PUBLICIDAD
 
viernes, 20 de septiembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
2
 

Tres maestros: J.M. Martínez, P. Wickham y J. Grau

Entrevistas a Jose María Martínez (a través de su hijo Pablo), a Pablo Wickham y José Grau, con motivo de recibir el el premio Jorge Borrow de Difusión Bíblica.
MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 14 DE SEPTIEMBRE DE 2013

¿Debemos mostrar gratitud? ¿Por qué no? Recordemos la hermosa recomendación del apóstol Pablo: “Os rogamos hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra…”.

Este sábado 14 de septiembre se entregó en Salamanca, y dentro de los actos del IV Encuentro Cristiano de Literatura, el premio Jorge Borrow de Difusión Bíblica, que anualmente concede la Asociación Cultural Evangélica Jorge Borrow (Iglesia de Pº de la Estación).

Así, en el Salón de Actos del Colegio Mayor Fonseca de la Universidad de Salamanca, se hizo un amplio reconocimiento a la labor de tres grandes hombres dentro de nuestro ámbito evangélico, José Grau, José María Martínez y Pablo Wickham, en cuyas trayectorias no han faltado muestras de compromiso y fidelidad para con el pueblo de Dios. Se ha reconocido la valía de su labor, pues, como dice José M. Martínez en su libroLa España Evangélica ayer y hoy: “El cristiano evangélico español ha de sentirse identificado con sus antecesores espirituales, como miembro de ese ‘un solo hombre’ que pervive a lo largo del tiempo. Dicho de otro modo, ha de renunciar a ser mero espectador para convertirse en protagonista, por insignificante que se considere, del devenir histórico”.

En este sentido, desde este blog también nos sumamos para conocer mejor la obra, pensamiento y quehacer de los premiados. Por ello hoy volvemos a publicar las entrevistas que en 2010 hice a José Grau y Pablo Wickham. Aunque ese mismo año quisimos entrevistar a José M. Martínez, no fue posible ya que se encontraba delicado de salud. Pero ahora quedaríamos en deuda con él, si no lo incluimos en este recordatorio. Para saber más de él, hemos pedido a su hijo, Pablo Martínez, médico-psiquiatra, escritor y miembro del Equipo de Acreditación de la Alianza Evangélica Europea, que responda sobre cuestiones relevantes en torno a la obra de su padre.

PABLO MARTÍNEZ: MI PADRE HA SIDO ANTE TODO PASTOR
JOSÉ MARÍA MARTÍNEZ nació en Castejón, Navarra, en 1924. Durante seis lustros fue pastor de la iglesia Bautista de calle Verdi (Barcelona) y ha presidido relevantes instituciones evangélicas como la Alianza Evangélica Española, la Unión Bíblica o la Sociedad Bíblica, entre otras. Además ha sido profesor y presidente del Centro Evangélico de Estudios Bíblicos (CEEB) de Barcelona y presidente de la Federación de Iglesias Evangélicas Independientes (FIEIDE). Con un amplio bagaje bíblico-teológico ha realizado una profunda labor literaria. Entre sus libros citamos: Hermenéutica Bíblica, Por qué aún soy cristiano, Ministros de Jesucristo (2 volúmenes, Homilética y Pastoral), Job, la fe en conflicto, Fundamentos Teológicos de la Fe Cristiana, Contemplando la Gloria de Cristo, Salmos escogidos, La España evangélica ayer y hoy

Pregunta.- ¿Cómo podría aproximarnos la figura de su padre?
Respuesta.-Es difícil ser objetivo al hablar del padre, pero una perspectiva global de su dilatado ministerio nos permite destacar cuatro facetas que, a mi juicio, han sido las más fructíferas: pastor, maestro, escritor y teólogo. De todas ellas, si tuviera que destacar una, yo lo definiría ante todo como un pastor. Su corazón pastoral ha caracterizado toda su vida tanto pública como familiar y ha moldeado las diversas ramas de su ministerio (docente, literario, teológico). Su preocupación por apacentar adecuadamente el rebaño de Dios fue siempre el centro de sus anhelos. En este sentido, ha sido notoria su influencia como predicador; sus predicaciones destacaban tanto por una elegante oratoria como por una homilética sumamente cuidada.
Un aspecto poco conocido de mi padre es su insaciable curiosidad intelectual y sus intereses universales, desde la música -tocaba el violín- ¡hasta las plantas silvestres del campo! Ya en su infancia fue un devorador de libros sembrando así las semillas que le permitieron luego la siega de un apreciado ministerio literario.

P.- Junto con D. Ernesto Trenchard, él participó en la reactivación de la Alianza Evangélica Española en la época franquista. Además, ha ocupado cargos en instituciones evangélicas representativas. ¿Por qué piensa tuvo que adoptar este activismo? ¿Fue una necesidad?
R.-No creo que fuera activismo (él era muy consciente de este peligro), sino sentido de la responsabilidad, por un lado, y una adecuada administración de los dones que Dios le había concedido. Mi padre era un líder natural. Tenía el don de “presidir” y ello fue bien apreciado por su generación que le confió numerosas responsabilidades tanto en su propia denominación (fue cofundador de la FIEIDE) como en el ámbito interdenominacional (Alianza Evangélica, Unión Bíblica, Sociedades Bíblicas, Asociación de Ministros, etc.). También a nivel internacional fue apreciado su don de liderazgo llegando a ser el presidente de la Federación Internacional de Iglesias Libres (1974-1978). De hecho, esta faceta él la entendía también como una forma de pastoreo: el pastor va delante, dirige.

