PUBLICIDAD
 
viernes, 16 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Antonio Cruz
     

    Algas en la cabeza

    A veces, nuestros prejuicios personales hacen que las algas se nos enreden en la cabeza y nos traicionen.

    ZOé AUTOR Antonio Cruz 16 DE NOVIEMBRE DE 2017 21:10 h
    Foto: Antonio Cruz.

    Las aguas me rodearon hasta el alma, rodeóme el abismo;



    El alga se enredó a mi cabeza.



    (Jon. 2:5)  



    Esta es la única cita en que aparece el término “alga” en la Biblia y obviamente se refiere a alguna especie de vegetal acuático abundante en el mar Mediterráneo, que es donde se desarrolla la historia bíblica de Jonás. Como es sabido, las algas son organismos acuáticos formados por una o muchas células nucleadas, capaces de realizar la fotosíntesis y, por tanto, fabricar su propio alimento gracias a la luz solar, el dióxido de carbono y las sales minerales disueltas en el agua. Pueden contener pigmentos de diversos colores que son los que les dan la típica tonalidad a cada especie. Hay algas doradas, amarillentas, pardas, verdosas, rosáceas, rojizas, moradas e incluso negras. Las algas no poseen verdaderos tejidos diferenciados que constituyan, por ejemplo, la raíz, el tallo o las hojas, como en los demás vegetales, ni tampoco producen flores o semillas.



    No obstante, una de las plantas fanerógamas (con flores) más abundantes del Mediterráneo, que en ocasiones se confunde con las verdaderas algas aunque no lo es en absoluto, es la posidonia (Posidonia oceanica) (en la foto). Se trata de una auténtica planta marina, endémica de este mar y que constituye uno de sus principales signos de identidad biológica. Posee verdaderos tallos, hojas, flores e incluso polen submarino. Sus hojas con aspecto de cinta verdosa forman extensos prados ondulados que albergan a numerosas especies de peces e invertebrados del mar. Estas praderas de posidonia generan una gran cantidad de materia orgánica y oxígeno que enriquecen a otros ecosistemas. Al mismo tiempo, forman arrecifes arenosos en muchas bahías y playas que las protegen de la erosión. Cuando mueren se tornan pardas, son arrancadas por las olas y suelen acumularse sobre la arena de las playas. En ocasiones, las corrientes pueden transportarlas también lejos de la costa.



    De manera que, las posidonias y muchas especies de algas mediterráneas, arrancadas del fondo marino y dejadas a la deriva, están entre las múltiples posibles especies candidatas a poderse haber enredado en la terca cabeza del profeta Jonás. La historia bíblica de dicho personaje está entre las que han sido cuestionadas por numerosos autores debido a los diversos elementos milagrosos o difíciles de explicar que contiene. Es cierto, por ejemplo, que ni la Escritura ni los documentos asirios antiguos mencionan el gran avivamiento espiritual de los ninivitas a que se refiere el libro de Jonás. Aunque quizás este asunto interesase poco a los cronistas de la época, de la misma manera que en la actualidad los medios de comunicación ignoran los resultados de las grandes campañas de evangelización que se llevan a cabo en las grandes capitales del mundo.



    El relato tampoco explica las dificultades de comunicación entre los distintos idiomas o los peligros que amenazarían a un profeta hebreo que predicara un mensaje tan agresivo y vehemente en una ciudad idólatra como Nínive, la capital del imperio asirio. Nada de esto constituye un problema para la narración bíblica. Sólo se dice que la maldad de Nínive había subido delante de Dios y que Jonás fue el hombre elegido para llevar a cabo sus divinos planes.



    No obstante, para el profeta rebelde todas estas cosas sí parecen suponer un grave inconveniente, puesto que en vez de obedecer la orden, huye de la presencia del Señor. Decide poner rumbo a la colonia fenicia de Tarsis en el sur de España (o quizás, a una refinería de cobre en la isla de Cerdeña). Precisamente el lugar más alejado de Nínive que se le ocurrió. Algunos rabinos judíos han intentado defender a su compatriota Jonás diciendo que éste conocía los planes asirios para invadir Israel y lo único que deseaba era salvar a su pueblo. Además, era consciente de que si su profecía no se cumplía, porque los asirios se arrepentían, sería considerado como un falso profeta, con las terribles consecuencias que esto suponía para los hebreos. Sin embargo, aparte de posibles atenuantes, lo cierto es que Jonás desobedeció a Dios.



