PUBLICIDAD
 
viernes, 15 de diciembre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    1
     

    Ser como Sherlock

    En plena era de las posverdad, no apreciamos tanto a Sherlock Holmes por ser inteligente como admiramos su búsqueda implacable de la verdad, aunque sea incómoda o desagradable.

    PREFERIRíA NO HACERLO AUTOR Noa Alarcón Melchor 09 DE SEPTIEMBRE DE 2017 16:35 h

    Hay algo en Sherlock Holmes, ya sea en sus versiones clásicas o en las más modernas y alternativas, que nos apasiona. Durante el siglo XX se hizo un hueco inevitable en la cultura popular, y en el siglo XXI esa fama, en vez de decrecer, aumenta y se transforma. Por sorprendente que parezca. Se nos tendría que haber quedado antiguo el personaje, o haberse pasado de moda, como ha ocurrido con tantos otros personajes surgidos de la época de finales del siglo XIX, y sin embargo se siguen haciendo versiones de sus libros y se sigue utilizando su arquetipo de sabio gruñón como base de montones de personajes de cine, televisión y literatura. No solamente se estudia la obra de Doyle, sino que sigue interesando. A mí se me ocurren un par de razones por las cuales sentimos cariño y fascinación por un personaje hosco y políticamente incorrecto. Pero antes de eso merece la pena que nos paremos a contar la historia de su nacimiento.



    Sherlock Holmes surgió de la mente de Arthur Conan Doyle, un médico británico que a finales del siglo XIX, incapaz de ganarse la vida con su profesión, decidió dedicarse a la escritura. Escribió mucho y de ámbitos muy variados (desde ficción narrativa hasta tratados médicos que enviaba a revistas especializadas). Muchos estudiosos (entre ellos Michael Sims, que acaba de sacar un interesante libro llamado Arthur & Sherlock donde analiza el surgimiento de Sherlock Holmes y la biografía de Doyle) han llegado a la conclusión de que Conan Doyle se basó en Joseph Bell, profesor suyo y uno de los precursores de la medicina forense, para crear a Holmes. Bell era un tipo también un tanto desagradable al trato, muy inteligente (dicen, también, con la misma nariz aguileña con que Doyle describió a Holmes), que enseñaba a sus alumnos cómo descubrir las vidas de los pacientes a través de pequeños detalles casi desapercibidos. Algunos alumnos que le conocieron contaban cómo podía diagnosticar a los pacientes solo con verlos entrar en la sala. En noviembre de 1887, en la revista Beeton's Christmas Annual, Doyle publicó Estudio en escarlata, una historia en la que presenta a Holmes y Watson investigando un asesinato para Scotland Yard en la cual Holmes resuelve el misterio de la muerte de un hombre en una casa abandonada a las afueras de Londres usando sus grandes conocimientos y una fina observación de los detalles que al resto de investigadores les pasan inadvertidos. A partir de ahí, a los lectores les empezó a apasionar aquel curioso personaje, y Doyle encontró un medio de financiación contando sus historias.



    No obstante, una de las cosas más curiosas de Sherlock Holmes es que su propio autor empezó en seguida a odiarlo: Doyle se quejó en más de una ocasión que no lo soportaba, que Sherlock le robaba la energía. En seguida quiso matarlo y quitárselo de encima, y lo consiguió tiempo después, en El problema final, en donde relata cómo Sherlock desaparece en el fondo de las cataratas de Reichenbach, en Suiza, tras una pelea con su archienemigo Moriarty. Sin embargo, sus seguidores comenzaron a quejarse exigiendo la resurrección del personaje, y diez años después Doyle acabó cediendo y lo hizo regresar.