P.- ¿Cuáles los libros suyos que han tenido más reediciones, y cuáles de ellos destacaría?
R.-En cuanto a reediciones, es decir, por el número de copias vendidas, destacaría Tu Vida Cristiana (su primer libro, un clásico en la formación de catecúmenos sumamente apreciado en las iglesias locales), “Hermenéutica Bíblica” (libro de texto en muchos seminarios de habla hispana y, en mi opinión, su obra de madurez desde el punto de vista teológico), así como “Ministros de Jesucristo” los dos tomos de Pastoral y Homilética que son un legado valioso para la formación de pastores.
Personalmente también destacaríaJob, la fe en conflicto (uno de los que ha generado más testimonios personales de gratitud), Fundamentos Teológicos de la Fe Cristiana y Salmos Escogidos. En cualquier caso, lo más importante es que él entendió la tarea de escribir como un “glorioso ministerio” (palabras textuales), una forma de servicio al pueblo de Dios y para gloria de Cristo.

P.- ¿Qué evolución en materia religiosa y en las relaciones Iglesia-Estado ha vivido su padre en esta España contemporánea?
R.-Ha tenido el privilegio, como otros líderes evangélicos de su generación, de pasar de la oscura noche de la intolerancia religiosa a una libertad insólita en la historia de España. La generación de mi padre fue una generación truncada en lo humano por la Guerra Civil y la dura posguerra (imposibilidad de acceder a la Universidad, severas penurias económicas, etc.), pero al mismo tiempo su valentía y su visión permitieron que la llama del Evangelio siguiera viva. De ellos podemos decir con gratitud: “Los que sembraron con lágrimas con regocijo segarán” (Salmo 126:5-6).

P.- ¿Cuál su pensamiento acerca de la dimensión social de la Misión de la Iglesia?
R.-A mediados de los años 60 –aun en plena dictadura – escribió, juntamente con D. José Grau, un libro, “Iglesia, sociedad y ética cristiana” donde ambos exponen de forma casi pionera en España la responsabilidad social del creyente. El mérito y la singularidad de esta obra es que reflexiona sobre el tema bastante antes de que el Congreso Mundial de Lausana (1974) proclamara con vigor la necesidad de recuperar la dimensión social del Evangelio. Esta preocupación social no le aparta de su visión cristocéntrica y de la centralidad de la cruz: Cristo no vino en primer lugar para transformar la sociedad, hacer de este mundo un lugar más habitable, sino para transformar el corazón humano mediante la fe. Mejorar la sociedad no es la meta del mensaje cristiano sino la consecuencia natural de vidas cambiadas, que anhelan ser sal y luz en medio de una sociedad a oscuras y corrompida por el pecado.

P.- ¿Y de las relaciones entre la fe y la cultura?
R.-Aquí de nuevo me gustaría referirme a una de sus obras –Introducción a la Espiritualidad Cristiana- donde expone con claridad la importancia de que el creyente participe e influya en la cultura de su tiempo. Uno de los argumentos centrales de este libro es que la espiritualidad cristiana ha sido -y debe seguir siendo- una poderosa fuerza moldeadora en la cultura y la sociedad.

P.- ¿Cuál su mayor aporte al pensamiento evangélico español?
R.- Yo diría que su aportación más valiosa ha sido la de su testimonio personal. Ha sido un modelo para muchos en su generación -en especial para los más jóvenes. Su vida, y no sólo su pensamiento, ha dejado un sello indeleble sobre todo en el ámbito de la pastoral. Su obra Ministros de Jesucristo es un compendio de pensamiento, pero también de reflexiones nacidas de su propia vida pastoral. También ha hecho una aportación notable en el campo de la Hermenéutica y la Homilética.

P.- ¿Qué ha significado para usted trabajar al lado de su padre especialmente en el aspecto literario?
R.-Mi mayor satisfacción fue escribir conjuntamente“Abba, Padre: Teología y Psicología de la oración”, obra de enorme aceptación(actualmente traducida a 13 idiomas) y que fue mi primer libro. Puedo decir que escribir juntos este libro ha sido una de las experiencias más emotivas de la relación con mi padre. Por lo demás, he tenido el privilegio de revisar y comentar con él muchos de sus manuscritos antes de la publicación, lo cual era una fuente de diálogos fecundos y muy enriquecedores. En la Revista Aletheia (nº 39), dedicado a su vida y ministerio, describo con mucho más detalle lo que puedo resumir en una frase: ha sido para mí padre, pastor, maestro y amigo a la vez.

Gracias, hermano Pablo, por acercarnos a la vida y pensamiento de José M. Martínez, su padre.


***********************************

PABLO WICKHAM: EL MISIONERO TRANSCULTURAL
Pablo Wickham, misionero inglés de loable labor en España, tras su paso por la London University (1950-1953), donde se licenció en Ciencias Económicas y Geografía, Terence-Pablo Harry Wickham (Inglaterra, 1932) recaló en España como misionero, el año de 1958, acompañado de su esposa Kathleen (Catalina, para nosotros).

Han pasado prolíficos 52 años de Misión inolvidable. Sobre ello y otros interesantes temas hemos querido enfocar la entrevista.

Pregunta.- ¿Qué lo motivó a salir de su Inglaterra natal y encaminarse a tierras españolas?
Respuesta.-Una convicción absolutamente firme que había de servir al Señor con una entrega total, estar a su entera disposición, para lo que fuese. Para mí, eso quedó claro a los 19 años, cuando estudiaba en la Universidad de Londres; me consagré del todo al Señor y su servicio. No había pensado concretamente que me podría enviar a otro país como misionero, pero estaba dispuesto. Y fue cuando el Señor puso en mi camino a Catalina de una forma tan clara, y descubrí que ella ya sentía el llamado misionero. Sin haber precisado el lugar ni cómo todavía, dedujimos que habíamos de prepararnos para esa eventualidad, buscando juntos la guía del Señor. La contestación vino unos meses más tarde, en una pequeña reunión de oración de unas ocho personas, donde se leyó un reportaje de un misionero en Galicia acerca de dos soldados de Marina creyentes a quienes las autoridades militares les habían metido en el calabozo por incumplir la orden de doblegar la rodilla en la jura de la bandera. Sentí la necesidad de identificarme con ellos y de orar, y al hacerlo, fue como si el Señor escribiese en letras de fuego sobre mi corazón: ¡”España”! Luego me lo confirmó con unos versículos de Romanos 15 que hablan de la carga del apóstol Pablo por este país, y al comunicar todo esto a Catalina, los dos sentimos que el Señor había contestado nuestras oraciones. Todavía tenían que pasar cinco años largos de preparación, pero no teníamos dudas en cuanto al lugar destinado, y esperábamos nuevas órdenes.

