PUBLICIDAD
 
sábado, 18 de agosto de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Juan Antonio Monroy
 

Mark Twain: La vida de Tom Sawyer

Yo no creo que Mark Twain fuese ateo. Sus malos recuerdos de la iglesia calvinista a la que iba de pequeño le hacen decir: "Si Jesucristo estuviera aquí ahora, hay una cosa que no sería; cristiano".

EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 02 DE MARZO DE 2018 09:05 h

El verdadero nombre de Mark Twain era Samuel Langhorne Clemens. Nació el 30 de noviembre de 1835 en la ciudad de Florida, estado de Missouri, y murió en Redding, Connecticut, el 21 de abril de 1910.



La familia se trasladó a Hannibal, a orillas del río Mississippi, cuando Mark tenía 4 años. Allí creció y cursó las primeras letras, aunque no llegó muy lejos. Era uno de los que creían que a nada conducen los estudios si nunca sabemos nada.



Sus novelas contienen abundantes pasajes autobiográficos, porque toda su vida fue una aventura. De mayor trabajó como tipógrafo, piloto fluvial, buscador de oro en minas arruinadas, soldado en la guerra, periodista, hasta que después de su matrimonio en 1870 con Olivia Langdon decidió dedicarse plenamente a escribir libros. Sus novelas humorísticas y satíricas hicieron vibrar nuevas notas en la literatura americana.



La primera novela que publicó Mark Twain fue La rana saltarina en 1865. La historia de un minero propietario de una vaca tuerta que guardaba entre sus ropas una rana que ganaba saltando a cualquier otra rana. Los primeros pobladores del Oeste sintieron como cosa propia el humorismo del escritor, todo vivacidad y color. El italiano Luigi Bettinelli escribió que “desde aquél momento Mark Twain quedó atado a su fórmula y nunca logró librarse de ella: la de un hombre que divertía al público, incluso cuando no se lo proponía”.



Mark Twain está considerado como el más universal de los narradores norteamericanos. Twain sobresalió por su delicioso humor y por su ingenio, por su sátira implacable y por inolvidables creaciones de figuras adolescentes, como Tom Sawyer, que es su propio retrato.



A lo largo de sus 65 años en la tierra Twain escribió muchos y buenos libros. La Universidad de Oxford publicó en 1933 veintiséis volúmenes de sus Obras Completas. Fue tan buen escritor como mal financiero. En varias etapas de su vida se declaró arruinado como consecuencia de inversiones erradas. Artículos de viajes enviados a periódicos de Estados Unidos y sus muchas conferencias le proporcionaron el dinero suficiente para pagar a sus acreedores. Según Samuel Geist, una conferencia humorística pronunciada en Nueva York al regresar de uno de sus viajes a Europa “le convirtió en el más divertido conferenciante de la nación”. Por entonces ya se decía de él que era el héroe fabuloso de la cultura norteamericana.



Una mayoría de sus biógrafos considera que las novelas más célebres de Mark Twain son Vida en el Mississippi (1883), Huckleberry Finn (1884) y Tom Sawyer (1876). Las tres están basadas en recuerdos de infancia y adolescencia. Las dos últimas narran las peripecias de dos jóvenes en un mundo complejo, duro, divertido y siniestro a la vez. En opinión de José Martínez Cachero, con estas novelas Twain “devolvió la espontaneidad a la prosa de su generación. Su lenguaje riquísimo, salpicado de dialectismos, claro, vivaz y lleno de humor, permite a cada uno de los personajes hablar con voz propia con enorme eficacia cómica y expresiva”. 



Los últimos años del escritor, no exentos de penalidades, fueron recompensados con galardones literarios. Tres grandes Universidades, Yale, Missouri y Oxford le otorgaron títulos Honoris Causa entre 1901 y 1907.



Se ha escrito que Mark Twain era ateo. Yo no lo creo. Cierto que fue engendrado por un padre agnóstico. Pero fue educado por una madre de profundas creencias calvinistas que lo llevaba todos los domingos con ella a la Iglesia. El niño creció en la Escuela Dominical, aprendiendo la Biblia y familiarizándose con las oraciones. De la Iglesia no guardó buenos recuerdos. El libro de Mark Twain, que forma parte de La Biblia del ateo, publicada por la Editorial Barral el año 2008, sólo recoge los pensamientos negativos del escritor referidos a Dios y a la religión. Se trata de una selección muy parcial, que ignora otras manifestaciones suyas en sentido contrario. Aquí aparece un Mark Twain anticlerical en el sentido protestante, pero no ateo. Sus malos recuerdos de la Iglesia calvinista le hacen decir: “La Iglesia siempre intenta que los demás se reformen. No sería mala idea que se reformara ella un poco, para dar ejemplo”. Más adelante: “Un hombre es aceptado en la Iglesia por lo que cree y es expulsado por lo que sabe”. Y algo en lo que millones de cristianos estamos de acuerdo: “Si Jesucristo estuviera aquí ahora, hay una cosa que no sería: cristiano”.



Su hija Clara, en My father, Mark Twain, asegura que la tragedia familiar que le tocó padecer le alejó de Dios. Una de sus hermanas murió cuando él tenía cuatro años. Un hermano de diez años murió cuando el escritor tenía apenas siete. Al cumplir 11 años sufrió el fallecimiento de su padre. Hubo de soportar además la muerte de su hija predilecta, la locura de otra, la invalidez impotente que acabó con la vida de su esposa.



Es en sus últimos años, movido por una sed de pureza y de fe,  cuando escribe el libro que más incide en lo religioso. Una biografía de Juana de Arco (1895). Aquí se plantea el destino del hombre en la tierra y el destino de la humanidad. Esta obra no tiene equivalente en la literatura americana. Aquí el autor encarna a fondo las fuentes de la debilidad, los conflictos interiores, la búsqueda de lo eterno en lo heroico. Antonio R. Rubio Plo pregunta dónde obtuvo Juana de Arco sus habilidades de estrategia y su valor en el combate. “No –responde- en el ambiente de la aldea de Domrémy. Hay detrás un milagro, en el que cree el escritor, y en el que se combinan la pureza y la llamada divina”.



Twain iluminó nuestros años jóvenes con libros como Aventuras de Huckleberry Finn y Aventuras de Tom Sawyer.



José Antonio Gurpegui señala que en el curso de una conferencia dada en Japón en 1955, William Faulkner afirmó que Twain  “es el padre de la literatura norteamericana… el primer escritor verdaderamente norteamericano, y todo nosotros somos sus herederos”. Ernest Hemingway, otro autor influenciado por la escritura de Mark Twain, emitió este juicio en Las verdes colinas de África (1935): “Toda la literatura norteamericana viene de un libro de Mark Twain titulado Huckleberry Finn…. El resto es un simple engaño. Pero es el mejor libro que tenemos. Toda la literatura norteamericana empieza con él. No había nada antes. No hay nada tan bueno después”.



 


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Mark Twain: La vida de Tom Sawyer
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

 
“Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
¿Es Dios un 3 en 1?

Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

 
Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

 
¿Qué hay después de la muerte?

Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

 
Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

 
FOTOS Fotos
 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Nahum Toda la Biblia: Nahum

La justicia de Dios siempre se va a cumplir, Él tiene la última palabra.

 
La carta La carta

El clip ganador de la última edición del Festival Phos, realizado por David Parra.

 
Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.