PUBLICIDAD
 
domingo, 19 de noviembre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    23
     

    Cómo deben vestir las mujeres

    Las mujeres pueden aspirar, aún en medio de una sociedad que sigue siendo machista a consecuencia de la caída, a que su condición, su dignidad originaria como seres a imagen de Dios, quede restaurada.

    TEMAS DE DEBATE AUTOR Noa Alarcón Melchor 21 DE JULIO DE 2015 13:50 h

    Desde hace un par días corren por redes sociales comentarios de gente cristiana acerca de cuál es y cuál no es la vestimenta femenina veraniega adecuada a los ojos de Dios. En especial, el tema de los pantalones cortos que se han puesto de moda este verano. Will Graham escribió un artículo, publicado el domingo pasado en Protestante Digital, que ha dado varias veces la vuelta al Facebook y que cosecha un interesante debate en los comentarios.



    Antes de nada, quienes me conocen personalmente sabrán que no soy nada partidaria de modas que te hacen parecer una salchicha ni de ir enseñando lorzas innecesariamente. Yo personalmente he alzado este verano mi bandera en defensa de la sensibilidad de mi piel y he decidido no volver a someterme a la tortura de intentar ponerme un bikini, por muy dignificadas y muy a la moda que nos hayamos convertido las gordas en bikini. Yo voy con mis felices pantalones de bañador y mi camiseta, y así no me salen heridas ni me quema el sol. Precisamente lo hago porque creo que tengo la misma libertad (en Cristo, sí) tanto de ir en bikini como de ponerme un traje de neopreno.



    Es un tema terriblemente sensible, porque quienes aconsejan que las mujeres deben vestirse de tal manera que honren a Dios con su cuerpo tienen toda la razón. Ese es un principio bien explicado en la Biblia y no tiene ninguna objeción (Romanos 12:1; 1 Corintios 6:19-20). El problema está en que este principio es aplicable tanto para hombres como para mujeres, y estas personas, con toda su buena voluntad, solo se lo recuerdan a las mujeres, destapando en el proceso un problema aún mayor de fondo. Si es una cuestión de honrar a Dios con nuestras ropas, igual de ofensivo es un minipantalón como esos señores que pueblan la geografía española, entrados en años y en carnes, con la camisa desabrochada hasta el ombligo paseando tranquilamente por la calle. Pero nadie habla de los segundos, aunque a veces también entren a las iglesias, igual que las muchachas con pantalones cortos. La razón es que el problema no es la ropa adecuada, sino la sexualización de la moda, y la hipersexualización del cuerpo femenino.



    El problema de fondo tiene que ver con la sociedad en la que vivimos, en donde no hay nada que no se venda ni se publicite sin una señora ligera de ropa. El sexo vende porque apela a una zona de nuestros cerebros que de forma primaria se deja controlar por los impulsos y no el pensamiento. La industria de la pornografía se alimenta de ese principio. Eso no es nada nuevo. No sé de qué nos extraña que en un mundo caído se siga cumpliendo la consecuencia ya advertida en Génesis 3:16 en donde la mujer caída ha perdido su estatus de igualdad frente al hombre. La mujer caída es un trozo de carne para satisfacción del primer hombre que la reclame, y como tal es tratada. No es más que un estímulo, igual que un plato de comida frente a los ojos de un hambriento. No se diferencia de ciertos animales domesticados que sirven para ayudar al hombre a mantener su casa y su hacienda en pie y a prosperar. Están en una situación de inferioridad, y es tratada igual que una posesión: el hombre debe defenderla y dejar claro que él es su único poseedor. Por esa razón la mujer que tiene marido no debe vestirse provocativamente para incitar a otros hombres, porque eso lanza el mensaje contradictorio de que está sexualmente disponible cuando no es cierto, creando un conflicto. Como la mujer no tiene potestad sobre sí misma y depende de la protección de los hombres, debe taparse por su propio bien y no provocar, y son los demás quiénes deciden qué partes del cuerpo de la mujer son las que excitan a la vista. Según el Corán, esta es la razón del velo en las mujeres musulmanas y que no puedan llevar manga corta en público.



