos hablan bien de él. No tiene enemigos. Nadie le persigue por sus mensajes. Sabe comportarse en cualquier contexto y “se hace todo a todos”. Es carismático, dinámico, popular, agradable a la vista y al oído. En suma, “Muy consolador, muy tranquilizante; siempre es así el falso profeta, en su vestido de oveja; siempre inofensivo y agradable, siempre, invariablemente atractivo”.



2.- Un falso profeta no predica doctrinalmente



¿De qué manera se da a conocer este espíritu tan inofensivo del falso profeta? Contesta Lloyd-Jones diciendo, “Se manifiesta en general en una ausencia casi total de doctrina en cuanto tal en el mensaje. Siempre habla con vaguedades y en forma general; nunca desciende a detalles doctrinales. No le gusta la predicación doctrinal; siempre es muy vaga”.



En vez de enseñar al pueblo de Dios sobre la sana doctrina para que sean edificados en la fe, el falso maestro se limita exclusivamente a mensajes bonitos y positivos con el fin de elevar los espíritus de la congregación. En sus sermones, los sentimientos, las emociones, las risas y hasta las lágrimas ocupan el lugar que debe corresponde a la exposición de la verdad de Dios.



3.- Un falso profeta sólo predica sobre el amor de Dios



El falso profeta no dice nada sobre la santidad ni la justicia ni la ira de Dios. Su ‘dios’ es una deidad que él mismo ha inventado en base a sus antojos carnales. “Siempre predica acerca del amor de Dios y nunca menciona las otras cosas. Nunca hace temblar a nadie cuando habla de este Ser santo y augusto con el que todos debemos enfrentarnos”.



La teología propia del falso profeta, pues, está totalmente distorsionada. Sólo entiende a Dios a luz de sus propios caprichos. Esta es la razón por la cual esconde la verdad. Quiere ser agradable, inofensivo y popular por consiguiente pasa por alto muchos textos de la revelación bíblica tocante a Dios.



4.- Un falso profeta no enfatiza el juicio final



¿Cuándo fue la última vez que escuchaste un mensaje sobre el juicio final? Algo que el falso predicador no declara nunca es que se acerca el gran día del juicio. En este sentido, el falso profeta no tiene nada en común con los profetas del Antiguo Testamento ni con los apóstoles del Nuevo ni con el mismo Señor Jesús ya que todos ellos hacían hincapié una y otra vez en el juicio venidero.



Los falsos profetas se caracterizan por un espíritu liviano que no toma en serio las amenazas del Santo de Israel. Proclaman “paz, paz” cuando no hay paz. E incluso algunos de ellos se oponen a los auténticos voceros de Dios porque sus sermones resultan demasiado incómodos y ofensivos.



5.- Un falso profeta no hace mención del pecado



Puesto que el falso profeta no quiere caerle mal a nadie, tampoco dedica mucho tiempo al tema del pecado. Es una palabra que no aparece en su vocabulario. Cree, en última instancia, que el ser humano es más o menos bueno. Sí, tiene sus imperfecciones pero no está del todo mal. “No dice que todos somos perfectos; pero sí sugiere que el pecado no es grave”.



Dada su falta de interés en el pecado tanto original como individual, tal predicador no pone de manifiesto la profunda incapacidad del hombre para hacer algo por su propia salvación. Esto produce una especie de doctrina humanista donde el hombre se convierte en el agente activo de su propia salvación, la cual es una negación explícita del Evangelio de la gracia.



6.- Un falso profeta no predica sobre el Jesús bíblico



Tanto la teología propia como la cristología del falso predicador son peligrosas. El atributo favorito del falso maestro es el amor, el amor, el amor de Jesús. Habla en términos generales y ambiguos acerca del Salvador pero no explica la grandeza del aspecto expiatorio de su sacrificio y muerte vicaria.



Predica sobre Jesús de una forma sentimentalista pero no de una manera teológicamente correcta. “Habla acerca de los que estaban en torno a la cruz y habla de forma sentimental acerca de nuestro Señor. Nada sabe acerca de la ‘ofensa de la cruz’ de Pablo.



Su predicación de la cruz no es ‘para los gentiles locura’ ni ‘para los judíos ciertamente tropezadero’. A través de su filosofía, le ha quitado todo efecto a la cruz”. ¿Cuál es esta filosofía? Es la filosofía de amor y sentimiento, la única clase de filosofía en la cual el mundo está interesado.



Da reflexiones bien preciosas sobre Jesús de Nazaret desde una perspectiva estética y ética, no obstante, las mismas están desprovistas de cualquier contenido doctrinal.



