PUBLICIDAD
 
viernes, 21 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Alain Auderset
     

    La aventura de París

    Lo que más me gusta de estos macroencuentros, es estar entre bastidores, lejos del escenario. Con gran alegría, puedo constatar que la sinceridad de los participantes es la misma aquí que en el escenario.

    CITA CON DIOS AUTOR Alain Auderset 11 DE JUNIO DE 2016 11:15 h
    alain auderset Ilustración: Alain Auderset

    Sobrepasado por una ola



    Son las dos de la mañana y me precipito sobre París con el sentimiento de ser arrastrado por el remolino de un río. Tras haber dejado a unos autoestopistas llego a destino, una sala a tope con 3.500 personas, con retransmisión video vía internet a más de 10.000 conexiones en directo. Encuentros con oradores conocidos (que yo no conozco) y yo (que conozco) pasando desapercibido con una misión muy particular: dibujar en la gran pantalla mientras que ellos hablan.



     



    Haciendo el Mac Gyver



    Enseguida me doy cuenta de que lo que hago es innovador. ¡En efecto, no han previsto nada para mí! Pero me lo tomo con calma, improviso la conversión de un flightcase para amplificador en una mesa de dibujo, cuelgo una especie de cámara en la punta de una cinta adhesiva improvisada que andaba por ahí, transformo una especie de parrilla para asar chistorras en un foco luminoso.



    Lo que queda de mi cabeza está a 1 m de un gran altavoz que permite que las personas del fondo de la sala oigan con toda claridad hasta el pedo de una hormiga... (Mi consuelo: ¡El olor no será amplificado!). Me mantengo de pie, dibujando en equilibrio sobre mi instalación improvisada. El más mínimo trazo será proyectado en la gran pantalla durante esos tres días. Pero siento la presencia de Dios que por momentos se ampara de mi lápiz, creando las más bellas improvisaciones dibujadas. Me siento como un receptor hipersensible al espíritu que sopla en la sala y transcribiendo en imagen todos esos efluvios captados, sobre todo durante el tiempo de alabanza.



     



    El tiempo de los apóstoles



    Alzo los ojos, y soy el testigo silencioso de la llegada repentina y espectacular del Espíritu Santo de Dios sobre la gente… Es como volver a los tiempos de  los apóstoles que nos describe la Biblia: los enfermos son sanados de enfermedades incurables, los demonios (sí, sí, lo han leído bien) no pudiendo soportar el ambiente celestial salen de muchas personas gritando (¡eso da un poco de miedo!), y se dan palabras de conocimiento muy precisas y detalladas a algunas personas en particular.



    Y, colocado donde estoy, pasa lo que tenía que pasar: recibo una profecía en toda la cara a través del orador principal, diciendo algunas cosas increíbles que Dios ha previsto hacer conmigo (¡vaya!, estoy tan sorprendido de qué se dirijan a mí desde lo alto del escenario, que no he captado nada…).



    Lo que más me gusta de estos macroencuentros, es estar entre bastidores, lejos del escenario. Con gran alegría, puedo constatar que la sinceridad de los participantes es la misma aquí que en el escenario.



     



    La puerta lateral…



    ...Salgo para huir del incesante murmullo de la multitud. Echo de menos la dulce melodía del rumor del follaje del bosque. Un muro de seto se extiende a lo largo del camino que conduce al hotel. De repente mi mirada se queda clavada en una discreta puertita de rejas incrustada en él, una entrada… Miro a la izquierda, a la derecha, nadie, mi curiosidad me empuja prudentemente hacia dentro (¡no soy yo, es ella!)



    Y allí: ¡sorpresa! en pleno corazón de esta agitada ciudad, me encuentro directamente en la intimidad de la presencia de Jesús, justo en medio de un vasto estadio verde de rugby, rodeado de naturaleza y de cantos de pájaros...  ¿esto es real? conejos en libertad saltan por los arbustos (¡bah, no intenten entenderlo...)



    Me llené por completo de Su ternura.



    Por la noche, los responsables del encuentro me dan tres minutos para hablar a la multitud. Tres minutos es poco, pero ante 13.000 personas es mucho… ¿Qué les puedo decir en tan poco tiempo?



    Pero la abundancia recibida por la tarde en mi encuentro cara a cara con el Señor de los conejos (y subsidiariamente del universo), rebosa en mi corazón y a pesar del tamaño de la sala, la llena hasta el techo…



    ... Fin de la velada, estoy reventado, todo el mundo se va, vaciando poco a poco la enorme sala. Como suele suceder, soy uno de los últimos en abandonar el barco.



    Quedo solo con mis pensamientos mientras recojo los cómics colocados en mi stand. Ante el resultado mediocre de mis ventas, me interrogo acerca de mi utilidad y mi impacto real…



    Pero cuando levanto la cabeza, me encuentro cara a cara con un modesto grupo de jóvenes que viene expresamente a verme, visiblemente conmovidos, me dan las gracias con entusiasmo. Una joven, me dice con lágrimas en los ojos:



    “Los tres minutos que has hablado, son los que más me han conmovido en todo el fin de semana…”



    Lo más grande que puedes dar, no es tu trabajo (aunque éste sea para Dios) sino a Jesús mismo…



     



    Para los amantes de la letra pequeña



    Entre el público, se me invita, entre dos reuniones, a hablar en dos cultos seguidos en Belleville. Desde allí, soy directamente catapultado a la iglesia china. ¡Una “coincidencia” - que da escalofríos en la espalda-  ha hecho que esté alojado en el mismo barrio y gracias a eso he podido llegar a tiempo!



     




    Frente a una futura multitud



    Vaya contraste. Dejo la muchedumbre y me encuentro como orador de un grupo de una quincena de jóvenes. Un pensamiento muy fuerte cae sobre mí:



    - Vosotros sois semillas y campos saldrán de las personas presentes en esta sala.



    Esto tuvo el efecto de un detonador, especialmente en una de las responsables que había recibido exactamente las mismas palabras…   



     



    Más pequeña todavía



    Hay una joven venezolana que me ayuda en el taller, lo increíble es que nos hemos dado cuenta de que la responsable que me ha invitado era, hace unos 10 años, su vecina en Caracas.



    (Caracas: 6 millones de habitantes, París y alrededores, ídem.)



    Esto, por ejemplo, es inútil que intentes descifrarlo, porque no quiere decir nada…



     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La aventura de París
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.