    Sin embargo, el problema está en que los cristianos vivimos según otras reglas, porque con Cristo esto ha cambiado (Gálatas 3:28). Por medio de él Dios nos ofrece la oportunidad de regresar a la idea original de Dios cuando Adán y Eva caminaban y hablaban con él con toda naturalidad en el Edén y en igualdad de condiciones (y fijaos que en ese momento iban desnudos, los dos, qué casualidad). Es decir: las mujeres pueden aspirar, aún en medio de una sociedad que sigue siendo machista a consecuencia de la caída, a que su condición, su dignidad originaria como seres a imagen de Dios, quede restaurada. Si en Romanos 5:12-20 Pablo nos señala que la sentencia de muerte a la quedó condenado Adán a consecuencia del pecado queda revocada, dentro de ella queda revocada el resto de la maldición de Génesis 3:16-19. Como cristianos aceptamos sin problema que el hombre ya no está destinado a convertirse en polvo, sino que en Cristo tiene vida eterna; también desde una perspectiva cristiana podemos recuperar una idea del trabajo como bendición y no como maldición, y aunque la tierra quedó maldita por nuestra culpa, nos volvemos ahora responsables de su cuidado y su cultivo, a la espera de la tierra nueva que nos espera cuando el Señor regrese. Que no podamos disfrutar de todo esto plenamente en esta tierra no significa que no debamos buscarlo y potenciarlo. ¿Y sin embargo somos tan hipócritas como para omitir que en Cristo también tiene redención la maldición de Eva de quedar en posición de inferioridad frente al hombre? Si incluso es cierto que debido a los avances de la ciencia (uno de los mandatos de Dios originales con respecto a “cultivar” la Tierra, como señala John Stott en La fe cristiana frente a los desafíos contemporáneos) ya la mujer no tiene necesidad de parir con dolor (viva la epidural), ¿cómo podemos negar lo que se afirma por lo tanto en Gálatas 3:28 de que no hay diferencias entre hombres y mujeres en Cristo?



    Cierto es que seguimos viviendo en un mundo caído bajo la influencia del pecado, pero no seríamos cristianos de verdad si no cumpliésemos con nuestro deber de vencer esa corriente y expandir las buenas noticias del reino de Dios que ha venido a nosotros.



    Así pues, ¿la mujer cristiana debe vestir decentemente? Sí, claro. Los hombres también. ¿Pero por qué razón? ¿Por la razón que deriva de la caída según la cual la mujer es posesión del hombre y está despojada de su dignidad personal, o por la razón que deriva de la salvación en Cristo de que debemos honrar a Dios con nuestros cuerpos? Puede que parezca obvio, pero antes de contestar a la pregunta cada uno debe plantearse de cuál de los dos extremos proviene su creencia. Porque desde el primer supuesto, las mujeres deben vestirse decentemente para no incitar a los hombres; desde el supuesto de nuestra nueva vida en Cristo, las mujeres deben tomar con libertad de conciencia la decisión de vestir decentemente. Y muchos dirán, ¿cuál es la diferencia? Básicamente, toda la del evangelio.



    Si damos por hecho que las mujeres que visten con ropa más ligera están siendo culpables de incitar a pecar a los hombres, estamos faltando al principio bíblico de que cada uno es responsable de sus propios pecados. En Mateo 5:27-30 Jesús no dice que si el hombre mira con lujuria a una mujer que no le corresponde vaya a esa mujer a decirle que se tape un poco más que le está provocando. No, Jesús dice que ese hombre que mira es el responsable de controlar su deseo y su pecado. Creo que este pasaje solo bastaría para cerrar el debate.



    Sin embargo, hay algo interesante que decir de los dos versículos más usados para defender la idea paternalista de que las mujeres poco pudorosas van provocando a su paso.



