martes, 16 de Septiembre de 2014   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Derechos humanos, los cristianos y los pobres (59)
13
 

Esclavos ¿de quién?

Los cristianos deben saber que Jesús fue liberador de los oprimidos, de los pobres, de los proscritos, de los esclavos, marginados y rechazados.
DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro Fernández 13 DE AGOSTO DE 2013

En el mundo hay estructuras injustas de poder o de maldad que oprimen, que roban las libertades de los más débiles. Algunos preguntan que dónde están esas estructuras, quieren verlas, pero son entramados económicos, políticos o de poder que están ahí mantenidas por los intereses personales de grupos de presión que, aunque visibles, no es fácil señalarles con el dedo directamente detrás de sus propios entramados estructurales. En este artículo queremos hablar de los esclavos de esas estructuras.

Cuando hablamos de estructuras esclavizantes en contra de los Derechos Humanos y, específicamente contra el artículo 3 de la Declaración Universal, no estamos hablando, por tanto, de entes abstractos que eliminan la libertad del hombre, o su derecho a la seguridad o a la vida, sino que estamos hablando de estructuras sostenidas por hombre concretos que, usando su poder, sea éste económico, social o político, están reprimiendo la vida de muchos, impidiéndoles vivir con dignidad, con libertad, con seguridad. Son las estructuras injustas que esclavizan y que, desde los ambientes teológicos, también pueden ser llamadas estructuras de pecado.

El artículo 3 de la Declaración sigue siendo tajante: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.Para que esto ocurra hay que eliminar toda estructura injusta de poder que impide la libertad de las personas, que esclavizan al ser humano. Tenemos que hacer que esas estructuras salten hechas pedazos. Para eso hay que usar tanto la denuncia profética, como la búsqueda por la justicia, como el amor al prójimo, especialmente al prójimo que se ha dejado tirado al lado del camino.

Por tanto, sólo se podrá hablar de libertad de los individuos de nuestro planeta cuando usando la denuncia profética y la lucha contra la injusticia, rompamos toda estructura injusta de maldad.

En eso también deben ubicarse los verdaderos agentes de liberación del Reino.Éstos tienen funciones asistenciales como demanda la Biblia, dando de comer, de beber, albergando, cuidando… Pero también tienen que complementar su ardua tarea a favor del prójimo, practicando la denuncia profética a favor de que el hombre pueda vivir libre de las ataduras de estas estructuras de pecado que hay en el mundo y buscando que la justicia reine en el mundo.

Las estructuras dominantes y esclavizantes, estructuras injustas de maldad y de pecado, excluyen a los pobres. Peor aún que la esclavitud. Les roban así sus posibilidades de ejercer su libertad. Son los robos de libertad que se producen diariamente y con millones de personas en toda la faz de la tierra. No pueden ser libres porque alguien les está presionando desde arriba, oprimiendo —normalmente no es un individuo aislado, sino un conjunto de personas que conforman todo un entramado de maldad—, tema éste el de la opresión que es tremendamente bíblico. Hay que liberar a los hombres de sus opresores, de los que les reprimen en su libertad.

Hay que buscar la concreción histórica y material de los Derechos Humanos en el mundo. Esta concreción debe estar en pugna con las estructuras económicas injustas que esclavizan y excluyen, porque cuando falta la concreción económica, luchando contra el despojo de los pobres, todos los demás derechos sufren, no se pueden cumplir. De las concreciones de lucha contra la economía injusta, ganando parcelas hacia la justicia humana, derivan todos los demás ámbitos sociales, de trabajo, de vivienda digna, etc. De lo contrario, todos estos derechos se pueden quedar en unos simples principios formales que para nada ayudan a los más pobres.

Los Derechos Humanos tendrán pleno vigor cuando alcancen de lleno a los pobres y, realmente, les haga libres. Mientras estos derechos no les lleguen en cuestiones tan esenciales como son la alimentación, la vivienda, el trabajo y otros derechos básicos fundamentales, no se podrá hablar del derecho a la libertad, quizás ni siquiera estará asegurado el derecho más básico de los derechos: el derecho a la vida.

Resumiendo: Los excluidos del sistema económico y de mercado, son excluidos también de su libertad y de sus derechos tanto humanos como civiles. Son esclavizados y, a su vez, despojados. Que nadie piense que los pobres de la tierra podrán ubicarse, por sí solos, en las estructuras sociopolíticas dominantes. No pueden. Lo tienen vedado. Son estructuras que excluyen a los débiles del mundo. En todo caso, les esclavizan. De ahí la importancia de la voz de los cristianos, de las manos tendidas de aquellos que dicen seguir al Maestro, de los que dicen amar a su prójimo.

A los pobres, así, se les reduce su ámbito de libertades. Tienen que conformarse con crear su propio submundo de relaciones, sus bajos fondos en donde se desenvuelve la pobreza, moverse por los focos de miseria y conflicto, moverse en el no ser de la marginación y la exclusión social.

