PUBLICIDAD
 
martes, 10 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Noa Alarcón
2
 

The Big Short o la moralidad de la banca

El gran acierto de la película es que es capaz de explicarte uno de los episodios más siniestros de la historia de Occidente.

PREFERIRíA NO HACERLO AUTOR Noa Alarcón Melchor 12 DE ENERO DE 2017 19:00 h
Escena de la película.

Es difícil encontrarte con una película que te enganche y, al mismo tiempo, te apetezca repetir. Más difícil aún si la película trata de alta economía. Sin embargo, con The Big Short es casi imprescindible repetir el visionado. Primero, porque lo que te explica es tan denso y tan complejo que necesitas volver para entenderlo bien; pero, lo más importante, es porque te deja un sabor de boca tan maravilloso (en las actuaciones, en la historia) que verla por segunda (o tercera) vez no se hace nada pesado.



En 2015 Adam McKay adaptó y dirigió esta película basada en el libro de Michael Lewis, que explica de dónde provino la crisis financiera de 2008, y lo hace a través de una historia verídica, con personajes reales, pero a la vez muy increíble: hubo un grupo de personas que vieron la crisis venir, se adelantaron, invirtieron dinero contra los bancos, y cuando la crisis estalló se hicieron de oro. La película estuvo nominada a varios Óscar (se llevó el de Mejor guion adaptado), y espero que, con el tiempo, se convierta en un clásico del cine político a la altura de Todos los hombres del presidente o JFK.



Se puede disfrutar por los personajes, ese Steve Carrell que se aleja de la comedia histriónica para hacer de alguien que aparenta ser cómico al principio pero que, poco a poco, se va oscureciendo; o Christian Bale, haciendo de un genio inadaptado dedicado a dirigir un grupo de inversión por pura vocación, basado en el personaje real de Michael Burry, doctor en Medicina, que fundó Scion Capital, que escucha música heavy para concentrarse, y que es el primero en atreverse a pronosticar y aprovecharse de la decadencia que se avecina. Incluso se puede disfrutar simplemente del personaje secundario de Brad Pitt, un banquero retirado que pone su conocimiento al servicio de un par de jóvenes inversores que conoce por ser vecinos de su barrio residencial. Es un reparto coral donde no sobra nadie, y eso también se agradece hoy en día en una historia.



Pero el gran acierto de la película, y la razón por la que me ha gustado volver a verla, es porque es capaz de explicarte uno de los episodios más siniestros de la historia de Occidente. En todos estos años nos han explicado muy bien que la culpa de todo la tuvieron las hipotecas subprime, e incluso intentaron explicarnos en qué consistían, pero no es hasta esta película, hasta el momento en que uno de los grupos de inversión decide viajar a Miami y hablar en el apartado de un bar con dos de los agentes comerciales que se dedican a firmar estas hipotecas (dos tipos contratados por otra empresa de servicios financieros, con muy poca cultura, cuya única aspiración es hacerse ricos a costa de quien sea), que puedes entender realmente que no se trata solo de economía, de dinero ni de capital, ni de política o políticos: se trata de la pura y llana corrupción moral del ser humano.



A los que crecimos durante la época de esplendor económico (ahora renombrada “burbuja inmobiliaria”) se nos inculcó (de forma directa o indirecta) que el “mercado”, el centro del sistema capitalista, era un ente autónomo, casi inteligente, aséptico, que se regulaba solo, que no necesitaba ordenación ni supervisión. Se insistía en que todo funcionaba bien y que se autocompensaba, que no había que intervenir. Sin embargo, como cuenta esta película, detrás de cualquier elemento de la cultura que crean las personas hay una dimensión humana, y cuando eso existe, entonces hay influencia de la corrupción innata del ser humano, lo que en términos teológicos se conoce como pecado. En esta película se cuenta cómo todo el mundo hizo su trabajo de la mejor manera posible y cómo, al intentar aprovechar las oportunidades del sistema, crearon una situación de injusticia que tuvo repercusiones globales. La banca, el mercado, nunca fueron entes asépticos, sino que estaba dirigidos por intereses muy concretos y oscuros; se utilizó no como un lugar desde el que distribuir la economía, sino como un instrumento de acumular riqueza al servicio de unos pocos. Eso lo intuíamos muchos en aquellos años en los que no era común (como lo es ahora) poner en duda la moralidad del sistema bancario. Hace quizá una década cualquier que hablara de la perversidad de los bancos era tomado como un exagerado o un loco: de esos conspiranoicos que guardaban sus ahorros bajo el colchón; sin embargo, con la crisis de 2008 no es que se diera pábulo a la conspiración, sino que se pudo comprobar que había habido malas prácticas, abusos y tráfico de influencias; que había personas que se habían enriquecido de que hubiese gente desahuciada; es decir: que realmente había que empezar a considerar que los bancos no eran entidades neutrales, sino que también poseían una moral corrupta y, lo que es peor, que esa corrupción muy a menudo formaba parte de su misma manera de ser. Esa es la razón por la que hoy en día, después de la tormenta (después de los rescates, las fusiones y las reestructuraciones) las entidades bancarias que se mantienen en pie tienen que hacer un enorme esfuerzo publicitario para “lavar” su imagen. El banco que hay en la plaza del ayuntamiento de mi pueblo ha sufrido una remodelación en las últimas semanas. El otro día, al pasar por delante, escuché a una pareja de jubilados preguntarse (no sé cómo serán en otros sitios, pero aquí no dudan en hablar por la calle a voz en grito) si es que habían quitado el banco y habían puesto una cafetería: dentro del local todo son colores cálidos, sillones y espacios diáfanos con juguetes para niños. No, sigue siendo el banco, pero el esfuerzo va enfocado a hacernos creer que son cercanos, amables y humanos, alejándose de la visión de ventanillas, luces fluorescentes de oficina y empleados toscos que venía siendo la imagen.



Al comienzo de The Big Short explican perfectamente en qué consistió este movimiento, de dónde viene y por qué ocurrió, y creo que la moraleja final es que, a pesar de todo, es bueno que no terminemos de fiarnos, por mucho que intenten suavizar ahora su imagen.



Si hoy ves la televisión, fijaos en algún anuncio de un banco; si hablan más de cualidades o valores, o intentan transmitirte una sensación positiva; si hablan de la amistad, del coraje, o de cualquier otra cosa que suene a “buena moral”, acordaos de mí y de The Big Short.


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
27/01/2017
12:39 h
2
 
Se puede comprobar sin lugar a dudas en esa LEY O CLAUSULA BANCARIA de que no solo te quitan el PISO sino puedes pagar que ademas te IMPONEN UNA DEUDA de por vida en este PAIS.Vemos la terrible AVARICIA BANCARIA .Francisco gomez
 

Manolo
13/01/2017
13:57 h
1
 
Banca,Fondos y Grupos públicos-privados de inversión y parte de la clase política en su variada composición(religiosos, monárquicos, militares,republicanos,gubernamentales) forman parte de un estrato influyente en inmensas cantidades dinerarias que orbitan universalmente. Guindos quiere que Goldmans y Blackrock entren en el agujero de las pensiones. Bueno, la pregunta es ¿Qué sobrecosto hay con G. y B y con el Presupuesto del Estado?; ¿sin duda la primera es mas cara en el tiempo?, Paz, mora.
 



 
 
ESTAS EN: - - - The Big Short o la moralidad de la banca
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

 
7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héros: una mujer admirable Héros: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.