    1 Timoteo 2 es el pasaje de la discordia. Es el que se usa en muchos círculos (vv. 11-15) para defender fuera de contexto que la mujer no puede predicar ni enseñar en la iglesia. No voy a entrar en eso. Sin embargo, del mismo modo descontextualizado se usan los versículos 9 y 10 para obligar a las mujeres a ir recatadas al culto del domingo a la iglesia. Primero, no hace falta ser un erudito para ver que Pablo escribe una carta en un contexto muy complicado y diferente al que vivimos hoy. ¿De qué temas habla en 1 Timoteo? ¿Habla de que se han puesto de moda ese verano las minifaldas o las sombras de ojos de color azul fosforito? Se ve claramente que no, que el tema era que los miembros de la iglesia que pastoreaba Timoteo se habían convertido a Cristo desde un entorno social cuyas reglas morales chocaban directamente con las bíblicas. No venían de un entorno judío en donde conocieran la Ley de Moisés y tuvieran clara la naturaleza de Dios, sino de un entorno griego pagano donde sus costumbres eran muy diferentes a las que corresponden a la nueva vida en Cristo. Pablo hace un repaso general de cómo Timoteo debía enseñar a todos, hombres y mujeres, que su nueva identidad en Cristo conllevaba abandonar los viejos hábitos pecaminosos. Que las mujeres fueran recatadas, dentro de este contexto, es muy probable que no tenga que ver con que una mujer de Dios no pueda ponerse guapa, sino con que, como explicamos más arriba, su dignidad había quedado restaurada en Cristo y ya no debían lucirse como trozos de carne decorada para llamar la atención. Esta idea queda clara al compararla con 1 Pedro 3:3-4, donde insiste en que la mujer que ha conocido a Cristo, al igual que el hombre, ha quedado restaurada en su interior, en su corazón. Ya no es importante por lo guapa que esté (y hoy eso se puede aplicar a los que defienden que si una mujer pasa de los 35 años ya no sirve para nada, idea bastante extendida), sino lo hermosa que es por dentro. Vale su inteligencia, su profesionalidad, su amor a los demás, sus buenas obras, no sus vestidos ni su aspecto. Ya no tiene que protegerse de los hombres, ni buscar su protección para sobrevivir. Su identidad no está en ser la esposa de nadie, sino en ser hija de Dios. Esa es la maravilla que nos ofrece Cristo.



    Sin embargo, es un error relativamente frecuente tomarse estos dos versículos como una obligación y no como una declaración de nuestra nueva naturaleza en Cristo. Es la eterna lucha entre el legalismo que conlleva a la muerte o estar bajo el imperio del Espíritu (Romanos 8). Muchos hoy en día, en las propias iglesias cristianas, caen bajo la ley de “no te pongas esto”, “no hagas aquello”, bajo el temor de desobedecer al Señor si se equivocan. La Biblia deja muy claro que la relación de obediencia que debemos tener con el Señor debe estar basada en el amor y no en el temor (1 Juan 4:8). Por lo tanto, las mujeres son libres de no seguir esas leyes impuestas por las personas, por miedo a ofender a Dios, y no por respeto a él con amor y con la conciencia clara de que tenemos una identidad en Cristo que honrar. Es decir, que el tema de cómo vista una mujer de Dios recae plenamente en su libertad de conciencia, porque las mujeres también tienen libertad de conciencia en Cristo.



    Es muy duro escuchar en ámbitos cristianos que las niñas adolescentes son dignas no por su identidad en Cristo, no por ser hechas a semejanza de Dios, no por sus valores, talentos y cualidades, sino por cómo se visten o se maquillan. En realidad, y supongo que se hace por ignorancia pero no por ello deja de ser peligroso, se sigue transmitiendo el mismo mensaje consecuencia de la caída: la mujer vale lo que aparenta, porque no vale para nada más. Falla algo si se enseña a las niñas a ser decentes en su apariencia pero no se enseña a los niños a mirar con respeto a las mujeres, a valorarlas por lo que dice en 1 Pedro 3, a apreciar los dones y las cualidades que Dios les ha otorgado, y a respetar su dignidad sea cual sea el estado de desnudez en que se encuentren.



    En cualquier caso, hoy en día el tema de la identidad de la mujer, tanto dentro como fuera de la iglesia, es muy sensible. Creo que sería sabio evitar hacer declaraciones en redes sociales tan ligeras como la ropa que se critica. Necesitamos amor y necesitamos contexto, espacio y libertad para estudiar, pensar y exponer la verdad. Y muchas veces las redes sociales no son el mejor lugar para ello.  


