PUBLICIDAD
 
jueves, 23 de mayo de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Leopoldo Cervantes Ortiz y Raúl Méndez Yáñez
 

La cruz de Jesús, signo de contradicción y símbolo de esperanza

La cruz, como auténtico y efectivo símbolo de esperanza, está ahí, esperándonos siempre.

GINEBRA VIVA AUTOR Leopoldo Cervantes-Ortiz 20 DE ABRIL DE 2019 12:50 h
Foto: Aaron Burden (Unsplash CC0).

Crucificaron también con él a dos ladrones, uno a su derecha, y el otro a su izquierda. Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos. Marcos15.27-28, TLA.



Signo de contradicción



Introducción




Yo, Berisch, dueño judío de un restaurante en Schamgorod, acuso al Señor del universo de enemistad, de crueldad e indiferencia… Una cosa es segura: nuestra suerte no le importa. ¿Por qué entonces nos eligió?, ¿por qué a nosotros?... o bien sabe lo que nos espera, o no lo sabe. En ambos casos es culpable.1




 



Así se expresa un personaje de la obra teatral El proceso de Schamgorod, de Elie Wiesel, cuya trama se desarrolla en el contexto del holocausto nazi. Este parlamento lo recupera la teóloga Bárbara Andrade al reflexionar sobre el sufrimiento humano ante la indiferencia divina.



En 1918, un comisario de Instrucción Pública del Estado Soviético, Anatoli Lunacharski, juzgó en un tribunal a Dios por crímenes contra la humanidad y lo declaró culpable y condenado a muerte.2



Escuchemos una conversación más reciente: “¿Puedo compartir algo contigo, Minda? Tú sabes que soy el rabí principal, pero también he sentido perderle la pista a Hashem… también he olvidado cómo verlo en el mundo.



Y cuando eso te pasa piensas, que, bien, si no puedo verlo, entonces no está más, se ha ido…”. Esas palabras corresponden a Rabí Scott, de la película de los hermanos Coen, Jon y Ethan, Un hombre serio, que ha sido descrita como las peripecias de un Job moderno.



La lista podría continuar con más reclamos, acusaciones y diatribas contra Dios debido a su ausencia, desamparo, olvido e inexistencia en los momentos de dolor. Pero digamos solo una más, proferida por alguien que también sintió en sí mismo la traición divina poco antes de morir: “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?” (Mateo 27:47).



Ante los señalamientos de culpar a Dios por el sufrimiento humano, instintivamente se activan nuestras defensas creyentes y vienen a nuestra mente argumentos del sumo bien moral, el pecado, la recompensa futura, el libre albedrío como causante del mal.



Pero si no podemos detenernos a reflexionar seriamente sobre el dolor humano y la relación que tiene Dios con él, e intentamos “defender” a Dios antes que cuestionarlo, es que, simplemente, no nos estamos tomando en serio a Dios.



Procedamos a tomarnos en serio a Dios. Reflexionemos sobre el sufrimiento y el dolor en el mundo. Hablemos, pues, de las contradicciones de la cruz.



1. ¡Duele!



Hay algo mal en el mundo, ¡qué duda cabe! Las noticias de crímenes están a la orden del día, los casos de corrupción acaparan los titulares noticiosos, pero los juicios correspondientes quedan pendientes la mayor parte del caso.



Hemos sido testigos de crímenes en tiempo real por asesinos que difunden en redes sociales sus actos. Discriminación, violencia, deterioro ecológico. Gracias a personas que piensan que las vacunas causan autismo, el virus del Sarampión está regresando. ¡Algo no marcha bien!



Todo esto nos duele, pero no se resolverá con oraciones en cadena mandadas por Whats App, ni tampoco respondiendo con las salidas fáciles de siempre.



Pero no se trata solo del holocausto nazi y de los crímenes más terribles. Nosotros mismos en nuestra vida diaria padecemos muchas dificultades con nuestra familia, en nuestro trabajo, con los vecinos, en el amor. Hay algo que nos duele.



