PUBLICIDAD
 
domingo, 26 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Antonio Cruz
    7
     

    Los siete mundos de Trappist-1

    Lo que se ha detectado es solamente cómo decrece la luz de la estrella cuando los distintos planetas pasan delante de ella.

    ZOé AUTOR Antonio Cruz 02 DE MARZO DE 2017 22:10 h
    Foto: Antonio Cruz.

    La pasada semana se anunció oficialmente que un telescopio de la Nasa había descubierto un sistema solar con, al menos, siete planetas que orbitan alrededor de una curiosa estrella.



    Una enana roja denominada Trappist-1, mucho más pequeña y fría que nuestro Sol, ubicada en la constelación de Acuario y a unos 40 años luz de la Tierra. Es decir, que con la actual tecnología, se necesitarían unos 300.000 años para viajar hasta allí y otros tantos para regresar.



    Hay que decir, en primer lugar, que la imagen que ha servido para ilustrar esta noticia en la mayoría de los medios divulgativos, no corresponde a la realidad. Es una recreación coloreada e imaginaria de tales planetas que, por supuesto, no se han podido ver (de la misma manera en que se observa y fotografía los planetas del Sistema Solar) debido precisamente a esta enorme distancia que los separa de nosotros.



    Lo que se ha detectado es solamente cómo decrece la luz de la estrella cuando los distintos planetas pasan delante de ella. Pero éstos sólo aparecen como pequeños puntos oscuros que cruzan horizontalmente. De manera que no se sabe si son rojizos, azulados o verdosos. Si poseen atmósfera y océanos de agua o son desiertos estériles e inhabitables.



    Si nuestro Sol fuese del tamaño de una pelota de baloncesto, la estrella Trappist-1 sería aproximadamente como una pelotita de jugar al golf. La diferencia es considerable. Esto permite que la distancia que media entre planetas y estrella sea mucho menos que la que existe entre los planetas del nuestro Sistema Solar y el astro rey.



    Si la Tierra estuviera tan cerca del Sol ya se habría achicharrado. Pero la enana Trappist-1 no es tan ardiente y permite que se le acerquen más. A pesar de todo, se supone que los tres primeros planetas (denominados “b”, “c” y “d”) están demasiado cerca como para poder albergar vida. Mientras que el último “h” es demasiado helado por estar muy lejos de la estrella.



    Sólo los tres de en medio (“e”, “f” y “g”) serían candidatos a tener vida por estar en la zona habitable. De ahí que se les haya imaginado de tonalidades azules y verdosas como las de la Tierra para presentarlos al gran público.



    Otra diferencia importante que se ha sugerido es la posibilidad de que tales planetas estén acoplados gravitacionalmente con su estrella Trappist-1, como lo está la Luna con la Tierra.



    Es decir que, de la misma manera que nosotros vemos siempre la misma cara de la Luna porque ésta tarda lo mismo en rotar una vez sobre sí misma que en dar una vuelta alrededor de la Tierra (un poco más de 27 días), también en los mundos de Trappist-1 ocurra lo mismo.



    Si esto fuera así, la vida allí podría ser tan rara como en nuestro romántico satélite. De hecho, se sabe que el año (una vuelta completa alrededor de Trappist-1) dura un día en el planeta “b”, -el más cercano a la estrella- mientras que en el más alejado “h”, el año dura doce días. ¿No será semejante velocidad de traslación incompatible con la vida?



    La fiebre por encontrar seres vivos fuera de la Tierra se sustenta, a mi modo de ver, en unas ideas equivocadas. En creer que allí donde haya agua, atmósfera, ciertos elementos químicos y temperatura adecuada, inevitablemente aparecerán seres vivos como setas porque, al fin y al cabo, la vida no tiene propósito alguno, ni ha sido diseñada por nadie.



    Sería sólo el simple producto emergente del juego azaroso de las leyes físicas y químicas. Siempre que éstas se pongan de acuerdo, sea donde sea, surgirá la vida de la chistera. Esto es lo que piensan muchos evolucionistas hasta el presente. Sin embargo, lo cierto es que sabemos muy poco sobre el origen de la vida en la Tierra, a partir de una supuesta evolución de la materia inorgánica, como para hacer semejantes afirmaciones gratuitas.



    Es cierto que existen muchas hipótesis pero ninguna demostrada o concluyente. Hasta las más sencillas bacterias requieren una increíble cantidad de información que el ambiente es incapaz de proporcionar. No digamos ya la vida inteligente. Esto lo reconocen hoy hasta los principales biólogos evolutivos del mundo.



    No obstante, la exobiología (curiosa disciplina que busca vida fuera de la Tierra y que, hoy por hoy, carece de objeto de estudio ya que no se ha encontrado), a pesar de no saber cómo pudo originarse la vida aquí, está presta a decirnos que hay miles de planetas habitados por todo el universo. Buscar otros mundos es la moda contemporánea, como en su día lo fueran la arribada de ovnis, ET o el famoso proyecto SETI, llevados todos a la gran pantalla.



    Cuando la NASA propuso este proyecto de buscar civilizaciones extraterrestres, allá por los años 70 del pasado siglo, se dijo que en tan solo una década se habrían encontrado varios planetas con vida inteligente. Supuestamente esto era lo que permitía deducir la ecuación de Drake. Sin embargo, después de más de 40 años de búsqueda interestelar no se ha descubierto absolutamente nada.



