PUBLICIDAD
 
domingo, 29 de mayo de 2016   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

No tenemos sueños baratos

Estamos tan necesitados de ilusión que estamos dispuestos a creernos que tenemos alguna posibilidad de conseguir lo que se nos vende: solución rápida, definitiva, y lo mejor de todo, sin dolor.
EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín Torralba 14 DE DICIEMBRE DE 2013

En los últimos días vienen escuchándose con insistente frecuencia todo tipo de anuncios acerca de la ya casi infinita posibilidad de loterías, apuestas y juegos de azar que se han convertido, sin duda, desde hace muchos años en nuestro país, en una pieza igual de importante que otra cualquiera del ideario navideño.

En un entorno sin esperanza, en que la gente no tiene ni la mínima sensación de que la cosa vaya a mejor, donde el desempleo sigue estrangulando a las familias, los embargos siguen siendo el pan nuestro de cada día y aparentemente, seguimos sin tener dinero (aunque los centros comerciales, qué duda cabe, están a rebosar, y no para comprar harina o arroz), hablar de sueños y de sueños que, además, no sean baratos, es muy atrayente.

Al fin y al cabo, así funcionan estas cosas: la publicidad, las compras, la lotería, la Navidad tal y como el mundo sin Dios la entiende… nos sirven para mantener nuestra cabeza ocupada en elementos que nos distraigan de la dura realidad que tenemos delante. Pero que en ningún caso nos resuelven nada, porque la esperanza que aportan es absolutamente momentánea, efímera, escasa y, por qué no decirlo, engañosa.

Si preguntáramos, de hecho, a todas las personas de este país que han jugado alguna vez a la lotería, encontraríamos un altísimo número de frustraciones al respecto y sólo unos cuantos satisfechos.“Pero la ilusión cuenta mucho”- dicen algunos. Sin embargo, esa ilusión, reconozcámoslo, sólo dura un tan escaso tiempo que nunca suple el nivel de esperanza que necesitaríamos tener cubierto para llevar adelante una vida en condiciones. Quizá, esto sigue recordándonos que nuestra esperanza no está en estas cosas.

El anuncio al que me refiero, en que se habla de lo caros que son nuestros sueños, es digno de ser escuchado. No sólo porque es cierto, sino porque a poco que uno se ponga a analizarlo con detenimiento, rápidamente se da cuenta de que a uno lo tratan como si fuera tonto. Probablemente han buscado una voz lo suficientemente condescendiente como para tener este efecto.

Y es que precisamente uno de los signos de hasta qué punto estamos necesitados de ilusión y de esperanza es que, con tal de tener aunque sea una brizna de ella, estamos dispuestos a aceptar, no sólo que se nos hable como a idiotas, sino que lleguemos a creernos que tenemos alguna posibilidad de conseguir lo que se nos vende: solución rápida, definitiva, y lo mejor de todo, sin dolor.

Quienes no jugamos a la lotería no tenemos nuestra preocupación en si saldrá o no nuestro número premiado. Pero observamos con estupor alrededor nuestro cómo muchas personas se gastan cantidades de dinero ingentes (que prácticamente no tienen) para conseguir algo que la lotería nunca podrá darles. No sólo por lo ínfimas que son sus posibilidades de ganar, sino porque en muchas ocasiones un alud de dinero en la vida de uno lo único que hace es estropearla.

Todos probablemente podemos pensar en personas que han visto cómo su vida se iba literalmente a pique a la llegada de unos cuantos millones. Porque el que no tiene dinero se preocupa de que no lo tiene, pero tiene poco que perder. Sin embargo, quien dispone de mucho dinero empieza rápidamente a descubrir que ha de preocuparse por mantenerlo, por hacerlo crecer, porque otros no se lo quiten, porque los que vienen detrás no lo dilapiden… En definitiva, el dinero es una fuente de preocupación permanente para muchísima gente, pero la fortuna de muy pocos. Escasamente llegan a disfrutarse esas fortunas, porque el nivel de preocupación y desgaste que generan siempre es menor que el nivel de bienestar.

