PUBLICIDAD
 
viernes, 27 de abril de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Andamio
    2
     

    La Reforma: lo que necesitas saber y por qué, de John Stott y Mike Reeves

    La Reforma constituye toda una defensa de la importancia de la doctrina. La clara compresión de la doctrina bíblica produce cimientos estables, constituyendo la base para la existencia de una creencia fiable en el trabajo redentor de Jesucristo.

    FRAGMENTOS 14 DE DICIEMBRE DE 2017 14:00 h
    Detalle de la portada del libro.

    Un fragmento de Lo que necesitas saber y por qué, de John Stott y Michael Reeves (2017, Andamio). Puede saber mas sobre el libro aquí



     



    Prólogo de Lindsay Brown



    Saludo calurosamente a este libro. Es mucho lo que tenemos que aprender de la historia de la iglesia, y este tomo nos muestra cómo aquellos acontecimientos ocurridos hace seis siglos prepararon el camino para el ministerio de los grandes predicadores de los siglos XVIII y XIX, como los Wesleys, George Whitefield, Jonathan Edwards, Charles Simeon o C. H. Spurgeon, y cómo ellos nos transmitieron el evangelio a nosotros. No quiero decir con esto que Dios no tuviera ningún testigo hasta la llegada de la Reforma. Antes del siglo XVI contamos, por ejemplo, con el esfuerzo de Wycliffe y sus seguidores, aquellos mártires tempranos, o con el liderazgo de Jan Hus, además de con toda una serie de pequeños atisbos de luz que brillaron a lo largo y ancho de toda Europa. Un ejemplo sería el poeta y místico italiano Bianco de Siena, que perteneció a la orden de los Jesuatos y que nos legó el precioso himno “Desciende, oh amor sagrado”.



    La Parte I, en la que se revisan los acontecimientos históricos que rodearon la Reforma, debe leerse teniendo en cuenta cuatro cosas.



    Primero, que, en Lutero, Dios usó a un monje común y corriente que además nunca perdió su carácter huraño. Tanto sus modales como, sin lugar a duda, su humor, podían ser bastante toscos. Si hoy en día alguna iglesia o seminario tuviera alguna plaza vacante, lo más seguro es que Lutero no hubiera pasado siquiera la primera entrevista. Dios es Dios y elige a quien bien le parece para épocas especiales.



     



    John Stott.

    Segundo, que Dios utilizó un movimiento compuesto de muchos hilos y que duró más de dos siglos, como puede verse en la cronología. Aunque popularmente aquella tarde del 31 de octubre de 1417 en Wittenberg se considera “el inicio de la Reforma”, en realidad fue más bien el transcendental inicio de su largo desenlace final.



    Tercero, que era necesario alzarse en contra de la doctrina y autoridad de la iglesia. Aunque algo así exigía una inmensa valentía, el polvo y la mugre acumulados durante siglos en la iglesia medieval habían transformado y confundido el mensaje de los autores del Nuevo Testamento. Llegados a ese punto, la iglesia no servía más que para oscurecer la verdad que reposa en Jesucristo; solo la Escritura es nuestra autoridad última.



    Cuarto, que la Reforma constituye toda una defensa de la importancia de la doctrina. La clara compresión de la doctrina bíblica produce cimientos estables, constituyendo la base para la existencia de una creencia fiable en el trabajo redentor de Jesucristo. Nos reanima espiritualmente como “el rocío de la mañana” (Deuteronomio 32:1-2) al profundizar en nuestro conocimiento de Dios.



    Tal y como John Stott nos recuerda en la Parte II, lo que los reformadores hicieron fue sencillamente reafirmar lo que los primeros líderes de la iglesia, los apóstoles, habían enseñado. La fe evangélica (lejos de ser una desviación) es sencillamente una reafirmación de la verdad apostólica, ni más ni menos. Lo que los reformadores hicieron fue abrir las Escrituras ante ojos incrédulos, mostrándole a un pueblo ahogado por la culpa y lleno de necesidad, cómo estas le ofrecían el regalo de la salvación solo por la gracia de Dios y solo por medio de la fe.



