PUBLICIDAD
 
miercoles, 26 de junio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Cristo en la obra poética de Concha Urquiza (I)

    En la poesía mexicana siempre ha sido vista como una rara avis, aunque reconocida como la mejor poeta después de Sor Juana Inés de la Cruz.
    GINEBRA VIVA AUTOR Leopoldo Cervantes-Ortiz 31 DE MARZO DE 2012

    El periplo vital de los llamados “poetas místicos” siempre causa un cierto morbo, especialmente si la persona en cuestión condimenta su afición religiosa y literaria con algunas tendencias contradictorias, ya sean políticas o ideológicas. Y si muere joven, la leyenda se acrecienta y se tejen historias alrededor de los momentos finales de su vida que buscan, de manera inevitable, explicar los versos surgidos de la experiencia ante lo sagrado. En el caso de Concepción Urquiza (1910-1945), su muerte prematura en circunstancias poco claras, su vocación expresiva tan arraigada desde la niñez, su militancia política en el socialismo, pero sobre todo la brillantez de sus poemas, la coloca como una practicante muy peculiar de la poesía de inspiración religiosa gracias a sus valiosas aportaciones.

    Éste es un retrato brevísimo que realiza Margarita León Vega, especialista en su obra: “Fue mujer de notable belleza y cultura, de amena y enterada charla; mujer de letras y entrañable maestra; amiga lo mismo de estridentistas y de comunistas que de sacerdotes; militante política y postulante a monja. Observa en lo privado una conducta liberal a la vez que guarda celosamente los preceptos de la Iglesia católica; es creyente devota de Cristo y pensadora escéptica”.[1] León ha escrito un amplísimo estudio titulado De contrarios principios engendrada. Poesía y prosa de Concha Urquiza (México, UNAM-Gobierno de Michoacán, 2009, colección El estudio).

    En la poesía mexicana siempre ha sido vista como una rara avis, aunque reconocida como la mejor poeta después de Sor Juana Inés de la Cruz. Nunca publicó en vida, pero sus poemas dispersos tuvieron la suerte de haber sido recopilados por el sacerdote Gabriel Méndez Plancarte, quien los dio a conocer el mismo año de su muerte.[2] Rosario Castellanos se ha referido a ella como “piedra angular” del movimiento poético femenino que se desarrollaría en los años cuarenta del siglo pasado, y Gabriel Zaid ha definido su obra como un punto de quiebre en la poesía mexicana del siglo XX, aunque no la incluyó en su volumen sobre poetas católicos. Castellanos escribe: “En ella dos fuerzas lucharon siempre son vencedor y sin tregua: el impulso místico y el estético”.[3]

    Nacida en Morelia, Michoacán, su poesía es fruto de un conocimiento literario y lingüístico precoz, pues al dominio de las lenguas clásicas sumó una verdadera pasión por las letras del Siglo de Oro español, además de una profunda inmersión en el lenguaje bíblico, de donde proceden sus magníficos poemas sobre Ruth, Job y el Cantar de los Cantares. A reserva de ahondar más en los entretelones de su vida y la evolución de su trabajo, se comentarán aquí brevemente algunos de los textos que dedicó a la figura de Cristo, que tanto la impactó, al grado de ser considerada como otra “enamorada de Dios”, más allá de las veleidades eróticas que vivió y que entrelazó con su experiencia espiritual, tal como ha sucedido con otras poetas consideradas místicas.

