PUBLICIDAD
 
viernes, 19 de julio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Antonio Cruz
 

Los cedros del Líbano y su simbolismo en la Biblia

Los cedros del Líbano pertenecen a la familia de las Pináceas y, tal como su nombre indica, son propios de los montes del Líbano, Siria y el Sureste de Turquía.

ZOé AUTOR Antonio Cruz 14 DE MARZO DE 2019 19:00 h
Las hojas del cedro del Líbano (Cedrus libani) crecen juntas, sobre brotes del segundo año, en ramilletes constituidos por 10 a 20 hojas de hasta 3 cm de longitud. / Foto: Antonio Cruz

En ocasiones, una misma palabra sirve para referirse a cosas muy diferentes. A tales palabras suele denominárselas polisémicas. Por ejemplo, el término “barra” en España es polisémico porque puede significar varias cosas distintas: una pieza de pan, una palanca de acero o bien el mostrador de un bar, entre otras.



Pues bien, este es también el caso de la especie arbórea conocida con el nombre vulgar de “cedro”, ya que suelen denominarse así ciertos vegetales pertenecientes a géneros tan diferentes como el cedro del Líbano (Cedrus libani); el cedro de Canarias (Juniperus cedrus), que es en realidad un enebro; el cedro de San Juan (Cupressus lusitánica), que es un ciprés de México y Centroamérica y, en fin, el cedro blanco (Thuja occidentalis), que tampoco es un cedro sino una tuya de Canadá.



 



Foto: Antonio Cruz.

Pues bien, algo parecido a lo que ocurre actualmente con este término polisémico en español, se dio también con la palabra hebrea correspondiente. En la Biblia se cita el cedro unas 70 veces, pero el concepto érez, אֶרֶז, que se tradujo en la Septuaginta por kedros, κέδρος, se empleó para referirse a árboles muy diferentes: la madera de la sabina negral (Juniperus phoenicea), o quizás del oxicedro (Juniperus oxycedrus), era quemada en ciertas ceremonias religiosas de purificación (Lv. 14:4-6, 49-52; Nm. 19:6); en cambio, la expresión “como cedros junto a las aguas” (Nm. 24:6) parece referirse más bien al cedro del Líbano (Cedrus libani), por comparación con Ez. 31:7, y así debe entenderse en la mayoría de los pasajes bíblicos ya que este vegetal se consideraba como “el príncipe de los árboles” por su altura y majestuosidad (Is. 2:13; Ez. 31: 3-8; Am. 2:9). El cedro del Líbano es muy citado en el Antiguo Testamento ya que simbolizaba a los poderosos imperios orientales (Ez. 31: 3-18); de su madera se fabricaban vigas y mástiles para las embarcaciones (Ez. 27: 5), así como artesonados, figuras e ídolos para los templos y palacios (1 R. 6:9, 18; Is. 44: 14-15) ya que era muy consistente y duradera; la fragancia de la resina que exudaba era tenida en alta estima (Cnt. 4:11; Os. 14:7). Por todo esto, se consideraba que era un árbol noble y los poderosos lo empleaban en sus edificaciones.



Para los sumerios del sur de Mesopotamia, el cedro constituía el mismísimo árbol del mundo. Creían que en tales árboles vivía el dios Ea, el principal del panteón sumerio que encarnaba la sabiduría y había creado a la raza humana. Los caldeos también veneraron al cedro y usaron sus ramas en rituales mágicos que supuestamente devolvían la salud a los enfermos. La epopeya mesopotámica de Gilgamesh se refiere asimismo a los cedros y explica que dicho personaje destruyó un bosque entero de este singular árbol en busca de madera, hallando así su propia destrucción física y espiritual.[1] Tal era el aprecio que estas primitivas culturas tenían por el cedro. No les pasó desapercibido que se trataba de un árbol vigoroso y longevo cuya brillante madera, al envejecer, adquiría la dureza de las piedras y ni la carcoma la podía atacar, debido a ciertas sustancias amargas que la caracterizan. Esto hace que ahuyente a todo tipo de orugas e insectos adultos. De ahí que, entre las ruinas de sus ciudades milenarias, se hayan encontrado restos de madera de cedro.



 



Las piñas o conos del cedro del Líbano tienen forma de barril, miden unos 8 cm, son de color verde gris al principio y después, al madurar, se tornan parduzcas. / Foto: Antonio Cruz



Ahora bien, los verdaderos cedros constituyen un grupo de sólo cuatro especies estrechamente emparentadas que habitan las regiones comprendidas entre el Mediterráneo y el Himalaya. Se trata del mencionado cedro del Líbano (Cedrus libani), el cedro del Atlas (Cedrus atlántica), el cedro del Himalaya (Cedrus deodara) y el cedro de Chipre (Cedrus brevifolia). Aunque esta clasificación taxonómica es objeto de discusión ya que algunos botánicos consideran que la especie de Chipre es una subespecie del cedro del Líbano, mientras que otros opinan que también el cedro del Atlas sería en realidad otra subespecie del cedro del Líbano. Por lo que podría ser que en vez de cuatro especies de cedros solamente hubiera dos. Sea como fuere, los cedros son las únicas coníferas perennes que presentan las hojas unidas sobre los brotes del segundo año.