En la Biblia tenemos diversos casos de personas que padecieron. El caso emblemático es Job, quien vio, en una serie de eventos desafortunados, desaparecer a sus hijos, sus propiedades, sus empleados, y también su propia salud y reputación.



Quizá la única persona que comprendió a Job y quien estableció la mayor empatía con él, fue su esposa. No esos “consoladores” que llegaron a su tienda a enjuiciarlo y decirle que se merecía todo lo que le estaba pasando y dejara de increpar al Eterno.



Eliú, aparece como el más insensible porque, según él “Job no quería admitir que había pecado y que Dios tenía razón” (Job 32:2), y lanza un tremendo sermón apologético, enarbola una incontrovertible teodicea o defensa de Dios, y lanza a diestra y siniestra salmos de alabanza en honor al altísimo para lograr hacerle ver a Job su miseria y su insensatez.




Pero estás equivocado, y te mostraré el porqué,



pues Dios es más grande que todo ser humano.



Así que, ¿por qué presentas cargos contra él? (Job 33:12-13a).




 



¿Qué se puede argumentar contra eso? ¡Todo está dicho! No hay mas qué hacer. Aceptemos todo lo malo, y sigamos creyendo sin inquietud. Es más, ¡disfrutemos de nuestras penas!, y convirtámoslas en virtudes cristianas.



Hablemos del sufrimiento como el fuego por el que el oro se limpia de la escoria, y entendamos la tribulación como una pedagogía divina. Dios nos muestra su poder mediante el dolor, es su “megáfono”, decía C.S. Lewis. En México decimos, “la letra a sangre entra”.



Derivar virtudes del sufrimiento, tal es la piedra filosofal de la teología. En la Edad Media, la piedra filosofal era un mítico y oculto tesoro que permitía convertir el plomo en oro, los cristianos sabemos sacar bendición del dolor de un modo tal, que, parece que es la senda del dolor la única forma de acercarnos a Cristo.



En mis tiempos pentecostales, vi pasar a varias personas al frente de la iglesia durante el momento del testimonio y quebrantarse en llanto porque decían que la estaban pasando muy bien, y que probablemente Dios ya les había olvidado, o se estaban olvidando de Dios, por sus diversiones. ¿Pasarla bien? ¡Los testimonios cristianos que causan admiración deben estar marcados por el dolor!



Pero la esposa de Job no fue así. Y por eso ha tenido mala reputación desde tiempos antiguos. Ella miró romperse al hombre que amaba, sintió, como él, pesar por la muerte de sus hijos y patrimonio.



La esposa de Job, su compañera de vida vio el cuerpo de su amado caer en la enfermedad y el sufrimiento. Comprendió su angustia y desesperación. Solo ella, quien le dice sorprendida y compadecida, “¿aún mantienes tu integridad?”. Porque sabe que su esposo ya no da más.



Ha llegado al límite. “¡Maldice a Dios y muérete!” (Job 2:9) le exclama a Job su esposa, seguramente entre llanto. Maldice a Dios porque yo misma también lo maldigo por lo que nos ha hecho, y por lo que te ha hecho, que también es un acto contra mí. “¡Muérete!” como salida al sufrimiento terrible, pues ya no soporta verlo más en esa situación.



“Como cualquier mujer fatua hablas, ¿recibiremos de Dios solamente lo bueno y no lo malo?”, responde Job desde su masculinidad, con una frase o refrán de esos que usamos cuando no lo sentimos, pero queremos mostrarnos fuertes y sabios. La esposa de Job sabía que no era así, que su esposo también estaba molesto con Dios, y todo el resto del libro será una muestra de ello. Pero, así somos los hombres. ¡Queremos ser los fuertes!



“Maldice a Dios y muérete” no es la frase de una mujer tonta, sino que define todo el hilo narrativo de los ciclos argumentativos que vienen en los capítulos posteriores del libro. Puesto que, en efecto, para los oídos de sus amigos, Job está maldiciendo a Dios con sus preguntas y acusaciones.



