PUBLICIDAD
 
miercoles, 29 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    5
     

    Lovesick, o el amor como enfermedad

    Se idolatra el amor romántico, un amor que nos ofrece la promesa de ser el único en satisfacer nuestra necesidad profunda de pertenencia, y que sin embargo (se descubre antes o después) resulta ser una mentira.

    PREFERIRíA NO HACERLO AUTOR Noa Alarcón Melchor 17 DE MARZO DE 2017 10:00 h

    A veces, más allá del entretenimiento, poder disfrutar de una buena película, una buena serie o un buen libro consiste en que no solo ocupan nuestro tiempo y nos evaden, sino que nos ayudan a entender mundos (o submundos) lejanos, nos explican cosas o nos exponen a realidades que hemos perdido (porque están lejos, o que pertenecen a otro tiempo). A pesar de que muchas veces no compartimos los supuestos desde donde se nos cuentan esas historias, casi siempre, sobre todo cuando son historias bien contadas (con buen gusto y arte) son una ganancia.



    Me ha pasado con Lovesick, una serie de televisión británica que terminé de ver hace poco. Es un drama cómico que narra la historia de cómo a Dylan (Johnny Flynn, el actor y cantante sudafricano) le diagnostican clamidia (la enfermedad de transmisión sexual) y se ve obligado a contactar con todas sus anteriores parejas para advertírselo y que se hagan las pruebas. La historia, a partir de ahí, se desarrolla en una serie de flashbacks en donde se nos explica quiénes han sido esas chicas y por qué acabó mal la relación. Toda esta historia se nos cuenta también a través de sus compañeros de piso (el típico piso cochambroso de gente joven en una zona cualquiera de Londres), Luke y Evie, y la difícil e incómoda relación con Evie, con quien mantiene un romance intermitente y peculiar. La primera temporada de la serie se emitió originalmente en el Channel 4 de la BBC en 2014 y para la segunda temporada, en 2016, Netflix la adquirió.



    Aunque no es una de esas series de masas, ni es muy conocida, hay varias razones por las que Lovesick merece la pena. Una de esas razones, la principal para mí, es lo bien que están construidos sus personajes, tanto los principales como los secundarios. Todos sufren una evolución a lo largo de la serie, pero no uno de esos cambios radicales sacados de contexto, sino que la historia nos permite ir viendo que nuestros primeros juicios nunca son muy acertados. En el primer capítulo, por ejemplo, se nos presenta a Angus en el día de su boda, un tipo un poco ridículo, histriónico que aparenta ser muy superficial. Sin embargo, según va avanzando la historia (y sobre todo al llegar a la segunda temporada), se nos va revelando que en realidad es alguien sensible, que nunca estuvo seguro de casarse, y que es capaz de sacar algo bueno para su vida a partir de sus errores. Pasa lo mismo con Dylan, el protagonista, que al principio parece mucho más adorable de lo que resulta ser al final; o con Luke, que de ser un gran ligón, uno de esos hombres cuya única aspiración es conquistar mujeres sin tener ninguna clase de relación, pasa a mostrarse como un tipo muy dolorido, necesitado de amor, que se siente defraudado con las mujeres y quiere disimularlo.



    Y es que la serie juega todo el tiempo con el doble sentido de su título: Lovesick pretende hacer referencia a cómo se denominan comúnmente las enfermedades venéreas (enfermedades del amor), pero lo cierto es que todo el tiempo te está hablando no de la enfermedad física, sino de la enfermedad emocional, de lo que es estar enamorado, de lo que significa ese sentimiento en nuestra sociedad.



    Las relaciones amorosas en la serie son profundamente difíciles, todas ellas. Todas están marcadas por la incapacidad de los protagonistas para ser buenas personas. Cometen errores garrafales, y muchos de ellos son solo fruto del miedo, del egoísmo o de la cobardía. Y te presentan ese concepto contemporáneo del amor, sus reglas y sus funcionamientos, con la perplejidad y la incomprensión que realmente provocan.



    Los personajes de Lovesick se pasan la vida corriendo de un amor a otro, de una relación a otra, buscando a “la persona” definitiva que se les escurre constantemente. En el mundo anglosajón existe un nombre para esa persona con la que anhelamos casarnos, asentarnos y convivir felices el resto de la vida: “The one”, el único/la única. Muchas veces no es alguien real, sino un ideal cuya etiqueta, de forma más o menos acertada, se decide colgar sobre alguien. Su búsqueda es lo que arrastra a los personajes de Lovesick, a menudo a través únicamente de relaciones sexuales con desconocidos y de un conocimiento muy superficial del otro; sin embargo, este concepto de “the one” se puede rastrear en muchas otras series de televisión, como en Friends o Cómo conocí a vuestra madre.