    Se ha puesto de moda desacreditar el término “evangélico”. Es cierto que se lo han apropiado (y lo han degradado) varios partidos políticos, además de que, en ciertos países, “evangélico” es sinónimo de “protestante”. Pero en lugar de rechazarlo por estos motivos, quizás ha llegado el momento de reafirmar su significado y su valor. Recuerdo una conversación que tuve con John Stott, desanimado por el mal uso de la palabra. Me dijo que no le hacían mucha gracia expresiones como “evangélicos liberales”, “evangélicos conservadores”, “evangélicos generosos”, “evangélico abierto”, “esencialmente evangélico”. Stott creía que el término “evangélico” se bastaba y se sobraba por sí mismo. Cómo él mismo explica, es “una noble palabra con una larga y honrosa historia” que es posible trazar hasta el siglo segundo.



    John Stott nos ofrece una hermosa exposición del legado de los reformadores y de lo que hoy en día significa para nosotros formar parte de la misma tradición apostólica. En ese sentido, el Movimiento de Lausana es, sin vergüenza alguna, un movimiento evangélico. El término no requiere estar afiliado a un partido político en particular o a ninguna tradición eclesiástica. Su raíz, euangelion, evangelio, se utiliza en el Nuevo Testamento solamente en relación con la obra salvífica de Cristo.



     



    Michael Reeves.

    En ese sentido, la esencia del evangelio es la doctrina apostólica de la justificación solo por gracia y solo por medio de la fe. Esta doctrina se convertiría, como veremos, en el eje fundamental de la Reforma. De hecho, se dice que Lutero la resumió como “el artículo [de fe] de una iglesia que se mantiene en pie o se cae a pedazos... Es lo que mantiene y guía cada una de las doctrinas de la iglesia”.



    Por eso Alan Purser nos reta a releer la oración de Jesús por la iglesia. La noche que Jesús fue entregado, oró para que los creyentes continuaran imbricados en la verdad apostólica. Eso es lo que mantiene viva la eficacia de nuestra misión.



    Ese mismo poder de la sola gracia de Dios llamando a la gente a la fe lo vemos aparecer una y otra vez, siglo tras siglo, cuando analizamos la historia y miramos a nuestro alrededor. Yo le sigo la pista claramente a través de los registros de los reavivamientos galeses, aquí en mi propio país. Es solamente por la gracia de Dios que el Espíritu Santo se ha movido, reavivando el este y el oeste de África, construyendo la iglesia de Cristo en China, o en las múltiples conversiones de las que tenemos constancia en el mundo musulmán.



    La centralidad de la gracia no solo era importante para los reformadores, sino que la vemos también en los escritos de Agustín de Hipona, Wesley o C. S. Lewis. Una aguda comprensión de la gracia es la base para una profunda seguridad. Más aún, es la fuente del tan buscado y raramente conseguido gozo. Sobre esta verdad escribió Lutero “si supieras de lo que has sido salvado, morirías de miedo, pero si supieras para qué has sido salvado, morirías de gozo”.



    Es por eso que la Reforma aún no ha terminado. Es nuestro deber proclamar el mensaje de la autoridad de las Escrituras más claramente que nunca en nuestra generación de la “posverdad”. La Biblia es la verdad y debe ser creída, obedecida y defendida, y, llegado el caso, tenemos que estar también dispuestos a morir por ella.



    Hace algunos años, estaba hablando de la doctrina de la justificación por gracia por medio de la fe en una conferencia de estudiantes en Argentina. Era una noche estrellada y, tras terminar de hablar, salí afuera a admirar las estrellas del hemisferio sur. Un hombre mayor me siguió. Era un anciano misionero holandés.



     



    Detalle de la portada del libro.