    Su travesía marítima se vio trucada por una fuerte tempestad sobrenatural lanzada por Dios. Hasta los veteranos marineros, de distintas nacionalidades y religiones, tuvieron temor y comprendieron que la causa de todo aquello era ese misterioso pasajero que dormía despreocupado en el fondo de la nave. Sorprendentemente, Jonás no lo desmintió sino todo lo contrario. Les aseguró que la única solución para calmar la tempestad era que lo arrojasen al mar. Así lo hicieron y, en efecto, el mar se apaciguó. Pero aquél no fue el fin del profeta porque Dios preparó un gran pez para que se lo tragara. Se ha especulado y escrito mucho sobre este asunto. Algunos autores creen que el gran pez pudo ser en realidad un enorme mamífero marino como el actual cachalote, cuya abertura bucal de unos tres metros de largo por dos de altura sería suficiente para albergar a un hombre durante algún tiempo, si es que no se sumergía profundamente.[1]



    Sea como fuere, lo importante es que Dios salvó a Jonás y después de tres días, aquel animal marino le vomitó todavía vivo en una playa. La Biblia enseña que el creador del universo hace milagros y, desde luego, éste del profeta no fue ni mucho menos el mayor de ellos. La encarnación y resurrección de Cristo, por ejemplo, le supera con creces. Además, el mismo Señor Jesús se refirió a esta experiencia de Jonás y la usó como analogía de su propia muerte y resurrección con el fin de amonestar a los judíos por su escepticismo, en contraste con el arrepentimiento rápido y sincero de los ninivitas (Mt. 12:38-41).



    Por último, Jonás comprendió que era imposible huir de Dios y decidió obedecer sus mandamientos. Se levantó y fue a Nínive a predicar. No es que después de tres días de camino llegara a dicha capital, como erróneamente se sugiere en ocasiones con el fin de ridiculizar el relato (Jon. 3:3). Esta ciudad asiria estaba a más de mil kilómetros de las costas mediterráneas de Jope y, evidentemente, tal distancia no se podía recorrer a pie en sólo tres días. Lo que dice el texto es que Nínive era una ciudad muy grande, “de tres días de camino”. Es decir, se trataba de una población central rodeada por muchas pequeñas ciudades periféricas que abarcaban una enorme área urbana de cientos de kilómetros cuadrados. En el siglo VII a. C., la ciudad de Nínive era una de las más grandes del mundo y se extendía desde la orilla oriental del río Tigris hasta las colinas del este y tenía una longitud de 50 kilómetros por una anchura media de 20 kilómetros. Además, muchas de sus calles era estrechas y tortuosas, por lo que se necesitaban unos tres días para atravesarla andando.



    Finalmente, la Biblia dice que los ninivitas se arrepintieron y la sentencia de destrucción no fue ejecutada. Ayunaron y se cubrieron con cilicio, una tela gruesa, rústica y de poco valor que se usaba en momentos de tristeza, luto o arrepentimiento. Estaban tristes por los pecados y errores que habían cometido durante tanto tiempo y deseaban cambiar su estilo de vida. Esto es algo que siempre agrada a Dios. Pero, desde luego, a Jonás no le gustó en absoluto. Él nunca deseó que los asirios llagaran a gozar de la misericordia del Dios de Israel. Afloraron el exclusivismo, los prejuicios raciales, las tradiciones, la cultura, el nacionalismo y tantas otras cosas que dividen a los humanos. Jonás se enfadó también porque se quedó sin la sombra que le proporcionaba su ricino, estratégicamente plantado por él para observar cómodamente la destrucción de Nínive. Y aquí es donde surge el irrefutable argumento divino:



    Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció. ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales? (Jon. 4:10-11). 



    La mención a las 120.000 personas, que no saben distinguir entre su mano derecha y su mano izquierda, puede referirse a los niños pequeños que todavía no tienen uso de razón o criterio moral. Si esto es así, la población de Nínive podría haber sido superior a las 600.000 personas.



    Esta historia nos enseña que, a veces, nuestros prejuicios personales hacen que las algas se nos enreden en la cabeza y nos traicionen. Dios quiere salvarnos a todos, pero nosotros inconscientemente queremos que sólo se salven algunos, los nuestros o aquellos que se parecen más a nosotros. Sin embargo, debemos recordar que ese exclusivismo que restringe el amor universal de Dios está destinado siempre a fracasar, tal como ocurrió en el caso de Jonás.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Algas en la cabeza
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.