    Como afirma Javier Sicilia: “Invadida por Dios, desgarrada entre su amor por Cristo y su amor por los hombres, Urquiza recorre en el breve lapso de su vida las noches de los sentidos y la del espíritu”.[4] Y Méndez Plancarte señala que esta poesía “es mística pero no de aquella que describe las experiencias sobrenaturales que la iglesia católica reconoce como tales, la de ésta es una ‘ahincada contemplación de lo divino y ultraterreno’, es también una ‘sagrada obsesión de Dios’”.[5]

    En “Christus” (de Variaciones sobre el Evangelio), ve a Jesús en la barca y toma ese motivo para construir una mirada apacible sobre él: “Prosigue y se desliza/ la barquilla feliz, mojando apenas,/ las alas en la brisa,/ de tierra gerasena/ ambicionando la templada arena”. De “El encuentro”: “Las armoniosas nazarenas manos/ elévanse a lo alto;/ brama y recula el infernal misterio/ ante intangible obstáculo”. Se trata de una reconstrucción lítica de la acción del Espíritu en la vida de Jesús. “Loores por Cristo” recrea la anunciación a María “Humillabas el blando/ cuello, a la voz del ángel mensajero,/ y estábaste escuchando/ cual se iba dilatando/ por tus pechos la leche del Cordero”.

    “Cristo en la cruz”, fechado el 22 de junio de 1939, es un poema en quintetos y versos de 7 y 11 sílabas que contempla la crucifixión con un progresivo acercamiento al crucificado, donde el yo poético desea compartir algo de su pasión: “Como el mendigo hambriento/ que en la puerta del rico se detiene/ y en el áureo aposento/ los ojos entretiene,/ y de la ajena dicha los mantiene […]// …así yo, miserable,/ me llego a mi Señor crucificado,/ de gloria no mudable/ entonces rodeado/ en su cruz, como en trono, levantado”. Poco a poco, el poema se despliega y se arroba ante el sufrimiento del Salvador paladeando sus virtudes y aspirando a acompañarlo en el madero del desasimiento y la entrega: “Oh Fruto deleitable/ madurado en la llama de la muerte!/ Oh trono deseable/ en donde el rey más fuerte/ luz por el pecho generoso vierte!// Quién como tú se viera,/ oh Víctima de amor, en cruz clavado!/ Quién como tú perdiera,/ quién fuera, oh Deseado,/ sobre tu misma cruz crucificado!”. Se confiesa el desapego a lo divino y la afición a su supuesto contrario, en esta lógica: “Yo abrazo del mundo,/ presa del bajo amor de la criatura,/ el pecho al cieno inmundo,/ teniendo por ventura/ beber incierto halago, en cárcel dura”. Y concluye con un sabor sacramental: Que sólo así, de vero/ sabré que soy el hijo que regresa,/ cuando a como heredero/ me sientes a tu mesa/ y me des de tu cáliz de tristeza”.

    “Canciones” celebra una visión más alegre aunque fluida, gracias al verso ágil que la expresa, reelaborando la imagen del fruto: “Oh Cristo, fruto maduro/ —pulpa dulce, zumos agrios—,/ ¡quién se durmiera en tus ojos/ y amaneciera en tus labios![…]// Aguas de olvido tus ojos,/ corrientes de amor tus labios,/ ¡quién se durmiera en tus ojos/ y amaneciera en tus labios!”.

    “A Jesús, llamado “el Cristo’”, un conjunto de cinco sonetos, es quizá el resumen del acontecimiento místico de quien contempla, comparte y se duele, al mismo tiempo que se solaza en la consecución de los beneficios de la obra redentora. En el primero, se acusa al “Dueño mío” de “fingir olvido” y se le pide ocultarse “en buena hora”, aunque se anuncia: “y más que nunca te amaré por eso”. El segundo arriesga la sensación nihilista con un lenguaje de amor arrebatado: “Pero mi nada floreció en tus labios/ ¡y aun a la gloria de tu amor se atreve”. El tercero rescata un momento de armonía y de espera pero propone y atisba lo que viene: “…una noche sin sueños y sin gloria…/ ¡y aun quiera Dios que sin traerme azares/ venga la muerte a rubricar la historia”.

    Citamos completo el cuarto, cúspide de esta visión beatífica, pero también sincera, de entrega y reconocimiento de la ambigüedad del compromiso creyente:

    Entre el cobarde impulso de olvidarte
    y el doloroso afán de poseerte,
    el corazón vacila de tal suerte
    que ya no sabe huirte ni buscarte.