     

     


    23
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Agustin
    25/10/2016
    06:37 h
    23
     
    No entiendo el porque se le tanta importancia a la forma como alguien se viste cuando de lo que deberiamos de preocuparnos es por ser los mejores seres humanos que nos sea posible ser que es lo que nos engrandece como ante los ojos de Dios
     

    María
    27/07/2015
    14:50 h
    19
     
    Perdón pero ¿No hay diferencia entre dejarte el bikini o quitártelo?¿Es cuestión de calor o comodidad.?!! Estimada Noa, su artículo me pareció en su día nada claro, deambulando entre una postura y otra intentando no crear polémica. Sin aclarar su postura que va floreciendo en sus comentarios. Desde luego existe, y una gran diferencia, entre quitarte o no el bikini, playa o gimnasio. Por espacio resumo: a sus alusiones a la gracia, Cristo sin pecado, no iba desnudo. Respeto, decoro, integridad
     
    Respondiendo a María

    Noa Alarcón
    27/07/2015
    23:24 h
    21
     
    Es gracioso, estimada María, porque precisamente digo en el comentario que ya que no hay diferencia (física), mejor dejártelo puesto. En cuanto a su opinión sobre el artículo, gracias por expresarla. Tengo la sospecha que su enfado no coincide con lo que yo quería decir, porque lo cierto es que opino lo mismo que usted defiende. La Biblia es una y sus enseñanzas también. En cuanto a lo de no crear polémica, pues no lo sé, no ando pensando en esas cosas. Gracias y un abrazo.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    María
    28/07/2015
    12:03 h
    22
     
    Querida Noa, siento que la impresión que tenga sobre mi comentario sea "enfado" porque no es así en absoluto. Quizá el que diga cosas como:"Adán y Eva caminaban con toda naturalidad en el Edén (y fijaos que en ese momento iban desnudos, los dos, qué casualidad)" entres otras, asombra y motiva a comentar.Sí, Biblia y enseñanzas son una, pero obliga a cumplirla al menos si te haces llamar cristiano.La libertad también tiene límites, el prójimo, y seremos juzgados en no haber sido tropiezo.Saludos!
     

    EZEQUIEL JOB
    25/07/2015
    00:06 h
    18
     
    No se si coartando la vestimenta de la mujeres en la Iglesia vamos a resguardarnos de la tentación y de los deseos carnales que batallan contra el alma (1Ped2:11), si en el trabajo, en la calle, en la televisión, cine, revistas, etc. recibimos constante bombardeo de sexo, y de otras cosas. Lo que sí me ayudó y me ayuda totalmente, es confesar los malos pensamientos (1Jn1:9) y perdir perdón al Señor. Aquellos malos pensamientos, etc. dejan de molestarme, de vez en cuando vuelven, otra vez los c
     

    Óscar Margenet Nadal
    24/07/2015
    19:34 h
    17
     
    Valiente exposición de numerosos prejuicios infiltrados en la enseñanza bíblica. Sin embargo “que el hombre ya no está destinado a convertirse en polvo, sino que en Cristo tiene vida eterna” y su conclusión crean problemas sin solución. La Biblia revela que pecamos porque somos pecadores, nuestro cuerpo vuelve al polvo al morir, y el espíritu a Dios que lo dio, resucitaremos, seremos juzgados conforme a nuestras obras, unos para recibir vida eterna, otros la muerte segunda. Bendiciones hermana.
     

    Carlos
    22/07/2015
    17:18 h
    9
     
    Primero de todo, Noa, felicidades por el comentario, pero observo algunas cosas. Aprendí hace tiempo a mirar a las mujeres a su cara cuando hablo con ellas, pero a veces me cuesta, y no es sino por su parte o la mía. También está no solo el problema de dentro de la iglesia, sino de fuera de ella. Y allí no hay cristianos que tratan de agradar al Señor. Por ejemplo ¿Se trata de libertad en Cristo, ir a una playa cualquiera y desvestirse como algunos/as lo hacen? Insisto en que concuerdo contigo.
     
    Respondiendo a Carlos

    Noa Alarcón
    22/07/2015
    19:42 h
    11
     
    Gracias :). A mí también me resulta un tema complicado el del nudismo. En mi opinión estrictamente personal, no hay necesidad de quedarse desnudo en un sitio público. No hay diferencia entre dejarte la parte de arriba del bikini o quitártela en cuestión de calor o comodidad. Creo que es necesario y bíblico que conservemos algunos límites con nuestro cuerpo. Aparte de eso, no le perdería el respeto a quien sí se desnudase, cristiano o no. ¿No pasa lo mismo en los vestuarios de los gimnasios?
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Rubén
    24/07/2015
    03:20 h
    16
     
    No sé como será en España, pero en mi país, Argentina, los gimnasios tienen baños para hombres y para mujeres, en los vestuarios en mi país se esta desnudo hombres con hombres y mujeres con mujeres. Además yo tuve una líder en la iglesia y ella dijo que antes se vestía provocativa pero nadie le dijo nada sino que ella se dio cuenta que se estaba vistiendo así y se puso otra clase de ropa. Ahora no creo más en los líderes pues la palabra prohíbe llamar líder a alguien, la Biblia Textual lo dice.
     