    Y es una constante desde finales del siglo XX. La idea de fondo es la convicción de que la felicidad proviene de tener pareja estable, una relación comprometida y libre de problemas, y que alcanzar eso es una especie de salvación trascendental. La realidad (y la trama de muchas de estas series y películas) es que ese ideal no es posible. ¿Qué clase de relación sentimental es posible en este mundo que no presente desafíos, desajustes o problemas? Lovesick, al menos, es de esos pocos productos que te muestran esa imposibilidad con sinceridad, que hablan de esa frustración perpetua de colocar el amor en el estrado mayor de nuestra adoración.



    Cuando creemos que la Biblia dice la verdad, comprendemos que ese concepto del amor contemporáneo, en el que están atrapados los protagonistas de Lovesick, es completamente erróneo. No es el amor de Dios, el de Dios es amor, sino el amor romántico que se idolatra, que se coloca por encima de todo lo demás, un amor que nos ofrece la promesa de ser el único en satisfacer nuestra necesidad profunda de pertenencia, que sin embargo (se descubre antes o después) resulta ser una mentira. Como todos los falsos ídolos, su único poder reside en la capacidad de convencer y de hacer pasar a la acción a la gente con cosas que se quedan en meras promesas.



    Lo bueno de Lovesick es que, al menos, mientras te cuenta esta historia no deja de lado el humor (muchas veces amargo) ni la honestidad. Ni tan siquiera se sienten cómodos cuando los personajes, en algún momento, consiguen un poco de esa estabilidad amorosa de la que idealizan. Ni siquiera son capaces de comprender que tienen lo que anhelan, porque interpretan el desasosiego que sigue existiendo en su interior no como una flecha que señala a algo superior, sino como un indicador constante de que nunca es suficiente, de que algo va mal.


     

     


    5
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    20/03/2017
    16:10 h
    4
     
    Comparto lo que se sostiene sobre las series actuales, cuyos libretos han subido en calidad una barbaridad: Muchas de ellas presentan en su desarrollo una reflexión profunda acerca de la experiencia humana. Pero también me impacta la ausencia de una solución espiritual y la aceptación de esa terrible condición como definitiva. Recuerdo que me impresionó mucho oír decir a Meryl Streep en la última entrega de los Óscar que había que escuchar las historias de Hollywood porque ellas dicen la verdad.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Noa Alarcón
    20/03/2017
    17:13 h
    5
     
    Gracias por el comentario. Totalmente cierto, no proponen ninguna solución o, como en esta serie, la única solución parece ser "aguantarse con lo que hay" o caer en el cinismo. Por eso el evangelio sigue siendo relevante y feliz. ;) Un saludo.
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    20/03/2017
    15:56 h
    3
     
    Discupen que solo comente un tema complementario, pero siempre me ha encantado del idioma inglés esa capacidad de decir varias cosas diferentes de un mismo asunto sin perder sentido. Quizá sea por sus muchas palabras cortas o por lo abreviado de sus conjugaciones. Me refiero al título "Lovesick" y cómo describe varias situaciones presentes en la serie. Me hace recordar al título "Good Will Hunting" ("el buen Will Hunting", personaje principal, o "Cacería de buena voluntad", según quiera leerse).
     

    Galo Nómez
    17/03/2017
    19:21 h
    1
     
    El "amor romántico"(más bien erotomanía) simplemente no existe. Las personas se casan o emparejan sólo por estatus. Por ello los cristianos debemos dejar de una vez por todas de idolatrar el matrimonio y las mal llamadas relaciones amorosas y enfatizar la vida célibe. Que la misma Biblia dice que no hay nada provechoso en confiar en otro (inicuo) corazón humano.
     
    Respondiendo a Galo Nómez

    Noa Alarcón
    18/03/2017
    12:51 h
    2
     
    Hola. Yo creo que también es bueno desmitificar el tema del matrimonio en el entorno cristiano (se le da demasiada importancia a veces), pero tanto como enfatizar la vida célibe… Se puede decir la verdad en cuanto a las mentiras de la sociedad (y el abuso de esta clase de amor) sin necesidad de reaccionar hacia el otro extremo. Creo que la erotomanía y el amor de pareja son dos cosas diferentes. Un abrazo.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Lovesick, o el amor como enfermedad
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.