PUBLICIDAD
 
lunes, 29 de mayo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    4
     

    ¿Quiere Dios la prosperidad material?

    La teología de la prosperidad se nos revela como una idolatría religiosa que rebaja a Dios y a Jesucristo para ensalzar al hombre y lo diabólico.

    CONCIENCIA AUTOR Antonio Cruz 24 DE OCTUBRE DE 2015 23:38 h

    El evangelista Lucas no espiritualizó tanto la bienaventuranza de la pobreza como hizo Mateo. Él puso en boca de Jesús estas palabras: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios (Lc 6:20). Lucas trata con desdén las riquezas materiales y considera que los ricos que se dejan seducir por ellas son dignos de lástima. La abundancia de bienes materiales puede convertirse muy fácilmente en un serio obstáculo para la salvación, sobre todo cuando provoca la desaparición de algo tan importante como el amor al prójimo y la solidaridad. Todos aquellos cristianos que disfrutan en este mundo de prosperidad y que se involucran mucho en la obtención de ganancias materiales, deben preguntarse en qué medida éstas les pueden alejar de Dios. Porque si esto les ocurre, entonces las famosas exclamaciones de Lucas, "¡ay de vosotros, los ricos!" se aplicarían también a ellos. Como escribe Timoteo: Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores (1 Ti 6:7-10).



    La teología de la prosperidad es una nueva tendencia religiosa dentro del protestantismo que vuelve a contemplar la riqueza material y la prosperidad económica como una consecuencia más de la auténtica fidelidad cristiana. Mediante una exégesis deformada y nefasta se ve a Jesús como un hombre rico y próspero que vivía en una gran mansión, manejaba grandes cantidades de dinero y vestía con mucho lujo. Era tan rico, se dice, que se habría visto en la necesidad de buscar un administrador para que le llevara las cuentas. No obstante, a pesar de su buena posición social fue llevado a la cruz por Satanás y allí se transformó en un demonio y fue torturado hasta la muerte. Pero en las mismas entrañas del infierno, Jesús le arrebató las llaves a Satán y salió victorioso. Fue recreado desde un ser satánico a una encarnación de Dios y, por tanto, según sintetiza Hank Hanegraaff a partir de discursos de ciertos paladines de esta peculiar teología de la prosperidad, la lección que debe sacar todo el mundo es que como una encarnación de Dios, tú puedes poseer ilimitada riqueza y perfecta salud -un palacio como el Taj Mahal con un Rolls Royce a la puerta-. ¡Tú eres ahora como un pequeño Mesías recorriendo la tierra! Todo lo que hace falta es que reconozcas tu propia divinidad. Tú también puedes controlar la fuerza de la fe. Nunca más tendrás que orar, “Sea hecha tu voluntad”. Más bien, tu Palabra es una orden para Dios.1



    Semejante sarta de herejías encadenadas conduce inevitablemente a la conclusión de que la pobreza es un pecado, puesto que sería consecuencia del fracaso espiritual, mientras que la riqueza material habría que entenderla siempre como el reflejo de una vida espiritualmente abundante. De la misma manera se interpreta la enfermedad y la salud. Por medio de la atribución de significados esotéricos a determinados textos de la Biblia intentan hacer creer a la gente que si sus cuerpos pertenecen a Dios no es posible que pertenezcan también a la enfermedad. Por tanto, si poseen dolencias físicas es por su falta de fe. Y se llega así a situaciones absurdas y dramáticas como, por ejemplo, la de unos padres que retiran la administración de insulina a su hijo diabético o la de creer que los síntomas dolorosos de una enfermedad sólo son trucos de Satanás para convencernos de nuestra debilidad física.