¡Hay algo que duele en este mundo!, pero no queremos afrontarlo. Simulamos que es una prueba, una bendición, que Jehová dio y Jehová quitó y que todo está bien. No, no todo está bien.



Bárbara Andrade comprende al pecado original como la dimensión antropológica del malestar en el mundo, pero también como un acto de sumo perdón que hemos de ejercitar.3 Y no puede haber perdón, sin reconocimiento del daño.



 



2. Dolo



Ante el dilema del mal no hay muchas salidas lógicas. O Dios es bueno, pero no es todopoderoso, porque entonces no quiere el mal, pero no puede evitarlo; o bien, es todopoderoso, pero no bueno, porque puede evitar el mal, pero no quiere hacerlo.



Es el famoso “dilema de Epicuro. Y se han esgrimido muchas estrategias y argumentos para desmontarlo. Pero un dilema no existe para resolverse, sino para que reflexionemos sobre él.



Hay quienes, incluso, prefieren creer en un Dios débil a creer en un Dios malo. Así lo ha expresado, Alfonso Ropero (quien ha hablado también con esta comunidad) en una muy buena y honesta disertación filosófica sobre el dilema de Epicuro.4 El Dios débil, como nos enseña Jürgen Moltmann, está en la cruz, representado por Cristo y su dolor (pathos).5



La cruz es la “contradicción infinita”6 de Dios y su omnipotencia. En la cruz, asistimos a la derrota de Dios a manos de los hombres. La frase “Dios ha muerto” de Federico Nietzsche es una declaración absolutamente cristológica. Dios humano, Dios débil, un Dios que muere. A este Dios podríamos reclamarle lo mismo que Jaime Sabines le reclamó a su padre al morir:



 




Algo le falta al mundo, y tú te has puesto



a empobrecerlo más […]”



(“Algo sobre la muerte del mayor Sabines”)




 



Pero también está la otra posibilidad, la de que Dios sí sea fuerte y monstruoso y esté detrás del dolor. Al llegar a ese punto y convencimiento, la fe puede llegar a ser tal que, incluso ante el dolo, alevosía y ventaja con el que Dios nos determina, predestina o ejecuta el sufrimiento, preferimos asumirnos como cómplices antes que dejar de creer.



Esto lo retrata de forma escalofriante Sören Kierkergaard en Temor y temblor, cuando nos presenta la siguiente teoficción sobre Abraham a punto de sacrificar a su hijo Isaac.




Entonces se apartó brevemente Abraham de junto al hijo, pero cuando Isaac contempló de nuevo el rostro de su padre, lo encontró cambiado: terrible era su mirar y espantosa su figura.



Aferrando a Isaac por el tórax lo arrojó a tierra y dijo: “¿A caso me crees tu padre, estúpido muchacho? ¡Soy un idólatra! ¿Crees que estoy obrando así por un mandato divino? ¡No! ¡Lo hago porque me viene en gana!



Tembló entonces Isaac y en su angustia clamo: “Dios del cielo! ¡Apiádate de mí! ¡No tengo padre aquí en la tierra! ¡Sé tú mi padre!



Pero Abraham musitó muy quedo: “Señor del cielo, te doy las gracias; preferible es que me crea sin entrañas, antes que pudiera perder su fe en ti”.7




Cargamos el peso del Abraham de Kierkergaard sobre nosotros, ¡preferimos hacernos los malos antes que perder la fe en Dios! Es difícil llegar a la cruz. Porque en la cruz no hay alabanzas, ni salmos de alegría, tampoco argumentos inteligentes para explicar el mal.



En la cruz hay contradicción, pena, sufrimiento, vergüenza. Cuando vemos una cruz de alegría y liberación, nos engañamos a nosotros mismos porque en la cruz no hay sosiego ni felicidad.



Pero no es fácil llegar a ella y reconocer que Dios ha actuado con dolo en mi sufrimiento, que no fue un error, sino que estaba en su decreto. No siempre tenemos la fuerza para estar en la cruz, alzar nuestra vista el cielo y exclamar desde nuestras entrañas: ¡Dios mío!, ¡Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?