    Respondiendo a Rubén

    Mariano
    23/07/2015
    15:08 h
    13
     
    Entendí lo de no faltar el respeto a quien hace nudismo ¿quién propone lo contrario? Pero no entendí lo de "nudista, cristiano o no". Pregunta un sudamericano: ¿conocen en España a nudistas cristianos (1 Cor. 5)? ¿Por qué es un "tema complicado"? ¿Quién determina esos límites a conservar con nuestro cuerpo? ¿Hasta que punto es "nuestro" (1 Cor. 6)? ¿Por qué dice ud. "mi opinión estrictamente personal"? Su opinión es respetable, pero antes es la competencia y suficiencia de la Escritura. Saludos
     
    Respondiendo a Mariano

    Noa Alarcón
    23/07/2015
    21:35 h
    14
     
    Amigo Mariano: tema nudismo: ¿por qué nadie dice nada de esa cuasi obligación de tener que andar desnudo en los vestuarios/duchas de un gimnasio? Igual es estar desnudo delante de otros. Por eso digo que es de los temas de pararse a pensar qué estamos haciendo. Tema mi opinión: no termino de entender su comentario. La Biblia está para quien quiera leerla y obedecerla sin que nadie le obligue a cumplirla. Enseñar dentro de la iglesia es una cosa (buena), adoctrinar es cuestionable.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    María
    27/07/2015
    15:06 h
    20
     
    Disculpe de nuevo Noa, yo he frecuentado mucho vestuarios. Algunos de ellos con duchas comunes, otros sin cortinas y la chicas iban desnudas. Eso no significa que yo tenga que hacer lo mismo (me duchaba en casa) al igual que no es una obligación mentir aunque esté rodeada de mentirosos. Nadie obliga a cumplir la Biblia, ni siquiera Dios lo hace. Si no quiere hacerlo es libre, pero no intente tergiversar o liberalizar sus enseñanzas. La palabra de Dios NO CAMBIA a pesar del destape o las playas..
     
    Respondiendo a María

    Mariano
    24/07/2015
    00:44 h
    15
     
    Carlos preguntó por el nudismo en playas, que, supongo, son mixtas. Ud. lo comparó con andar desnudo en duchas de un gimnasio, que, supongo, no son mixtas. Respeto que alguien no se sienta cómodo en un vestuario de un gimnasio desnudo ante personas de su género, pero no tiene comparación con una playa mixta y nudista. Sobre la Biblia, yo no obligo a nadie, pero hay de mí si enseñara -o adoctrinara, misma raíz griega- opiniones mías, sabiendo que Dios pedirá cuentas de Su Palabra (Santiago 1:21)
     

    Victoria
    22/07/2015
    12:24 h
    7
     
    Creo que todos sabemos lo que quiere decir "decoro" y no es tan difícil mirar en un diccionario o buscar esa palabrita en Internet para comprender que vestir con decoro es para hombres y mujeres. O ¿acaso la mujer no tiene ojos para ver lo que se le "ofrece" por parte del hombre? La vista arrastra al hombre y a la mujer. Pero no debemos "parecer" recatados y no serlo sino que la obra de santificación en nosotros lo haga con naturalidad, sino sería fingimiento y el pecado estaría a la puerta.
     

    quim
    22/07/2015
    09:23 h
    5
     
    Menos mal que a veces uno puedo leer artículos bien reflexionados como éste lo cual si que suponen (respetuosamente lo digo) un poco de "brisa fresca".
     

    Pablo
    22/07/2015
    01:11 h
    4
     
    Es bueno hablar y razonar las cosas y que haya libertad. Me parece buena la idea de valorizar a la criatura por lo que es ahora en Cristo, dejando atrás muchas cargas injustas y difíciles de llevar. Pero más allá de conjeturas, la historia, la Biblia y la realidad revelan que (1) a los hombres nos gustan las mujeres y es nuestro talón de Aquiles, (2) vivimos en un mundo "hipersexualizado" nos guste o no, y (3) la vestimenta por supuesto que afecta.
     
