PUBLICIDAD
 
martes, 30 de Septiembre de 2014   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
5
 

El milagro inesperado

Él siempre puede, pero no siempre quiere. Y no porque sea mezquino con nosotros.
EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín Torralba 01 DE DICIEMBRE DE 2012

Puede que a algunos de ustedes les haya ocurrido lo que, alguna vez, me ha sucedido a mí también: que ante alguna de las circunstancias que les estuvieran aconteciendo en la vida, hayan pedido un milagro.

Nosotros, como cristianos, creemos que los milagros existen, que Dios puede hacerlos y, por tanto, clamamos a Él de tanto en tanto pidiéndole que realice alguno. Él los lleva a cabo todos los días, pero quizá, al no tener la forma de lo que nosotros consideraríamos estrictamente, se nos pasan por alto y no los sabemos ver. Pero ahí están, y no pueden negarse.

Cuando pedimos, a pesar de que no sabemos bien cómo hacerlo, muchas veces reclamamos el milagro perfecto, es decir, ese que nosotros pensamos que nos resolvería la vida en todos los sentidos posibles.

Si nosotros fuéramos todopoderosos y omnipotentes, escogeríamos resolver nuestras situaciones de una determinada manera y no de otra. Probablemente elegiríamos el camino de menor recorrido, o el de menor resistencia. Pero nos perderíamos otro gran milagro: el que Dios obra en nosotros a través del sufrimiento.

El milagro que pedimos no siempre llega. Es más, podemos estar tiempo y tiempo reclamándolo esperando con convicción a que llegue… pero que ese extremo finalmente no se produzca. Esta es una realidad en el Evangelio. Él siempre puede, pero no siempre quiere. Y no porque sea mezquino con nosotros. Lejos de esto, es justamente el amor el que guía Sus acciones, aunque no nos lo parezca a nosotros.

Reclamamos el milagro en una línea y no en otra porque pensamos que no hay otra posible manera en que puedan resolverse las situaciones que nos rodean. Pero los días pasan y el milagro no aparece. Y a raíz de esto, nuestra fe decae, tristemente. Pero Él no ha dejado de amarnos. Sólo mueve las piezas como es más conveniente para nosotros y para Sus propósitos.

Lo verdaderamente sorprendente es que, sin darnos cuenta, mientras llega o no llega el que pedimos, Dios obra milagrosamente de otras muchas maneras y lo hace como parte de Su obra maestra en nosotros.

Cuando se pide una acción sobrenatural del Señor sobre nuestras vidas lo hacemos casi siempre pidiendo un cambio sobre otros, o bien sobre las circunstancias. Solemos pensar que lo que no funciona está fuera. Y efectivamente, a veces puede ser así. Pero cuando Dios obra, lo hace a lo grande y no deja cabos sueltos. Ese concepto no existe para Él. Si Él quiere hacer el milagro de forma externa a nosotros, desde luego, puede hacerlo. Pero Él ha prometido trabajar en nosotros y no sólo en el entorno. Su milagro empieza dentro, continúa dentro y termina dentro, aunque su acción repercuta fuera.

Incluso cuando los males que nos acechan y nos aprietan están ahí, en el exterior, Dios sigue queriendo hacer algo en nuestro interior. Es allí donde el Espíritu Santo tiene Su morada y donde se propone completar la obra que inició. Puede que el milagro que pedimos nunca llegue, pero Dios ya está trabajando en Su propio milagro, el que Él decide que es mejor para nosotros, el que nosotros quizá no pedimos, pero el que nos acerca más eficazmente a la imagen de Cristo que Él se ha propuesto crear en nosotros.

No solemos contar con nuestro propio milagro, el que se produce en nosotros. No lo hacemos, simplemente, porque no es el que habíamos pedido. Por eso también, en cierto sentido, es un doble milagro. No está enturbiado por nuestra propia expectativa al respecto, ni viciado por lo que hemos rogado encarecidamente al Señor. Simplemente se da, ocurre, y no sabemos ni siquiera muy bien a qué se debe. Es más… podemos estar vehemente luchando porque algo no se produzca, pero si en la voluntad de Él está que ese algo ocurra, se dará, sin más, aun en contra de nuestros propios deseos. Sus milagros los establece Él y no nosotros, aunque a veces puedan coincidir en el tiempo ambas cosas.