P.- Sabemos que la misión es de Dios y nosotros somos nada más que meros instrumentos en Su mano para ejercitar esa misión. Cincuenta años en Su misión, ¿le avalan para decir: “Misión cumplida”?
R.-De ninguna manera. Aunque ahora estoy algo enfermo y con las fuerzas mermadas, creo que todavía tengo cosas que hacer aquí. Con los años, vas adquiriendo nuevos conocimientos y experiencias, y a menudo el rumbo varía, conforme a las necesidades de cada etapa. Vinimos a España primordialmente para evangelizar, pero pronto nos dimos cuenta de que esto no era posible si no conocíamos a fondo España y los españoles primero. Por eso, Dios puso en nuestro camino a Ernesto y Gertrudis Trenchard, con los que, en el cuenco cálido de un pequeño equipo de enseñadores de la Palabra y de una pequeña iglesia en los arrabales de Barcelona, aprendimos a dar nuestros primeros pasos en el español y poco a poco a familiarizarnos con la obra de literatura y de enseñanza de los cursos por correspondencia que los Trenchard llevaban a cabo. Empecé también a ayudar con la administración del pequeño almacén y luego, andando el tiempo, con la publicación de libros y tratados; todo esto en la clandestinidad, claro. Nunca había pensado en escribir libros en aquellos años; esa etapa no vino hasta finales de los años 70, es decir, veintiún años después de llegar aquí, y fue el resultado de la labor intensa de enseñanza previa en castellano que me fue preparando para ello.

Con todo, hay ciertas facetas de mi ministerio en que sí puedo decir, con mucha gratitud al Señor: “Misión cumplida”.El pastoreo, junto con otros, de cuatro iglesias locales en Barcelona (1), Madrid (2) y Valencia (1),la labor administrativa de la obra literaria y de publicacionesy desecretaríade varias organizaciones evangélicas, que ha ocupado miles de horas de mi tiempo. Por supuesto, no todo han sido éxitos, ha habido fracasos y malentendidos que me causan tristeza al echar la vista atrás. Pero sé que el Señor tendrá la última palabra y puedo dejar todo en sus manos.

P.- Usted llega a España allá por el año 1958, eran otros tiempos, tiempos de posguerra, de calma en medio del miedo todavía… ¿Cómo se vivía la fe en un campo tan hostil al evangelio? ¿Era hostigada la comunidad evangélica a causa de sus creencias?
R.-Puedo testificar que las iglesias evangélicas vivían su fe intensamente, pese al hostigamiento que Vd. menciona. La persecución ya no era tan generalizada como antes, cuando todas las capillas excepto las de Madrid estaban cerradas, pero se palpaba continuamente. Las parejas que querían contraer matrimonio, si habían sido “bautizados” en la ICR, no podían casarse, y vivimos unos dramas terribles con algunas de ellas. También en algunas empresas, al enterarse de un “cambio de religión” de uno de sus empleados, les despedían por la presión del clero local, y como eran tiempos de escasez económica, eso era muy difícil de soportar, sobre todo si tenían familia. Con todo, había mucho fervor para evangelizar; nuestra pequeña congregación de cincuenta personas en Verdún, Barcelona, duplicó su membresía en un año. Había genuinas conversiones al final de muchos cultos de predicación del Evangelio.

P.- ¿Se practicaba más la unidad, la armonía, el llorar con los que lloran, el gozarse con los que se gozan, el compartir en momentos de necesidad material o espiritual; en fin, como una auténtica familia? ¿Nos ha cambiado el tener una vida más cómoda, con más libertad y alternativas?
R.- Al estar metidos todos en el mismo “saco” de la persecución, sí había más solidaridad y unidad entre los miembros. No tanto, quizá, en cuanto a la armonía, debido a la fuerte tendencia al individualismo que es una de las características reconocidas del español y que afloraba en algunas ocasiones. Buen ambiente para aprender cómo pastorear con sabiduría, amor, firmeza y –a veces- mucho tacto. Don Ernesto era un pastor muy sabio y experimentado, y los otros ancianos más jóvenes aprendimos mucho de él.

En cuanto al materialismo consumista tan rampante que entró después, sí, indudablemente, nos ha cambiado, tanto en la sociedad como en las iglesias evangélicas, al traernos todas las comodidades que hoy día consideramos imprescindibles, pero que no teníamos antes. Lo digo para vergüenza nuestra.

P.- Desde su llegada hasta hoy, ¿qué cambios ha visto en términos de libertad religiosa?
R.- Muchísimos; el panorama ha dado un giro de, si no 180 grados, sí de 160. Aún antes de la primera Ley de Libertad Religiosa de l968, ampliada luego en 1981 (ya en plena democracia) y en 1992 con los Acuerdos firmados con el Estado, ha habido mucho progreso, pasando de una mera tolerancia en los últimos años de la época franquista, a la que disfrutamos hoy. Pero ha tardado mucho, debido a la presión de la Iglesia oficial que no ha querido perder sus privilegios y muchos prejuicios en círculos oficiales y la sociedad civil en general. Y aún hoy en día sigue habiendo unas áreas de clara discriminación hacia las minorías religiosas, lo cual es anticonstitucional. La fragmentación autonómica tampoco ha ayudado a resolver el problema.

