PUBLICIDAD
 
sábado, 7 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Derechos Humanos, los cristianos y los pobres (49)
    5
     

    DDHH, juguetes rotos y muñecos diabólicos

    Nos creamos necesidades falsas, deseos ficticios que no son necesarios, pero que empobrecen y eliminan los derechos básicos de otros.
    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro Fernández 04 DE JUNIO DE 2013

    La dignidad de las personas es el fundamento básico de los Derechos Humanos. Así, debemos afirmar, una y otra vez, que los Derechos enunciados por las Naciones Unidas se basan en el reconocimiento de la dignidad que es inherente a todos y cada uno de los miembros de la familia humana. Los que no respetan o roban la dignidad humana se convierten, de inmediato, en juguetes de las trampas del dios Mamón, sus muñecos diabólicos.

    Así decimos a estos conversos en rotos juguetes del oro: el que la familia humana sea destinataria de estos derechos, todos y cada uno, así como todos y cada uno de los miembros de esta familia, no se debe a nuestra situación social, ni económica, ni de procedencia de raza o situación cultural, no se debe a ningún mérito humano ni a ninguna acumulación de méritos… se debe al simple, pero importante hecho, de ser miembros de esa familia humana, al hecho de ser personas. Es más persona y se arraiga más en el ser aquel que no se deja manipular por el despersonalizador efecto del tener, de la búsqueda de las riquezas como fin. Éstos yerran precipitándose por el abismo que conduce a los avernos del dios de las riquezas como juguetes destrozados por la fuerza de un dios injusto.

    Por tanto, el ser destinatario de esos derechos no se debe a ninguna cualidad especial de nadie y, por ello, hemos de afirmar que no se pierden bajo ninguna circunstancia, ni con el paso del tiempo, ni por ser mejores o peores personas, ni por el ataque despersonalizador de los adoradores del falso dios de la codicia. Ni los más fuertes muñecos diabólicos del dios mamón pueden destruir la dignidad humana.

    Así, los DDHH son concreciones muy específicas de necesidades y protecciones que se derivan del hecho de pertenecer a la familia humana, por el hecho de ser personas. Si hay derechos que no se cumplen, hay necesidades derivadas de la dignidad humana que se pisotean con las pezuñas del becerro de oro.

    Estas restricciones de coberturas de aplicaciones de los Derechos Humanos que se derivan de las trampas de los muñecos rotos manipulados por el dios de las riquezas, pues el poder económico y sus corrupciones y desequilibrios están a la base de estas restricciones, estos incumplimientos, se pueden considerar, quizás hablando de una manera impropia, pues la dignidad no se le puede quitar a nadie, robos de dignidad. Así, el dios Mamón es un ladrón de dignidad de los empobrecidos de su sistema mundo. Ladrón de dignidades.

    Este dios-demonio del sistema mundo es el que lleva a sus fieles al consumismo, a la alienación y a caer en brazos-trampa de ese dios maligno, brazos en los que se enredan los atrapados por el dios Mamón que los convierte en esos muñecos rotos o juguetes diabólicos en manos de ese dios-demonio que controla las estructuras económicas injustas.

    Por eso es importante ver cuáles son las auténticas necesidades que se deben cubrir desde el cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

    Nosotros los cristianos debemos saber lo que nos enseñó Jesús para liberarnos de las trampas satánicas aliadas con el terrible Mamón: “La vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que se poseen”. Por tanto, si somos realmente seguidores del Maestro, es muy difícil que caigamos en la alienación que produce el caer en las garras del dios de las riquezas, del dios Mammón. “No me des riquezas ni pobreza, mantenme el pan que he menester”, dice otro texto bíblico. Frases que deberían estar en la cabecera de nuestras camas, de nuestras vidas como antídoto al caer como muñecos diabólicos o juguetes rotos en manos de ese dios que ofrece bendiciones que son crueles y despojadoras de más de media humanidad. No te humilles al oro, no seas ni su amante ni su amado.

