PUBLICIDAD
 
lunes, 18 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    23
     

    ¿Dónde están las mujeres?

    Casi todos admitirán que en sus iglesias hay mujeres inteligentes, formadas, capacitadas, serviciales, llenas del amor y la sabiduría de Dios. Sin embargo, hay muy pocas probabilidades de que sean invitadas a cierta clase de eventos.

    PREFERIRíA NO HACERLO AUTOR Noa Alarcón Melchor 30 DE JULIO DE 2015 23:55 h
    microphone Micrófono. Evan Forester (Flickr, CC)

    Que es verano no solo se nota en el calor, también en la extraña proliferación de melodías pegadizas, sandalias y moscas. Y también porque se nos llena la agenda de encuentros y conferencias, muchos de ellos especialmente dedicados a jóvenes, que son los que menos tiempo libre tienen el resto del año.



    En una curiosa conversación por Twitter con algunos hermanos, acabamos hablando de por qué a uno de esos citados encuentros juveniles no se había invitado a más mujeres a exponer sus ideas. Había un lujoso cartel lleno de dignos conferenciantes… y dos mujeres. Una de las dos iba acompañando a su marido. Ante la pregunta: “¿Por qué no se ha invitado a más mujeres?”, surgió otra pregunta: “¿Dónde están esas mujeres a las que invitar?”.



    No penséis que estoy obsesionada con este tema. Pero sí me sorprende la cantidad de gente dolida y trastocada, desorientada de las grandes cuestiones que se nos ha encomendado a hacer para el reino de Dios, porque nos andamos peleando por estos temas menores; es cierto que no resulta fácil encontrar el equilibrio entre el feminismo trasnochado de la sociedad actual, las tendencias machistas que se resisten a desaparecer y el principio bíblico de igualdad entre hombres y mujeres en Cristo. En la sociedad en que vivimos, al mismo tiempo que sigue existiendo un machismo galopante, existe un movimiento de desprecio a lo masculino promulgado por señoras que creen que humillar a los hombres es la mejor manera de compensar el machismo. Igual de eficaz que tratar de matar mosquitos con un AK-47.



    Dentro de las iglesias, muchos no saben cómo enfrentarse a estos movimientos avasalladores, y recurren a convertir en dogmas bíblicos viejas tradiciones culturales, recurriendo al argumento de que se vivía mucho mejor en tiempos pasados cuando había más respeto y decencia; cosa que no se parece ni de lejos a la realidad, pero ya lo dijo Eclesiastés: “Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas” (7:10). La Biblia recuerda que la igualdad es de doble vía, y que el respeto entre hombres y mujeres debe ser mutuo, defendiendo las diferencias naturales y fomentando que todos estamos bajo el mismo Espíritu y la misma fe. Dicho esto, a estas alturas ya se ha estudiado, explicado, defendido y argumentado suficientemente bien que la Biblia dice que las mujeres no están discriminadas de ninguna manera en el nuevo orden bajo Cristo, y que tienen las mismas capacidades y responsabilidades que cualquier hombre.



    Supongo que si acceden a los enlaces que pongo aquí arriba y leen estas argumentaciones tan bien explicadas, casi todos las darán como ciertas. Casi todos admitirán que en sus iglesias hay mujeres inteligentes, formadas, capacitadas, serviciales y llenas del amor y la sabiduría de Dios. Y sin embargo, hay muy pocas probabilidades de que sean invitadas a cierta clase de eventos. No exagero, hagan la prueba. Busquen la publicidad de todos esos encuentros que se van a realizar en los próximos meses. Muchos de ellos ponen las fotografías de los conferenciantes. Cuenten las mujeres que haya. Observen que, cuando las hay, pocas veces habrá mujeres que hablen de temas relacionados con la fe, la política, la cultura o la teología.



    Empecé hablando de sandalias y música pegajosa porque en realidad es un tema muy triste. Desde mi experiencia puedo decir que hay dos razones por las cuales las mujeres no están en los grandes eventos. La primera es que las propias mujeres no quieren ir. Muchas no tienen ningún reparo en participar de actividades a nivel local, pero nada a nivel nacional. Declinan las invitaciones o se parapetan detrás de una extraña humildad que no concuerda con su capacidad. Puede que eso sea, en parte, porque no quieren enfrentarse a todo ese sector que considera pecado que una mujer pueda enseñarles nada. Puede que ellas mismas se crean que Dios les ha dado un papel secundario en el mundo. Puede que sea, por otro lado, porque se han acostumbrado a ese pequeño círculo de comodidad y no se atreven a salir de ahí.