 



3. Duelo



El duelo representa una fase en la cual, tras una situación de pérdida y dolor, tenemos que reintegrarnos a nuestro entorno social y sanar emocionalmente. Más recientemente se ha popularizado el término “resiliencia” que es una metáfora tomada de la física.



La resiliencia es la capacidad que tiene un objeto de volver a su forma original tras una deformación. La resiliencia emocional, consistiría en recuperarnos después de un gran pesar.



Pero el primer paso para un trabajo del duelo es reconocer que hubo una pérdida, un pesar, un dolor, una agresión. La cruz, antes de ser un acto redentor, ¡es un signo criminal!, el instrumento de tortura y muerte para un hombre justo, Jesús, quien llega a ese madero en representación “fiduciaria” por cada uno de nosotros (no habría cristología sin los contadores y sus metáforas).



A veces no nos tomamos en serio la cruz de Cristo y pasamos por alto el dolor que representa. No solo para Jesús, ¡sino para nosotros! En la cruz vemos a nuestro salvador colgado.



Los discípulos lo entendieron, ¡se sintieron traicionados!, defraudados por aquel a quien habían seguido y que, a última hora, decidió entregarse y no luchar.



El arresto, juicio y muerte de Jesús provocó una conmoción en los seguidores del nazareno, y puso en contradicción todas las esperanzas que tenían, pues en lugar de un Rey, del que sí esperaban un actuar político y no meramente espiritual,8 recibieron un condenado a muerte. ¿Eso es lo que vino a predicar?, ¿esa cruz el destino que nos prometió?, ¿esa es la recompensa que Dios, su Padre le da al Maestro?, ¿y lo que nos espera a nosotros?



¡La cruz es un atentado de Dios contra la humanidad!



No es raro decir que Dios nos ha atacado. Noé supo que Dios iba a destruir a la humanidad y tuvo que acatar su orden. Pero siempre sabiendo que era Dios quien estaba destruyendo a toda la humanidad ¿Cómo se supone que se vive después de eso?



Steven Lunger, médico de la salud en el Hartford Medical Group, se ha tomado en serio el cuestionamiento a Dios, y en un ensayo titulado “Diluvio, sal y sacrificio. Desorden postraumático en Génesis” habla del trauma psicológico que tuvieron que afrontar Noé, la esposa de Lot, y desde luego el joven Isaac debido a los mandatos divinos.9



Si seguimos el recorrido bíblico, habría que incluir a Moisés, quien, sin previo aviso, fue atacado por Dios, quien quería matarlo (Éxodo 4.24-26).



Ésa es la gran contradicción de la cruz, un acto de salvación a partir de un símbolo de ataque. Por eso la cruz debe primeramente ponernos a reflexionar una situación que no podemos pasar por alto: ¡Dios nos está atacando!



Ante el ataque divino, los primeros en salir al campo de batalla son los profetas y apóstoles que conforman el batallón de defensa y se enfrentan a la manifestación divina. Pero son derrotados y van pasando la voz a quienes los seguimos en la retaguardia, a nosotros.



Y nos dan el testimonio del ataque de Dios, y nos dicen lo que vivieron, lo que experimentaron y aprendieron en el campo de batalla. Y ese testimonio llega a nosotros y nosotros le llamamos “revelación”.



Así es como Karl Barth presenta la revelación, como un ataque de Dios a nosotros mediante el cual le conocemos. La irrupción tangencial, no por eso menos impactante, de Dios en nuestra historia.10



El primer efecto que la Revelación de Dios mediante la cruz de Cristo debe provocar en nosotros es un verdadero trabajo del duelo. La Revelación es algo maravilloso, pero, al mismo tiempo imponente y monstruoso, la presencia de Dios en el mundo, la encarnación de lo eterno en lo histórico, por eso también le llaman Mysterium tremens et fascinan: un misterio tremendo y fascinante, que nos maravilla lo mismo que nos aterra. El corazón de la cruz es esta contradicción entre esperar de ella la salvación y recibir de su parte el ataque definitivo de Dios hacia nosotros.