Esto es también una obra directa de la acción de Su gracia: no nos da siempre lo que le pedimos, ni nos concede siempre lo que creemos que necesitamos. Nos ama demasiado para ello. Pero obra Su mano en nosotros de una forma tal que, incluso cuando peleamos contra nosotros mismos o Su propia voluntad, la nuestra puede ser forzada en la dirección que Él quiere. El milagro en tantas ocasiones tiene que ver con que aceptemos lo que, de otra manera, jamás hubiéramos aceptado. Sucede cuando, a pesar de nuestros deseos humanamente hablando, hacemos aquello que Su voluntad nos dice que es bueno, aunque no nos apetezca. Ocurre cuando tenemos paz en medio de la adversidad y el sufrimiento, sabiendo que en nuestras propias fuerzas estaríamos desesperados, afligidos y prácticamente arruinados. Todo eso son milagros, Sus milagros.

Este es el milagro que el creyente disfruta constantemente: la obra del Espíritu de Dios que consuela, trae paz, alivio y descanso al corazón afligido. Porque mientras pedimos un milagro, Dios cada día trae nuevas acciones sobrenaturales a nuestro camino, veámoslas o no, y obra Su propio milagro en nosotros: el milagro inesperado, el de resultados sorprendentes, fruto imprevisto, gloria a Su nombre.
 

 


5
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Arlis
10/12/2012
11:59 h
5
 
Me ha gustado mucho, intentaré aplicarlo a mi vida. 'La verdad os hará libres' Gracias por transmitirnos esta verdad.
 

Arlis
10/12/2012
11:59 h
4
 
Guau !!
 

jorge humberto rendon
06/12/2012
10:18 h
3
 
es hermosa esta reflexion, de verdad que me ha tocado mucho, le bendigo, no es facil encontrar personas con tanta sensibilidad para escribir de la manera en que escribes, eres una bendicion para los que navegamos en internet
 

Félix
05/12/2012
23:07 h
2
 
Muchas gracias por este artículo Lidia, me está siendo de mucho provecho y ha hecho acordar el 'hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo'. El mejor milagro siempre es el de Su Voluntad.
 

ANA MARIA RAMIREZ DE ARELLANO RAYO
03/12/2012
22:57 h
1
 
Que rida y estimada Lidia soy una gran lectora de tus articulos porque siempre sé que nos vas a traer algo fresco y profundo, sabes conectar con esa sensibilidad que todos tenemos pero que nos cuesta reconocer, se nota que tienes una comunión intima con el Señor y sabes plasmarla sobre tinta y papel, que el Señor siga derramando y multiplicando esa unción, lo autentico y genuino siempre se ve y se percibe, felicidades sinceras.
 



 
 
ESTAS EN: - - - El milagro inesperado
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
Necesitamos referentes

Una entrevista a Jaime Fernández Garrido de Daniel Oval para Espacio Joven.

 
Dr. Winter, Fuego de Dios en Tierra de Fuego

Rubina Winter, entrevistada por Beatriz Garrido, relata la impresionante y casi increible experiencia misionera de su padre, el Dr. Edgar Winter en Latinoamérica, en especial en la Tierra de Fuego.

 
Liderazgo juvenil: Hélder Favarin

Una entrevista en "Espacio Joven" de Daniel Oval.

 
¿Creó Dios el mundo? (J.A. Monroy)

Reflexión de Juan Antonio Monroy en su programa de "El Heraldo de la verdad"

 
Cómo vencer el estrés: Mª Jesús Núñez

¿Cómo enfrentarnos al estrés? La psicóloga María Jesús Núñez de Dios, en una entrevista de Belén Díaz.

 
FOTOS
 
#WeAreN, orando por los perseguidos

El 11 de septiembre, un centenar de evangélicos participaron de la concentración de oración por los perseguidos en Siria e Irak. Fotos de Asun Quintana.

 
¿Hay solución! Madrid

Resumen en imágenes del acto central de ¿Hay Solución! en Madrid, celebrado el viernes 18 y sábado 19 de julio, en la explanada junto a la Plaza de Toros de Las Ventas. Fotos: César Iglesias.

 
VÍDEOS
 
Lecrae: 'All I Need is You'

El single del nuevo trabajo de Lecrae, Anomaly, es número 1 en EEUU.

 
Fran Otero: yo #tengoELA

“Nuestra historia se puede escribir de una forma diferente”.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.