P.- Usted tuvo que realizar cursos de Lengua, Literatura, Geografía, etc. para justificar su permiso de residencia en la España franquista. ¿Esta tesitura lo identifica con la situación de muchos inmigrantes de hoy? ¿O piensa que para un cristiano ya tenemos suficientes recomendaciones de nuestro Dios a través de su Palabra?
R.- Creo que las dos situaciones son muy distintas. La gran mayoría de los inmigrantes que llegan a España vienen buscando trabajo; tienen poco tiempo para cursar estudios y mucho menos universitarios. Quizá pueden matricularse en alguna academia de idiomas si vienen de países que no hablan el español, pero en todo caso el nivel es mucho más elemental. Muchos aprenden a chapurrear el idioma lo suficiente para entender y hacerse entender, porque su propósito no es afincarse aquí definitivamente, sino ganar lo suficiente para mandar dinero a sus familias en los países de origen, a fin de traerles a España o volver allá cuando se hayan cumplido sus objetivos. En cambio, mi propósito en cursar parte del Diploma de Estudios Hispánicos de la Universidad de Barcelona era llegar a identificarme lo más posible con la cultura española y los españoles, al más alto nivel, dentro de las naturales limitaciones de tiempo y oportunidades que disponía, ya que las exigencias de una obra evangélica vigorosa en la que iba colaborando en varios frentes, eran cada vez mayores.

Por supuesto, no creo que la Palabra por sí sola puede resolver problemas de adaptación en un país extranjero, sea cual sea el motivo del traslado. Hace falta mucha “sangre, sudor y lágrimas”; es inevitable. Mi mujer y yo tratamos de explicar eso precisamente en la primera parte de nuestro pequeño libroEl misionero en España: ¿adaptación o integración?,porque así lo hemos experimentado personalmente.

P.- Los tiempos van cambiando. ¿Nosotros también?
R.-Sí; además, es necesario que cambiemos, o sea, que vayamos adaptándonos a los cambios que se van produciendo. Eso hoy en día se llamacontextualización,algo a tener muy en cuenta en cualquier cambio o trasvase transcultural. No tiene que ver con las convicciones doctrinales o la esencia del mensaje, sino en nuestra comprensión de lo que nos rodea y nuestra forma de vivir y comunicar el mensaje del Evangelio. Y la necesidad de la adaptación es más urgente hoy en día, porque los cambios que se suceden en nuestro alrededor son cada vez más rápidos, hasta vertiginosos. Si no lo hacemos, nuestras iglesias correrán el peligro de quedar como unos islotes aislados anclados en el pasado, y por lo tanto, bastante ineficaces para un testimonio relevante en una sociedad posmoderna. Todo esto requiere mucha sabiduría de lo alto, día tras día, para discernir entre lo esencial y lo secundario, en todos los órdenes de la vida.

P.- Ha dedicado horas y horas a la enseñanza, a la formación de muchos que ahora lideran iglesias, llevan a cabo una labor pastoral, enseñan… Lo que ve después de tanto esfuerzo desplegado, ¿lo llena de gozo? Y no hablo de perfección.
R.- Sí, hay mucho gozo al contemplar la madurez y el desarrollo de los dones de muchos con los que he trabajado, de varias generaciones, porque sé que en parte he contribuido a estos resultados. Pero al mismo tiempo hay también tristeza por los que se han malogrado, en los cuales uno ponía todo su empeño en ayudarles, y que no se ha visto recompensado el esfuerzo, por diversas razones. No hablo de fracasos estrepitosos en la mayoría de los casos, sino de personas que parecían prometer mucho, de quienes se esperaba mucho más –porque tenían el potencial para ello-, pero que se han contentado con poco o han quedado a medio camino, o simplemente han desaparecido sin dejar rastro. Sin embargo, el balance ha sido positivo, y en algunos casos, brillante. Reconozco que, como lo era don Ernesto, soy una persona un tanto perfeccionista y exigente, conmigo mismo primero, y luego, inevitablemente, con otros, y al fin y a la postre, esto no es bueno.

P.- ¿Cómo debe ser el misionero por excelencia? ¿Son unos pocos los elegidos? No escatime en detalles.
R.-El misionero por excelencia tiene que imitar a Cristo, el Misionero por antonomasia, y a los que le siguieron fielmente, como los Apóstoles, en su carácter, en sus objetivos, en su estilo de vida, en su dependencia del Padre y del Espíritu. Por definición todo creyente debe ser así, de acuerdo con sus dones y llamamiento. Yo no diría ni que sean pocos o muchos los elegidos para cruzar barreras y fronteras transculturales, sólo que tienen que ser personas dóciles para recibir no sólo las instrucciones sino la gracia divina para saber cómo llevar a cabo la misión encomendada. Recordemos que Dios el Alfarero, en su gran sabiduría, suele escoger a menudo lo débil, lo pobre y a menudo lo poco preparado, para llevar a cabo sus propósitos. Todo se debe a su sola gracia y ha de ser para su sola gloria. Esta ha sido mi experiencia y lo que veo en las páginas de la Biblia. ¿Quiénes fueron los llamados?Pastores de ovejas como Abraham, Moisés y David,labradores como Gedeón,niños o mozalbetes como Samuel o Jeremías,pescadorescomo Pedro y Juan, como también “gigantes con pies de barro” como Jacob y Pablo.

P.- ¿Qué le diría a su esposa Catalina después de tantos años de servicio en la Obra juntos y con el gozo de la tarea bien hecha? Sé que ha colaborado muy mucho en algunas de sus publicaciones, en el ministerio, en los estudios...
R.- Ya se lo he dicho en varias ocasiones, especialmente en la celebración de nuestro 50º aniversario de boda en abril de 2004. Estoy inmensamente agradecido a ella por todo lo que ha supuesto para mi vida y ministerio. Sin ella a mi lado, apoyando, aconsejando, corrigiendo cuando hacía falta -pero siempre con una lealtad absoluta-, no habría podido sobrevivir, y mucho menos llevar a cabo algo útil para la Obra en España, en todos estos años. Porque hemos pasado momentos extremadamente duros y difíciles, pero juntos, con la ayuda del Señor, pudimos salir adelante. Por eso, hemos sido y seguimos siendo, con más de 56 años de feliz matrimonio a nuestras espaldas, muy felices y agradecidos al Señor el uno por el otro.

