PUBLICIDAD
 
miercoles, 14 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Antonio Monroy
    1
     

    J. D. Salinger: el guardián entre el centeno

    Al que cae no se le permite ni oír ni sentir que ha llegado al fondo. Sólo sigue cayendo y cayendo. Es el tipo de caída destinada a los hombres que en algún momento de su vida buscaron en su entorno algo que éste no podía proporcionarles.

    EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 29 DE JUNIO DE 2018 09:35 h

    J.D. Salinger nació en Nueva York el 1 de enero de 1919, el mismo día que Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fundaron en Alemania el partido comunista. El padre era judío y la madre protestante. Estudió en una academia militar, en las Universidades de Nueva York y Columbia. Entre 1942 y 1946 participó en la segunda guerra mundial. De vuelta a la vida civil, inició una exitosa carrera literaria. Publicó relatos, algunas novelas cortas, artículos que se disputaron importantes medios escritos, entre ellos el prestigioso THE NEW YORKER, la revista de la élite intelectual. En 1951 aparece la primera edición en inglés de EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO. El éxito es fulminante. En poco tiempo se venden varios millones de ejemplares en diferentes idiomas.



    A partir de entonces Salinger se convierte en un eremita. Jamás concede una entrevista. Exige que eliminen su foto de las sucesivas ediciones del libro. Continúa escribiendo, según contó una vez, pero sin publicar nada. Abandona Nueva York y se instala en un pueblo de Vermont. Vive integrado en la comunidad. Va en bicicleta. Cena en restaurantes. Le dan igual las críticas que le llegan. “Ya no hay escritores de verdad –solía decir- sólo charlatanes y patanes que venden libros”.



    En 1958, viviendo en Tánger compré un ejemplar en francés de EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO, publicado por “Librarie Gallimard” en París. Pudieron ocurrir dos cosas: O que la novela de Salinger no me impactara o porque me enfrasqué en la lectura del gordo tomo EL SER Y LA NADA, de Sartre; el hecho verídico es que dejé el libro de Salinger en la página 20. No volví a retomar la fábula hasta muchos años después, esta vez en español.



    A Salinger se lo llevaron de éste mundo el 27 de enero de 2010. Había cumplido 91 años. Con motivo de su muerte, prensa diaria y revistas especializadas recordaron la vida y la fama de un hombre que ponía el punto de felicidad en no dejarse ver. Cuentan que a Salinger se le rompió el tarro de la paciencia y harto de editores, promotores, críticos, lectores, medios de comunicación y demás fauna relacionada con la literatura, optó por instalarse en Vermont, Cornish, en los Estados Unidos, y dedicarse a buscar setas, a jugar al golf, a cartearse con quien le apetecía y no permitir que nadie se inmiscuyera en la vida que había elegido.



    Se pagaron grandes cantidades de dinero para llegar hasta Salinger y descubrir a qué dedicaba realmente la vida. Nada se consiguió. Una hija suya, Margaret, contó por un puñado de dólares algunas intimidades del célebre escritor. Dijo que en ocasiones desvariaba. Que era adicto a la filosofía Zen y a la Iglesia de la Cienciología, que tenía inclinaciones sadomasoquistas. Rumores. Abejorreos de insectos.



    La lectura completa de EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO me ha gustado, pero no me ha enloquecido. En esa misma línea prefiero el libro de Glendon Swarthout DONDE SE REUNEN LOS MUCHACHOS. El largo párrafo del joven Basil sobre lo bueno y lo malo de la juventud de postguerra me parece uno de los más certeros y profundos análisis que existen en la literatura actual en torno a este tema.



    Con todo, Holden Caulfield, el personaje de Salinger que ha entusiasmado a varias generaciones de jóvenes, llega a emocionar. Con 17 años lo tiene todo, unos padres ricos, colegios caros, es atractivo, no tiene problemas con las chicas, es un niño bien. Pero en su adolescencia empieza a entender que el mundo en el que había sido educado no es real. Se siente defraudado de sus padres, sus profesores, cuestiona el mundo de los adultos y el de los compañeros que no son como él; se encierra en sí mismo para defenderse de un mundo exterior que no le comprende. Idolatra a su hermana pequeña y recuerda con lágrimas al hermano muerto cuando tenía tres años menos que él.



    He de admitirlo: Holden Caulfield cautiva, enternece, dan ganas de recogerlo en un permanente abrazo de ternura. Sartre se equivocaba. Los demás no son el infierno, son el único paraíso posible aquí.



    Pero independientemente del personaje, la novela de Salinger no me parece tan perfecta. Hay ideas reiterativas en los capítulos 15 y 16. Encuentro en ellos algunas historias de relleno, concebidas para aumentar páginas. El encuentro en el tren con la madre de un conocido suyo me parece muy forzado. Tampoco es habitual que en una ciudad tan grande como Nueva York, con más de trescientos clubs nocturnos, encuentre en uno de ellos por casualidad a una joven que fue amiga de su hermano mayor. El episodio del ascensorista y la prostituta en un hotel barato de la gran ciudad es creíble en su primera parte, pero no en lo que sigue. Que un chico al cuidado del ascensor penetre en la habitación de un cliente para robarle y amenazarle, exponiéndose a una denuncia y a perder el empleo, no es del todo razonable.



    En cambio, fascina el discurso del señor Antolini en el capítulo 24 de la novela y sus reflexiones sobre la caída hacia la que se va precipitando el joven Holden. “Esta caída a la que te diriges –le dice- es de un tipo muy especial, terrible. Al que cae no se le permite ni oír ni sentir que ha llegado al fondo. Sólo sigue cayendo y cayendo. Es el tipo de caída destinada a los hombres que en algún momento de su vida buscaron en su entorno algo que éste no podía proporcionarles. O que creyeron que su entorno no podía proporcionárselo. Así que dejaron de buscar. Abandonaron la búsqueda antes de iniciarla siquiera”.



    EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO ha llegado a ser una novela de culto entre jóvenes de todo el mundo desde su publicación en 1951, convertida en manifiesto de generaciones que han visto en ella el reflejo de la incomprensión de los adultos hacia sus inquietudes. El consagrado crítico literario Harold Bloom, autor de SALINGER: MODERN CRITICAL VIEWS, dice en su libro que Holden Caulfield es el símbolo de una juventud perdida, vacía por dentro, sin sueños y sin ilusiones, sin metas y sin objetivos, que se mueve al compás del viento, sin importarle de dónde viene ni adónde va. Pudiera ser. De cualquier manera, gloria a Salinger por esta estupenda novela y larga vida en el lugar donde se encuentre.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Ignatius (de Loyola)
    29/06/2018
    19:05 h
    1
     
    Borges afirma que un clásico es el libro que diversas generaciones leen con idéntico fervor. Salinger ha de pasar esa prueba.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - J. D. Salinger: el guardián entre el centeno
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.