PUBLICIDAD
 
miercoles, 17 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Cien años de Blas de Otero

  "Su actitud ante la vida le arranca los versos más estremecedores e indudablemente estremecidos de tierra".

EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 24 DE JUNIO DE 2016 07:05 h
Blas de Otero Blas de Otero (1916-1979).

Por generación literaria se entiende el concepto histórico por el que se trata de explicar el paso de un sistema de creencias a otro innovador y coherente. Así lo entendía Ortega y Gasset, de quien escribí la semana pasada. Desde Gonzalo de Berceo al final del siglo XII hasta el gaditano Carlos Murciano –por poner un ejemplo- nacido a la vida en 1933, España se ha honrado con generaciones de poetas que cantaron glorias a la vida, al amor, a la muerte, a Dios.



Las generaciones de poetas que con más frecuencia se citan en nuestros días son las de 1898 y las de 1927. Pero los poetas no acabaron en España con Valle-Inclán, los hermanos Machado, Unamuno, Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Rafael Alberti, Gerardo Diego y otros. También existió la llamada Generación de 1936, con representantes tan celebrados como Miguel Hernández, Luis Rosales, Carmen Conde, Leopoldo Panero.



Después de la guerra civil surge hacia mitad del siglo pasado la Generación de 1950. Aquí destacan García Nieto, José Luis Hidalgo, José Hierro, Carlos Bousoño, Antonio y Carlos Murciano, Gabriel Celaya, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Vicente Aleixandre, Premio Nobel de Literatura en 1977, y Blas Otero, de cuyo nacimiento se cumplen ahora cien años.



Este vasco, uno de los poetas líricos más significativos de las últimas generaciones nació en Bilbao el 15 de marzo de 1916. Cursó las primeras letras en su ciudad natal y el bachillerato en Madrid. En la Universidad de Valladolid se licenció en Derecho y en la Universidad Central cursó la carrera de Filosofía y Letras. Durante un tiempo vivió en Bilbao, dedicado a actividades propias del Derecho. Ciudadano del mundo, como le gustaba identificarse, realizó largos viajes por China, Unión Soviética, Cuba y países de Europa: Francia, Inglaterra, Italia, Suiza y otros.



Blas de Otero se dio a conocer como poeta a los 26 años, con una breve obra titulada “Cántico Espiritual”, homenaje a San Juan de la Cruz. Su segundo libro, “Ángel fieramente humano” apareció en Madrid en 1950. Con este libro los críticos literarios descubrieron a un poeta muy personal, hondo y de una gran fuerza lírica. Entonces se dijo que “Ángel fieramente humano” constituía “uno de los libros más interesantes de poesía publicados en España en los últimos años”.



Además de los dos mencionados, Blas de Otero publicó otros diez. Torrente Ballester dijo de él que “su actitud ante la vida le arranca los versos más estremecedores e indudablemente estremecidos de tierra”. Toda la obra del poeta vasco supone un canto comunitario no sólo por su temática sino por dirigirse a la mayoría, concepto con el que se enfrentaba a la actitud aristocratizante representada “por la inmensa minoría” de que hablaba Juan Ramón Jiménez.



Especialmente en su primera etapa, antes de derivar casi exclusivamente a lo social, Blas de Otero, creyente católico, ahondó en el tema religioso,pero no tan desesperadamente como su compatriota Unamuno. Otero escribió de sí mismo: “en el ámbito de lo religioso puede ocurrir que nos encontremos con poemas que se mueven dentro de la religión, o fuera, o contra ella. En mi obra creo que se dan todas estas facetas”.



El poeta sabe que estamos, como las islas, rodeados de Dios. El barco que nos libera del agua lleva escrito en el frontal de proa la palabra muerte. Pero se trata de una nave comandada por Dios. En el poema “La tierra”, Blas de Otero escribe:




De tierra y mar, de fuego y sombra pura,



esta rosa redonda, reclinada



en el espacio, rosa volteada



por las manos de Dios, ¡cómo procura



 



sostenernos en pie y en hermosura



de cielo abierto, oh inmortalizada



luz de la muerte hiriendo nuestra nada!



La Tierra: girasol; poma madura.



 



Pero viene un mal viento, un golpe frio



de las manos de Dios, y nos derriba.



Y el hombre, que era un árbol, ya es un río.



 



Un río echado, sin rumor, vacío,



mientras la Tierra sigue a la deriva,



¡oh Capitán, mi Capitán, Dios mío!




 



La muerte. Siempre la muerte. Tormento eterno de los poetas. Miedo aterrador al traspaso de frontera. El miedo a morir que llegó a desequilibrar mentes como las de Miguel de Unamuno, Valle-Inclán, Rubén Darío, Pablo Neruda, Amado Nervo, José Luis Hidalgo, decenas, centenas, miles más en todas las edades y en todos los países. La muerte está tan cerca de nosotros como el botón de la ropa en que está cosido. Pero, según leemos, parece ser que está más cerca del botón que cierra la prenda del poeta.




Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte



al borde del abismo, estoy clamando



a Dios. Y su silencio, retumbando,



ahoga mi voz en el vacío inerte.



 



Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte,



despierto. Y noche a noche, no sé cuando



oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando



solo. Arañando sombras para verte.



 



Alzo la mano y Tú me la cercenas.



Abro los ojos: me los sajas vivos.



Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.



 



Esto es ser hombre: horror a manos llenas.



Ser –y no ser- eternos fugitivos,



¡Ángel con grandes alas de cadena!




 



Si atendemos al Cristo de San Pablo, la muerte entró en el mundo por un hombre. Ese hombre fue la primera criatura de Dios. Luego la llave de la muerte, como la llave de la vida, sólo están en las manos del Eterno.  Blas de Otero lo intuye, lo interioriza en el corazón y lo exterioriza en el poema titulado “Salmo por el hombre de hoy”.




Salva al hombre, Señor, en esta hora



horrorosa, de trágico destino;



no sabe adónde va, de donde vino



tanto dolor, que en sauce roto llora.



Ponlo de pie, Señor, clava tu aurora



En su costado, y sepa que es divino



despojo, polvo errante en el camino;



mas que tu luz lo inmortaliza y dora.



 



Mira, Señor, que tanto llanto, arriba,



en pleamar, oleando a la deriva,



amenaza cubrirnos con la Nada.



 



¡Ponnos, Señor, encima de la muerte!



¡Agiganta, sostén nuestra mirada



para que aprenda, desde ahora a verte!




La voz de Blas de Otero, enraizada en la tierra que también pisaron Pío Baroja, Gabriel Celaya, Miguel de Unamuno y otros vascos ilustres, constituye una de las revelaciones poéticas de mayor hondura en la generación literaria de postguerra. De sus versos recibimos un nuevo modo de estar en el mundo. Otro gran poeta, Dámaso Alonso, emite este juicio en su obra “Poetas españoles contemporáneos”. “La poesía de Blas de Otero es quizá la que más me ha conmovido en estos últimos años”. Y sigue conmoviéndonos.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Cien años de Blas de Otero
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.