PUBLICIDAD
 
martes, 25 de abril de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    1
     

    Asco de vida

    El pecado no solo es un mal que cometemos; también es un mal que nos sucede sin que podamos remediarlo. ¿Por qué? Porque vivimos en un mundo de pecado.

    PREFERIRíA NO HACERLO AUTOR Noa Alarcón Melchor 31 DE MARZO DE 2016 20:05 h
    asco de vida, adv, foro, comentarios Tres mensajes encontrados en ADV.

    Una de las cosas que siempre me costó mucho entender fue el concepto de pecado. Criándome en un país católico, en un entorno católico en la vida cotidiana, el pecado era exclusivamente una acción deshonesta, mala, concreta, de la que éramos conscientes al cometerla. Era robar chuches en la tienda o mentir a la profesora.



    Si te abstenías de cometer malas acciones, no tendrías que confesarte, así que estarías de buenas con Dios. Al criarme en un entorno evangélico al mismo tiempo, nos intentaban explicar que no servía de nada confesar al cura los pecados porque así no se obtenía el perdón.



    Lo que yo pensaba sin atreverme nunca a decírselo a nadie era cómo los católicos podían llevar las cuentas de los pecados que cometían; yo habría sido incapaz. Menos mal que luego entendí que no era exactamente así, o, al menos, no en los católicos más sinceros y cercanos a Dios y a la Biblia.



    Por otro lado alguien, desafortunadamente, en una edad muy temprana de mi formación, me pretendió enseñar que Dios nunca escucharía mis oraciones si yo tenía pecados sin confesar al ponerme a orar (por favor, líderes de la iglesia, vigilad y comprobad bien a vuestros maestros, sobre todo a los de niños y adolescentes), y entonces creció mi paranoia: ¿cómo podía entonces empezar una oración sabiendo que Dios no la iba a escuchar porque no había pedido perdón? La solución obvia (empezar pidiéndole a Dios perdón antes de nada) chocaba con la oración de Jesús, el padre nuestro, que hasta el final casi de la oración no pide a Dios que perdone nuestras ofensas.



    Así, entre un concepto del pecado concreto y controlado como el católico, el de las malas acciones que hacemos adrede, y el concepto etéreo y abstracto que (no) se predicaba en algunos circuitos evangélicos, yo no conseguía encajar la verdad de lo que leía en la Biblia acerca de lo que era en realidad el pecado, en qué consistía. Por ejemplo, el relato de Job me obsesionó y me horrorizó a partes iguales durante algún tiempo.



    Gracias a Dios, cuando te acercas a él con un corazón sincero, aunque esté lleno de preguntas, él te ayuda a encontrar las respuestas. Jesús es el maestro bueno, y un maestro bueno siempre intenta enseñar.



    Hace algún tiempo, sin pretenderlo, me topé con una página web que terminó de resolver todas mis dudas con respecto a lo que es, a lo que realmente representa, que seamos una humanidad perdida en el pecado. Se llama Asco de vida y quizá muchos lo conozcan. La página se presenta así: “Asco de vida recoge anécdotas que han arruinado tu día. ¿Por qué guardártelo para ti cuando puedes sacar una sonrisa a miles de personas? Tu desgracia puede ser nuestra gracia”. 



    Todas las pequeñas historias terminan con un código, “ADV”, una sentencia final: asco de vida. Los creadores de esta página tienen otras similares, todas pensadas como lugares donde los usuarios pueden crear pequeños contenidos (imágenes, gifs, memes) que son moderados por los propios usuarios y compartidos como contenidos virales. Es una red importante y poderosa, una de esas cosas asombrosamente poderosas que mueven una parte importante del mundo de la que muchos vivimos completamente ajenos.



    Sin embargo, la adicción (si puede llamarse así) que genera Asco de vida no se debe a imágenes o a recursos digitales, sino al simple poder de la palabra. Son microrrelatos que hablan de la desgracia humana desde un intento de humor que se queda corto y frío. Leer un rato esta página es la clave para convencer a los dudosos de que el pecado no es una palabra vieja, ni un concepto pasado de moda.



    Es el mal al que estamos condenados a inclinarnos. Es el mal sutil, la pequeña concatenación de desgracias, en la que vivimos, que forma parte de nosotros mismos, y de donde no podemos huir por nuestro propio pie. El pecado no solo es un mal que cometemos; también es un mal que nos sucede sin que podamos remediarlo. ¿Por qué? Porque vivimos en un mundo de pecado.



    El pecado es algo que nos afecta queramos o no, aunque intentemos esforzarnos por salir de su influencia. Está en nosotros, pero no depende totalmente de nosotros. Vivimos en un mundo en que todos son pecadores, y a veces sufrimos las consecuencias de los pecados de los demás, de su egoísmo, su ignorancia, sus malas decisiones. Eso también es el pecado.



     



     



    Suele ocurrir que cuando nos golpean las consecuencias del pecado, de nuestro mal, no nos damos cuenta de que llevamos mucho tiempo conviviendo con ello sin percatarnos (o sin querer hacerlo).



     





    Sin embargo, por supuesto, nuestro propio pecado es el inicio de todo. Y lo peor de todo es que muchas veces lo sabemos: sabemos que está mal, pero lo hacemos igualmente.



    En muchas ocasiones quienes viven ajenos a su propio pecado lo perciben como una desgracia inmerecida, y eso también es pecado.



     





    Pero lo más asombroso de esta página, la clave de todo, es la cantidad de gente que, desde el anonimato en la gran mayoría de ocasiones, admite que su vida es un asco, que se merecen lo que ha pasado, y reconocen que no hay escapatoria.



