PUBLICIDAD
 
miercoles, 23 de agosto de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    El otro hijo pródigo

    Fragmento de La causa de la gracia (HarperCollins), de Lee Strobel, que pronto aparecerá en español.

    EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 04 DE OCTUBRE DE 2014 23:50 h
    Hombre lago Foto: Todd Quackenbush (Unsplash).

    Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame hijo… Así que emprendió el viaje… Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él, y salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó (Lucas 15.18-20)



     



    El otro hijo pródigo*



    Antes que comenzara el velatorio de mi padre, pedí que me dejaran solo en el salón donde yacía su cuerpo. Por un largo rato permanecí de pie, en silencio, delante del ataúd. Toda una vida pasó por mi mente. Mis emociones se agitaban. No había nada que decir, y, sin embargo, había tanto que decir.



    Muchas veces pensé en la necesidad de asumir mi responsabilidad por el papel que había desempeñado yo en nuestra relación rota. Pero me decía: Es él quien tiene que disculparse. O, ¿Por qué tienes que ir arrastrándote a él? O, quizás lo haga más adelante.



    Después de un largo silencio, me las arreglé para susurrar las palabras que debí de haber dicho tantos años antes: «¡Lo siento, papá!»



    Lo siento por las formas en que me rebelé contra ti; lo siento por haberte mentido; lo siento por haberte faltado el respeto en los últimos años; lo siento por mi ingratitud; lo siento por la amargura y el rencor que permití que envenenaran mi corazón.



    Por primera vez estaba admitiendo mi culpabilidad en nuestro conflicto relacional.



    Luego, en la mejor forma que pude, vinieron mis últimas palabras a mi padre: «Te perdono, papá». A pesar que respecto de nuestra relación era demasiado tarde, la gracia que le extendí fue, en muchos sentidos, liberadora y factor de cambio de vida para mí.



    Con el tiempo, me di cuenta de que nada sana como la gracia.



    Muy pronto llegaron a ofrecer sus condolencias a mi madre y a otros miembros de la familia socios, vecinos, amigos. En un extremo del salón funerario, me senté solo en una silla plegable. Estaba viéndomelas con profundas emociones conflictivas por lo que no tenía ganas de hablar con nadie.



    Uno de los socios de mi padre se acercó y se sentó a mi lado.



    «¿Es usted Lee?» me preguntó.

    «Sí, yo soy Lee».



    Nos dimos la mano.

    «Bueno, me alegro poder conocerlo después de haber oído tanto sobre usted» me dijo. «Su padre nunca dejó de hablar de usted. Estaba tan orgulloso y contento con lo que está haciendo. Cada vez que aparecía un artículo suyo en el Tribune, lo recortaba y se lo mostraba a todo el mundo. Para qué decirle lo orgulloso que se puso cuando se fue a Yale. Siempre estaba mostrándonos fotos de sus hijos. En cuanto a usted, no podía dejar de fanfarronear. Me alegro de poder por fin ponerle un rostro al nombre que tantas veces le escuchamos pronunciar. “Lee hace esto”. "Lee hace esto otro''. “¿Has visto el artículo de Lee en la primera página?” Bueno. Supongo que usted estaba al tanto de estas cosas».





    Siempre me pregunté si lloraría cuando mi padre muriera.



    Tras aquel enfrentamiento en el que me dijo que todo el amor que me tenía no alcanzaría a llenar su dedo meñique, salí furioso de casa decidido a nunca más volver. Viví durante dos meses en un pequeño apartamento a unos cuarenta kilómetros de la casa mientras trabajaba como reportero para un pequeño periódico. El editor accedió a extender mi contrato más allá del verano. Mi futuro parecía auspicioso.



    Nunca volví a saber de mi padre, aunque mi madre siempre me insistía en que volviera a casa. Me llamaba y me escribía para decirme que estaba segura que mi padre nunca quiso decir lo que dijo. En una ocasión, volví a casa aunque brevemente. Mi padre y yo nunca volvimos a tocar aquel incidente que me impulsó a marcharme. Ni yo lo abordé ni tampoco él.

    A través de los años, mantuvimos una relación cortés pero distante. Él pagó mi educación en la universidad por algo que nunca le di las gracias. Él nunca me escribió ni me visitó ni vino a mi graduación. Cuando me casé después de mi segundo año en la Universidad de Missouri, mis padres se hicieron cargo de la recepción, pero entre él y yo nunca hubo una charla de corazón a corazón.



    Recién egresado de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Missouri y después de desarrollar mi interés por las leyes, el Chicago Tribune me extendió un contrato como reportero de tipo general. Tomé una licencia para estudiar en la Escuela de Derecho de Yale, pensando en volver al Tribune como editor legal.



    Pocos días antes de mi graduación, estando en la biblioteca gótica de la Escuela de Derecho, abrí el New York Times para echarles una mirada a las noticias. Ya me encontraba preparado para mis exámenes finales y pensaba con emoción en el regreso a Chicago.



    De pronto, apareció mi amigo Howard. Doblé el periódico y lo saludé. Se me quedó mirando como si tuviera algo urgente que decirme pero no podía encontrar las palabras adecuadas. «¿Qué pasa?» le pregunté. Él no contestó, pero de alguna manera lo supe: «Mi padre murió, ¿verdad?».



    Él asintió con la cabeza, luego me llevó a un pequeño cuarto privado donde lloré desconsoladamente.



     



    *Este relato es parte del libro La causa de la gracia, de Lee Strobel, que pronto aparecerá en español bajo el sello editorial de HarperCollins.


     

    VALORA EL ARTÍCULO (0)











     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - El otro hijo pródigo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes” “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes”

    Hablamos con Noa Alarcón sobre su próxima novela ‘Ernestina y los espíritus’, ambientada en el Madrid de la Primera República, un tiempo de convulsión social y política en el que el protestantismo llegó a España.

     
    El reo: Bonhoeffer contra Hitler El reo: Bonhoeffer contra Hitler

    Daniel Jándula nos presenta la tercera edición de la novela El reo, una ficción basada en la experiencia de Dietrich Bonhoeffer, el pastor protestante alemán que se opuso al nazismo.

     
    Análisis del crecimiento evangélico en España Análisis del crecimiento evangélico en España

    Durante el 8º Congreso Evangélico Dámaris Playá presentó un informe con las cifras de lugares de culto evangélicos en España y la evolución de la presencia protestante en nuestro país.

     

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

    El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

     
    Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

    Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

     
    J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

    Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #68: las manos de Dios 3MJ #68: las manos de Dios

    En la cruz sus manos fueron traspasadas. Esa es la muestra de su amor inquebrantable.

     
    Andar Andar

    Un vídeo de 2 minutos sobre el significado de Judas 24.

     
    3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme 3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme

    Frikrist nos habla sobre relaciones y por qué es importante seguir el plan de Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.