    El antídoto contra este falso dios que nos ofrecen los Derechos Humanos se refleja en su artículo 25, punto 1, que dice: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en espacial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”. Necesidades básicas que los aliados de Mamón, sus juguetes diabólicos, no deberían nunca eliminar de forma un tanto asesina.

    Fuera de estas necesidades básicas, cuando se quieren cubrir muchas otras necesidades creadas por los alienados del falso dios como son el consumismo desmedido y el deseo de acumular bienes y servicios sin límite, los disfrutes innecesarios y que despojan a otros privándoles y robándoles dignidad, se está dejando uno manejar por las trampas del dios de las riquezas, del dios Mamón.

    Nos creamos necesidades falsas, deseos ficticios que no son necesarios, pero que empobrecen y eliminan los derechos básicos de otros. Nos convertimos en los alienados del dios Mammón que nos lleva a valorar la riqueza como prestigio y a cambiar todas nuestras prioridades… y eso ocurre incluso con muchos de los cristianos hoy.

    El deseo de riqueza que sobrepasa la cobertura de las necesidades básicas e imprescindibles nos convierte en alienados, juguetes de las trampas del dios de las riquezas. Muñecos rotos que deambulan por la vida causando daño, empobreciendo a otros, impidiendo los Derechos Humanos a los que son acreedores.

    No nos dejemos enredar en las trampas del dios del dinero. No te humilles ante el oro, no te conviertas en un juguete diabólico en manos de un falso dios, humíllate ante el Señor y Él te ensalzará.
     

     


    4
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Carlos Sánchez
    05/06/2013
    18:09 h
    4
     
    Comentario 3: '¿Por qué la iglesia no puede practicar la liberación cuando Jesús vino a liberar cautivos en todos sus sentidos, tanto sociales como espiritualmente hablando? Le invito a que me muestre un acto de 'liberacionismo' social de Jesús o de los Apóstoles. Paradigmáticamente, el tema de la esclavitud, Pablo lo trata sin 'liberacionismo'. ¿Se ha olvidado usted de que el Señor Jesús dijo que su Reino no es de este mundo? Los liberacionistas como usted reducen el Reino a la Iglesia y su acción liberadora en el mundo. Craso error. Paz y bien.
     

    Restituto Albino.
    04/06/2013
    19:05 h
    3
     
    En este blog, Carlos Sánchez, el autor ya ha hablado del 'dios mercado' con sus contradicciones y todas sus problemáticas. Si los cristianos tenemos que permanecer callados esperando a que los gobiernos y los parlamentos aprueben leyes que impidan las injusticias y abusos deo mercado, cuando la mayoría de estas leyes son injustas, estamos apañados. ¿Por qué la iglesia no puede practicar la liberación cuando Jesús vino a liberar cautivos en todos sus sentidos, tanto sociales como espiritualmente hablando? ¿O es que, acaso, ve que la Teología de la Liberación, que tanto le asusta, está enseñando ya sus cuernos?
     

    Carlos Sánchez
    04/06/2013
    14:13 h
    2
     
    Don Juan, métase de una vez por todas en la cabeza que ese 'dios-demonio que controla las estructuras económicas injustas', se llama mercado. Y si me lo permite, en estructura profunda, libertad económica (de empresa y de mercado). Y esa libertad económica es un aspecto más de la libertad humana; libertad humana que procede de Dios y es el motor del progreso humano. Son los gobiernos y los parlamentos los que aprueban leyes que impiden las injusticias y los abusos del mercado, pero no la Iglesia. La Iglesia no puede ni debe inmiscuirse en asuntos que le son impropios, solo denunciar la injusticia, proponer su doctrina social y practicar la caridad, NUNCA LA 'LIBERACIÓN'. Paz y bien.
     

    Febe Altar
    04/06/2013
    14:13 h
    1
     
    Muñecos rotos o juguetes diabólicos que desequilibran el mundo. Sus falsas prioridades no les perjudica a ellos mismos, sino que u pecado recae sobre otros que sufrenh las consecuencias de los que se han entregado para convertirse en juguetes diabólicos en brazos del violento dios de las riquezas. Son los demonios desatados por el mundo haciendo mal.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - DDHH, juguetes rotos y muñecos diabólicos
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.