     





     



    Esta página es un observatorio, aunque sea triste, para conocer la realidad que nos rodea. Lo que aquí se cuenta no sale en televisión, donde todo está modificado y maquillado, editado para dar cierta impresión o provocar alguna reacción.



    La verdad es que lo que sale en esta página, salvando las exageraciones e invenciones, es la vida misma de los que no conocen al Señor y, aun sin saber cómo ponerle nombre, viven las consecuencias del pecado: familias desestructuradas, abusos, engaños; relaciones tóxicas, pérdidas, duelos mal curados, ansiedad.



    Hay muchos adolescentes y jóvenes que escriben y cuentan sus historias del instituto y la universidad, lo que pasa con sus padres, y aunque faltara una parte de la historia para conocer lo que ha pasado realmente, es un reflejo fidedigno de la frustración, la ansiedad y el desconcierto que provoca la vida, y el intentar vivirla casi a ciegas, intentándolo lo mejor posible y sabiendo que no es suficiente.



    Señores, lo que refleja esta página es nuestro campo de misión en este país. Son nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo. Sus historias cabrían dentro de la página, si quisieran escribirlas.



    Si observamos todas estas historias desde los ojos de Dios, conoceremos una respuesta para cada asco de vida proferido. Sabemos que en Cristo hay solución para estas situaciones, para que la gente no se sienta tan sola, tan defraudada, tan desesperanzada. Ninguna dosis de humor puede acabar con la sensación de desazón de estas historias que hablan de relaciones amorosas corrompidas, de engaños, celos, de decepciones.



    Si al leerlo nos parecen cosas lejanas, que no tienen nada que ver con nosotros, es que no estamos donde debemos estar. Se nos ha llamado a ser luz. En esta página uno puede leer qué piensa la gente “de allá afuera” y por qué muchas veces los mensajes evangelísticos prefabricados no sirven para nada, y principalmente es porque no nos hemos preocupado de leer, escuchar o atender por qué sienten que su vida es un asco. A veces, desde la iglesia, se pretende que la gente acepte una respuesta a una pregunta que no han planteado.



    Tenemos que volver a hablar del pecado, pero entendiéndolo en el contexto auténtico y genuino de nuestra sociedad. Porque el evangelio sigue siendo relevante y poderoso, Cristo sigue siendo la solución, pero tenemos que esforzarnos por salir, por escuchar sus preguntas y adaptar nuestra respuesta a ellas. Es al revés de cómo lo hemos pretendido hacer muchas veces.



    Y, en el fondo, en manos de Dios, es una misión apasionante.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Marc
    04/04/2016
    17:55 h
    1
     
    Noa, aún siendo cristianos, la vida es un asco. A veces sufrimos tanto teniendo a Cristo de nuestro lado, que es doloroso vivir. Con Cristo o sin Cristo, la vida es un via crucis hasta que la muerte acaba con todo. Si supieras lo que me acaba de suceder..., entenderías lo que te digo y eso que llevo 30 años de cristiano. Saludos y buen aporte.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Asco de vida
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Restaurar al pastor Restaurar al pastor

    Marcos Zapata será uno de los ponentes del próximo Seminario de Teología y Psicología Pastoral que abordará el tema general “¿Quién pastorea al pastor?”.

     
    Erdogán y Turquía según C. Vidal Erdogán y Turquía según C. Vidal

    Entrevista a César Vidal de las razones que han llevado al escenario político actual en Turquía, cómo afecta a Rusia, UE, EEUU, ISIS, Siria, Irán e Israel; y el posible escenario al que conduce.

     
    Trump y Al Asad ¿qué pasa en Siria? C. Vidal Trump y Al Asad ¿qué pasa en Siria? C. Vidal

    Trump ordenó bombardear Siria tras un ataque con armas químicas que se interpretó causado por Al Asad ¿Es esto cierto? ¿Qué hay detrás de esta actuación? ¿Qué pasará con EEUU, Siria, Rusia, Irán e Israel? Entrevista a César Vidal.

     
    “Nos jugamos que podamos expresarnos todos los españoles con libertad” “Nos jugamos que podamos expresarnos todos los españoles con libertad”

    El presidente de Hazteoir hace balance de la campaña del autubús y expresa su preocupación por las leyes aprobadas que en su opinión intentan adoctrinar en la ideología de género.

     
    Venezuela tras el ‘autogolpe’ de Estado

    La crisis actual en Venezuela: un amplio análisis de las causas, situación social y política, y el posible futuro. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    8 causas: justicia social 8 causas: justicia social

    Los valores de la Reforma protestante impregnaron sociedades. Impulsaron e impulsan personas para luchar por la justicia social como compromiso ineludible y consecuente de su fe en Jesús.

     
    La Reforma protestante sigue viva hoy La Reforma protestante sigue viva hoy

    Hacedores de Historia, con la ayuda de varios jóvenes profesionales (dos artistas, dos abogados -uno político) analiza la vigencia de la Reforma en la sociedad y personas de nuestro tiempo.

     
    3MJ #56: las manos de Dios 3MJ #56: las manos de Dios

    Las marcas de la cruz en las manos de Jesús permanecerán por toda la eternidad, mostrando su amor por nosotros.

     
    Cristianismo para no cristianos: C. Vidal Cristianismo para no cristianos: C. Vidal

    Conferencia impartida por César Vidal dentro de un ciclo del Centro Cultural Argentino de Miami este pasado 10 de abril de 2017.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.