P.- Cuando pienso en liderazgo, se me viene a la mente la imagen de Jesús lavando los pies de los discípulos, la imagen del Líder-siervo. Un líder que no tenía nada que ver con los líderes religiosos de su tiempo. Era un líder pobre, humilde, servicial; que huía del poder y las jerarquías, que amaba, protegía… ¿Es fácil seguir sus pasos?
R.-La imagen de Jesús lavando los pies de sus discípulos ha de estar siempre delante de cualquier siervo de Dios en sus relaciones con los demás, sean éstos consiervos íntimos u otros. Y si los misioneros, obreros, ancianos, otros líderes y los demás creyentes no la tenemos presente constantemente, fracasaremos, porque es la base misma del liderazgo. De ahí uno de los grandes problemas espirituales que azotan nuestras congregaciones hoy en día: todos quieren mandar y que los demás les obedezcan; demasiado pocos quieren servir como Jesús. Por supuesto que el hacerlo es dificilísimo, imposible, en nuestras propias fuerzas; sólo se puede lograr en dependencia total, diaria, del Espíritu de Jesús.

P.- ¿Qué significa un liderazgo integral?
R.-Teniendo en cuenta lo que ya antes avancé sobre el liderazgo, añadiría que un liderazgo integral tiene que partir de un corazón manso y humilde como el de Cristo, una renovación constante en el Espíritu día tras día, saber trabajar en equipo amando y aceptando a los demás con sus distintos dones, caracteres, capacidades y experiencia, buscando continuamente la unanimidad de criterios en lo esencial delante del Señor. Un liderazgo así siempre será respetado y escuchado por la comunidad de la que forma parte y de la cual es responsable delante del Señor. Además, si queremos que el ministerio multiforme de una iglesia local sea integral -algo absolutamente esencial hoy en día-, no será posible si el liderazgo no lo es.

P.- ¿Es posible regatear a la hora de servir a Dios?
R.-Desgraciadamente, sí; creo que yo he caído en esa trampa del diablo más de una vez. Le podemos regateartiempoal Señor, dejar escaparnecesidades u oportunidades que se presentan mirando por otro lado,olvidarnos convenientemente de compromisos adquiridos o promesas hechas,justificarnos poniendo excusas, como Moisés, para no hacer o decir algo que el Señor, u otros en su Nombre, nos han pedido o mandado hacer.
Más de un “candidato” a la obra misionero no salió de su país por cometer una o más de estas equivocaciones, y más de uno, llegó, fracasó y volvió pronto, por lo mismo. Ha habido de todo “en la viña del Señor”.

P.- A veces podemos llegar a creer que nos lo merecemos todo y los demás nada. En su caso veo que la gratitud brilla por su presencia. Agradece a Ernesto Trenchard, su mentor espiritual y amigo; a Samuel Escobar, otro gran amigo; a José María Martínez, admirado colega o Ray Stedman. Seguro que hay muchos más. ¿Por qué escatimamos tanto los evangélicos a la hora de agradecer a los demás? Nos escudamos en que no queremos ser de tropiezo en su camino hacia la humildad.
R.- Me parece que en el fondo, en el servicio cristiano, la falta de gratitud es un síntoma de una gran inseguridad psicológica personal. Queremos destacar sobre los demás no porque realmente nos creemos superiores, sino todo lo contrario, porque al compararnos desfavorablemente con ellos, viendo cualidades en ellos de las que nosotros carecemos, necesitamos negarles el reconocimiento que merecen -reflejado en el agradecimiento- para aupar nuestra propia autoestima. En el peor de los casos, hasta tratamos de justificar esta conducta nefasta diciendo que no es bueno alabar o agradecer a otros sus cualidades o logros, porque a lo mejor “se lo van a creer”. Todo esto es completamente contrario al espíritu de Jesús y a la verdadera humildad, que no necesita subirse por encima de los demás, ni rebajarles con falsos argumentos “espirituales”, puesto que sólo le interesa lo que el Señor piensa; no depende de los elogios de los hombres. Muchos de los “personalismos” que han afectado y afectan negativamente el crecimiento de la Obra en nuestras iglesias y organizaciones evangélicas, surgen de tales raíces.

P.- Se habla mucho de que los más veteranos deben dar paso a las nuevas generaciones en el ejercicio del liderazgo y demás ministerios de las iglesias. ¿Nos estamos preocupando por su formación bíblico-teológica, por ser ejemplo de amor, de entrega, de compromiso y sacrificio a las cosas de Dios y del prójimo? Y más, ¿nos preocupamos por velar por su crecimiento espiritual, discipulándolos, pastoreándolos, escuchándolos, consolándolos? Cristo dejó bien claro su postura al respecto y nos lo cobrará: “… Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí” (Mt. 25:45).
R.- Bueno, en lo que a mí se refiere, siempre he procurado alentar a otros más jóvenes, aunque reconozco que a veces, por las prisas o las presiones del trabajo, no me he preocupado lo suficiente de algunos de ellos. Lo digo tanto de la enseñanza, como del ejemplo y del trato de tú a tú, algo absolutamente esencial en la labor de equipo. También es necesario que un líder veterano sepa cuando haya llegado el momento para retirarse y ceder el paso a nuevas generaciones de líderes. Y si la labor de equipo haya tenido éxito previamente, la transición de una generación a otra será fluida y sin sobresaltos. Si la confianza ha sido fundada sobre una base sólida, nos podrían consultar si quisieran cuando hay problemas difíciles, aunque también hemos de estar dispuestos a aceptar que a lo mejorno lo van a hacer. Toca a nosotros respetar sus decisiones, aun cuando se equivocan (¿no lo hicimos nosotros algunas veces?), y no echárselo en cara. ¡Pero no es fácil ser veterano, requiere la gracia del Señor para mantenerse al margen cuando uno siente la tentación de inmiscuirse sin que nos lo hayan pedido!

