PUBLICIDAD
 
sábado, 14 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
5
 

Libros

“El hacer muchos libros es algo interminable y el mucho leer causa fatiga” (Eclesiastés 12.12).
EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 01 DE FEBRERO DE 2014

“Engendra un hijo, planta un árbol y escribe un libro”, no importa el orden, el producto sigue siendo el mismo. Por lo menos en materia de tener un hijo y escribir un libro, los seres humanos hemos tomado muy en serio —hasta con entusiasmo— la recomendación. El mundo está lleno de libros.
Sobre una investigación de Google, la internet afirma que se han escrito en el mundo 129.864.880 ejemplares. De hijos estamos igualmente sobresaturados. Según La Razón.com, la población mundial alcanza a 7 mil millones de personas. Y en lo que se refiere al árbol, importantes áreas verdes –verdaderos pulmones del planeta—siguen desforestándolas quienes están empeñados en destruir, lo más pronto posible, nuestro hábitat a cambio de puñados de dinero que, al final de cuentas, de nada les servirá aunque por ahora les permita darse la gran vida. Y la reforestación avanza a paso de tortuga. Si no creen, pregúntenle al mato grosso brasileño.
Hace casi 15 años, dimos inicio a un movimiento que –en aquel tiempo—nos pareció plausible. Ahora, rota la burbuja, ya no nos parece tanto. Como hacemos los “buenos” cristianos, le echamos la culpa a Dios. “Él puso en mi corazón esta idea” decimos. Y todos contentos. (*) O, en otros casos, le echamos la culpa al diablo. El esquema adámico sigue muy vigente en el alma humana y a él recurrimos a cada rato. “Yo no fui; la culpa la tiene aquél”.
Para darle peso y algún grado de seriedad a la iniciativa, propugnamos desde un comienzo la idea que trabajaríamos no para que alguien escribiera un libro (o un librito) y ahí se quedara, feliz y contento con su ego aplaudiéndole a rabiar sino que hablábamos de formar escritores permanentes, profesionales, que llegaran a vivir de los royalties que, en nuestra opinión, es lo que se necesita como apoyo a la difusión de nuestra fe.
Estos casi 15 años nos han enseñado mucho sobre libros, sobre gente, sobre lealtades, sobre triunfos y sobre fracasos; sobre egoísmos e ingratitudes; sobre derechos y torcidos.
Toda esta especie de introducción es para decir lo que sigue:
En estos días, nos hemos dedicado a desmantelar nuestra oficina en la sede administrativa de la Misión Latinoamericana aquí en Miami, estado de la Florida. Hoy, el edificio de tres pisos —que por muchos años fue el orgullo de nuestra Misión—debe quedar completamente vacío porque se espera que el lunes empiecen a llegar los interesados en adquirirlo. Como lo dijimos en su oportunidad, todos los miembros de la MLA pasamos ahora a serlo de la United World Mission.
Durante dos días completos trabajamos para dejar nuestro metro cuadrado limpio y despejado. Nuestra biblioteca personal y la de la Asociación Latinoamericana de Escritores Cristianos, que se cobijaban bajo el mismo techo, habían alcanzado a varios cientos de ejemplares (decir más de mil puede parecer exagerado aunque no irreal). La intención era reducirla a una tercera parte para lo cual había que hacer una minuciosa y dolorosa selección. Y aquí estamos llegando al punto que queremos señalar. Si no fuésemos hombres, y que desde chiquito nos enseñaron que “los hombres no lloran”(?) habríamos regado con lágrimas ese amasijo de títulos, de nombres, de fotos con que nos encontramos porque a muchos de ellos tuvimos que hacer el thumb down desoyendo sus ruegos para que en lugar del down, les hiciéramos el up. Libros escritos por amigos, por conocidos, por desconocidos venidos de diferentes lugares del mundo. Quién sabe cómo algunos llegaron a nuestras bibliotecas. Muchos nos suplicaban que los conserváramos pero fue necesario poner el corazón duro, cerrar los ojos y —para seguir la idea del up y del down— echarlos a los leones.
Una etapa se había ido y con ella, muchos de esos libros y esos rostros.
Entre los que se fueron había tres impresionantes volúmenes que alguna vez encontramos en una tienda. Al averiguar el precio de venta, vimos que cada ejemplar se estaba vendiendo en 1 dólar. ¡Un regalo para novelas de cuatrocientas y más páginas con cubiertas en pasta dura y a todo color! Libros que en su tiempo habían salido al mercado con un precio superior a los 30 dólares ahora se ofrecían treinta veces menos. Mientras los teníamos en las manos, llegó una empleada y los remarcó: Ya no era 1 dólar sino que eran 50 centavos de dólar por ejemplar. Los compramos para mostrárselos a la gente de ALEC y que vieran a lo que pueden llegar nuestros más preciados esfuerzos. Por eso, otro de los fundamentos de nuestro trabajo fue que quien quisiera transformarse en escritor lo hiciera como un servicio a Dios y no como un medio de ganar dinero. O alcanzar la fama, ambos deseos tan pegados a nuestro corazón.
En esto tampoco nos fue muy bien.
Desde hace un tiempo, tenemos la impresión que “el boom” —si podemos hablar de boom provocado por ALEC en el medio cristiano hispano— como que se ha venido apagando. Los escritores profesionales han brillando por su ausencia; las editoriales cristianas que empezaron a publicar entusiasmadas obras de ficción y a convocar a concursos de novelas pareciera que se han rendido a la realidad de que las ventas nunca lograron despegar del suelo; por lo tanto, no era negocio seguir publicando este tipo de libros. ALEC misma ha decidido tomar rumbos diferentes.
Estos días tuvimos que desprendernos de cientos de ejemplares. Invitamos a amigos, colegas, gente de iglesia, pastores, que acudieran a recoger los que fueran de su agrado, sin costo alguno. Vinieron dos o tres. Se llevaron uno que otro. Los demás se irán al Ejército de Salvación, a Good Will Industries o al incinerador.
No queremos dejar la idea de que escribir un libro sea malo. Lo que queremos enfatizar es que, como cristianos, es más redituable escribir para la gloria de Dios y no para la gloria nuestra. Lo primero —sean las ventas grandes o pequeñas—, está llamado a producir frutos; lo segundo… quién sabe.
(*) Al principio, nos sentíamos impresionados cuando alguien llegaba a nosotros con un manuscrito en la mano o un bosquejo de cinco líneas, diciendo que “esto me lo dio el Señor” lo cual parecía una recomendación del máximo nivel para que lo publicáramos. Las editoriales, a diferencia de nosotros, novatos ingenuos, no se tragan esa píldora.
 