7.- Un falso profeta no habla sobre el arrepentimiento



Como regla general, el falso predicador no cree en el arrepentimiento porque tampoco cree en la perdición eterna del alma. Ya que todos somos más o menos buenos y Dios es un ser puramente emocional, el Padre celestial será el Padre de todos y concederá la vida eterna a todos.



El estilo de predicación del hermano falso está diametralmente opuesto a aquél de los puritanos y de otros gigantes del evangelismo tales como George Whitefield y John Wesley porque no se percibe ni una pizca del temor de Dios en sus mensajes. No habla sobre la necesidad de negarse a uno mismo ni sobre el llamamiento a apartarse del mundo de pecado. “El falso profeta no enfatiza la necesidad absoluta de entrar por la puerta estrecha y andar por el camino angosto”.



8.- Un falso profeta no cree en el autoexamen



La última observación de Lloyd-Jones es que el falso profeta desaconseja el autoexamen. ¿Por qué? Porque el autoexamen es incómodo. “Casi sienten que examinarse a sí mismo es herético”.



El autoexamen, además de ser un mandato sacado directamente de la Biblia, promueve la mortificación del pecado. Pero esto no agrada al falso maestro ya que quiere una salvación fácil y una vida cristiana repleta de inmadurez, carnalidad y muchas risas. El falso profeta no es sobrio ni solemne. No conoce el temor de Dios. No tiene peso espiritual.



Conclusión



Martyn Lloyd-Jones, estando muerto, todavía habla. En una generación dónde el pecado más grave parece ser el ofender a alguien o hablar de una manera políticamente incorrecta, haríamos bien en volver a asimilar las observaciones del gran pastor de almas galés.



Para recapitular lo que hemos aprendido hoy, el falso profeta: no tiene puerta estrecha en sí, no predica doctrinalmente, sólo predica sobre el amor de Dios, no enfatiza el juicio final, no hace mención del pecado, no predica sobre el Jesús bíblico, no habla sobre el arrepentimiento y no cree en el autoexamen.


 

 


17
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Norbert1985
06/01/2017
01:26 h
17
 
Por la cantidad de falsos profetas que se ve en la actualidad, es notorio que estamos en los últimos días. Muy instructivo pastor, gracias. Otro mal de las iglesias contemporáneas es cuando se empieza a ver demonios por todas partes, tanto que de revelación en revelación se anula la Palabra de Dios y se llega a los divagues.
 

Alfredo Lois
03/01/2017
23:04 h
15
 
¿Porqué en la foto del título no han puesto a John MacArthur? Este señor es lo que se denomina un "cult", un sectario y un expositor a la altura eklesiastica de los testigos de Jehová.
 

Chpablos
23/01/2016
13:41 h
14
 
S. Pablo define al profeta verdadero: “El que profetiza habla a los hombres para exhortación, edificación y consolación” (1Co.14:3); y a los falsos, que “arrastran tras sí discípulos” (Hch.1:20:29), es decir, se promocionan a sí mismos para hacerse con un grupo de seguidores. Son legalistas y controlan las conciencias (2Co.11). Un saludo.
 
Respondiendo a Chpablos

Alfredo Lois
03/01/2017
23:04 h
16
 
La segunda descripción se corresponde con MacArthur y Tolopilo.
 

felipe de jesus
21/01/2016
22:39 h
10
 
De hecho el cristianismo que en general practican los norteamericanos es un cristianismo litúrgico. Saliendo del culto se van a sus placeres carnales igual que los católicos. Eso está difundido hasta en las peliculas. También podemos decir que las sectas famosas y herejías afines han sido elaboradas en USA.ej, Testigos, Mormones, etc.Creo que hay que evangelizar a E.U.
 

EZEQUIEL JOB
21/01/2016
17:29 h
9
 
Esta clase doctrina lo único que hace es que juzguemos a los demás, cosa prohibida por Dios: Stg 4:11-12 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

Mariano
22/01/2016
15:54 h
11
 
Estimado ¿en qué casos entonces serían aplicables pasajes como Tito 1:11, Judas 1:3-4, Gálatas 5:10-12, 1 Timoteo 5:20, Gálatas 1:8-9? ¿No será que Santiago está hablando no de falsos maestros, sino de cuestiones personales?
 