P.- Y me pregunto: ¿estamos propiciando el surgimiento de líderes que más parecen empresarios que van con un maletín cargado de estrategias de evangelización, de productos de marketing y ganas de comerse el mundo, pero donde falta la vocación, el compromiso, el entusiasmo…?
R.-Este es un peligro constante hoy en día, especialmente en iglesias activas que desean progresar en distintos ministerios y actividades: poner más fe en la metodología y la planificación cuasi-empresariales, que no en factores espirituales como la calidad del discipulado, el estudio de la Palabra y la buena enseñanza, y la oración como base de apoyo de todo para fomentar una verdadera espiritualidad. Esta no se improvisa ni se puede planificar. Desgraciadamente, la Obra misionera en España ha estado plagada de esa clase indeseable de múltiples métodos de marketing, casi siempre procedentes de fuera. Sobre este tema, recomiendo especialmente la lectura del libro de David BurtMetodologías de la evangelización, publicado por Andamio.

P.- ¿Quién pastorea a los pastores? Ésta es una pregunta que nos deberíamos hacer, pues sabemos que estos hombres también pasan por crisis de fe, depresión, soledad…
R.- No debe haber pastores solitarios si seguimos estrictamente las normas del NT. Por eso, en nuestras Asambleas de Hermanos creemos en la pluralidad de pastores en cada congregación, donde hay un equipo pastoral que, además de cuidar de los demás miembros, se cuidan unos a otros. Mi amigo Juan Solé decía: “Los ancianos del consejo de ancianos del que yo soy anciano, son mis ancianos”, algo que con frecuencia se olvida. Eso no quiere decir que no puede haber algunos otros miembros con dones y experiencia en el aconsejamiento que pudieran ayudar a sus ancianos si surgieran problemas de soledad, crisis, etc., tanto hombres como mujeres, siempre que trabajen en estrecha colaboración con el resto del consejo. Ahora bien, hay menos posibilidades de que tales crisis sucedan, si los líderes más veteranos hayan sabido pastorear a tiempo y de forma continuada –sin ponerse pesados- a los más jóvenes. Esto forma parte del discipulado que cada don debe ejercerse continuamente hacia otros menos desarrollados, en el equipo correspondiente y en cada generación de líderes que surgen.

P.- Solemos decir que en la Biblia encontramos todos los géneros: Historia, Narrativa, Poesía, etc. También de Economía y de Ética. Pienso en José elaborando un Plan de acción para superar los 7 años de las vacas flacas y a Nehemías el suyo para reconstruir el muro de Jerusalén. Ambos elaborando presupuestos de gastos de las actividades que los llevarían a la consecución del mismo, captando fondos, organizando los recursos humanos, evaluando… Hablamos de dos grandes proyectos. Y de dos hombres que los culminaron con éxito, ¿cuál fue la clave?
R.-Ninguno de los dos actuó por su cuenta. Eran hombres temerosos de Dios que pusieron sus grandes capacidades de organización y liderazgo a su disposición. La verdadera clave se encuentra en ambas narraciones: en el caso de José, la Palabra dice “Jehová estaba con él…” varias veces, y en el de Nehemías, como en el de Esdras, “la mano del Señor estaba conmigo”. Es la presencia de Dios llevando a cabo su Plan que importa. Y así tiene que ser con cada uno de nosotros, conforme a la voluntad de Dios para nuestras vidas. Nos pregunta a cada uno, como hizo con Moisés, “¿Qué es esto que tienes en la mano?” (Ex. 4:2), y cuando se lo entregamos, lo transforma y emplea para sus propósitos.

P.- Un clamor cada vez más frecuente en la humanidad entera, debido a los efectos ya evidentes del cambio climático, es sobre los estragos nocivos de la mano del hombre sobre el planeta tierra. ¿Qué nos puede decir de esa enseñanza ecológica que se encuentra en la Biblia? ¿Cómo cree usted que debe ser el desarrollo sostenible observando un respeto al medio ambiente?
R.- Dar una respuesta adecuada a esta pregunta requeriría todo un libro, y aunque da la casualidad que mi hijo Miguel y yo estamos poniendo los últimos retoques a la segunda edición del nuestro sobre este tema, que esperamos salga en los próximos meses, no es el momento para explayarse aquí. Resumiendo mucho, diría que la responsabilidad ecológica del hombre surge directamente del mandato divino que le fue dado en el Edén (Gén. caps. 1-2): había de cuidar y guardar todo en Nombre del Creador. Esta mayordomía incluía todo lo que había en su entorno, la tierra, los animales, etc.; en una palabra, asegurar el buen funcionamiento y el mantenimiento de todo lo creado. Y aunque está claro que el hombre abdicó de esta responsabilidad cuando cayó, y se produjo una fatal fractura en las relaciones entre él y Dios, entre el hombre y la mujer, entre el hombre y los animales y el resto de la creación, esa responsabilidad quedó y queda en pie. Se ve en el papel asignado por Dios a Noé para con los animales en el Arca, se ve en la legislación levítica y en los libros sapienciales, los salmos y los profetas. Dios ama profundamente a todo lo que Él ha creado y los que hemos aceptado su señorío sobre nuestras vidas por medio de la Obra de Cristo, tenemos que amar todo lo que Él ama, tratándolo como lo hace Él, sean seres animados o inanimados. Por eso, el abuso y la sobreexplotación de los recursos naturales va completamente en contra de lo que Dios ha mandado y lo que Cristo manifestó cuando estuvo en la tierra.

El concepto secular del desarrollo sostenible, del que se llenan la boca muchos líderes mundiales en el día de hoy, es relativamente nuevo, ideado para de alguna manera salvar las conciencias de gobiernos y corporaciones que se dan cuenta que los efectos desastrosos de sus industrias están destruyendo el medio ambiente. Es muy difícil de poner en práctica, además, dado que llevamos siglos de abuso y retraso; puede incluso que ya sea demasiado tarde y que el daño sea irreversible, sobre todo teniendo en cuenta la extrema lentitud de la toma de decisiones efectivas de los gobiernos y corporaciones, movidos más por sus propios intereses que por el bien común.
En cuanto al pueblo de Dios, por lo dicho arriba, tenemos que ser los primeros en dar ejemplo para fomentar las prácticas ecologistas a nivel local y nacional. Eso incluiría, por lo menos, enseñar con el ejemplo a nuestras familias a reciclar, amar y respetar a todos los seres creados, influir en las políticas locales y municipales para sanear el ambiente, moderar el consumo, respetar y cuidar de nuestros animales, etc. (Para más sugerencias, y entre tanto no salga la segunda edición del libro antes mencionado, recomiendo la lectura de la última sección de la primera edición, publicado por la Alianza Evangélica Española en 2005, como también la consulta de la extensa bibliografía al final).