No puede entenderse la revelación sino afrontamos esa contradicción y espanto. Necesitamos de un trabajo de duelo del estrés postraumático que significa comprender este hecho rotundo, contundente y devastador: Dios nos ha hablado a través de su Revelación en la Cruz.



***



Símbolo de esperanza



¿Qué es un símbolo? Desde la filosofía y la hermenéutica, Paul Ricoeur, protestante reformado francés, y siguiendo la tercera crítica de Emmanuel Kant, ha respondido: “‘El símbolo da qué pensar’.



Esta sentencia que tanto me cautiva dice dos cosas: el símbolo da; no planteo yo el sentido, es él el que lo da; pero lo que da es ‘qué pensar’, aquello en qué pensar. […]”.11 Los símbolos, especialmente los más elementales, son “el lenguaje insustituible del ámbito de la experiencia […] del reconocimiento”.12



El símbolo representa una realidad que está tras él, con la salvedad de que ésta se esconde (u oscurece, según se vea o se le quiera proyectar) a fin de abrirse a nuevas percepciones e interpretaciones.



La cruz (staurós), entendida como símbolo, parte de una práctica sistemática de tortura y muerte desarrollada con fines didácticos para escarmiento de los testigos. El símbolo se opone al concepto, por lo tanto, estamos ante una expresión sensible de una realidad que busca atrapar nuestra atención en cuanto depósito de un sentido amplio, que puede rebasarnos, incluso, pero no dejarnos indiferentes.



Tal vez por ello incomoda tanto al protestantismo más tradicionalista (“Oh, yo siempre amaré esa cruz…”, decía antes el himno). Las diversas interpretaciones del símbolo saltan a la vista:




¿Cómo ha de entenderse esta muerte (la de Jesús)? ¿Fue el castigo de un criminal, que no se atuvo a las leyes religiosas y civiles en vigor? ¿Fue el final de un agitador político que suscitaba el levantamiento contra la soberanía romana? ¿O tal vez la muerte libremente aceptada, suicida, de un desesperado que se entregó a sí mismo en manos de sus adversarios? ¿O es la muerte de Jesús el asesinato de un incómodo maestro de la verdad, la prueba de credibilidad de un ideal, por el que un idealista luchó durante toda su vida, el sacrificio voluntario de un mártir, que permaneció fiel a sus ideales hasta llegar a un amargo fin?13




 



Jesús no fue subido a un símbolo para morir violentamente, porque la cruz histórica, como instrumento de tortura, fue una realidad física tomada de las prácticas criminales de un imperio real, efectivo, que mataba a aquellas personas que ponían en entredicho su proyecto de dominación: “El hecho de que la crucifixión se realizara según la practica romana hace que aparezca como segura la flagelación de Jesús (indicación del lugar incierta), el despojamiento de sus vestiduras y la vigilancia llevada a cabo por soldados romanos en el lugar de la ejecución, aun cuando la narración no se apoye en testigos de vista, sino en el conocimiento del procedimiento usual”.14



La cruz alcanza, también, de manera ambivalente (como todo símbolo), la estatura de un símbolo de protesta, de aquello que no debe volver a suceder en la historia humana. Y es, al mismo tiempo, una profecía a la inversa: anuncia la posibilidad de que puede repetirse indefinidamente, pero también de que puede obligar a cesar la imposición de muertes violentas como la acontecida con Jesús y otros miles como él.



Según el primer evangelio, Marcos, el horizonte de la cruz como destino estuvo, para Jesús, muy claro, desde tiempo antes de la decisión de ir a Jerusalén (8.31-35; 9.30-32; 10.32-34).



A cada paso que daba, desde la radicalidad de sus acciones, se perfilaba progresivamente el conflicto de mayor intensidad que se avecinaba entre él y sus adversarios que, ya desde otros momentos, comenzaron a planear su asesinato.



Siendo el primer relato de estos sucesos, cobra gran relevancia el hecho de que será el modelo de los posteriores, especialmente por la magnitud que alcanza en cuanto a su extensión, comparada con la relativa brevedad de todo el documento.