    Las historias de Sherlock Holmes están narradas, en su mayoría, de la mano de John Watson, su ayudante y compañero de piso durante una época. Es curioso que el propio Conan Doyle se parece mucho más a Watson que a Holmes: también es médico, cirujanos ambos, retirados (Watson por haber abandonado el ejército, puesto que era médico militar, y Doyle por ser incapaz de dedicarse profesionalmente a ello). Y ambos, aun siendo inteligentes, tienen una chispa menos de brillantez que Holmes. No es de extrañar que el proceso de creación de Sherlock Holmes agotase tanto las reservas mentales de Doyle. De hecho, muchos de los rasgos de carácter que se van descubriendo en Sherlock se pueden asociar a ese intento (velado quizá en un principio, pero abierto después) de Doyle de provocar el hastío o el rechazo en sus lectores, el mismo que a él le procuraba. Sherlock es un personaje creado para caer mal a la sociedad victoriana: hosco, políticamente incorrecto, desagradable, misántropo y misógino, y además adicto a la cocaína. No obstante, por mucho que insistiese Doyle, fascinaba a las audiencias. ¿Qué había podido ocurrir?



    Quizá no sea fácil de ver en las novelas originales, pero si analizamos las versiones del personaje realizadas posteriormente (sobre todo las más actuales) nos damos cuenta de que ahí también está el curioso fenómeno. Tanto en el Sherlock de Benedict Cumberbatch en la serie de la BBC de 2010, como el Gregory House de Hugh Laurie en House, M. D. (que aunque no lo dice abiertamente, su premisa original era hacer una reinterpretación del clásico de Conan Doyle), como en Elementary, la serie de televisión de 2012 o las películas sobre Sherlock Holmes de Guy Ritchie protagonizadas por Robert Downey Jr., en todos ellos se destaca lo desagradable de la personalidad del protagonista, y en todos estos casos no se puede evitar cogerle cariño a ese Sherlock, sentirse atraído por su forma de ser y querer conocerle más. No solo ocurre con las versiones que explícitamente reinterpretan el Sherlock Holmes de Doyle, sino también en aquellos personajes que toman la figura del sabio gruñón como características: por ejemplo, el Sheldon Cooper de The Big Bang Theory, el Walter O’Brian de Scorpion o la doctora Brennan de Bones. En todos los casos se percibe un factor fundamental en la esencia del personaje de Sherlock Holmes, sin el cual no podría existir: su búsqueda implacable de la verdad. No es una verdad absoluta, o trascendental; apenas es la verdad necesaria para la resolución de un crimen de ficción. Pero su persistencia, su compromiso con esa verdad que hay detrás de las apariencias y de los engaños, nos atrae mucho más que lo que su carácter hosco debería repelernos.



    Y creo que esa es la razón principal por la cual su presencia y su arquetipo se reproducen en plena era de las posverdad: no apreciamos tanto a Sherlock Holmes por ser inteligente, o por tener una mente científica, como admiramos su búsqueda implacable de la verdad, aunque sea incómoda o desagradable. Eso dice mucho de nosotros como humanos occidentales del siglo XXI. Y no solo nos gusta Sherlock como personaje, sino que nos gustaría ser como él.



    La posverdad, sea como sea, no es algo que se procura ni que se busca como un valor positivo; es más bien una consecuencia indeseable de dar rienda suelta a nuestros defectos y pecados. Y aunque hoy en día es difícil en lo particular seguir el rastro de malestar que deja a su paso, en la visión global sí se percibe que, en el fondo, el abuso de las posverdad nos repele. Muchos han señalado la política del presidente Trump como un ejemplo masivo del uso de la posverdad, y no ha habido otro presidente en Estados Unidos que haya perdido tanto apoyo popular en menor tiempo. Los medios de comunicación partidistas e interesados en provocar un estado de opinión en la población, que también abusan de los elementos de la posverdad, parece que comienzan su andadura con gran éxito y que crecen durante un tiempo, pero su burbuja de desinfla rápido. Los medios de comunicación tradicionales que desde hace algunos años tontean con la posverdad (y no pongo ejemplos por evitar ofendidos, pero los hay) se están viendo acosados por la falta de crecimiento y la disminución paulatina de las ventas. Para intentar frenarlo, algunos acuden al reclamo de un mayor sensacionalismo, de ideas más radicales, de más manipulación, en una escalada en la que aún estamos metidos, pero que poco a poco se verá que no termina de funcionar. Mientras tanto, medios o programas que (en mayor o menor medida) siguen fieles a los principios de veracidad y autenticidad del periodismo, que se ahorran la opinión que sale barata (aunque genera muchos beneficios inmediatos) y se centran más en el análisis y la investigación, aunque no tienen réditos tan rimbombantes como los otros medios, poco a poco van creciendo y se mantienen. Detrás de todo esto está la misma razón por la cual nos sigue atrayendo Sherlock: porque la verdad sigue siendo algo que anhelamos sin poder remediarlo. Forma parte de nuestra naturaleza, por sorprendente que nos resulte.



