PUBLICIDAD
 
miercoles, 23 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Derechos humanos, los cristianos y los pobres (4)
6
 

A los que viven sin conciencia y en la sinrazón

Cuando nos miramos en los rostros de hombres acumuladores y despojadores, parece que hay muchos hombres que deberían ser ayudados devolviéndoles la razón y la conciencia.
DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro Fernández 24 DE SEPTIEMBRE DE 2012

Los pueblos sufren precisamente porque tienen razón y conciencia, porque pueden razonar sobre la realidad adversa que les envuelve, pueden tener conciencia de su dolor y de su sufrimiento. Incluso pueden llegar a saber el porqué de su marginación, de su exclusión. Muchos seres humanos en el mundo, son tratados como si no tuvieran ni razón ni conciencia. Como si fueran fardos de paja… peor que los animales. No sólo que pueden ser explotados y abusados, sino que son totalmente excluidos. Como he dicho en otras ocasiones, sobrante humano… pero tienen razón, tienen conciencia. Son nuestros prójimos.

Una mujer inmigrante en mi iglesia, en un culto libre en el que los miembros pueden salir a dar su testimonio, nos contaba como la trataba la española a la cual servía en el trabajo doméstico: Después de decir varios detalles, concluía: “me trata peor que a un perro. Mucho peor, porque yo tengo un perrito y lo cuido… no lo maltrato. Ella me grita, me insulta, me hace todo tipo de vejaciones… pero no puedo hacer nada, sólo aguantar… tengo que pagar una hipoteca…”.

Esto ocurre dentro de lo que llamamos el primer mundo, el mundo rico. En el seno de una ciudad moderna como Madrid. Pero hemos de tener en cuenta que los pobres, los inmigrantes, los sufrientes del mundo, tienen razón y conciencia… y sufren por ello. Su sufrimiento es un grito por la ayuda que no les llega, un SOS a la conciencia del mundo y, por ende, a la conciencia de los cristianos.

Sin embargo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 1 establece que todos los seres humanos, “dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

No están los Derechos Humanos muy lejos de la Biblia, con los mandamientos de amor al prójimo como a nosotros mismos, amor en semejanza con el amor a Dios mismo. “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros como yo os he amado”. Comportarse fraternalmente es amar, es hacer projimidad, es seguir las líneas marcadas por Jesús. Es por eso que los cristianos deben apoyar los Derechos Humanos porque éstos no están muy lejos de los mandamientos bíblicos.

Hablamos de los Derechos Humanos en medio de un escándalo humano, el escándalo de un mundo totalmente desigual, en un mundo en donde el 80% de la humanidad está en pobreza. El primer derecho humano sería el poder comer, beber aguas mínimamente limpias para que los niños no mueran por enfermedades que se pueden prevenir o vencer. Esos niños desnutridos, esos hombres que envejecen antes de tiempo y se debilitan, tienen razón y conciencia. Más aún, están creados a imagen y semejanza del mismo Dios, de ese Dios del que nosotros decimos que le conocemos y amamos.

En un mundo en donde no se cumplen los Derechos Humanos, en donde hay torturas, muertes por hambre, en un mundo donde están los “sin techo”, las infraviviendas, la miseria, mundo de dignidad robada… pareciera que pudiera haber hombres, mujeres y niños que no están dotados ni de razón ni de conciencia, pero la tienen. Eso hace que experimente el sufrimiento y la angustia a flor de piel.

Eso redunda en eso que hemos llamado un escándalo al que, a veces, desde el mundo rico queremos justificar o, simplemente, darle la espalda… pero seguimos diciendo en nuestros entornos consumistas que respetamos los Derechos Humanos… mientras tiramos comida a la basura o hacemos gastos innecesarios en cantidades sin límite. Los Derechos Humanos siguen diciéndonos que “dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.La llamada es a un comportamiento fraternal. Lo podemos poner en línea, si queréis salvando las distancias, con el concepto bíblico de projimidad.

Pareciera que los Derechos Humanos se equivocan. ¿Por qué? Porque en otro sentido, desde el punto de vista humanitario, sí se puede decir que parece que hay hombres sin conciencia y sin razón, que hay hombres que no responden en nada a la imagen de Dios en sus vidas… pero no son precisamente los débiles y sufrientes del mundo los no dotados de conciencia y razón, sino sus amos, los que ponen sus escaseces en sus mesas y comen y consumen hasta quedar ahítos de espaldas al hambre de tantos coetáneos suyos. Se comen no sólo lo propio, sino lo ajeno, se alimentan del hambre de los empobrecidos de la tierra.

Cuando nos miramos en los rostros de muchos hombres insolidarios, acumuladores y despojadores, parece que hay muchos hombres que deberían ser ayudados devolviéndoles la razón y la conciencia. Son hombres que, más que conciencia, parece que ésta ha sido exterminada por un corazón duro, un corazón de piedra, un corazón con una potencialidad de cometer los mayores males que uno pueda imaginar. Devolved la conciencia a los malvados, devolved la razón a los despojadores.