    Respondiendo a Pablo

    quim
    22/07/2015
    11:06 h
    6
     
    Con afecto le digo entonces que el problema (y el pecado) quizás no está en la vestimenta sino en la vista y sobre todo en la mente. Saludos.
     
    Respondiendo a quim

    Pablo
    22/07/2015
    16:04 h
    8
     
    Quim, el pecado no es lo que se discute, porque es evidente. Lo que se discute es que la vestimenta en la mujer sea ocasión de tropiezo. Si quieres, recuerda abundantes consejos pastorales de Pablo sobre otros temas que "pudiendo ser intrascendentes en sí mismos", pasan a tenerse en cuenta por causa de los demás (débiles en la fe, pero en la fe). "Mas tened cuidado, no sea que esta vuestra libertad de alguna manera se convierta en piedra de tropiezo para el débil."
     
    Respondiendo a Pablo

    Noa Alarcón
    22/07/2015
    19:24 h
    10
     
    Me vais a permitir un comentario. Tienes razón, Pablo, debemos vigilar eso. Debemos mostrar amor y respeto al prójimo en todas las maneras (incluida nuestra vestimenta). Sin embargo, tengo la sensación de que muchas veces se coartan algunas libertades por el débil, para que no tropiece, pero no se aprovecha para enseñarle y edificarle para que deje de ser débil (otro mandamiento de la Palabra). Solo digo que eso, en este tema, también hay que planteárselo.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Pablo
    23/07/2015
    10:30 h
    12
     
    Uno debe reflexionar hasta no poder más. Mi prójimo es también el incrédulo, si hablamos de debilidad, y el pecado no hace distinción entre creyente y no creyente: se ha pecado. Entiendo que moleste porque "da la sensación" de que la mujer tiene "toda la responsabilidad". Obviamente eso es falso. El que peca es culpable, independientemente de las circunstancias. Entender la gracia, entre otras cosas, significa entender que Dios puso débiles a nuestro lado. Sigue escribiendo, eh? Es mi opinión.
     

    Asun
    21/07/2015
    18:08 h
    3
     
    Gracias Noa. ¡Excelente!
     

    Pedro Tarquis
    21/07/2015
    17:50 h
    2
     
    Todo un acierto esta reflexión Noa! Dios nos pide orden y decoro, pero nos dignifica y da libertad en ese difícil equilibrio de ley y gracia.
     

    EZEQUIEL JOB
    21/07/2015
    16:01 h
    1
     
    El verdadero cristiano, sea hombre o mujer, solo busca agradar a Dios en todo y ya no a la sociedad, esto quiere decir que su vida está guiada por los mandamientos y preceptos del Señor Jesús expresados en La Biblia (1Cor6:20)(1Ts4:1).
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Cómo deben vestir las mujeres
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal

    Viaje de César Vidal a México, Argentina, R. Dominicana y Perú: encuentros, conferencias y presencia en medios evangélicos y "seculares" logra impacto relevante en la sociedad.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    El camino de la Reforma protestante: César Vidal

    Análisis del inicio histórico de la Reforma protestante y su significado, ante los 500 años de aquel 31 de octubre en que Lutero clavó sus 95 tesis. 

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica

    El que ha sido director de la entidad durante 32 años nos habla de su experiencia y las expectativas de futuro en la Sociedad Bíblica de España.

     
    “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona”

    Rubén Navarro, de ADF International, considera que la ley que se debate este martes en el Congreso supone una pérdida de derechos para el conjunto de los ciudadanos y un peligro para los que disientan de las opiniones protegidas por la norma.

     
    “El crecimiento evangélico en España no es solo numérico”

    Máximo Álvarez presenta el nuevo mapa misionológico de España, donde todavía hay 526 ciudades de más de 5.000 habitantes sin presencia evangélica.

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Historia de tres reyes Historia de tres reyes

    El egoísmo nos hace creer que es mejor y más fácil hacer todo solos.

     
    Toda la Biblia: Génesis Toda la Biblia: Génesis

    En el primer libro de la Biblia encontramos a un Dios que, desde el principio, está buscando  restablecer la relación rota con las personas.

     
    Lutero en España: la reforma invisible (documental) Lutero en España: la reforma invisible (documental)

    El documental emitido en TVE realiza un recorrido histórico desde el S. XVI hasta llegar a la actualidad para mostrar la realidad del protestantismo en España.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.