    Perdonamos la falta de decoro y de corrección de Sherlock Holmes porque sabemos que al final del libro (o del capítulo, o de la película) habrá sido su saber hacer, su sabiduría y su insistencia los que nos acabarán mostrando la verdad escondida detrás de todas las artimañas. Ese descubrimiento, aunque no sea más que una anécdota, puro ocio espectador, nos proporciona un alivio y un placer intelectual auténticos. Es un placer extraño el de ver cómo la verdad sale a flote, pero nos compensa de toda esa otra maraña de medias verdades y de mentiras disimuladas con la que no solo convivimos permanentemente, sino que nos intoxica poco a poco. Así que le perdonamos a Holmes que sea un borde.



    Mientras terminaba de escribir esto pensaba en lo curiosa que resulta la afirmación que Jesús hace de sí mismo en Juan 14:6. La verdad y el camino que es Jesús van asociados a la vida, un concepto que no siempre terminamos de entender en su magnitud. Esta vida, su riqueza, su disfrute, solamente se encuentra asociada a la verdad. Quizá sea eso, en el fondo, a pesar de su poca trascendencia, lo que reconozcamos de forma intuitiva en Sherlock Holmes.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Earendil
    11/09/2017
    14:48 h
    1
     
    Saludos Noa. Magnifico artículo sobre el personaje y su creador, gracias. En cuanto a la segunda parte del mismo, creo que la Posverdad siempre estará en boga y será consumida cada vez más (el apocalipsis lo advierte) Creo tambien que mucha gente perdona a Trump ser un borde, pero están convencidos de que su política es mejor que la de Obama, o Clinton. A mi ni Obama ni Trump me dan buen testimonio de su supuesta fe, ni de una moral ejemplar (incluso a los ojos de los no creyentes).
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Ser como Sherlock
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Un año de Trump visto por César Vidal Un año de Trump visto por César Vidal

    Análisis del primer año del mandato de Donald Trump. Luces y sombras en su política nacional e internacional, con los temas que tocan de cerca la iglesia evangélica.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal

    Viaje de César Vidal a México, Argentina, R. Dominicana y Perú: encuentros, conferencias y presencia en medios evangélicos y "seculares" logra impacto relevante en la sociedad.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    El camino de la Reforma protestante: César Vidal

    Análisis del inicio histórico de la Reforma protestante y su significado, ante los 500 años de aquel 31 de octubre en que Lutero clavó sus 95 tesis. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Deuteronomio Toda la Biblia: Deuteronomio

    A veces creemos que conocer lo que Dios dice es suficiente, pero lo trascendental es aplicarlo.

     
    La Liga de la Justicia La Liga de la Justicia

    Así como los superhéroes se unen para salvar el planeta, los cristianos también tenemos una misión en la que unirnos.

     
    La Reforma en Argentina (documental) La Reforma en Argentina (documental)

    La TV pública emitió un documental con motivo del 500 Aniversario de la Reforma Protestante repasando su doctrina, historia y vivencia de los evangélicos en la actualidad.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.