Respondiendo a Mariano

EZEQUIEL JOB
23/01/2016
06:18 h
13
 
Los versos que Ud. menciona hablan de “hombres” impíos y carnales (Jud 1:4), y no de “profetas”.La forma de vida “fruto” (Mat 7:15-16) (2Ped2:1-2) es la que determina a un “falso profeta” o maestro, y no siempre es la predicación (Mat23:2-3). El cristiano no anda en la carne (Gal5:19-21,24)(Rom8:5). Hoy en día, ya no hay “profetas”(Mat11:13)(Heb1:1-2) ni “voceros”, solo cristianos que profetizan (proclaman) y enseñan La Palabra (1Cor14:31). Lo mas importante es la clase de vida que llevamos.
 

Alfonso Chíncaro (Perú)
21/01/2016
02:59 h
8
 
Quisiera compartir con ustedes que este lunes Noa Alarcón escribió en la sección de blogs un excelente artículo que complementa éste muy bien: "Los voceros del anticristo". Lo recomiendo.
 

Omar Pardo
20/01/2016
16:26 h
7
 
SI bien comparto lo indicado en el artículo, creo que hacer énfasis en lo bueno que somos nosotros y lo malo que son el resto, solo nos convierte en una cuasi secta de elegidos. Aprendamos de Jesús, que se juntaba con pecadores y hablaba, comía y bebía con ellos, afianzando la relación y predicando el evangelio de la gracia luego. Si realmente queremos llegar a los que no son salvos, se debe lograr cierta empatía, para luego mostrar la verdad, de lo contrario huirán despavoridos.
 
Respondiendo a Omar Pardo

Mariano
22/01/2016
16:02 h
12
 
Me parece que estamos hablando de 2 grupos de personas distintos. Jesús se juntaba con personas, que además de pecadoras y no regeneradas, no tenían pretensiones de ungidos, iluminados ni apóstoles. Amén a juntarnos con ellos y darles testimonio. Pero en el artículo se está hablando de otro grupo, la cizaña o las cabras. La respuesta a éstos es diferente: 2 Tim 3:5 y 2 Juan 1:10-11. Saludos.
 

Alfonso Chíncaro (Perú)
20/01/2016
16:08 h
6
 
Agradezco este artículo que aborda correctamente cómo distinguir a un falso profeta. Mi pregunta ahora es ¿será posible escribir acerca de qué es un verdadero profeta? ¿tratamos de reconocerlos y señalarlos con nombre y apellido? ¿animamos a otros a escucharlos? Los pocos que se me ocurren que puedan caber en la categoría son David Wilkerson, Leonard Ravenhill y Paul Washer, al menos a nivel internacional. He escuchado testimonios favorables de otros, pero no sabría explicarme.
 

Protestantólogo
19/01/2016
20:22 h
4
 
Es muy difícil exponer de manera convincente a un falso profeta, en circunstancias que tras su identidad se ha configurado una plataforma de marketing y prestigio que impide la variación de percepciones aun cuando el personaje en cuestión haya variado en lo que a posición doctrinal y testimonio se refiere. Tal es el caso del evangelista Billy Graham, quien fue fiel al evangelio que proclamaba, cambiando posteriormente a una concepción universalista y ecuménica. Muchos ciegos y guías de ciegos.
 

jorgevaron
19/01/2016
20:04 h
3
 
Excelente artículo, no queremos que nos endulcen el oído. "..dura es esta palabra, quien la podrá soportar ?..", se lo dijeron a nuestro Señor, y los de verdad aguantaron y vieron la gloria de Dios. Tomaremos la palabra de Dios como venga, no le añadiremos nada. Así como está nos llena de gozo, nos alegra el corazón, aun cuando sea, muchas veces, dura y seca.¡ Bendito sea Dios nuestro Padre !
 

Isra
18/01/2016
11:37 h
2
 
¡Muy buen artículo! Es increíble ver la inerrancia y vigencia de las Escrituras a pesar del paso del tiempo, Lloyd-Jones enseñó muy bien el texto. Destacaría dentro de los puntos mencionados, el 5 y 8, es una pena que predicar acerca del pecado, autoexamen, mortificación al pecado esté pasado de moda y no "guste", pero es lógico que nos incomode, y así debería ser, ver pecado en nuestra vida cuando menos debería incomodarnos. Gracias por el artículo Will, debemos estar vigilantes.
 

jomagofu
17/01/2016
01:30 h
1
 
Está describiendo punto por punto a Francisco. No sé si será el falso profeta descrito en el Apocalipsis, pero se le parece bastante, lo único es que no hace señales (de momento), por lo demás está engañando incluso a los escogidos.
 
Respondiendo a jomagofu

Pablo
20/01/2016
11:39 h
5
 
Bueno... yo diría que engaña a muchos "evangélicos"... pero no a los escogidos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Cómo reconocer a un falso profeta?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.