    “Gracias”, me dijo, “por hablar de esta gran verdad esta noche. Aunque yo mismo he hablado del mismo tema muchísimas veces, me sigue conmoviendo profundamente cuando alguien me lo recuerda”.



    “¿Y eso por qué?”, le pregunté.



    “Resulta”, me respondió, “que en la Segunda Guerra Mundial yo pertenecía a las Juventudes Hitlerianas e hice y vi cosas terribles. Poco después de la guerra, probé la gracia salvífica de Dios y me convertí en seguidor de Jesucristo. Poco después, Dios me llamó al ministerio cristiano y me mandaron como misionero pionero a Papúa Occidental, donde Dios me usó en un reavivamiento. Un domingo, bauticé a dos mil nuevos creyentes. ¿Sabes por qué esta gran verdad es tan importante para mí? Porque me recuerda que ningún pozo es tan profundo que Dios no pueda sacarnos de él por su gracia y transportarnos a tierra seca. Yo merecía ser juzgado y expulsado, pero por la gracia justificadora de Dios, no solo me salvó, no solo me utilizó en su ministerio, sino que le pareció bien usarme en el avivamiento”.



    Así de maravilloso es el milagro de acto justificativo de Dios por medio de la obra de Cristo.


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Ruiseñor
    18/12/2017
    11:10 h
    2
     
    Pero en todas esas aparentes diferencias hay un mismo EVANGELIO y una misma relación con Dios por medio de Jesucristo. Si nos fijamos un poco veremos que el EVANGELIO es el mismo aunque haya diferencias en puntos concretos.Reforma significa re-descubrimiento del EVANGELIO que predicaron los apóstoles. Hasta que no hubo una reforma el evangelio estaba oscurecido.
     

    Andrés
    16/12/2017
    02:50 h
    1
     
    hay 2 cosas que me llaman la atención: se habla de "reforma" cuando en realidad hay "reformas¨ (una luterana, otra calvinvista, etc, una en este lugar, otra en otro); por otro lado se habla de sola gracia sin más, cuando la gracia para los reformadores está ligada a los sacramentos. Spurgeon (calvinista) de acuerdo a la enseñanza de Calvino es parte de la iglesia falsa, y eso demuestra que ¨Sola escritura¨ es relativo. Aceptemoslo: se habla de la reforma en tono romántico y no riguroso.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La Reforma: lo que necesitas saber y por qué, de John Stott y Mike Reeves
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Cristianos PSOE, puente fe cristiana-política (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, puente fe cristiana-política (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    El sello del #500Reforma y de la Biblia del Oso

    José Luis Fernández Carnicero explica el proceso que ha llevado a la feliz resolución de la publicación de un sello que hará historia en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte? ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores?

    Para los cristianos la Biblia es Palabra de Dios. Pero ¿tenemos el texto original? Muchos creen que contiene errores ¿Es así, o podemos fiarnos de lo que dice? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia! Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia!

    Entrevista al matrimonio Aguayo, impulsores del movimiento #ConMisHijosNoTeMetas que ha impactado Perú y todo Latinoamérica.

     
    “Me preocupa más que los cristianos se callen a que los callen”

    Ser influenciadores en una sociedad secular es el tema central del próximo Fórum de Apologética (4-6 mayo). Jaume Llenas introduce el tema.

     
    Héctor Pardo, el evangélico que negoció con las FARC

    'La Colombia evangélica lucha por el Evangelio, la paz y la justicia social', dice el líder evangélico Héctor Pardo, hijo de uno de los fundadores de la guerrilla en Colombia.

     
    “Es muy poco progresista querer destruir a la familia”

    Xesús Manuel Suárez cuenta el trabajo que se está llevando a cabo en Latinoamérica para que los evangélicos sean agentes de transformación.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Proverbios Toda la Biblia: Proverbios

    En este libro encontramos píldoras de sabiduría de Dios con un gran valor práctico.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
    ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide

    “La realeza que se obstina, Tu cabeza que se inclina, Mi pobreza que termina en la cruz”.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.