Pareciera, si miramos los desequilibrios, abusos, injusticias y opresión a los que muchos son sometidos, que esta parte del primer artículo de la Declaración de los Derechos Humanos es falsa. Que sí hay hombres sin conciencia y sin razón. Que hay seres humanos que parece no estar dotados de esos dones que nos hacen ser semejantes al Creador. Muchos tratan a sus congéneres como si fuesen objetos o máquinas de las que se pueden servir sin ningún tipo de miramientos… o dejarlas tiradas en la basura, al margen del camino, en el olvido.

El amor al dinero y al poder embotan esas dos cualidades. Se mantienen adormiladas por el amor al dinero y al poder, son incapaces de comportarse tal y como piden los Derechos Humanos: “fraternalmente los unos con los otros”... porque tenemos conciencia y razón. Porque todos somos hijos de un mismo Padre, hechos a imagen y semejanza de Él. Señor, mantennos con una conciencia alerta, limpia y solidaria, apoyada en la razón que tiene que estar en contra de la sinrazón del escándalo de la pobreza en el mundo.
 

 


6
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

José Alberto Alamo R.
28/09/2012
16:35 h
6
 
¡Qué necesarios son estos comentarios sobre los Derechos Humanos en un tiempo con tanta injusticia social, tanta pobreza, tanta opresión y marginación! Es imposible decir que en en el mundo se están cumpliendo los Derechos Humanos cuando hay tantas bocas abiertas esperando recibir algo de alimento. Dios quiera que muchos pastores y líderes de iglesia puedan ir leyendo estos artículos para concienciarse. Es más, para pasar a la acción comprometida y a la denuncia, para que no pueda decirse que las iglesias también son culpables.
 

José Pablo Medrano
26/09/2012
10:44 h
5
 
Así dice el profeta Isaías: '¡Ay de los que acumulan casa a casa y heredad a heredad hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?'. Lo que se condena no es la propiedad privada, sino la acumulación de bienes que es lo hace que en el mundo haya pobreza. ¡Qué bien que se pueda escrbir sobre estos temas con tanta libertad! Dios bendiga a todos los que ejercen la denuncia social.
 

Carlos Sánchez
25/09/2012
21:32 h
4
 
Veo que siguen ustedes en las musas y no bajan al teatro. La Biblia no cercena la libertad ni la empresa ni la propiedad. Los PRINCIPIOS Y VALORES DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA se fundamentan en la dignidad de la persona, creada de a imagen y semejanza de Dios y elevada a un fin sobrenatural que trasciende esta vida. Persona, que es sujeto de derechos y deberes, y que vive y se realiza en comunidad, la cual empieza por la familia. El objetivo de la sociedad es el bien común (nunca la lucha de clases) y la justicia, entendida no como dar a todos igual sino a cada uno lo que le corresponde. La justicia y el bien común son medios para alcanzar la caridad, exigencia máxima de compromiso ev
 

Pedro Antonio
25/09/2012
12:34 h
3
 
La verdad es que la solución poasa por una mayor justicia en el mundo, una mejor justicia redistributiva, una mayor concienciación de que los cristianos tenemos que ser no sólo la voz de losmás pobres, sino unas manos dispuestas a la ayuda, un corazón que ama a Dios y al prójimo de forma semejante. Hay que seguir, continuar trabajando todos estos temas. Deberían ser temas normales en la vida diaria de la iglesia. Los pastores deberían tener más formación en todos los sentidos, pero también una mayor formación en lo que implica la solidaridad cristiana, el amor al prójimo, la predilección que Jesús tuvo por los pobres y marginados, por la mujer, por la infancia, por los oprimidos. No debemos
 

Antonia
25/09/2012
10:48 h
2
 
Quiera Dios que los cristianos actuemos con conciencia y fuera de la sinrazón. Espero que esta reflexión que el articulista está haciendo en torno a los Derechos Humanos ayude también a la iglesia a tomar conciencia y a no caer en la sinrazón. Que podamos volver a las esencias de cristianismo en donde el prójimo es tan importante. Si la iglesia da la espalda a tanta pobreza como hay en el mundo caerá en la sinrazón y en la falta de conciencia. Que el Señor nos ayude para que esto no sea así y podamos ver una iglesia que sigue las pisadas del Maestro.
 

Carlos Sánchez
25/09/2012
10:48 h
1
 
D. Juan Simarro divide el mundo en unos pocos hombres insolidarios, acumuladores y despojadores, y muchos (el 80% de la humanidad) que está en la pobreza. Pero esto es solo la observación de la realidad interpretada de una determinada manera. El siguiente paso es saber qué dice la revelación de Dios. Es la única forma de pasar de las musas al teatro. ¿Qué podemos proponer en base a la Biblia para remediar la realidad? ¿La abolición de la propiedad? ¿La socialización de los medios de producción? ¿La nacionalización de los recursos? ¿Qué? Paz y bien
 



 
 
ESTAS EN: - - - A los que viven sin conciencia y en la sinrazón
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.