PUBLICIDAD
 
viernes, 23 de febrero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    2
     

    La bella sinfonía

    Se cuenta la historia de cierto director de orquesta y compositor austríaco, cuyo genio y brillantez estaban muy por encima de los demás músicos de su época.
    DESDE MI BALCóN AUTOR Febe Jordà 28 DE AGOSTO DE 2011

    Tanto era así, que no sólo despertaba la más profunda admiración de sus contemporáneos, sino también las peores envidias, especialmente entre los miembros de su profesión. Su peor adversario era un músico que pretendía ser compositor, pero cuyo talento no sobrepasaba apenas en nada el de otros muchos músicos.

    El director y compositor del que hablábamos al principio había creado muchas piezas, de muchos estilos, con temas diferentes, pero todas ellas bellas, únicas y exquisitas en grado sumo. Sin embargo, en una ocasión, cierta obra por la cual él tenía especial cariño, que sobre la partitura aparecía grandiosa, alegre y llena de inteligencia, no fue bien interpretada el día del estreno por los maestros músicos que componían la orquesta y resultó, en cierta manera, un fracaso.

    Corrió la voz de que el compositor trabajaba en una nueva gran obra.Para coro y orquesta. El primer movimiento empezaba en tragedia, y en él predominaban las percusiones e instrumentos de viento de sonido más grave. Seguían los violines, hasta apagar casi su sonido en un silencio del cual surgían las dulces flautas, que estallaban en alegría junto a la orquesta en pleno: a partir de ahí el coro irrumpía y llenaba en perfecta armonía todo el resto de la obra, hasta el movimiento final, en el que la majestuosidad y la solemnidad de la composición elevaban literalmente el corazón al cielo.

    El rival y adversario no sólo se llenó de envidia esta vez, sino también de odio, y decidió destruir la obra.Así que una noche se introdujo en el estudio del autor: localizó la partitura, se colocó las gafas en la nariz, se acercó... ¡y cuál no fue su sorpresa ante lo que encontró!

    Algunas de las notas estaban fuera de su lugar, formando un grupo que parecía más bien una mancha: ¡protestaban! Eran las de la voz de contralto: que no había derecho; que ellas casi nunca figuraban en la melodía principal; que lo que sonaba era rarísimo al oído, sin gracia y de difícil memorización; que siempre tenían por encima a las notas de soprano; que las notas de tenores les pisaban el terreno muchas veces... Había otra mancha un poco más adelante: las notas de tenores y bajos no estaban de acuerdo con interpretar en clave de fa: la de sol era más vistosa; no entendían por qué se veían relegadas a las partes inferiores del sistema de pentagramas; las de tenores, por su parte, opinaban que se les pedía demasiado a la hora de los agudos, mientras que las de los bajos, que eso mismo, pero a la hora de los graves. Las notas de soprano, bien agarradas a su lugar para no caer, se hablaban a gritos, comentando que en qué cabeza cabía cuestionar su superioridad, belleza y acierto, ya que les parecía evidente que si de alguien no se podía prescindir era de ellas... A las figuras de silencio ni se les permitía opinar: "Callad, que es como mejor estáis: así, calladitas", les decían unas y otras.

    A todo esto, había problemas entre las notas de los trombones y las de las flautas traveseras; entre ellas y las del piano; entre las del piano y las de los violines y las violas; las del contrabajo se negaban a intervenir; los platillos, que si salían poco; los tambores que...

    El enemigo y adversario contempló este panorama con satisfacción. La mitad de lo que se proponía estaba hecho. Pero, aún y así, le preocuparon unas cuantas cosas: había algunas notas que se empeñaban en mantenerse haciendo la melodía que el director había compuesto, tanto si la entendían como si no, tanto si les era agradable o más bien dura al oído.

    Algunas de ellas, incluso, formaban parte de un acorde completo y, junto con otros grupos de acordes, distintos en colorido, distintos en ubicación, insinuaban bellas armonías a todas luces brillantes. Otras de las notas, situadas en lugares arriesgados, daban el toque de genialidad característico del autor. Otras más, que iban ligadas permanentemente, facilitaban el avance suave de la obra. Otras marcaban el ritmo...

    Saltaba a la vista claramente la idea: muchas notas, muchas figuras, muchos instrumentos, muchos silencios, muchos ritmos, muchos movimientos... para una sola obra, perfectamente armónica, indiscutiblemente bella, sublimemente... perfecta. Y el éxito dependía solamente de que cada uno y cada una estuviera en su lugar sonando como debía y cuando debía hacerlo.

    Yo estoy sentada en la segunda línea del pentagrama en clave de sol. Y por amor al autor y director, quiero que la sinfonía suene maravillosa.

    Tú también, me imagino. Yo voy a cerciorarme de que éste es mi lugar. Haz tú lo mismo, y empecemos a sonar: en dulce melodía, en perfecta armonía.
     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    30/08/2011
    11:52 h
    1
     
    Un cuadro ingenioso de la tortuosa condición de la iglesia. Te escucho Febe. Me cercioraré de mi lugar, y empezaré a sonar. Bendiciones.
     

    Rut Martín
    10/11/2013
    23:32 h
    2
     
    Qué maestría, Febe! Gran comunicadora!!! Hay que aplicarse la lección ;O)
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La bella sinfonía
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica

    Entrevista al presidente de los dos Congresos Iberoamericanos celebrados en México, el último el 14-17/02/18. Proyectos conjuntos sociales, políticos y en los medios por una mayor presencia e influencia de iglesia y creyentes evangélicos en la sociedad. 

     
    ¿Una fe que razona o una razón que cree? ¿Una fe que razona o una razón que cree?

    En nuestras decisiones cotidianas ¿unimos la fe y la razón? ¿Es la fe cristiana una “fe ciega”?

     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal

    En el ministerio hay desgaste, pero la gracia del Señor siempre está presente.

     
    La Biblia, ¿machista? La Biblia, ¿machista?

    Al acercarnos a la Biblia, es importante entender el contexto en el que fue escrita.

     
    Toda la Biblia: 1º Crónicas Toda la Biblia: 1º Crónicas

    ¿Qué aprendemos de las genealogías de la Biblia? Entre otras cosas, que Dios cuida los detalles.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.