No tenemos sueños baratos, pero no soñamos a lo grande en el sentido magno de la palabra. Somos, de hecho, bastante mediocres soñando. En nuestros sueños se ponen de manifiesto nuestro hedonismo, superficialidad y materialismo. No soñamos el bien para otros, no soñamos con el contentamiento respecto a lo que tenemos. Aspiramos a MÁS, pero no aspiramos a MEJOR. Y en ese sentido no avanzamos, porque por más años que pasen, da igual cuántas veces se nos enseñe la misma lección, seguimos sin aprenderla.
La felicidad no está en el dinero.

La felicidad no está en nuestros sueños, por caros que sean.

La felicidad está en darle sentido a la vida a través de una relación personal con el Niño de Belén. Ese regalo sí costó verdaderamente caro.
 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Adán Quintanar Vargas
16/12/2013
00:04 h
1
 
Amén
 



 
 
ESTAS EN: - - - No tenemos sueños baratos
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Crisis de Venezuela y España: C. Vidal Crisis de Venezuela y España: C. Vidal

César Vidal explica las raíces de la actual crisis profunda de Venezuela; y la relación del país con Felipe González, J.Mª Aznar, Zapatero, Albert Rivera y Podemos.

 
Gandhi y Cristo (César Vidal) Gandhi y Cristo (César Vidal)

A Gandhi le fascinaba la vida de Cristo y el Sermón del Monte ¿Hasta qué punto influyeron en su filosofía de No Violencia? ¿Qué luces y sombras hay en la vida de Gandhi? Una entrevista al historiador César Vidal 

 
#1libro4miradas: Justicia Generosa #1libro4miradas: Justicia Generosa

Helder Favarin, Noa Alarcón y Daniel Hofkamp conversan sobre el nuevo libro de Timothy Keller, un auténtico desafío bíblico a practicar la justicia.

 
Pastoral y abuso espiritual, con Pablo Martínez Pastoral y abuso espiritual, con Pablo Martínez

El Dr. Pablo Martínez Vila explica cómo deben actuar los pastores siguiendo patrones bíblicos para ejercer su ministerio sin caer en abuso espiritual.

 
“Nuestra tarea es servir” “Nuestra tarea es servir”

Efraim Tendero, secretario general de la Alianza Evangélica Mundial, se interesa por la opinión de los latinos con respecto a asuntos como ecumenismo, cobeligerancia o participación en la vida pública.

 
FOTOS Fotos
 
La crisis de los refugiados vista por los refugiados La crisis de los refugiados vista por los refugiados

El fotógrafo Kevin McElvaney ha publicado  el proyecto #RefugeeCameras. Entregó cámaras de usar y tirar a varios refugiados, para que contaran su historia en primera persona.

 
Bruselas, el día después Bruselas, el día después

Otra ciudad en Europa golpeada por el terrorismo que busca en la unión su esperanza. Fotos de Joëlle Philippe.

 
#ComparteJesus en Semana Santa #ComparteJesus en Semana Santa

Imágenes con versículos para compartir esta Semana Santa, en español y en inglés.

 
VÍDEOS Vídeos
 
“Discipular es un mandato de Jesús” “Discipular es un mandato de Jesús”

Miguel Leal anima a la iglesia a comprometerse a transmitir a otros la enseñanza profunda del evangelio.

 
3MJ #21: ¡Ya estoy aquí! 3MJ #21: ¡Ya estoy aquí!

Somos sal y luz: ambas se dan, pero también se gastan; ambas potencian la belleza de Jesús.

 
#500Reforma: de la Edad Media a la Moderna #500Reforma: de la Edad Media a la Moderna

De la Edad Media al humanismo y la Edad Moderna. Primer programa de “Hacedores de Historia”, una emisión mensual que conmemora el 500 aniversario de la reforma protestante en 2017.

 
¿Cómo abrir las puertas de mi iglesia a los refugiados? ¿Cómo abrir las puertas de mi iglesia a los refugiados?

¿Hay que ser un experto para conectar con los refugiados que viven en tu ciudad? ¿Qué pasos sencillos se pueden dar? Robert Strong (OM Holanda) explica cómo su iglesia empezó a ofrecer café y juegos de mesa. 

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.