MÁS INFORMACIÓN
Puede ver aquí unaamplia biografía así como la obra literaria de Pablo Wickham (por Gabino Fernández)

****************************************

JOSÉ GRAU: UN AVIVAMIENTO PARA UNA NUEVA REFORMA
Una entrevista a José Grau, una de las grandes figuras docentes, teológicas, y del pensamiento protestante contemporáneo español.

Hemos querido resaltar la amplia labor ministerial, editorial y docente de José Grau, teólogo, profesor, pensador, y de relevancia en la historia evangélica española. Ha dejado huella a su paso por entidades evangélicas como la AEE, el IBSTE, el CEEB, la Unión Bíblica…

Pregunta.- ¿Cuántos textos quedan aún en los cajones de su despacho, a la espera de una coyuntura económica favorable? ¿Resulta costoso y difícil para los escritores evangélicos dar a conocer sus obras?
Respuesta.- No los he contado, pero quedan todavía restos de mis clases, estudios y conferencias diseminados en diferentes carpetas. También algún que otro proyecto que no pudo ser publicado en el pasado. Así, por ejemplo, Editorial Peregrino transformó en libro, hace dos años, mis apuntes de las clases sobre Hageo y Zacarías dadas en el Centro Evangélico de Estudios Bíblicos de Barcelona (CEEB), bajo el títuloTiempo de Reformar.
Ciertamente, es costoso y nada fácil para los escritores evangélicos dar a conocer sus obras. Además, la gente lee cada vez menos y los cristianos no somos una excepción.

P.-¿Se encontró con la censura franquista a la hora de publicar sus obras? Sé que las mismas aparecían con un falso pie de imprenta de Suiza aunque estaban hechas en Barcelona, por Ediciones Evangélicas Europeas, editorial fundada por usted y su esposa María Beltrán. Lo pregunto porque en 1960 la policía confiscó las publicaciones que tenían en sus almacenes.
R.-Efectivamente, topamos con la censura que era obligatoria en aquel entonces para toda clase de publicaciones. Si el carácter de las mismas era religioso tenían que llevar el “Nihil obstat” del obispado católico del lugar. La censura franquista nos remitía a estos trámites que, obviamente, ningún protestante podía admitir. Esto significaba que todo lo publicado por no católicos, al carecer de dicho requisito, quedaba clasificado en la esfera de lo ilegal.

Lo que llamáis un “falso pie de imprenta de Suiza” no era tan falso como tal vez alguien suponga. Correspondía a la sede de la misión que coordinaba el interés de numerosas congregaciones helvéticas en la extensión del Evangelio por medio de la página impresa en España y América Latina.

Previo al juicio al que fui sometido, mi abogado trató de mediar para que el obispado retirara los cargos contra nosotros. No tuvo éxito. Estaban demasiado enfadados por el folleto sobre los Diez mandamientos que hicimos circular por los alrededores del cine donde se estrenó la película de Cecil B. DeMille con este título. Así que hubo juicio, confiscación y condena por la acción conjunta de ambas censuras, la franquista y la católica.

P.- Ante estos hechos, me imagino que constantemente se solidariza con nuestros hermanos que son perseguidos en Turquía, Corea del Norte o México…
R.- Por supuesto, me solidarizo con todos nuestros hermanos que en cualquier lugar del planeta son perseguidos por causa de su fe.

Deberíamos ser más conscientes del gran número de personas que sufren por causa del Evangelio en los cinco continentes. He leído en alguna parte que ha habido más mártires en los dos últimos siglos que en las primeras centurias de la era cristiana.

P.- ¿Qué le llevó a interesarse por el Evangelio allá por los años cincuenta?
R.- Desde muy joven me planteaba cuestiones fundamentales: ¿cuál es el sentido de la vida?, ¿estamos aquí por casualidad, fruto del azar o existe un dios creador con propósitos y planes para nuestras vidas?

Pasé por diversas etapas. Primero fui ateo y luego desemboqué en una especie de agnosticismo. Leí muchos libros y contrasté muchas opiniones hasta encontrar en Jesucristo la respuesta a mis interrogantes.

P.- ¿Qué significa Teología Reformada?
R.-Tiene que ver con los grandes principios que hicieron posible la Reforma del siglo XVI: Sólo la Escritura; Sólo la Gracia; Sólo la Fe, que se resumen en el Sólo Cristo.
Si ser protestante es la manera bíblica de ser cristiano, ser reformado (no en el sentido denominacional ni eclesiástico, sino teológico) es la manera bíblica de pensar en cristiano. Y debiera ser la manera bíblica de vivir más profunda y sinceramente para la gloria de Dios en todas las esferas de la existencia, reconociendo la soberanía divina sobre todas ellas.

P.- ¿Del nacional-catolicismo al nacional-laicismo?
R.-El régimen franquista ha sido definido por muchos autores como “nacional-catolicismo” debido a la absoluta primacía que la iglesia católica romana tenía y ejercía sobre el Estado y la sociedad española en su conjunto.
El laicismo más radical y absoluto es lo que ahora está de moda. En parte como reacción al “nacional-catolicismo”. Ya no se trata solamente de la separación de la Iglesia (las iglesias) del Estado, algo auténticamente protestante, sino de excluir totalmente la fe de todas las esferas públicas, sociales e incluso personales de la vida cotidiana. Reducir la religión al ámbito privado de las “manías” o “caprichos” de algunos individuos desfasados; a esto se quiere llegar o ya se ha llegado en muchos estamentos.