De él se desprenderán, especialmente para Mateo y Lucas, los elementos básicos más conocidos por la tradición posterior.



El primer bloque (15.1-5), coloca frente a frente a Jesús con Pilato en un diálogo imposible; el segundo (15.6-20), da fe de los entretelones de la decisión final sobre Jesús, a partir de la manipulación de la multitud y la inserción de episodio de Barrabás; el último bloque (21-41) incluye los detalles de la crucifixión, lentificados, paso a paso, en una suerte de acumulación intencionada de acciones y gestos simbólicos: Simón de Cirene (actual Libia) ayuda a cargar la cruz (21: la gentilidad africana presente); el lugar de la Calavera (22); vino y mirra (23: agudización del “sabor” del sufrimiento); repartición de sus ropas (24: menosprecio de la persona); la hora de la crucifixión (25: clímax cronológico); el título no explicado de la cruz (26: ironía y afirmación mesiánica); compañía de los ladrones (27: estirpe contradictoria); cumplimiento de la Escritura (28: el cántico del “siervo sufriente”); burlas y provocaciones de los testigos (29-32: cumplimiento del rechazo); y la oscuridad inesperada (33: sacudimiento cósmico). Esta acumulación llega a ser exasperante, pues reclama la explicación minuciosa de cada detalle para no dejar escapar el significado.



Es entonces cuando se hace referencia al salmo 22 (lamento individual por excelencia), elemento también inaugurado por Marcos (15.34), quien lleva a cabo una profunda relectura del sufrimiento expresado por el autor originario: “El salmo 22 no es una pieza sapiencial, pero tampoco es un texto místico. No hay en él sufrimiento místico. […] el salmo ‘nos dice que Dios persigue fines opuestos con el sufrimiento; está plenamente presente en él y actúa para superarlo. El carácter cruciforme de la vida es por doquier aparente. La acción resucitadora de Dios es más difícil de ver’ [Patrick Miller]”.15



A partir de la relectura de los evangelios, el sufrimiento del hablante del salmo 22 cobra un nuevo significado: “En el sufrimiento de Cristo, el sufrimiento de Israel recibe su marca registrada, marca que a lo largo del tiempo esperó con confianza y seguridad. […] Así es cómo el sufrimiento de Israel se convierte en paradigma del sufrimiento humano”.16



A esa cita, ya clásica, le precedió, como se ha mencionado, la presencia del Antiguo Testamento, la de Isaías 53.12, que colocaba al crucificado, “siervo de Yahveh”, como parte de “los inicuos”.



En su turno para el análisis del salmo 22.1a, Ricoeur afirma:




Por lo que se refiere al “gran grito” de Jesús en la cruz, es digno de ser notado que no se reduce a la “cita” de un solo versículo, como sucede en muchos otros casos en que el Nuevo Testamento toma textos de la Biblia hebrea, en especial para mostrar que las antiguas Escrituras se “cumplieron” en el acontecimiento de Cristo. No se trata de una conexión hecha por el narrador, sino más bien de una nueva actualización de las mismas palabras, hecha por el personaje central de los relatos de la Pasión. Jesús agonizante envuelve su sufrimiento con las palabras del salmo, que él reviste, por así decir, desde dentro.17




La esperanza es retomada desde el hecho de que el “abandono” o “desamparo” es la ausencia de shalom, por lo que, al momento de ir en busca de la cruz como “símbolo de esperanza”, tenemos que buscar eso mismo ya desde el “espíritu positivo” del salmo que, al final, apunta hacia una especie de reivindicación (vv. 29-32): “Todos los pueblos, se dice en él, se unirán en la alabanza y ni siquiera los muertos quedarán excluidos de un júbilo que, para ser universal, ha de ser total y eterno”.18



La clave para avanzar en ese sentido, ante la puerta abierta de la esperanza, es el comportamiento divino alrededor, cerca, arriba, encima y desde la cruz, como un “acompañante incierto” del sufrimiento de su Hijo en el madero de tortura. En esa línea se orientan las palabras de Bárbara Andrade:




…el Padre, como “el (que está) liberando” del sufrimiento y de la opresión, se ha mostrado en la cruz de su Hijo como “el (que está) resucitando”, es decir, el que es capaz de transformar un asesinato en el inicio eficaz de su “Reino” de la misericordia sin medida. Éste es un acto creador por excelencia y es el acto de un poder incomparable. El Padre es Dios en cuanto que transforma una sociedad violenta en una sociedad en la que él “habita” y en cuanto que desclava de la cruz a los crucificados como su Hijo. Ambas cosas juntas explican el poder de su misericordia sin medida y explican cómo es “por nosotros”. Este “por nosotros” apareció en el servicio de Jesús a favor del “Reino” —o de la “sociedad de contraste”—, en la que sana, perdona y comparte. El Espíritu Santo concreta este mensaje nuclear de la fe: en cuanto Espíritu del Hijo crea en los creyentes —en los que están “llenos del Espíritu Santo”— el servicio incondicional de Jesús por el “Reino” de su Padre; y en cuanto Espíritu del Padre nos capacita para hacer lo que hace el Padre: desclavar a crucificados y así transformar nuestra sociedad en una sociedad en la que “habita” Dios.19



 




Pero los símbolos del texto, que también demandan explicación, no se detienen: el velo del templo se rasgó (v. 38: ¿pleno acceso a la presencia absoluta de lo sagrado?), el centurión romano reconoció su mesianismo (v. 39: ¿exculpación del imperio o triunfo de la fe judeo-cristiana en el sentido misionero?) y las mujeres muestran su enorme fidelidad (v. 40-41: la fe ejemplar desde los márgenes de la sociedad aceptada).



La cruz, como auténtico y efectivo símbolo de esperanza, está ahí, esperándonos siempre…



 




1 Bárbara Andrade, “Algunas reflexiones sobre la ‘creación’ y el sufrimiento”, en Proyección Teológica y Mundo actual, año XLIX, no. 205, abril-junio, 200, p. 127.



2 Israel Viana, “Lunacharski, el comunista que juzgó a Dios por crímenes contra la humanidad”, en ABC, 12 de septiembre de 2013.





3 Bárbara Andrade, Pecado original. ¿O gracia del perdón? Salamanca, Secretariado Trinitario, 2004.





4 Alfonso Ropero, Filosofía y cristianismo. Terrassa, CLIE, 2009.





5 Jürgen Moltmann, “El Dios crucificado”, en Concilium, núm. 76, pp. 335-347.





6 Sören Kierkegaard, Tratado de la desesperación. México, Tomo, 2006.





7 Sören Kiekegaard, Temor y temblor. Madrid, Alianza Editorial, 2014.





8 Reza Aslan, El zelote. La vida y época de Jesús de Nazaret. Indicios, 2014.





9 Steven Lunger, “Flood, Salt and Sacrifice: Post traumatic stress disorders in Genesis”. Disponible en researchgate.net





10 Karl Barth, Carta a los Romanos. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1999.





11 P. Ricoeur, El conflicto de las interpretaciones. Ensayos de hermenéutica. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2003, p. 262.





12 Ídem.





13 H.-G. Link, “Para la praxis pastoral”, en L. Coenen et al., dirs., Diccionario teológico del Nuevo Testamento. I. 3ª ed. Salamanca, Sígueme, 1990, p. 369.





14 E. Brandenburger, “Cruz”, en L. Coenen, op. cit., p. 361.





15 A. Lacocque, “Dío mío, Dios, ¿por qué me has desamparado?”, en A. Lacocque y P. Ricoeur, Pensar la Biblia. Estudios exegéticos y hermenéuticos. Barcelona, Herder, 2001, p. 202.





16 Ibíd., p. 217.





17 P. Ricoeur, “La lamentación como plegaria”, en A. Lacoque y P. Ricoeur, op. cit., p. 221.





18 Ibíd., p. 230.





19 B. Andrade, “Algunas reflexiones sobre la ‘creación’ y el sufrimiento”, p. 131, https://dioscaminaconsupueblo.files.wordpress.com/2014/02/reflexiones-ba.pdf.