    La segunda razón es todavía más triste. Me lo dijo una amiga y desde ese día no he dejado de darle vueltas. De hecho, fue lo que propició este artículo: para que una mujer llegue a tener cierta buena fama tiene que demostrar muchos más credenciales que cualquier otro hombre que se encuentre en su mismo nivel de popularidad. Las mujeres que sí participan y sí dan conferencias tienen que demostrar sus estudios de grado superior, su profesionalidad y sus años de experiencia, o ser las esposas de alguien importante. Y no quiero que esto suene a acusación de patio de colegio, pero a gran parte de los conferenciantes masculinos que acuden a los mismos eventos no se les reclama tanta preparación. Muchos no tienen estudios universitarios, y otros han estudiado algo que no tiene nada que ver con su ministerio. Otros tienen simplemente su título de diplomado en teología. Simplemente, son buenos. Simplemente, se ve que Dios los utiliza. Para los hombres ese buen argumento vale, pero para las mujeres no.



    No estoy hablando por hablar. Vayan a una librería evangélica y observen las contraportadas de los libros que nos llegan traducidos del otro lado del Atlántico. Aquellos escritos por mujeres, ¿cuánta acreditación aportan? Toda la que sea posible, y aun así deben decir de quién son esposas. Observen también las biografías de los autores masculinos. Gran parte de las veces solo hablará de sus años de experiencia en tal o cual congregación o ministerio. A ellas siempre se les pide que expliquen si tienen hijos; a ellos, por lo general, no. Es mucho más probable que una editorial del ámbito cristiano publique un libro, sea cual sea el tema, si el autor es un hombre. Si el libro escrito por una mujer habla de temas femeninos o familiares, también tiene posibilidades de ser publicado. ¿Pero libros de mujeres hablando de teología? ¿De temas sociales o de pensamiento? ¿Comentarios bíblicos escritos por mujeres? No digo que sea norma, pero sí es una tendencia, y bastante alarmante.



    Fuera del mundo evangélico es misteriosamente similar. Los ensayos punteros sobre temas de importancia científica suelen estar escritos por hombres, salvo contadas excepciones. A principios de verano Jesús García Sánchez, conocido como Chus Visor, el editor de una de las editoriales de poesía más importantes en lengua castellana, decía en una entrevista: “La poesía femenina en España no está a la altura de la masculina”. “No hay una poeta importante ni en el 98, ni en el 27, ni en los 50, ni hoy. Hay muchas que están bien, como Elena Medel, pero no se la puede considerar, por una Medel hay cinco hombres equivalentes”. Frente a tal declaración varios colectivos llevan todo el mes de julio quejándose.



    En otro mundo totalmente diferente como es el de los videojuegos está el caso de Zoe Quinn y Anita Sarkeesian. La primera es una desarrolladora de videojuegos (un mundo mayoritariamente masculino) y la segunda es una activista que cierto día decidió denunciar el machismo imperante en esta industria. La respuesta de los gamers (jugadores de videojuegos) masculinos del mundo fue el llamado el Gamergate, una campaña de acusaciones y desprestigio a las mujeres que corrió por las redes sociales y foros de Internet, que duró varias semanas y que abrió un importante debate acerca de cómo es posible que después de todos los movimientos a favor de la igualdad de los últimos cuarenta años, de las campañas y las políticas sociales, se esté dando esta peligrosa deriva hacia actitudes machistas y dominantes entre las jóvenes generaciones.



    Existe una página web buenísima y muy triste donde la gente puede contar sus experiencias con los llamados micromachismos”, expresiones cotidianas de discriminación hacia la mujer. Expresiones comunes, incrustadas en lo profundo de nuestra identidad cultural. Cosas que se vienen repitiendo desde hace siglos, e independientemente de los avances y las políticas sociales se siguen transmitiendo. Cosas que denigran a las mujeres, pero también a los hombres que las dicen.