Allí donde no hay ya derechos humanos, ni civiles, no se puede ejercer libertad ninguna. Son los excluidos del sistema, la peor esclavitud. Lanzados allí donde ya no hay libertad, ni vida… sólo la carga sufriente de la existencia, una existencia limitada. Recordemos que vivir libremente, disfrutar de la libertad, no es sólo limitarse a vivir una pesada existencia, robados y excluidos de los recursos básicos que ofrece el planeta tierra.

Los cristianos deben saber que Jesús fue liberador de los oprimidos, de los pobres, de los proscritos, de los esclavos, marginados y rechazados. No sé si esto sonará bien a muchos cristianos que reducen su espiritualidad cristiana a una estricta relación vertical con Dios, excluyendo de sus vidas el compromiso con el prójimo sufriente. Que sepan que no hay que mutilar al cristianismo y que hay que vivirlo en toda su integridad. Si no es así, serán religiosos de ritual, de cumplimiento, pero lejos del Dios de la vida.

Jesús, a los últimos los levantaba hasta posicionarlos en los primeros lugares. Los valores bíblicos, los valores del reino, son los únicos que pueden devolver la auténtica libertad… y nosotros los conocemos. ¿Cómo podemos quedarnos de brazos caídos y vivir una vida cristiana ajena al compromiso con el hombre?

Si los cristianos vivieran en coherencia la auténtica espiritualidad cristiana, los Derechos Humanos triunfarían en el mundo porque los valores del Reino engloban todo lo bueno que pueda haber en los Derechos Humanos y lo superan en todo aquello que pueda ser superable.

¿Por qué aún no es así? ¿Por qué, con tantos cristianos en el mundo, los Derechos Humanos siguen clamando por hombres solidarios que los defiendan y apliquen? ¿Por qué las estructuras de maldad o estructuras económicas o políticas injustas no saltan hechas pedazos? Pregunta para la reflexión.
 

 


13
COMENTARIOS

  Si quieres comentar o

 

Pep Porta
20/08/2013
12:48 h
13
 
Febe Altar, ese 'ser servidores del prójimo, fundamentalmente el marginado y golpeado' es lo que en la Biblia se conoce como caridad: caridad cristiana. Pero Sr. Simarro habla del mercado y la libertad económica como intrísecamente malos, como cosas a destruir (o es que yo no entiendo lo que leo? A lo mejor soy analfabeto funcional). Déme una opinión. ¿El mercado oprime, esclaviza, roba libertad a los pobres? Hay que luchar contra el capital?. Jesús fue una suerte de socialista?
 

Febe Altar
18/08/2013
20:21 h
12
 
Déjate de tonterías, Pep Porta. Déjate de ser arrastrado por los diferentes modelos políticos. Según la Biblia debemos luchar por un modelo único: El que nos lanza a ser servidores del prójimo, fundamentalmente el marginado y golpeado y eso no lo da ninguno de los modelos corruptos que existen. Tenemos que luchar por el modelo que es Jesús, el Jesús humano que situándose por encima de los modelos humanos, libera y rescata tanto a los perdidos espiritualmente, como a los despojados de la historia, despojados por los acumuladores e insolidarios de la tierra. Creo que eso es lo que nos quiere decir Simarro
 

Pep Porta
17/08/2013
22:00 h
11
 
Mutismo por el foro
 

Carlos Sánchez
17/08/2013
22:01 h
10
 
Febe, deja de lanzar guantes y responde a Pep. Hay que pasar ya de las musas al teatro. Paz y bien.
 

Febe Altar
16/08/2013
01:55 h
9
 
Esteban Soto: Creo que el autor ha dicho muchas veces, siguiendo los Evangelios, que el amor a Dios y el amor al prójimo están en relación de semejanza y que Jesús fue humano, muy humano, preocupado por los problemas humanos. Acércate a los valores del Reino que expone en las parábolas del Reino y a otras reflexiones de Jesús y, quizás, comiences a ver el Evangelio más integral, más humano y más divino. Te reto a ello. te lanzo el guante blanco no violento.
 

Pep Porta
14/08/2013
16:42 h
8
 
Roy Steven Z., Hugo Curro Pérez y Alfonso Mínguez, de acuerdo con ustedes, pero respondan a una cuestión tan solo: ¿Qué hacemos con el mercado y con la libertad económica? Porque no hay más que dos modelos. Bueno, hay realmente un tercero: el que existe en España y la UE, que es un modelo de libertad y de mercado, intervenido y regulado por infinidad de leyes, reglas y normas (para evitar desequilibrios), y ni aun así este parece que les guste... Ya me dirán.
 