 



Detalle de una piña o cono del cedro del Líbano en el que se evidencia su característica forma de barril. / Foto: Antonio Cruz



Los cedros del Líbano pertenecen a la familia de las Pináceas y, tal como su nombre indica, son propios de los montes del Líbano, Siria y el SE de Turquía. Aunque hoy han sido introducidos por el hombre en parques y jardines de las grandes ciudades del mundo. La corteza del tronco es gris oscura y lisa pero poco a poco se va tornando pardusca, al adquirir una reticulación de pequeñas fisuras. La copa suele ser desmedrada y cónica al principio pero, después,  se despliega hasta que el tronco soporta muchas ramas enormes desde su parte más baja, que se arquean hacia arriba para descender después hasta cerca del suelo. La parte superior del tronco se divide en varios brazos verticales, que soportan al final ramas horizontales, desplegadas en capas planas y extensas. Los árboles viejos pueden sufrir muchas roturas producidas por el peso de la nieve húmeda y el viento.



 



Sabina negral (Juniperus phoenicea), imagen tomada en el Jardín Botánico de la Universidad Hebrea de Jerusalén. / Foto: Antonio Cruz



Las hojas son delgadas, verde azuladas, ligeramente curvadas hacia afuera y reunidas en ramilletes (verticilos) que presentan entre 10 y 20 hojas de hasta 3 cm de longitud. Las piñas o conos tienen forma de barril, miden unos 8 cm, son de color verde gris al principio y después, al madurar, se tornan parduzcas. El crecimiento de los cedros es lento y pueden llegar a vivir más de 2000 años. De su madera se ha beneficiado mucho el ser humano, incluso se la ha usado para fabricar lápices. Hay una marca de colores que se llama precisamente así, “Cedro”. El cedro del Líbano es el árbol emblemático de dicho país y también de Pakistán.



Habitualmente, la copa del cedro del Líbano suele ser desmedrada y cónica al principio, cuando crece en lugares aislados, pero después se despliega hasta que el tronco soporta muchas ramas enormes desde su parte más baja, que se arquean hacia arriba para descender después hasta cerca del suelo. Sin embargo, cuando se le planta entre otros árboles elevados, crece verticalmente como este ejemplar de la imagen, de 108 años de edad, una altura de 45 metros y un diámetro del tronco de 105 cm.



 



La sabina negral (Juniperus phoenicea), como la de la imagen, tenía un porte arbóreo y su madera era quemada en ciertas ceremonias religiosas de purificación. / Foto: Antonio Cruz



Las piñas o conos del cedro del Líbano tienen forma de barril, miden unos 8 cm, son de color verde gris al principio y después, al madurar, se tornan parduzcas.



El texto del Salmo 80 (8-13) que figura al principio es una metáfora que todo israelita entendía muy bien. La vid que vino de Egipto simbolizaba el éxodo del pueblo de Israel. Dios lo plantó en Canaán, la tierra prometida, como si fuera una auténtica vid. De hecho, esta planta representa frecuentemente a Israel en el Antiguo Testamento (Gn. 49-22 ss; Os. 10:1; Jer. 2:21; Is. 5). El pueblo elegido prosperó, extendió sus fronteras y llegó a ocupar un lugar privilegiado entre las naciones de la época, sobre todo en tiempos de Salomón. Sin embargo, los vallados de tal viña se rompieron, de tal manera que todos los que pasaban cerca podían robar sus frutos e incluso los animales salvajes destruían las vides. ¿Por qué ocurrió esto? Fue el resultado de la apostasía de Israel, al abandonar a Dios e irse tras ídolos fabricados por los hombres. Ocurrió precisamente lo que advirtió el profeta Isaías (5: 5-7):



Os mostraré, pues, ahora lo que haré yo a mi viña: Le quitaré su vallado, y será consumida; aportillaré su cerca, y será hollada. Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerán el cardo y los espinos; y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella. Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta deliciosa suya. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor.



Cuando se le da la espalda a Dios, las consecuencias negativas no tardan en aparecer. Afortunadamente, Jesús aparece en el Nuevo Testamento como la vid verdadera. La única capaz de poner al ser humano arrepentido en paz con el Creador.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Los cedros del Líbano y su simbolismo en la Biblia
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Judas Toda la Biblia: Judas

Esta carta confronta el engaño y a los engañadores que estaban dentro de la iglesia.

 
El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido

Nos acercamos a las marchas profamilia en República Dominicana y la celebración del Foro Mundial del Trabajo en Filipinas.

 
Toda la Biblia: 3ª Juan Toda la Biblia: 3ª Juan

En el ministerio, la clave es servir, darnos a los demás.

 
‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia

Unas mil personas atraviesan cada día la frontera cerca de Cúcuta. JUCUM y Operación Bendición han establecido un espacio para dar refugio y ayuda al caminante.

 
El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid

90 organizaciones provida estuvieron presentes en la reunión anual de la OEA. En Europa, una red de entidades cristianas trabajan juntas para luchar contra la trata.

 
El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

 
Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.