 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - La cruz de Jesús, signo de contradicción y símbolo de esperanza
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

 
“Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

 
Cuidado pastoral y psicología Cuidado pastoral y psicología

El teólogo Julio Díaz Piñeiro explica el desarrollo histórico del cuidado pastoral en Estados Unidos, con sus aciertos y errores a la hora de aplicarse a un contexto como el español.

 
“Hay partidos que están creciendo en base a la crispación” “Hay partidos que están creciendo en base a la crispación”

Xesús Manuel Suárez analiza la situación política previa a las elecciones en España y presenta el documento ‘Vota sabiamente’.

 
César Vidal: “Si gobierna el PSOE recortará libertades a los cristianos” César Vidal: “Si gobierna el PSOE recortará libertades a los cristianos”

Análisis de las próximas elecciones en España el 28 de abril. Posibilidades de cada partido y posibles pactos.

 
La semana que cambió el mundo La semana que cambió el mundo

Junto al teólogo José Hutter repasamos la semana de la crucifixión de Jesús, atendiendo a la historia, al contexto de la religión judía, las profecías, los fenómenos astronómicos que se registraron y el alcance universal de lo sucedido en Jerusalén hace casi 2.000 años.

 
Ternura, la revolución pendiente Ternura, la revolución pendiente

Harold Segura reflexiona sobre cómo las iglesias deben aplicar la centralidad de la infancia que enseñó Jesús.

 
“La complejidad del ADN es reflejo de una mente inteligente” “La complejidad del ADN es reflejo de una mente inteligente”

Antonio Cruz explica de qué forma los últimos avances en la investigación científica apuntan a la figura de un creador, presentando su libro ‘A Dios por el ADN’ en el programa ‘La noche en vela’ de RNE.

 
La situación de los evangélicos en Murcia La situación de los evangélicos en Murcia

Una conversación con Ángel Zapata y Jonatán Espinosa sobre el papel de las iglesias evangélicas en la Región de Murcia, durante el encuentro Idea 2019 celebrado allí.

 
Tiberíades, nueva red de poetas y críticos literarios cristianos Tiberíades, nueva red de poetas y críticos literarios cristianos

Conversamos con Alfredo Pérez Alencart sobre este nuevo proyecto, que aglutina a poetas y críticos literarios de ambas orillas del Atlántico.

 
“Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

 
“No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Hebreos Toda la Biblia: Hebreos

Poner los ojos en Jesús y seguirle es el secreto de la fe.

 
Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

 
Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

 
Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

 
¿Tiene sentido creer en Dios en el Siglo XXI?

Rocío Vidal y Gerson Mercadal confrontan la postura atea y cristiana en un debate organizado en la Universidad de Ciudad Real.

 
Algo huele mal Algo huele mal

Una historia de malos olores de la que extraemos una importante lección.

 
“El reto es mantener nuestra identidad, con valentía y convicción” “El reto es mantener nuestra identidad, con valentía y convicción”

Ante el clima de confrontación y “la laminación de los valores cristianos”, la Alianza Evangélica debe ser capaz de reflexionar y actuar, expresa Xesús Manuel Suárez, nuevo secretario general de la entidad.

 
Andrés Reid: la predicación bíblica Andrés Reid: la predicación bíblica

¿De qué forma pueden las iglesias compartir un mensaje escrito hace 2000 años a la nueva generación? Hablamos con uno de los impulsores de Taller de Predicación en España.

 
“La iglesia tiene que enfocarse en la misión de Dios” “La iglesia tiene que enfocarse en la misión de Dios”

Al cerrar su etapa como secretario general de la Alianza Evangélica Española, Jaume Llenas comparte algunas reflexiones sobre el presente y futuro de los evangélicos en España.

 
“Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

 
Loida Muñoz: La iglesia, agente transformador Loida Muñoz: La iglesia, agente transformador

¿De qué forma la iglesia puede transformar su entorno? Conversamos con la directora de A21 en España.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.