    El escaso conocimiento bíblico de ciertas personas que escuchan tales sermones de prosperidad, permite que estos maestros de la mentira del llamado “movimiento de la fe” levanten sus enormes imperios en base a las ofrendas o donativos que les envía la gente crédula y de buena fe. Pero esto no es lo peor. Lo que más daño hace al Evangelio, y al mundo protestante a escala mundial, es el tremendo descrédito que provocan tales predicadores con su herética y nefasta teología. Al extraer los versículos bíblicos de su contexto literario y de su marco histórico, llegan a conclusiones perversas y erróneas, completamente ajenas a la intención inspirada del autor. La gente corre tras la milagrería y cuando descubre que no se cura o que no prospera su cuenta corriente, sino que más bien ocurre todo lo contrario, entonces sobreviene la desorientación espiritual y el sentimiento de que han sido engañados. Muchos terminan en la increencia y en la generalización fácil, afirmando que: ¡todo es mentira! o que ¡todos son iguales! Esto perjudica profundamente la extensión del reino de Dios en la tierra.



    Al decir que los humanos fueron creados como duplicados exactos de Dios, incluso en forma y tamaño, se nos está divinizando mientras que el Creador resulta empequeñecido. El poder que se le roba a ese Dios subordinado y sirviente de la creación, ya que siempre está a las órdenes del hombre, se le otorga a Satanás que pasa a ser el dios todopoderoso de este mundo. De manera que el cosmos torna así a contemplar la existencia de dos fuerzas equipotentes, Dios y Lucifer. El dualismo del primitivo gnosticismo vuelve a estar de actualidad y la guerra espiritual entre titanes del universo se pone otra vez de moda. El temor humano refuerza el poder de Satán, de la misma manera que la fe activa a Dios. Mientras tanto, Jesucristo es silenciado y enterrado profundamente en el infierno con lo cual se desvirtúa el auténtico mensaje bíblico. Si el hombre se engrandece, con su fe ocurre lo mismo y, por tanto, se enseña que hay que tener “fe en la fe”, en lugar de tener fe en Dios.



    A pesar de los múltiples errores doctrinales y perversiones religiosas que sustentan tales especulaciones de la teología de la prosperidad, hay además un criterio fundamental para dilucidar si se trata de una manifestación auténtica de lo que afirma la Escritura o, por el contrario, es una interpretación claramente perniciosa e idolátrica: ¿contribuye al bien del hombre o lo esclaviza todavía más? Este es el criterio definitivo para evaluar toda religión. Y ante semejante pregunta la teología de la prosperidad se nos revela como una idolatría religiosa que rebaja a Dios y a Jesucristo para ensalzar al hombre y lo diabólico. Sin embargo, a pesar de la aparente revalorización del estatus humano resulta que, en realidad, lo que se consigue es más esclavitud. En vez del auténtico culto a Dios a través del amor al prójimo, se fomenta el anhelo egoísta de tener más y estar siempre sano. El afán por acumular riqueza se antepone a la solidaridad con los hermanos más necesitados o incluso se utiliza a éstos como instrumentos a nuestro servicio. Tal actitud olvida que el cristianismo en la práctica es fundamentalmente un movimiento de amor y solidaridad en favor de lo sagrado que es el ser humano, la humanidad hecha a imagen de Dios.



    1 Hanegraaff, H. 1993, Cristianismo en crisis, UNILIT, Miami, p. 26.


     

     


    4
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Trinitario
    26/10/2015
    20:05 h
    4
     
    El probleama hoy no es la prosperidad, porque no la hay. El vedadero problema es el utilitarismo, en el que nadie sabe que es lo que esta bien o está mal. Donde decantarse por la presperidad es siempre favorable por oposición al sufrimiento de la pobreza. La vedadera pregunta es ¿Quien quiere ser pobre, por ser cristiano? Un fraile, un misionero...a no ser que creemos una nación de sacerdotes tenemos el deber de disfrutar del producto de nuestro trabajo. (quien lo tenga...)
     