    Ni siquiera el más minúsculo microbio que nos alentara la esperanza de hallar culturas inteligentes. Pero la NASA requiere fondos y hay que convencer al contribuyente. Sin embargo, el hecho de que existan exoplanetas con ambientes similares al terrestre está a años luz de lo que requiere la vida inteligente.1 Personalmente, soy escéptico de que se puedan encontrar otras formas de vida fuera de la Tierra.



    No obstante, ¿y si yo estuviera equivocado? ¿Y si se hallaran no sólo bacterias sino también seres inteligentes incluso superiores a nosotros, como anhelan algunos? ¿No peligraría entonces toda nuestra cosmovisión cristiana? Si hay otras criaturas pensantes en el Universo, ¿no dejaríamos de ser la niña de los ojos de Dios? ¿Les habría redimido también la sangre de la cruz terrestre o se requerirían otros sacrificios extraterráqueos?



    A veces, cuando se elucubra de esta manera, suele olvidarse algo fundamental. Si tan inteligentes fueran esos hipotéticos extraterrestres, quizás jamás se habrían rebelado contra Dios. Esto es lo que indica, por ejemplo, C. S. Lewis: “…si en algún lugar del universo real existieran otras especies racionales distintas del hombre, no sería necesario suponer que también hubieran caído”.2



    La Caída física y moral que nos acaeció a nosotros no tenía por qué haberles ocurrido también a ellos. A pesar de todo, si el Creador hubiera hecho otros mundos habitados, es indudable que su inmensa sabiduría y bondad habrían previsto todas las posibles eventualidades. En este sentido, yo creo que el descubrimiento de vida o de inteligencia fuera de la Tierra no tendría por qué que afectar al cristianismo.



    Pero, ¿qué sucede si el universo ha sido realmente diseñado? ¿Qué ocurre si, después de todo, nuestro lugar en el cosmos, así como su adecuación a nosotros, sugiere un propósito? Si hacer ciencia supone pensar seriamente sobre toda la evidencia empírica que tenemos ante nosotros, ¿es científico ignorar dicha evidencia porque no encaja con determinada filosofía materialista de la realidad?



    Si el cosmos existe para un propósito, tenemos que empezar a explicarnos las cosas de otra manera. Y si, quizás, la Tierra fuera el único planeta que alberga seres inteligentes como el hombre porque así lo dispuso el gran diseñador. ¿No deberíamos encontrarnos con un cosmos estéril de vida fuera de nuestro planeta, precisamente como el que se ha descubierto hasta ahora?



    Por cierto, fotografié esta Luna sin vida que brillaba sobre el huerto de Getsemaní, tiñendo de plata los olivos milenarios.



     



     




    1 Para abundar en estas ideas puede leerse el esclarecedor libro: El planeta privilegiado de Guillermo González y Jay W. Richards, 2006, Palabra, Madrid.





    2 Lewis, C. S., 2016, El problema del dolor, Rialp, Madrid, p. 99.



     

     


    7
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Manuel5
    06/03/2017
    11:05 h
    6
     
    "Lo que se ha detectado es solamente ..." De la misma manera le decían a Galileo Galilei cuán exponía sus descubrimientos. Tuvieron que pasar décadas para que se aceptaran. Siempre tropiezan con el fundamentalismo bíblico.
     
    Respondiendo a Manuel5

    David
    06/03/2017
    12:34 h
    7
     
    Mira, yo no soy fundamentalista bíblico, entre otras cosas, porqué soy católico, dicho esto, comparar este artículo con la problemática de Galileo, francamente, creo que está fuera de lugar.
     

    Antoine
    03/03/2017
    15:13 h
    4
     
    "Lo que se ha detectado es solamente cómo decrece la luz de la estrella cuando los distintos planetas pasan delante de ella." Sera une forma de poner en duda el hallazgo?
     
    Respondiendo a Antoine

    David
    03/03/2017
    15:59 h
    5
     
    No, es la verdad, de momento no se han podido ver los planetas de forma directa, lea Nature.
     

    Mindundy
    03/03/2017
    09:49 h
    3
     
    A algunos creyentes les incomoda la posibilidad de vida extraplanetaria porque no aparece en Génesis. El problema de la visión literalista es que ni siquiera deberían existir los planetas visibles (no se mencionan en Gn.) sino solo La Luna, El Sol y las estrellas (y el Sol ni siquiera sería una estrella). Pero no es un problema de La Biblia ni teológico sino del literalismo y querer ver ciencia en Génesis ¿Vida en otros planetas? Dios es grande y será lo que él haya querido.
     

    David
    02/03/2017
    19:31 h
    2
     
    También es cierto que el descubrimiento de vida inteligente extraterrestre plantearia retos teológicos en el campo de la unicidad de Cristo y la redención en Cristo, pero esto es otro tema.
     

    David
    02/03/2017
    19:30 h
    1
     
    Yo pienso que el descubrimiento de vida extraterrestre no afecta para nada la fe en Dios, de hecho yo creo que Dios puede haber creado el Universo de tal manera que el surgimiento de la vida sea algo usual, de hecho, según como se mire, si la vida fuera algo común reforzaria el "diseño" del universo más que si la Tierra fuera el único planeta habitado, si somos los únicos, facilmente se puede afirmar que somos fruto del azar, y como tal, somos extremadamente raros.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Los siete mundos de Trappist-1
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.