    Conozco que he nacido para amarte,
    que dejarte de amar sería muerte,
    y más quiero perderme con perderte
    que mi torpe placer sacrificarte.

    Mas, ¿qué mucho, mi Dios, si me quisiste
    de contrarios principios engendrada?
    cielo y tierra es el ser que tú me diste;

    y cuando busca el cielo su morada
    primera, y va a subir, se le resiste
    la tierra, de la tierra enamorada
    .

    En el último, la voz poética confiesa el amor ya sin ambages ni falsas infidelidades, pues como si el alma, presa del acoso divino, no tuviera más opción que entregarse también para corresponder, desesperadamente, a la seducción:

    —Diligis me plus his?
    [¿Me amas más que éstos?]

    Quiero decir que te amo y no lo digo
    aunque bien siento el corazón llagado,
    porque para mi mal tengo probado
    que soy tibio amador y flaco amigo.

    No amarte más es culpa y es castigo,
    que de ansias de tu amor me has abrasado,
    y con sólo dejarme en mi pecado
    extremas tu rigor para conmigo.

    Sólo quiero vivir para buscarte,
    sólo temo morir antes de hallarte,
    sólo siento vivir cuando te llamo;

    y, aunque ardiendo en vivo fuego,
    como la entera voluntad te niego
    no me atrevo a decirte que te amo.

    (14 de julio, 1939)



    [1]M. León, “Concha Urquiza: poemas de la adolescencia (inéditos y no recopilados)”, en Literatura Mexicana, UNAM, vol. XVIII, núm. 2, 2007, p. 231, www.iifl.unam.mx/html-docs/lit-mex/18-2/leon.pdf.
    [2]C. Urquiza, Obras. Poemas y prosas. G. Méndez Plancarte, comp. y pról. México, Bajo el Signo de Ábside, 1945. José Vicente Anaya la complementó en El corazón preso. Toda la poesía reunida. Toluca, Universidad Autónoma del Estado de México, 1985 (Renacimiento 8), que reeditó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en 1990 y 2001. De Anaya es un breve pero muy interesante volumen: Brota la vida en el abrazo. Poesía mística y cotidianidad de Concha Urquiza. Una biografía oral. Veracruz, Instituto Veracruzano de Cultura, 2007.
    [3]R. Castellanos, Declaración de fe. México, Alfaguara, 1997, p. 125.
    [4]J. Sicilia, “Concha Urquiza en los ojos de Margarita León”, en La Jornada Semanal, núm. 783, 7 de marzo de 2010, www.jornada.unam.mx/2010/03/07/sem-javier.html. Cf. Idem, “La pasión de Concha Urquiza”, en La Jornada Semanal, núm. 797, 13 de junio de 2010, www.jornada.unam.mx/2010/06/13/sem-sicilia.html.
    [5]G. Méndez Plancarte, “Prólogo”, en El corazón preso (1985), pp. 25-26, cit. por J.Á. Escarpeta Sánchez, “Urquiza y su poesía: la eterna escisión”, en La Palabra y el Hombre, núm. 87, jul.-sept. de 1993, p. 173, http://cdigital.uv.mx/bitstream/123456789/1421/2/199387P169.pdf.
     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Cristo en la obra poética de Concha Urquiza (I)
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar” “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar”

    El próximo 8 de junio las iglesias evangélicas son invitadas a participar de España oramos por ti, un evento simultáneo en 52 puntos del país.

     
    Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

    Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

     
    “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

    Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

    La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

     
    Toda la Biblia: 1ª Juan Toda la Biblia: 1ª Juan

    Esta carta una y otra vez nos presenta la preeminencia del amor de Dios, un amor que quita todos los miedos.

     
    El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas

    El 22 de agosto es el día designado por la ONU para conmemorar a las víctimas de violencia por motivo de creencia o religión. Esta y otras noticias en nuestro resumen semanal.

     
    Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

    Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
    Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

    Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

     
    “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

    Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.