PUBLICIDAD
 
miercoles, 15 de agosto de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Antonio Cárdenas
    1
     

    El grillete de las siete llaves

    Un grillete con bola de hierro sujeto al tobillo del que se librarían cuando fuesen abiertos sus siete candados

    CUENTOS AUTOR Antonio Cárdenas 28 DE JULIO DE 2017 08:40 h

    (Dedicado a Juan Marcos Mena, visitador evangélico de presos)



    Aquel país era muy particular en lo que se refiere a cuestión penitenciaria, quizá porque el sistema de gobierno era dictatorial.



    Los presos al cumplir condena y salir en libertad, debían arrastrar consigo un grillete con bola de hierro sujeto al tobillo del que se librarían cuando fuesen abiertos sus siete candados, por siete llaves que estaban en posesión de diferentes personas.



    La primera llave la tiene la familia del liberado; la segunda los amigos; la tercera los vecinos; la cuarta la policía; la quinta el médico; la sexta el gerente del lugar de trabajo y la séptima el propio excarcelado.



    Este cuento narra lo que le sucedió a Rufián después de salir de la cárcel, donde cumplió tres años de condena, cargando con la bola de hierro. Su misión consistió desde entonces en conseguir librarse del grillete por el método autorizado de las llaves.



    Fue visitando a los poseedores de las llaves, pero la cosa no parecía fácil. Su padre recelaba de él porque lo conocía mejor que nadie; sus amigos traicionados en otro tiempo, le dieron la espalda; los vecinos no creían que tres años fueran suficientes para cambiar a un delincuente; a la policía le parecía que el juez lo había librado demasiado pronto; el médico no vio que llevase una vida saludable fumando y bebiendo; en las colas para acceder a trabajos, todos sabían quién no iba a ser seleccionado a la vista de la evidente bola de hierro.



    Nadie se prestó a abrir con su llave el candado correspondiente, no confiaban en él.



    Desanimado, fue arrastrando la bola hasta la playa. Se tumbó boca arriba en la arena junto a unos niños que jugaban con palas y cubos. Mirando hacia el cielo dio un repaso a su vida y le dolió en el alma los males cometidos.



    Comenzó a sentir un pesar que hasta entonces no había experimentado. Abrumado por aquel dolor, sufrió un desmayo del que ninguno de los bañistas próximos se percató, por lo que nadie avisó a urgencias médicas. Estirado e inconsciente parecía un bañista más, y así estuvo durante varios minutos.



    Pasado ese tiempo despertó, al principio no sabía dónde estaba, no sabía quién era ni cómo se llamaba.



    La primera imagen que vio fue la de los niños que jugaban en el agua con un grillete como el suyo.



    Poco a poco le fueron viniendo los recuerdos, y volvió a su cruda realidad desde un sueño del que hubiera preferido no despertar.



    — ¿Qué hacéis con ese grillete? ¿Cómo ha llegado a vuestras manos? — dijo a los niños.



    —Estaba sujeto a tu tobillo— contestaron.



    —¡¡Queeeé! ¡¡Cómoooo!! — exclamó sorprendido.



    Se miró el pie, y efectivamente ya no estaba allí el grillete.



    —Te hemos estado gritando pero no contestabas— dijo un niño.



    — ¿Y cómo habéis abierto los siete candados? — dijo él.



    —Probando…, la llave que llevabas colgada los ha abierto todos.



    — ¿La séptima llave? ¿La que era mía? ¿Era una llave maestra?



    Los niños no le entendieron, ni entendían por qué se puso a dar saltos de alegría.



    El resto de la tarde se la pasó Rufián con los niños en la playa haciendo el agujero en la arena más profundo de que fueron capaces, de modo que ya asomaba el agua del mar por el fondo. Dejaron caer la pesada bola y la enterraron para el olvido.



    En el chiringuito playero se hizo fiesta y los niños acabaron con más dosis de azúcar de la permitida por sus padres, por la cantidad de chuches y caprichos que Rufián les compró.



    A Rufián le cambió la vida, y el estigma social desapareció. Porque sin grillete, aquella sociedad no tenía que sospechar nada de su pasado.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Febe Jordà
    03/08/2017
    16:20 h
    1
     
    Un cuento muy hermoso. ¡Gracias!
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El grillete de las siete llaves
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    La carta La carta

    El clip ganador de la última edición del Festival Phos, realizado por David Parra.

     
    Toda la Biblia: Miqueas Toda la Biblia: Miqueas

    No son los ricos o poderosos los que agradan a Dios, sino quienes hacen justicia, misericordia y viven en humildad.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.