PUBLICIDAD
 
miercoles, 21 de febrero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    2
     

    Cinco piedras lisas y una honda

    Mirar atrás y reconocer tu mano es fácil. Me cuesta más verte igual de grande en estos días.
    DESDE MI BALCóN AUTOR Febe Jordà 01 DE OCTUBRE DE 2011

    He visto el mar inmenso cuando golpea con furia las rocas de la costa aún aquí, en nuestro mar doméstico. He descubierto, en la arena fina de estas playas, caracolillos, algas, piedras de colores y cristales redondeados. He mirado el horizonte y he visto surgir, de entre la bruma, ese sol naranja de doble tamaño que nos regalas por las mañanas. Tus montañas, repartidas aquí y allá, con mil caras y matices, imponentes, majestuosas, haciendo en casa de muralla protectora, me recuerdan tu grandeza. Y en la noche he sabido que tus estrellas son sólo un puñado de tus infinitas maravillas.

    Sé que si tú dices que tu pueblo pasó en seco el Mar Rojo, es que fue así. Porque tú puedes hacerlo. También sé que las murallas de Jericó cayeron por tu mano. Y que asististe a David contra el gigante. Y que escuchaste a Elías en el Carmelo, frente a los profetas de Baal, enviando fuego del cielo para el sacrificio.

    Conozco de tu Providencia, y me asombro de cómo moviste los hilos de la Historia para colocar a Ester y Mardoqueo en el lugar justo en el momento oportuno, para salvar a los tuyos, aquellos pocos expatriados. Y de cómo preparaste el escenario para que, después de la partida de tu Hijo, tu mensaje de esperanza y salvación se extendiera rápidamente por todo el mundo, con una lengua ya dispuesta, con caminos y calzadas recién construidos…

    Mirar atrás y reconocer tu mano es fácil. Me cuesta más, a veces, verte igual de grande en estos días, en mi ciudad, entre los que te ignoran y te niegan.Perdona mi osadía y mi flaqueza. ¿Eres hoy también el Dios que todo lo puedes? ¿Estás atento ahora a nuestras pequeñas cosas y a nuestros grandes problemas? ¿Dónde estás, Señor? ¿Por qué no hablas...?

    Y entonces me dices que Tú siempre eres el mismo y que no cambias. Y que tu Palabra y tu Santo Espíritu, que los tenemos aquí, están acallados por nuestra soberbia y porque hemos sido confundidos por infalibles estrategias humanas. Que siendo tuya la obra y sólo tuya, la hemos convertido en feudos particulares, y que buscamos nuestra gloria en lugar de la tuya eterna.

    Y me dices que estás buscando mujeres y hombres conforme a tu corazón, pero que te es difícil encontrarlos, pues andamos en nuestras cosas, buscando nuestras comodidades, persiguiendo nuestros propios fines, haciendo política en todas las áreas para alcanzar nuestras metas personales, peleando nuestras inútiles batallas en el frente equivocado.

    ¿Que dónde están las personas íntegras y santas que con su confianza en ti y con tu poder real pueden llevar a cabo tus hermosos propósitos? ¡Ay, no sé, Señor!

    Tú no sabes... o sí sabes: es que este mundo está lleno de gigantes que nos atemorizan y que nos pueden. Y nosotros nos sentimos indefensos, y desprotegidos y solos, y enanos... Hay gigantes en el trabajo: el jefe, un compañero; gigantes en la escuela: aquel grupo que se mete con nosotros, aquella profesora; en casa, en la familia, en la escalera, en el pueblo; nos asaltan miedos, ansiedades, terrores... Y consumen nuestras energías y acaban con nuestra fe.

    Sí; sí recuerdo. Y sí: sé que es cierto, te lo he dicho antes. David y Goliat, el gigante. ¿David y el enano, dices? ¡Claro! ¡Tú eres mayor que cualquier gigante, más fuerte, más poderoso! ¡Y es tuya la batalla! Pero... pero yo no soy David.

    No sólo he visto el aspecto imponente y abrumador de mi gigante: también le he mirado a los ojos y he visto su ferocidad, su desprecio y su odio. ¿Cómo? ¿Que no me preocupe? No sé qué es lo que quieres de mí, Señor. ¿Cinco piedras lisas y una honda? Nunca he sido una heroína, yo…

    Claro, Tú sabes lo que estoy pensando. Y es verdad: Tú eres el Único. ¿Y quién si no Tú puede vencer al gigante? Ya sé que la batalla es tuya, Señor. Y por eso me apoyaré en Ti. Ayúdame a hacerlo. Te entrego todas mis armas, todas mis habilidades, y vengo a tu presencia, confiando en Ti. No me pondré la armadura de ningún otro. Y la victoria será toda para tu gloria. Voy, pues, a por las cinco piedras lisas del arroyo y llevaré mi honda, mi honda de fe.
     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Maria
    13/10/2011
    10:17 h
    2
     
    Impresionante la manera en que Dios ha obrado en ti! Me encanta el escrito! :)
     

    Fuensanta
    02/10/2011
    20:54 h
    1
     
    Voy contigo, amiga, a coger mis cinco piedras lisas del aroyo, también llevaré mi honda, mi honda de fe. Gracias.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Cinco piedras lisas y una honda
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Una fe que razona o una razón que cree? ¿Una fe que razona o una razón que cree?

    En nuestras decisiones cotidianas ¿unimos la fe y la razón? ¿Es la fe cristiana una “fe ciega”?

     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

    Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    ‘Mi primer beso’, Débora Romo ‘Mi primer beso’, Débora Romo

    Una canción sobre el conocimiento eterno que Dios tiene de cada uno de sus hijos.

     
    Toda la Biblia: 1º Crónicas Toda la Biblia: 1º Crónicas

    ¿Qué aprendemos de las genealogías de la Biblia? Entre otras cosas, que Dios cuida los detalles.

     
    Cerca Cerca

    Una canción sobre el deseo de conocer a Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.