    El hecho de que tanto dentro como fuera de la iglesia el tema sea tan asombrosamente similar debería hacernos sospechar. Yo creo que mucha gente cristiana que defiende que la mujer no debe hablar ni predicar (y mucho menos ser invitada a eventos como conferenciante), y que argumenta que los que creen lo contrario “se dejan llevar por el mundo” o por “interpretaciones liberales de la Biblia”, no son conscientes de que, ironías de la vida, en realidad son ellos los que están intentando aplicar con calzador a la iglesia lo que traen aprendido de la calle. Me explico (aunque ya hablé aquí de esto no hace mucho): la Biblia repite sin cesar que en Cristo ya no hay hombre ni mujer, ni esclavo ni libre. Que Dios nos creó hombres y mujeres y que ambos somos, en la misma medida, y cada uno con sus cualidades particulares, una expresión de la imagen específica de Dios. Los versículos que parece que dicen lo contrario deben interpretarse a la luz de la propia Biblia, y no de manera independiente, algo que es un principio básico de la hermenéutica. La verdadera iglesia de Cristo debería ser quien predicase principio igualitario, como Jesús hacía dejándose ver rodeado de mujeres, comiendo con ellas, compartiendo su tiempo con ellas en una época en la que eso era una brutalidad. Lo que no es de Dios, lo que no estaba en su plan, era la desigualdad, la opresión, el machismo. Eso es consecuencia del pecado. Así pues, quienes defienden que lo más cristiano es que la mujer adopte un papel secundario y supeditado al hombre en todo lo referente al reino de Dios, en realidad son los que menos entienden qué es ser cristiano. Ellos son los primeros que están intentando colar como santa una idea que no pertenece a la nueva vida en Cristo sino a toda una vida asimilando mensajes discriminatorios y estereotipados.



    A las mujeres que se sienten preocupadas o agobiadas en su entorno por este tema, que no se desanimen. Lo que el Señor ha destinado para nosotras es que podamos hacer el bien y vivir sin ningún temor (1 Pedro 3:6), sea donde sea que él nos quiera colocar. No somos más santas por estar más calladas.



    A los organizadores de eventos estivales me gustaría dejarles un mensaje final: no tengáis miedo de admirar a vuestras mujeres y de invitarlas a que compartan lo que el Señor les ha enseñado. Si no las encontráis, buscadlas, porque las hay. Dios lleva preparándolas muchos años para lo que viene por delante.



     


     

     


    23
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    02/09/2015
    06:49 h
    21
     
    Entre otras cosas, el artículo de Lucy Kellaway afirma que los hombres están más dispuestos a decir algo ¡aunque no conozcan muy bien el tema!, si con ello muestran (o parecen mostrar) alguna competencia. Espero que eso no se replique en púlpitos y conferencias cristianas, pero sin duda explica la mayor tendencia a la participación masculina. No niego las discriminaciones, y si las eliminan será mejor, pero deben haber elementos de ese tipo que también influyen en la elección de conferencistas.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Noa Alarcón
    02/09/2015
    15:04 h
    22
     
    Gracias por el artículo, lo revisaré. Estas cosas son interesantes. La cuestión no es que haya más o menos mujeres, porque eso sería caer en otro error. El problema es admitir sin problemas a las que han sido llamadas a estar. Por otro lado, en reuniones o convenciones de mujeres no hay nunca problemas en encontrar conferenciantes femeninas, ya me entiendes. Cuestión para analizar. Un abrazo.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    04/09/2015
    07:21 h
    23
     
    Es verdad, sé de mujeres que conocen muy bien algún tema y no son invitadas en eventos cristianos. Quería advertir que el artículo es pago en internet, pero creo que lo publican traducido en otros medios; en el Perú apareció en el diario El Comercio. Si hay en España algún medio que publique notas del FT, seguro apareció allí este lunes último (1/9/15). Que los varones gusten hablar aun de lo que no conocen bien, creo, influye en que se metan en muchos temas, pareciendo expertos. Bendiciones.
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    02/09/2015
    06:39 h
    20
     
    Un artículo de Lucy Kellaway ("Competitive dinner parties show sexes gap") explicaría cómo hombres y mujeres ven de modo diferente eso de hablar sobre un tema en una reunión. No es lo mismo que comenta Noa Alarcón, pero muestra que, aun en un medio más abierto como el empresarial, la disposición de las mujeres a hablar en público se procesa de un modo diferente que en los hombres. Quizás explique algo la pregunta de Noa Alarcón. El artículo es del Financial Times, se traduce en otros medios.
     