Esteban Soto. Protestantólogo.
14/08/2013
12:35 h
7
 
Hugo y Aniceto, II Corintios 5: ' “Así que hemos dejado de evaluar a otros desde el punto de vista humano. En un tiempo, pensábamos de Cristo sólo desde un punto de vista humano. ¡Qué tan diferente lo conocemos ahora! 17 Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado, ¡una nueva vida ha comenzado!18 Y todo esto es un regalo de Dios, quien nos trajo de vuelta a sí mismo por medio de Cristo. Y Dios nos ha dado la tarea de reconciliar a la gente con él. 19 Pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando más en cuenta el pecado de la gente. Y nos dio a nosotros este maravilloso mensaje de reconciliaci
 

Alfonso Mínguez
14/08/2013
12:35 h
6
 
Los comentarios de este artículo me recuerdan este dicho: 'le dí de comer a un mendigo y me dijeron cristiano; me preocupé por saber por qué no podía comer él mismo y me dijeron comunista' Don Juan Simarro; felicidades por su artículo. Todos los defensores de este sistema a ultranza por supuesto se echarán sobre usted, pero usted y yo sabemos (ellos en el fondo también) que el Señor está contigo. Dios te bendiga y ... que el Señor los reprenda
 

Hugo Curro Pérez
14/08/2013
00:51 h
5
 
'Si los cristianos vivieran en coherencia la auténtica espiritualidad cristiana' como dice el autor del artículo, no existirían comentarios tan desorientados como los de Pep y Alirio.
 

Roy Steven Z.
14/08/2013
00:51 h
4
 
Pep Porta: Simarro no lucha por un sistema 'estalista' como dices, quizás quieres decir estatalista. Juan Simarro predica el Reino de Dios y sus valores que los cristianos tenemos que acercar a todos los hombres, especialmente a aquellos despojados y oprimidos... siguiendo tanto el Evangelio de la gracia como el de la misericordia. Ahí se basa todo su legado, sus escritos, su vida.
 

Aniceto Rekal
14/08/2013
00:51 h
3
 
Reflexiona un poco, Alirio Sócrates. Es verdad que la relación vertical con Dios posibilita la relación horizontal con los hombres, pero también a la inversa. Jesús y la Biblia en general invalida la búsqueda de relación vertical con Dios que olvida la justicia a los huérfanos y a las viudas, prototipos de todo marginado hoy. No prediques un Evangelio mutilado, Alirio. Juan Simarro entiende muy bien la verticalidad del Evangelio, así como su horizontalidad. Recuerda que él sigue estrictamente la línea bíblica sin estar cegado por los problemas sociales.
 

Pep Porta
13/08/2013
12:42 h
2
 
'Resumiendo: Los excluidos del sistema económico y de mercado....' Convénzase, Sr. Simarro, la alternativa a ese sistema económico y de mercado que usted denuncia y sataniza, es el sistema estalista, el cual, no solo esclaviza más, porque no hay libertades ni económicas ni políticas ni tampoco civiles, sino que, además, es tan absolutamente corrupto e ineficiente, que ahí están los ejemplos para escarmientos de todos (no cito nombres): ni pan suficiente genera para alimentar a sus ciudadanos.
 

Alirio Sócrates
13/08/2013
12:42 h
1
 
Más de lo mismo: '. Jesús fue liberador de los oprimidos, de los pobres, de los proscritos, de los esclavos, marginados y rechazados..' JS olvida que, en justicia, el cuadro contiene la dimensión vertical, esa que posibilita la horizontal, no al revés.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Esclavos ¿de quién?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
Cumbre Ideo: resumen

Entrevistamos a asistentes, ponentes y organizadores de la primera conferencia de Especialidades Juveniles en España.

 
Ucrania-Rusia: análisis de César Vidal

El escritor, historiador y comunicador César Vidal, "desde su exilio" en Miami, analiza la actualidad internacional, en este caso el conflicto Rusia-Ucrania, sus orígenes, factores, intereses, los papeles de Obama y Putin; y la posible evolución. Una entrevista de Pedro Tarquis.

 
¿Qué es el estrés? Mª J. Núñez

Una entrevista a la psicóloga María Jesús Núñez sobre el concepto de “estrés“, del que tan frecuentemente se habla, desde el estrés postvacacional hasta el estrés ante todo tipo de situaciones. Por Belén Díez.

 
Cómo combatir la soledad (M.J. Núñez)

Dice la psicóloga María Jesús Núñez: "Las consultas de psicología están llenas de personas que se sienten solas, decepcionadas, que se resisten a romper una relación por miedo a la soledad posterior a la ruptura. Muchas veces no saben cómo enfrentarse de forma adecuada a la soledad". Una entrevista de Belén Díaz.

 
FOTOS
 
#WeAreN, orando por los perseguidos

El 11 de septiembre, un centenar de evangélicos participaron de la concentración de oración por los perseguidos en Siria e Irak. Fotos de Asun Quintana.

 
¿Hay solución! Madrid

Resumen en imágenes del acto central de ¿Hay Solución! en Madrid, celebrado el viernes 18 y sábado 19 de julio, en la explanada junto a la Plaza de Toros de Las Ventas. Fotos: César Iglesias.

 
VÍDEOS
 
Fran Otero: yo #tengoELA

“Nuestra historia se puede escribir de una forma diferente”.

 
McGrath: 'Antes era ateo, pero eso cambió'

Alister McGrath explica brevemente cómo el cristiano puede responder al ateísmo militante. Por otra parte, defiende que el cristianismo "no debe temer" a la ciencia dado que ésta es neutral en cuanto al asunto de Dios. Una entrevista de Joel Forster, durante el último Forum de Apologética.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.