PUBLICIDAD
 
domingo, 25 de febrero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Antonio Cárdenas
     

    El hijo rebelde

    Los levitas argumentaban con la ley en la mano y el padre respondía con la mano en corazón.

    CUENTOS AUTOR Antonio Cárdenas 15 DE SEPTIEMBRE DE 2017 09:10 h
    Foto: Daiga Ellaby. Unsplash.

    La participación en las constantes lapidaciones no dejaba tiempo libre para el cultivo de la tierra y la cría de ganado en el primer Israel.



    Cuando no era un hijo rebelde, era alguien que no guardaba el sábado; cuando no era una infidelidad conyugal, era una cuestión de virginidad, el caso es que estaban tan cansados de tirar piedras que se relajaron en las funciones que demandaba la ley mosaica.



    Los levitas, que solo se dedicaban al servicio del templo y tenían pocas ocupaciones, fueron los primeros en dar la señal de alarma y propusieron al consejo de ancianos nombrar un grupo de personas compuesto por miembros de su tribu que velase para llevar a término la ejecución de las sentencias.



    Y así se hizo.



    Al principio todo iba viento en popa, no había lista de espera e iban al día, pero poco a poco este grupo fue ganando protagonismo y un exceso de celo hizo que se quintuplicasen las lapidaciones.



    Ya no esperaban avisos de familiares o vecinos, se dedicaban a ir casa por casa para inspeccionar qué ley de Moisés se estaba incumpliendo bajo cada techo.



    Sucedía que las desavenencias dentro de las familias acababan en un señalamiento o acusación ante este brazo ejecutor comandado por levitas.



    Este fue el caso de Abdías que, envidiado por su hermano menor, fue denunciado ante los levitas como rebelde y desobediente a sus padres.



    En una asistencia urgente, allí se presentaron los levitas con un cargamento de piedras.



    Justo al momento en que se le sujetaba con cuerdas a la fachada de su casa y diez levitas afinaban puntería, llegó el padre que volvía de cultivar el campo.



    —¡Alto! ¿Qué hacéis?



    —¿Eres el padre de Abdías?



    —Sí, por Dios, ¿pero quién os ha llamado?



    —Anda, buen padre, únete a nosotros y recobra tu dignidad perdida. Tienes una bestia en casa que por ser indómita merece castigo.



    —Ni lo toquéis, sabed que en esas edades los hijos afrentan a los padres y luego se arrepienten. Yo perdono a mi hijo todo el mal que haya podido hacer contra mí.



    —Tú sí, pero la ley que nos transmitió Moisés igualmente se ha de satisfacer.



    —Sabed que antes de darnos su ley, Yahvé nos escogió y amó. Yo amo a mi hijo y la mejor manera de que cumpla y admire la ley es dándole ocasión para el arrepentimiento.



    La discusión se hizo densa e interminable, los levitas argumentaban con la ley en la mano y el padre respondía con la mano en corazón.



    Al final cedieron los levitas.



    —Dices que tu hijo cambiará con el tiempo. De acuerdo, démosle una oportunidad. Pero mientras eso no ocurre él ha de comparecer periódicamente ante nuestro cuerpo disciplinario. Sabremos si continúa siendo contumaz— dijo el levita.



    —De seguro que lo aceptará— dijo el padre.



    —Con todo, para que sepa quiénes somos y nos respete, ahora recibirá veinte azotes.



    —Advierto que vuestro celo por la ley es un pretexto para hacer daño. La misma ley que decís defender un día os alcanzará. Buscaos un padre que os ame y os perdone antes que una ley que, bien entendida, está al servicio del amor.



    El muchacho recibió los veinte azotes y aceptó comparecer ante los levitas de por vida.



    Cuando ya marchaba la comitiva, el más joven del grupo de levitas, empezó a protestar contra su padre allí presente.



    —¡Ya está bien! ¡Me haces salir de casa cargado de piedras para nada! ¡Otra lapidación frustrada! ¡Eres un calzonazos, como dice mamá! ¡Mañana todos se reirán de mí, y tendré un nuevo enemigo que antes no tenía y que hoy podría estar muerto! ¡Dedícate a otra cosa y ponte a labrar el campo como los hombres de bien! ¡Qué vergüenza de padre! ¡Ojalá fueras como el padre de Abdías que lo defiende hasta la muerte!



    —¿No puedes esperar que lleguemos a casa para discutir? ¿Me tienes que humillar en público? ¡Desvergonzado, eres un desvergonzado! ¿Qué te has creído?, ¡habrase visto este niñato! ¡Desautorizar mi trabajo! ¿De ese modo insultas a quien te pone el pan en la mesa?— dijo el padre.



    Y así todo el camino hasta el hogar, el padre levita tuvo que soportar los desprecios de su hijo rebelde.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - El hijo rebelde
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Creer en un Dios invisible y lejano? ¿Creer en un Dios invisible y lejano?

    ¿Por qué Dios no es más evidente? ¿Por qué no manda una señal clara de su existencia y de quién es? Parece estar ausente ante nuestras muchas preguntas a la espera de pruebas.

     
    Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica

    Entrevista al presidente de los dos Congresos Iberoamericanos celebrados en México, el último el 14-17/02/18. Proyectos conjuntos sociales, políticos y en los medios por una mayor presencia e influencia de iglesia y creyentes evangélicos en la sociedad. 

     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    ¿Una fe que razona o una razón que cree? ¿Una fe que razona o una razón que cree?

    En nuestras decisiones cotidianas ¿unimos la fe y la razón? ¿Es la fe cristiana una “fe ciega”?

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2º Crónicas Toda la Biblia: 2º Crónicas

    Cuando solo seguimos a personas, corremos el riesgo de caer en mecanismos sectarios e idolatría. Este libro nos enseña a buscar a Dios.

     
    ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal

    En el ministerio hay desgaste, pero la gracia del Señor siempre está presente.

     
    La Biblia, ¿machista? La Biblia, ¿machista?

    Al acercarnos a la Biblia, es importante entender el contexto en el que fue escrita.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.