Evangélicos españoles hay que miran con simpatía este laicismo radical porque suponen, equivocadamente, a mi modesto entender, que va dirigido exclusivamente en contra del Catolicismo. Este nacional-laicismo se opone a toda forma de cristianismo y es tan anti-protestante como lo fue el “nacional-catolicismo”. Con el tiempo lo comprobaremos.

P.- Si hiciera una radiografía del evangelismo español, ¿cuáles serían las conclusiones de su diagnóstico?
R.-Para responder adecuadamente a esta pregunta se necesitaría un libro entero, además de conocer de primera mano todo lo que abarca el “evangelismo español”.

P.- Hoy podemos hablar de mayor libertad religiosa, de un cierto bienestar, ¿lo estamos aprovechando para difundir el Gran Mensaje?
R.-Algunos saben aprovecharlo y otros dormitan. Oremos por un avivamiento que nos lleve a una nueva reforma

P.- Su esposa María ha sido un puntal importante en el desarrollo de su ministerio, en las publicaciones… ¿Qué le diría después de tantos años de caminata juntos, no exenta de sacrificios, y lo que queda todavía?
R.-Darle gracias, como siempre he hecho, y rogarle que siga teniendo paciencia conmigo. ¿Que qué le diría después de tantos años de caminata juntos…? Lo que le dije en mi comentario al Cantar de los Cantares,El más inspirado cántico de amor, dedicado a ella.

P.- ¿Cuál es el más inspirado cántico de amor? ¿Cree usted que el mundo evangélico aborda como corresponde la sexualidad humana?
R.-El Cantar de los Cantares. La pregunta es compleja y requeriría mucho espacio en el responderla con objetividad.
Sintetizando mucho, en tiempos del nacional-catolicismo casi todo era pecado y ahora casi nada es pecaminoso. La ley del péndulo, se pasa de un extremo a otro. ¿Por qué? Porque nos adaptamos al entorno, a lo que se lleva en cada época, en lugar de seguir el consejo de Pablo:“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento” (Ro. 12:2).

P.-Ya sé que lo que hacemos lo hacemos para la gloria del Señor. Pero, ¿acaso no resulta gratificante recibir muestras de afecto o gratitud después de tantos años de entrega a Él y a los demás? Así los demás pueden practicar algunas de las pautas dejadas por Jesús. Se lo comento, porque con emoción leí el artículo que Carlos Martínez García escribió en este mismo medio, para quien le fue de máximo provecho sus obras que llegaban a México.
R.-He meditado bastante últimamente sobre este punto. Estoy de acuerdo con vosotros. Una falsa humildad puede herir los sentimientos de quienes nos aman y quieren expresar su afecto y reconocimiento.
El caso de Carlos Martínez García es conmovedor. Tanto María como yo agradecemos muy sinceramente estas muestras de cariño desde lo más profundo de nuestro corazón.
En última instancia todo redunda para la gloria de Dios. Hay un buen número de textos que nos ayudan en este sentido. Por ejemplo:1 Cor. 4:7; 15:10;2 Cor. 10:17; 12:15, etc.
Gracias, pues, queridos hermanos.

Gracias a usted, querido hermano, le decimos;gratitud que hacemos extensiva a su esposa María Beltrán quien mucho ha tenido que ver con la materialización de esta entrevista. Gracias, porque a pesar de no encontrarse en su mejor momento en cuanto a su salud, José Grau se ha esforzado en seguir edificando, estimulando, promocionando la unidad, recomendando en que lo resolvamos todo a la luz de la Palabra…

Gracias por esa amplia labor editorial, que requiere visión, compromiso, pasión y mucho sacrificio. Lo sabemos aquellos que aunque sea de forma incipiente ponemos un granito de arena en este campo. ¿Acaso el Reino de Dios no ha empezado aquí y ahora?

Entre su extensa bibliografía citamos:El más inspirado cántico de amor; Las profecías de Daniel; El amor erótico; Escatología; Introducción a la teología; Catolicismo Romano; Estudios sobre Apocalipsis; ¿Qué es la verdad?; ¿Todas las religiones son iguales?,entre otros. Os invitamos a leerlo.
 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Eliseo Noël Garrido
16/09/2013
12:48 h
2
 
A Don José Grau, y a Don Pablo Wickam, Los he tenido como Maestros literalmente hablando, y ellos a pesar de su sabiduría, mostraron mas con su sencillez y accesibilidad y el amor por nuestro Padre celestial. un Saludo y un fuerte abrazo.
 

Pili
16/09/2013
01:31 h
1
 
FELICIDADES a los tres. GRACIAS por el ejemplo que nos dan. ¡OJALA! seamos capaces de seguir sus pisadas
 



 
 
ESTAS EN: - - - Tres maestros: J.M. Martínez, P. Wickham y J. Grau
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán

Beltrán analiza el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, su metodología y conclusiones. Una entrevista de Julio Pérez (Onda Paz, El Tren de la Vida).

 
España, ante la ‘tormenta perfecta’ España, ante la ‘tormenta perfecta’

La crisis de investidura tras las elecciones nacionales, la amenaza de un Brexit duro y la sentencia del "procés" en septiembre colocan a España ante una "tormenta perfecta" social, política y económica, opina César Vidal.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
VÍDEOS Vídeos
 
El informativo #12: Por la vida y la familia en México El informativo #12: Por la vida y la familia en México

La actualidad evangélica desde México a la Unión Europea, donde se pone en marcha un proyecto pionero de estudio del cerebro.

 
El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca

Entre otros temas, viajamos a Hong Kong, donde se ha celebrado un congreso para promover la unidad de los cristianos chinos.

 
El informativo #10: Día mundial contra la trata El informativo #10: Día mundial contra la trata

Visitamos las excavaciones arqueológicas que revelan la ciudad bíblica de Gat. Un testimonio directo nos explica cómo los cristianos memorizan la Biblia en Corea del Norte.

 
El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.