 


5
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Febe Jordà
09/02/2014
21:35 h
5
 
En medio de una vida complicada y de un mundo más complicado aún, algunas ideas son sencillas: el trabajo para la gloria de Dios es, a la larga pero también a la corta, el más rentable; en este caso, el escribir con un propósito. Desde aquí, muchas gracias por todo el trabajo realizado en este sentido y, de manera personal, por el ánimo, la guía y el cariño durante todo este tiempo. ¡Un abrazo, Eugenio!
 

Juan Carlos Martín
09/02/2014
21:35 h
4
 
LA lista de los que estamos en deuda con ALEC es más larga de lo que D. Eugenio Orellana podría imaginar (o de lo que por modestia se atreve a expresar). Su legado se perpetúa más allá de lo que se pueda apreciar en éxitos humanos, libros de membresía, condecoraciones farandularias y cuentas bollantes. Y lo que te rondaré, Morena.
 

Alfonso Chíncaro (Perú)
06/02/2014
18:51 h
3
 
Una buena reflexión, hecha con fe y lágrimas (no amargas, sin duda). Lo que agrada es que se ha reafirmado el principio más importante, que ya tenían desde el inicio.
 

irmer bascur
03/02/2014
12:44 h
2
 
Lo importante no es caerse , sino volverse a parar .- un abrazo
 

Noa
02/02/2014
20:53 h
1
 
Ánimo, Eugenio, que aunque se cierre una etapa, Dios no ha tumbado todas las piedras de la construcción. Un abrazo grande.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Libros
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: El origen de la realidad Intervalos: El origen de la realidad

Hoy vamos a indagar en el sentido de realidad que hay tras la Palabra, según la carta de Pablo a los Colosenses, capítulo 2, versículo 17. También comentamos un relato de Chéjov y una pregunta de Pilato sobre este asunto que aparece en Juan 18:38.

 
7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker 7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker

La Cumbre del Clima en Madrid y su impacto informativo en redes y las muestras de fe de los deportistas de élite son los temas de la tertulia semanal.

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.