    Mariano
    11/08/2015
    18:32 h
    15
     
    Veo las sutilezas de algunos comentarios: "Versículos sueltos" sugiriendo q los versículos que no permiten a la mujer predicar, profetizar en el culto público ni presidir son "unos pocos" ¿los contaron? y de ahí la falacia de su relatividad. Luego hacer un juego de palabras entre predicar, enseñar, y evangelizar, cuando son cosas diferentes, y tienen distintas disposiciones por género. Pero la más fuerte es la sugerencia de una Escritura "limitada por su tiempo". Una respuesta a eso: Inerrancia
     

    ramon lopez peralta
    06/08/2015
    17:44 h
    14
     
    Hay que decir que el mencionado PLAN DE IGUALDAD, EN LA BIBLIA NO EXISTE.Vamos a ver Adan fue formado primero después Eva .Esto lo afirma la biblia . La clara distinción entre varon y mujer esta enseñado en la biblia el esposo es varon la esposa es varona -mujer quien da a luz no es el varon es la mujer y esto porque? porque Dios en su santa Gloria asi dispuso, las bendiciones de Dios abarcan a ambos sin distinción y hay en la biblia distintos encargos DIVINOS a al varon y otros a la mujer.
     

    Walta
    05/08/2015
    07:54 h
    12
     
    En el amor de Cristo le respondo a Noa Alarcón: El servicio de las mujeres en la Iglesia de Cristo es importante,pero eso no indica que sea el mismo que el de los varones. cuando hermanas u hermanos usan el versículo suelto de que en Cristo ya todos somos iguales y no hay Judío ni Griego,ni varón ni mujer,no dicen el contexto completo.es acerca de Gálatas 3 y el contexto habla claramente de la salvación y no de Ministerio u Oficio. por eso es importante estudiar a conciencia la Biblia y Orar.
     
    Respondiendo a Walta

    ANGEL
    06/08/2015
    15:39 h
    13
     
    Precisamente porque ese versículo se ha interpretado como tú lo interpretas refiere a la salvación, fue por eso que la esclavitud duró hasta antes de ayer. Pero el término "salvación" implica más que profesar fe para entrar en el reino de los cielos. La salvación hay que vivirla y desarrollarla y expresarla en términos de "romper yugos" (Is.58.6,8). Algo que se ha perdido de vista a lo largo de los siglos. Igual que hoy.
     
    Respondiendo a ANGEL

    Mariano
    12/08/2015
    19:18 h
    16
     
    Angel, además de desobedecer instrucciones claras como el agua ¿qué yugo se estaría rompiendo si ponemos mujeres a pastorear hombres? ¿El del machismo? Lamento por el machismo -y su también nefasto falso opuesto, el feminismo- pero no está en la misión de la Iglesia salir a romper yugos a mansalva en desobediencia a la Escritura. No lo mandó Cristo y no lo hicieron los apóstoles. Si el espíritu de este tiempo "lo pide", no forcemos versículos para ponerlo como carga a hombros de la Iglesia.
     
    Respondiendo a Mariano

    ANGEL
    13/08/2015
    11:02 h
    17
     
    Mariano, es muy sintomático que Noa Alarcón, no hable para nada de "mujeres pastoras" ni del gobierno de la iglesia y, sin embargo, tú lo sacas a colación, pasando por encima del contenido de su equilibrado artículo que sólo habla de invitar a mujeres a encuentros como conferenciantes sobre muchos y diversos temas. Se nota que tienes fijación con el tema y que incluso evidencias que te molestaría que las mujeres se desempeñaran en esas áreas. (moderado)
     
    Respondiendo a ANGEL

    Mariano
    14/08/2015
    14:43 h
    18
     
    Angel, dijo Noa: "... la Biblia dice que las mujeres no están discriminadas de ninguna manera en el nuevo orden bajo Cristo, y que tienen las mismas capacidades y responsabilidades que cualquier hombre". No sé bien de qué estaba hablando. Comparto que no están discriminadas por la Biblia, y que tienen mismas capacidades intelectuales, mismo honor y valor que los hombres. Pero la cita de Noa, literalmente, también aplica al pastorado y a la profecía en el culto público. Al revés de la Biblia.
     
    Respondiendo a Mariano

    ANGEL
    14/08/2015
    21:45 h
    19
     
    Entonces, si no sabes bien "de qué estaba hablando" la autora, hubiera sido más positivo centrarse en lo que yo decía acerca de lo que encierra el título del artículo y dejar para otra ocasión esa parte que tú has mencionado y que ella no menciona explícitamente. Pero al no hacerlo, pareciera que para ti, ni una cosa ni la otra. Como dijo Noa en un comentario, se hace imposible tratar este tema en espacios tan reducidos como éste. Saludos.
     

    flash
    04/08/2015
    03:47 h
    11
     
    Alguien me puede responder ¿porqué el Señor no llamó para su discipulado a una mujer? ¿porqué SOLO a hombres?
     