    EZEQUIEL JOB
    26/10/2015
    00:37 h
    3
     
    Dios quiere que seamos obedientes a su palabra, por encima de riqueza o pobreza. Dios promete riquezas a los que confían en él (1Jn1:2)(Pr22:4), siempre y cuando no ocupen el primer lugar de Dios, que es la obediencia a su palabra (Sal62:10). No debemos pretender ser ricos ni pobres sino que siempre debemos estar contentos con lo que tenemos (1Tim6:8)(Heb13:5). Dios no nos dejará sufrir hambre (Sal34:9-10). Dios nos dá las cosas en abundancia para que las disfrutemos (1Tim6:17)
     

    Óscar Margenet Nadal
    25/10/2015
    14:17 h
    2
     
    Excelente comentario revelador de la negativa influencia del sistema capitalista en las iglesias locales. El capitalismo ha globalizado la mentalidad del: 'Eres lo que tienes'. Se deifica a líderes humanos del 'Tú puedes' y se reduce el Evangelio de Cristo al éxito personal. La herejía de la 'prosperidad' disfrazada de amor al prójimo apunta a terminar con la pobreza y el comunismo. Pero, con su amor al dinero es 'el mundo' instalando puro egoísmo en la congregación de fe.
     

    José
    25/10/2015
    12:36 h
    1
     
    Presentada de esta forma es evidente la carga herética de esta enseñanza. Pero es justo encontrar un equilibrio. Dios tampoco quiere la miseria o la pobreza de sus hijos. Él quiere que seamos prósperos. Cuando uno lee la Biblia de principio a fin le queda claro que Dios quiere la prosperidad de sus hijos. Por eso enseña a ser generosos, a ser diligentes, no perezosos, perseverantes, a tener fe. En ningún lugar de la Biblia se nos enseña cómo ser pobres.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Quiere Dios la prosperidad material?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

    Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

     
    La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal) La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal)

    Análisis de César Vidal de la visita de Donald Trump a Arabia Saudí, Israel, Estado Vaticano y Unión Europea. Una visita en que "Trump ha traicionado una de sus principales promesas electorales".

     
    Nagai, blues-rock del Génesis a los evangelios

    Conversamos con el compositor gallego sobre su nuevo disco, diez nuevas canciones presentadas bajo el título de "II".

     
    ¿99?: Dios tiene la última palabra

    Jaime Fernández recoge en este libro las razones más habituales por las que las personas abandonan la iglesia y nos invita a reflexionar y actuar.

     
    Solución en Venezuela vía Luther King (C. Vidal)

    "Ni el chavismo es el castrismo, ni la salida a la crisis actual es la violencia" dice César Vidal, que analiza el laberinto social actual y las posibles vías de salida.

     
    Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

    El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

     
    “Nos jugamos que podamos expresarnos todos los españoles con libertad”

    El presidente de Hazteoir hace balance de la campaña del autubús y expresa su preocupación por las leyes aprobadas que en su opinión intentan adoctrinar en la ideología de género.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    FOTOS Fotos
     
    Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

    Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    8ª causa: la dignidad del ser humano 8ª causa: la dignidad del ser humano

    Una de las consecuencias de la Reforma protestante fue recuperar la dignidad intrínseca del ser humano, desde su concepción hasta su muerte, más allá de cualquier circunstancia o apariencia.

     
    ¡No me gusta mi cuerpo! ¡No me gusta mi cuerpo!

    El verano ya casi está aquí y empieza el agobio con nuestra apariencia. ¿No será que nos dejamos llevar por lo que otros dicen que es bonito?

     

     
    3MJ #59: dinero falso 3MJ #59: dinero falso

    Las personas tenemos trascendencia, el dinero no. Si no lo tenemos en cuenta, caemos en la idolatría.

     
    Así viví el divorcio de mis padres Así viví el divorcio de mis padres

    Aún en medio del dolor y las dudas, se pueden aprender valiosas lecciones.

     
    Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura

    "Mi agradecimiento por la aportación de la Reforma protestante en estos 500 años" expresa Ángel Gabilondo, portavoz del Partido Socialista en la Comunidad de Madrid y exMinistro de Cultura. Añade una reflexión sobre la importancia del protestantismo en la sociedad y la Historia.

     
    8 causas: cuidar la Creación 8 causas: cuidar la Creación

    Somos mayordomos en esta Tierra, no dueños. Cada uno de nosotros es responsable en su entorno.

     
    Comunidad de Madrid, total apoyo a celebración de #500Reforma Comunidad de Madrid, total apoyo a celebración de #500Reforma

    Enrique Ruiz Escudero, Viceconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, felicita a los creyentes de fe evangélica, por el 500 aniversario de la Reforma protestante.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.