    Samuel C
    02/08/2015
    20:07 h
    9
     
    Estimada Vanesa, Creo lo que dice 1 Pedro 3:6, pero no solo la 2ª mirad sino todo el versículo, el cual dice: "como Sara obedecía a Abraham, llamándolo señor. De ella habéis venido vosotras a ser hijas, si hacéis el bien sin temer ninguna amenaza". El Señor nos perfeccione a la luz de su Palabra.
     

    Reyitas
    31/07/2015
    22:19 h
    4
     
    Solo diré ...ole tu!
     

    vanesarod
    31/07/2015
    14:35 h
    2
     
    No hay discriminación en la Biblia hay un orden establecido, esta muy claro el servicio de la mujer y el del hombre. "Enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada" (Tito 2:5-6). El problema es que pensamos que ser cuidadosa del hogar y sujetas a nuestros maridos es discriminatorio, cuando no lo es. Es necesario, es una bendición y es totalmente justo.
     
    Respondiendo a vanesarod

    Noa Alarcón
    31/07/2015
    17:53 h
    3
     
    Tienes toda la razón. Se puede ser una mujer prudente, casta, cuidadosa de tu casa, buena, sujeta a tu marido (si lo tienes), y además participar de la vida de la iglesia en todas sus expresiones y ser de bendición, ayuda y edificación a los hermanos. ¡Bendiciones!
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    vanesarod
    01/08/2015
    11:08 h
    5
     
    El problema es que yo veo en el nuevo testamento a un Jesus estableciendo roles para la mujer y para el hombre incluso en la vida eclesiastica. Por ejemplo, el designo a 12 apostoles, los deberes del obispo, los evangelios inspirados x Dios a hombres, 1Tim. 5:17, 1Tim. 3:1-3, etc La mujer tiene un papel muy importante para Jesus pero no es el de predicar a hombres ni dirigirles. Veo mas necesidad de mujeres educando a sus hijos en Cristo que caras de mujeres en conferencias multitudinarias. Dtb
     
    Respondiendo a vanesarod

    Cristina
    01/08/2015
    13:53 h
    7
     
    con menor valor que los animales, si hubiera habido algún apóstol mujer no habría sido escuchada. Pienso que la mujer y el hombre somos diferentes y por lo tanto estamos hechos para hacer cosas diferentes, pero hay una cosa que tenemos en común y es el mandamiento que Cristo nos dio a TODOS, y este es el de predicar su palabra a todo pueblo y nación, no creo que nadie esté exento de este mandato, sea hombre o mujer y por lo mismo pienso que si tienes ese don tienes el deber de ejercerlo. QDTB:)
     
    Respondiendo a Cristina

    vanesarod
    01/08/2015
    14:39 h
    8
     
    Entonces en que quedamos, Cristo fue igualitario como dice el articulo o se adapto a sus tiempos?
     
    Respondiendo a vanesarod

    Noa Alarcón
    03/08/2015
    10:43 h
    10
     
    Hermana, es un tema complicado para tratarlo por comentarios de espacio limitado. Le ruego que me escriba a mi dirección de correo y seguimos hablando. Un abrazo. (noa.alarcon@protestantedigital.com).
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Cristina
    01/08/2015
    13:48 h
    6
     
    Hola vanesarod:) He leído tu respuesta y no he podido evitar contestar... Como ha dicho nuestra hermana en Cristo en el artículo, es importante leer la Biblia en todo su contexto y no quedarnos solo con versículos sueltos sin tener en cuenta su entorno. Por eso me gustaría humildemente dar mi opinión sobre lo que nos has presentado en este comentario. Teniendo en cuenta la sociedad de los tiempos de Jesús, una sociedad en la que la mujer no tenía valor alguno y eran consideradas
     

    Asun
    31/07/2015
    09:47 h
    1
     
    Has descrito una cruda y triste realidad....Que hay más hombres (en cantidad) preparados...puede ser, porque han tenido y tienen más oportunidades...pero que hay mujeres llamadas y capacitadas es una gran verdad. La discriminaxción se cuela consciente o incosncientemente. Pero sí, estamos por aquí y existimos, y Dios nos ha llamado y capacitado. En vosotros, varones, está la decisión de invitarnos o no, esa es la realidad. Sois los que presidís, dirigís, organizáis, decidís...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Dónde están las mujeres?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio

    Una reflexión sobre Juan el Bautista y la manera en la que Dios lo utilizó para cambiar el transcurso de la humanidad.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.